02 de Enero 2015

Saludos al mítin del PCPE del 24 de Enero

Escrito por  PCPE

Saludos al Mítin Comunista del 24 de Enero en Madrid.

 


 



 


 

COMUNICADO DE LOS TRABAJADORES DESPEDIDOS POR EL RESTAURANTE JARDINES ALBERTO, AFILIADOS AL SINDICATO ANDALUZ DE TRABAJADORES (GRANADA).

Saludamos la iniciativa que ha tenido el PCPE con este acto en pos de la unificación de las luchas obreras.  Reconocer otras luchas como parte de nuestra propia lucha, identificar al enemigo común y tomar conciencia de nuestra identidad y nuestro fuerza como clase. Responder de manera unitaria a la violencia de la patronal y recuperar uno a uno los derechos perdidos, avanzar en la construcción del poder popular. Esas son las tareas. 

En Andalucía, donde nos ha tocado vivir y trabajar, tenemos dos retos prioritarios en ese sentido. Por un lado, con un 35% de paro, comarcas donde se supera el 40%, y más de un 60% de paro juvenil,  debemos encontrar una forma de tender lazos de solidaridad entre los trabajadores en conflicto y las asociaciones de parados. Por otro, encontrar fórmulas para organizar  sectores como el campo, la hostelería o el comercio, marcados por la alta temporalidad y precariedad, donde los convenios colectivos y la representación sindical son poco menos que un espejismo. 

Por todo ello, los trabajadores despedidos por el Restaurante Jardines Alberto no olvidamos, ni un sólo instante, la importancia de mostrar lo que hay de estructural en nuestro conflicto. Fuimos despedidos por ir a una huelga (este pasado verano) en la que se defendía nuestro convenio. La posición de la patronal era y es muestra de una política general de las empresas: acabar con los convenios sectoriales. Entendemos que no nos podemos limitar a denunciar nuestro despido. Hay que aprovechar también nuestra lucha para denunciar la pretensión de la patronal de acabar con nuestros derechos en el sector. Y no sólo se trata de la vigencia del Convenio, sino de su cumplimiento efectivo, pues en la práctica nisiquiera se cumple con la normativa más básica del Estatuto de los Trabajadores (con jornadas de 10, 11 o 12 horas, por ejemplo).

Sin querer extendernos más, damos un saludo fraternal a todos y todas quienes estáis peleando día a día por levantar las trincheras de la dignidad obrera en cada tajo, en cada barrio. La lucha es el único camino. Y la solidaridad de clase es nuestra única arma.

¡Ánimo!

¡Venceremos!

¡Viva la lucha de la clase obrera!