Con el propósito de sentar las bases que nos permitan andar firmemente el camino que nos trazamos en el X Congreso, el VI Pleno del CC ha convocado la 3ª Conferencia de Organización del PCPE para los  próximos 3 y 4 de Febrero. 
 
En esta importante actividad partidaria, haremos repaso de los retos políticos y organizativos  que enfrentamos situando las bases necesarias para su correcto cumplimiento.  Igualmente, la necesidad de abordar el origen y la caracterización  de la fracción oportunista que trato de liquidar el Partido y la Juventud  meses atrás, se convierte en un objetivo prioritario para extraer las lecciones que deben incorporarse a nuestro acervo colectivo para que nunca más cometamos los errores que permitieron albergarlos sin que las alarmas activadas orgánicamente  desde diversos espacios partidarios permitieran su ´prematura liquidación minimizando sustancialmente los daños producidos.
 
Una Conferencia de puesta a punto que muy en línea de lo aprobado en la Tesis 3 de nuestro Congreso,  además de resolver también el modelo de Juventud que queremos construir,  ponga a nuestro Partido  y a su militancia en disposición de ser reconocidos por las masas como su legítimo representante por la confianza ganada entre ellas mediante el   sostenido durante años de lucha y coherencia revolucionaria.
 
¡VIVA LA 3ª CONFERENCIA DE ORGANIZACIÓN DEL PCPE!

 

Hoy 26 de agosto comienza en Bogotá el Congreso de transformación de las FARC-EP en partido político para corresponder con el compromiso adquirido por la guerrilla en los Acuerdos de Paz de la Habana.

Los delegados y delegadas debatirán hasta el 1 de septiembre la organización y objetivos políticos de la nueva formación.

Atendiendo la invitación personalizada, el PCPE está asistiendo a estas sesiones con una delegación encabezada por un miembro del Comité Central y también perteneciente a la Comisión del CC de la Secretaría Internacional.

El Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y su Juventud Comunista (J-PCPE) denuncian la intensificación de políticas belicistas de los EEUU en los últimos meses, con amenazas de intervención militar directa contra diferentes países, entre ellos la República Popular Democrática de Corea.

El gobierno de EEUU usa la coartada de su ley federal para aplicarla fuera de sus fronteras, atentando contra la soberanía de otros países, e instruyendo sanciones que intentan dañar la economía de los mismos, como si de colonias bajo su dominación se tratase, significando ello en realidad una violación constante de la carta de las Naciones Unidas y del derecho internacional.

En los últimos días el gobierno de EEUU ha movilizado activos nucleares, desde la isla de Guam (colonia de EEUU desde 1898), a diferentes puntos estratégicos en la zona, lo cual constituye una amenaza peligrosa para los países de la región, y está realizando maniobras militares conjuntamente con el ejército del gobierno títere surcoreano, que representan una real amenaza para la RPDC.

Trump ha declarado que nunca dejarán de ser la nación más poderosa del mundo y, en cumplimiento de este objetivo, vigila y amenaza constantemente a los países que no se doblegan a su dominio.

El Partido Comunista de los Pueblos de España, y su Juventud Comunista, declaran su solidaridad con la República Popular Democrática de Corea, y reconocen el derecho de la misma a desarrollar una línea política para defender su soberanía y frenar el objetivo de EEUU de controlar el mundo.

Nunca en la historia, la República Popular Democrática de Corea ha agredido a ningún pueblo, ni ha desarrollado una política exterior expansionista. Sus recursos armamentísticos siempre han tenido un carácter defensivo, consecuentes con las exigencias del momento histórico y con la necesidad de protegerse ante la barbarie imperialista.

El PCPE y la J-PCPE mantendrán siempre su línea política de defensa de la paz, ratificada en el X Congreso del PCPE, al igual que lo hace la República Popular Democrática de Corea. Voluntad compartida, que hemos ratificado nuevamente en estas fechas entre el Partido del Trabajo de Corea y el Partido Comunista de los Pueblos de España.

Como se hace constar en la carta que el Comité Central del Partido del Trabajo de Corea ha trasladado al Comité Central del Partido Comunista de los Pueblos de España: "…. nuestra inquebrantable voluntad de salvaguardar la paz de la región y del mundo, erradicando la raíz de una posible guerra nuclear en la península coreana", así el PCPE interpreta y establece su compromiso con la soberanía de los pueblos y con la paz.

SECRETARIADO POLITICO PCPE / J-PCPE
A 20 de agosto de 2017

El desarrollo del capitalismo, en su actual fase imperialista de agotamiento histórico, coloca a las organizaciones que formamos parte del Movimiento Comunista Internacional ante retos concretos de una alta responsabilidad. Como organizaciones nacidas con el objetivo de conducir a las masas obreras y populares por el camino del tránsito revolucionario al socialismo, nuestra opción no puede ser otra que asumir estos retos de forma consecuente. Actuar. Intervenir. Trabajar para hacer la revolución, para avanzar al socialismo.

Este agotamiento histórico de la formación capitalista tiene una doble consecuencia para la lucha de clases concreta hoy día: por un lado, de forma general, nos enfrenta a un capitalismo cada día más parasitario y en descomposición (Lenin), desde el punto de vista de su lógica integral, y por otro lado nos enfrenta a unas grandes potencias capitalistas presas de una enloquecida espiral de violencia, para ellas imprescindible ante el agotamiento y bloqueo de los mecanismos necesarios para dar continuidad a la acumulación del capital. En este contexto los riesgos afectan, incluso, a la misma continuidad de la existencia de la Humanidad.

Desde estos dos determinantes, todos los aspectos de la vida de la clase obrera internacional, de los pueblos y de las naciones, quedan sujetos a las violencias diversas que, de forma continua, el sistema genera como consecuencia de su desesperada situación. 

Los grandes monopolios, con mano férrea, ejercen su dictadura a todos los niveles, imponiendo un orden internacional donde las principales víctimas son los países capitalistas más débiles de la cadena. El proceso de concentración y centralización del capital se acelera y agiganta con dimensiones mundiales.

Capitalismo parasitario y en descomposición que necesariamente está sujeto a una espiral en su violencia explotadora. La clase obrera internacional es sometida a una mayor tasa de explotación y a una mayor pobreza, aparejadas a una pérdida generalizada de derechos en la relación directa capital-trabajo. Aumentan las agresiones contra la naturaleza, afectando a la estabilidad necesaria del hábitat para la continuidad de la vida de la especie humana, como consecuencia de la desesperada competencia entre esos gigantescos monopolios. La Humanidad entera es sometida a todo tipo de mecanismos de alienación y coerción por la ideología burguesa hoy hegemónica, degradando los valores identitarios y cohesionadores de los grupos humanos, incluyendo el violento sometimiento patriarcal y mercantil de las mujeres, el racismo, la discriminación sexual, la exclusión de las minorías, el embrutecimiento cultural, ……, buscando con ello anular todas las capacidades más avanzadas de las sociedades humanas (que se han producido en el mismo interior del sistema capitalista), y que ´este –como toda sociedad en etapa de muerte- considera que son un peligro para el sostenimiento de su brutal dominación.

Por último, la guerra imperialista como recurso extremo de violencia para tratar de remontar la profunda crisis económica, se ha expresado en las últimas décadas en una diversidad de criminales agresiones a Libia, Irak, Somalia, Líbano, Siria, Yemen, Mali, Afganistán, etc. Al tiempo que permanecen a lo largo de los años otras situaciones que no siendo de guerra sí son de violencia continuada contra los pueblos, cómo son los casos de Palestina o el Sáhara Occidental, entre otros. 

Esta situación, tan extrema, mientras perviva el sistema capitalista, está abocada en el próximo futuro al incremento de todas sus tendencias más negativas. Solo la intervención de otras fuerzas distintas puede impedir esta deriva hacia una barbarie mayor y, por ello, nos coloca a las organizaciones del Movimiento Comunista Internacional ante responsabilidades de importancia histórica, a las que tenemos que dar respuesta sin mayores aplazamientos.

1. INTERVENIR EN LA LUCHA DE CLASES INTERNACIONAL

Una de las expresiones más incontestables de las dificultades por las que pasa hoy el MCI es su incapacidad para intervenir de una forma unitaria en cualquier aspecto práctico de la lucha de clases internacional, por pequeño que éste sea. 

Ello no solo es reflejo de las actuales dificultades internas del movimiento en su conjunto, sino que, además, es expresión de una alta irresponsabilidad ante las exigencias de intervención práctica que la situación demanda, que es algo ineludible para toda organización revolucionaria. Este hecho pone de manifiesto un problema mayor que es necesario enfrentar.

Concurrir, año tras año, a Encuentros internacionales, y no tener la capacidad para acordar una mínima agenda de intervención unitaria, anual o ante determinadas situaciones, es una tragedia que tiene consecuencias directas sobre las condiciones de vida de la clase obrera de todos los países. También sobre las condiciones de su capacidad para organizar las luchas para su emancipación.

Esta es una cuestión que hay que abordar en clave de debate entre organizaciones revolucionarias. A nuestra propia manera. 

Este estado de cosas, que se mantiene inalterado en las últimas décadas, es un obstáculo para que la clase obrera internacional pueda percibir que existe una alternativa de futuro -para las trabajadoras, los trabajadores, y para toda la Humanidad-, frente a la actual situación de barbarie y de hegemonía absoluta del capitalismo, a pesar de su profunda crisis. 

El  impulso  progresista que pudo tener el capitalismo se agotó ya en el siglo pasado. El capitalismo ha creado ya la base material necesaria para el tránsito a la sociedad socialista. Esa cuestión se ha de considerar central para la lucha revolucionaria.

Hoy el MCI, como conjunto de organizaciones, está muy lejos de tener las capacidades que le permitan ejercer el liderazgo necesario para encabezar el imperioso proceso de emancipación.

¿Qué hacer ante esta situación? Como siempre, buscar el camino.

Nuestro objetivo, dicho de una forma generalista, es conseguir que el paradigma del socialismo se convierta en el horizonte de aspiraciones de la clase obrera y, también, de amplios sectores populares. Descartemos, por tanto, una vía reduccionista que considere que no es imprescindible tener una propuesta para un cambio de la subjetividad de las amplias masas que les posibilite reconocer la vía de salida. 

Ese cambio de la subjetividad refiere a un proceso de acumulación de fuerzas que articule el bloque obrero y popular, que ha de cambiar la actual correlación de fuerzas frente al bloque de la clase dominante hoy. Refiere a una táctica con el objetivo de cambiar la correlación de fuerzas, sumando a quienes queremos el cambio con quienes no se oponen a la posibilidad del cambio (Lenin), que generaría la fuerza necesaria para hacer posible la derrota total del enemigo de clase. Todo ello bajo conducción revolucionaria. Bajo la premisa de la fusión del Partido con las masas.

2. ACORDAR UNAS NORMAS INTERNAS DEL MCI PARA AVANZAR EN LA UNIDAD

Y ese proceso no será posible sin el Partido de Vanguardia. Entendido éste como la organización que se dote de las capacidades necesarias para armar los liderazgos imprescindibles en un proceso revolucionario. Un Partido que trabaje para cambiar la correlación de fuerzas a favor de la clase obrera, sabiendo elevar la lucha de clases a una situación de crisis revolucionaria. Ahí es donde el MCI tiene que entrar a concretar, de forma detallada, el desarrollo táctico de su intervención hoy.

Para ello algunas ideas sobre la mesa:

1.     Un MCI comprometido en dar solución a sus actuales dificultades, derivadas en lo fundamental de diferencias ideológicas no pequeñas y de las diversas experiencias en la lucha; acordando un método de debate y un temario dentro de un calendario de trabajo compartido. Ello vinculado al compromiso de la práctica política concreta, para que sea operativo.

2.     Un MCI que se comprometa con una práctica de acciones puntuales que ayuden a unificar al movimiento, a visibilizarlo ante la clase obrera, y a abrir camino para resolver las cuestiones ideológicas con apoyo en esa línea de práctica de acción, fundiendo debate y práctica en una unidad dialéctica superior. Unidad práctica de acción que debe buscar el liderazgo en la conducción revolucionaria de las más amplias masas.

3.     Un MCI capaz de analizar las diversas violencias del capitalismo actual en el día a día, de forma concreta, e intervenir en el combate (teórico y práctico) contra las mismas. Diversas violencias que se corresponden con diversas contradicciones internas al sistema de dominación que, basculando alrededor de la contradicción principal capital-trabajo, tienen la capacidad de articular sujetos sociales diversos que han de formar parte del necesario e imprescindible proceso de acumulación de fuerzas para la lucha revolucionaria. Acumulación de fuerzas como resultado de una política de alianzas, en resumen.

4.     Un MCI que sustenta su acción práctica en el análisis concreto de la formación capitalista tal como existe hoy. Considerando las condiciones actuales de reproducción del capital, en la sociedad de altas capacidades científicas y tecnológicas nunca conocidas antes en la historia, en la internacionalización global, y en la alta concentración y centralización del capital, como una oportunidad especial para hacer avanzar las posiciones sustentadas en el materialismo histórico entre las grandes masas obreras y populares. Valorando este contexto como el momento más favorable, antes nunca visto en la historia, para el avance de las posiciones de la clase obrera en la historia de la lucha de clases.

5.     Un MCI que reconozca la soberanía de los procesos, y el protagonismo insustituible de sus sujetos, y que asuma el internacionalismo proletario como una práctica concreta en la lucha política diaria, y no como una formulación retórica incapaz de trasladarse a la práctica frente a las violencias más concretas del imperialismo. Internacionalismo proletario del que forma parte irrenunciable el reconocimiento del derecho a la libre autodeterminación de los pueblos.

6.     Un MCI que funcione sobre la base del respeto a la soberanía de los sujetos revolucionarios concretos, sin injerencias en los asuntos internos de cada organización.

7.     Un MCI que haga del marxismo-leninismo la ciencia necesaria para guiar los desarrollos de la lucha de clases internacional, que se nutre y se perfecciona con las mejores aportaciones de la historia de la lucha revolucionaria internacional, con los aprendizajes nuevos y con las experiencias en el combate diario en la realidad concreta de cada organización.

8.     Un MCI que ha de aspirar siempre a conseguir mayores niveles de coordinación y unidad, en lo político y en lo ideológico. Entendiendo que ese objetivo está vinculado a una práctica internacional basada en los principios anteriores, y al mismo desarrollo de la lucha de clases y al avance de las capacidades de las organizaciones del campo revolucionario. Solo dando pasos en estos primeros objetivos, asumiendo compromisos prácticos, será posible colocar en la agenda otras metas superiores.

El PCPE ha trabajado en estos años, con mayor o menor acierto, guiando su trabajo internacional con esta línea de principios y propuestas. El X Congreso ratificó, también, esta orientación política. En estos momentos, en que la lucha de clases nos coloca ante exigencias mayores, nuestro esfuerzo se centrará en dar prioridad a aquellas posiciones que mejor puedan facilitar una amplia unidad del MCI, en lo ideológico, en lo político y en lo organizativo.

Igual que exponemos nuestras ideas, también tendremos el mayor interés en conocer y valorar otras propuestas que se coloquen sobre la mesa con la misma voluntad unitaria. Un responsable ejercicio colectivo de las organizaciones del MCI en estas tareas nos llevará a una fase superior de nuestro desarrollo, y a abrir una perspectiva más favorable para el desarrollo de la lucha de clases internacional, y en cada país.

El año del 100 Aniversario de la Revolución Socialista de Octubre es, sin duda, una buena ocasión para avanzar en lo que hoy nos exige la lucha de clases.

Las organizaciones que firmamos este documento queremos denunciar el nuevo paso en la escalada de agresiones que viene sufriendo el gobierno y el pueblo de la República Bolivariana de Venezuela a manos del gobierno EE.UU. miserablemente secundado por los gobiernos derechistas de Europa y América Latina que pretenden, violando nuevamente la legalidad internacional, tutelar a la patria de Chávez y Bolívar, desconociendo su soberanía e independencia.

Nos ponemos al lado del noble y valiente pueblo bolivariano, que viene resistiendo los embates de todas las agresiones de quienes se niegan a aceptar que ahora gobierna el pueblo bolivariano y que nunca mas volverán a gobernar quienes solo quieren beneficiar a las oligarquías locales y a las grandes transaccionales que detentan el poder económico mundial, que solo anhelan volver a hacerse con el control de las enormes riquezas naturales del país. Ya no se conforman con el boicot contra la economía venezolana, ya no se conforman tratar de vencer al pueblo de Bolívar y de Chávez con el hambre, la escasez y la necesidad, ya no se conforman con descaradamente promover el boicot financiero, ahora amenazan con acciones militares.

Denunciamos igualmente la demonización que vienen haciendo desde la industria ideológica de estos países contra el gobierno y del pueblo bolivariano, se dejó de hacer periodismo sobre Venezuela para directamente comenzar a hacer propaganda de guerra, intentando inocular odio hacia cualquier cosa que huela a bolivarianismo o chavismo.

Se llega a la desfachatez de querer presentar como victimas a los victimarios, se presenta a quienes son capaces de rociar con líquidos inflamables y prenderles fuego a una persona por el simple hecho de ser o parece chavista, como libertadores o pacíficos manifestantes, se presentan auténticos actos de terrorismo, que en sus países serian considerados crímenes horrendos, como actos de legitima protesta, inclusive se jalea y se apoya cualquier manifestación de violencia dirigida contra el gobierno bolivariano.

Se llama democrático, a una farsa de consulta, donde votaron niños, y hasta animales, donde se quemaron los votos emitidos y los cuadernos de votación, donde no había ni registro electoral ni control alguno y se llama golpe de estado a un proceso electoral democrático, transparente auditable y verificable en cualquiera de sus facetas y que fue convocado en apego estricto a lo que señalan la constitución y las leyes de la república. Y cabe señalar que a pesar de que la mal llamada “oposición democrática” intentó de manera violenta impedir que los venezolanos ejercieran su derecho democrático al voto, los venezolanos y venezolanas salieron masivamente a la calle a ejercer su democrático derecho.

 

Se llama dictadura a un proceso político que ha devuelto el verdadero significado a la palabra democracia, dándole voz y voto a las mayorías largamente marginadas de Venezuela, y se insiste con insidiosa persistencia en querer usurpar la democracia bolivariana dándole de forma antidemocrática el poder a quienes no han logrado hacerlo de manera democrática y legal, a quienes insisten en las vías del golpe de estado, de la violencia y ahora directamente de la intervención extranjera.

Por eso denunciamos esta nueva agresión contra el gobierno y el pueblo de Venezuela. No es asumible para ningún demócrata que un gobierno amenace a otro con opciones militares si no se aviene a sus designios.

¡¡¡No a las agresiones imperialistas contra La República Bolivariana de Venezuela!!!

¡¡¡Unidad de los pueblos del mundo contra el imperialismo!!! #TrumpVenezuelaSeRespeta #TrumpHandsOffVenezuela

Firmamos:

Plataforma Bolivariana de Canarias PBC
Alternativa Sindical Obrera Canaria Alternativa ASOC
Alternativa Nacionalista Canaria ANC
Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario AMEC
Asociación Galego-Bolivariana Hugo Chávez AGABO
Centro de La Cultura Popular Canaria-CCPC
Colectivo Internacionalista Tiwizi
Comité Anti OTAN de Tenerife
Congreso Nacionalista Canario CNC
Izquierda Unida Canaria IUC
Juventudes del Partido Comunista del Pueblo Canario J-PCPC
Partido Comunista de Canarias PCC
Partido Comunista del Pueblo Canario PCPC
Plataforma Bolivariana de Solidaridad con Venezuela de Madrid PBSVM Plataforma Canaria Anticolonial PCA
Plataforma Canario Bolivariana Ezequiel Zamora PCBEZ
Radio San Borondón – RSB
Saharacciones Colectivo
Unidad del Pueblo UP
Unión de Juventudes Comunistas de España UJCE

Canarias, 15 de Agosto de 2017 

El Secretariado Político del Partido Comunista de los Pueblos de España, y el Comité Ejecutivo del Partit Comunista del Poble de Catalunya, con motivo de los acontecimientos violentos ocurridos en Barcelona y Cambrils los días 17 y 18 de agosto DECLARAN:

1.     El PCPE y el PCPC expresan su solidaridad con las víctimas de estas acciones, así como con sus familiares que pasan por esta situación de sufrimiento y dolor.

2.     El PCPE y el PCPC rechazan cualquier tipo de acción violenta que se realice con pretendidos objetivos políticos contra la población civil indefensa. Las acciones terroristas nunca se pueden invocar bajo el paraguas de una legitimidad política. El terrorismo es contrario a los intereses de los pueblos que luchan por su emancipación, y se convierte siempre en herramienta útil para la mayor violencia de los represores.

3.     El PCPE y el PCPC denuncian a las políticas de los distintos gobiernos del Estado Español, así como a las de las estructuras del capital de la UE y la OTAN, como principales causantes últimos de estas acciones inaceptables. Las políticas imperialistas que desarrollan desde hace décadas en los países del sur del Mediterráneo, y en Afganistán, han ocasionado cientos de miles de víctimas y han destruido países enteros. En estas acciones han potenciado el islam político como proceso de fanatización, que les ha sido de la mayor utilidad para desestabilizar gobiernos y generar todo tipo de violencias.

4.     El PCPE y el PCPC señalan directamente a quienes han sido los financiadores y los creadores de Al-Qaeda y DAESH como instrumentos de su política internacional, que no son otros que los EE UU, los países miembros de la OTAN, la entidad sionista de Israel y las petromonarquías árabes. La destrucción de Libia, Siria, Afganistán, Irak, Yemen, etc., así como la negación de asilo y ayuda a las poblaciones refugiadas de estos y otros conflictos, están en los antecedentes de estas acciones criminales de Barcelona.

5.     La actitud condescendiente del gobierno de Mariano Rajoy con las acciones terroristas que en Venezuela se dan contra el legítimo gobierno de Nicolás Maduro, que han ocasionado más de cien muertos, forma parte de esa misma concepción de la política internacional. El actual gobierno del PP nunca ha realizado una declaración tajante de condena de tales acciones terroristas sino, al contrario, se suma en toda ocasión a la campaña del imperialismo internacional de descrédito y deslegitimación del actual gobierno de Venezuela.

6.     Acciones violentas, como las ocurridas en Barcelona y Cambrils, no pueden ser combatidas con la supuesta eficacia de las estructuras policiales, y los Estados de Alerta y la militarización de la sociedad. Francia lleva más de un año en esta situación sin que por ello tenga una mayor seguridad para su población. La mejor forma de acabar con ese tipo de violencia indiscriminada e incontrolable es poner fin a las políticas imperialistas de agresión y de saqueo contra los países que poseen las riquezas energéticas necesarias en la actual producción capitalista.

7.     Hoy el poder político y económico saca provecho de estas acciones de tipo terrorista y, utilizando el sufrimiento de las víctimas y sus familiares, tratan de imponer un Estado de creciente represión de los derechos y libertades del pueblo y de la clase obrera, para seguir manteniendo su injusto sistema social. El Estado policial se utiliza contra las luchas obreras, como en este caso coincide con la huelga del personal de control del Prat, y para disciplinar a todas las fuerzas sociales al dictado de los intereses de los opresores y los explotadores.

8.     El PCPE y el PCPC, en esta línea, exigen la retirada inmediata de todas las tropas españolas en países extranjeros. Así como el respeto a la soberanía de todos los países, y su derecho a la libre autodeterminación. Y la salida inmediata de España de la UE, de la OTAN y de todas las estructuras militares y policiales del imperialismo.

9.     El PCPE y el PCPC llaman a la clase obrera, y a los sectores populares, a no alinearse con la manipulación que los gobiernos realizan del sufrimiento de las víctimas, y a defender los intereses de la mayoría social frente a las políticas del imperialismo y sus violencias. La lucha unida en un amplio frente obrero y popular por el socialismo abrirá el camino a la superación de esta situación con el horizonte de la construcción de una sociedad de personas libres e iguales, de respeto a la soberanía de los pueblos y de convivencia en paz entre ellos. Este camino es el que nos permitirá  superar todas las violencias que son intrínsecas al sistema de dominación del capital, y que, por ello, no tienen solución dentro de este sistema.

PCPE-PCPC a 18 de agosto de 2017

Ante las noticias sobre el atentado ocurrido en Barcelona en el día de hoy el Secretario General del PCPE, Carmelo Suárez, ha hecho una primera declaración en la que expresa su solidaridad con las víctimas y sus familias, y apunta al Gobierno de Mariano Rajoy, a la OTAN y a la UE, como responsables directos de este tipo de acciones que se dan como intento de respuesta a las agresiones imperialistas que los mismos llevan realizando contra los países árabes desde hace más de dos décadas.

Frente a este tipo de acciones violentas de nada sirven los estados policiales, y los despliegues militares, que terminan siendo utilizados contra los derechos de la clase obrera.

¡Acabemos con las políticas imperialistas y sus guerras de destrucción!

¡Exijamos responsabilidades a los gobiernos del capital por su barbarie!

Es el pueblo trabajador quien siempre pone los muertos.

Una delegación del PCPE, encabezada por Julio Díaz y Alba Molina, participarán en la Fiesta de Avante, respondiendo a la invitación del Partido Comunista de Portugal.

Este pasado 13 de Agosto el PCPE en Almeria ha participado un año mas en el homenaje al Joven militante revolucionario asesinado por el estado capitalista  Javier Verdejo.

Hoy,como en todo el proceso de la implantación histórica del estado capitalista, a la burguesía, clase en el poder, no le tiembla la mano a la hora de aplicar todo una batería de leyes y acciones  represivas, dirigidas estas a mantener su estatus de poder.

Nos quieren hacer creer que la represión del estado capitalista  se limitó a los años oscuros de la dictadura, y a los llamados de la transición, decir que esta afirmación es mentira,la violencia del estado capitalista  se ha mantenido hasta hoy, y como testigo de esta afirmación,tenemos las diferentes leyes aprobadas desde el 1976 por los sucesivos gobiernos, como ejemplos, y mas significativas,la ley antiterrorista,ley llamada Corcuera, elaborada esta  por el gobierno del PSOE, no tan diferentes a la llamada ley mordaza del PP.

 

Represión de un sistema que niega el trabajo a millones de obreros, sistema que desahucia a miles de familias, sistema que niega al pueblo trabajador la educación,la sanidad,las pensiones dignas, sistema que niega a la clase obrera el PAN, TRABAJO y LIBERTAD  

Hoy miles de militantes revolucionarios,están siendo, siguen siendo  represaliados con cárcel y millonarias multas, el delito de estos, el haberse organizado en las diferentes formas de las que dispone la clase obrera y luchar por  las reivindicaciones  históricas  que en aquella maldita noche que Javier fue abatido por las balas asesinas del estado burgués,intentaba plasmar en una pintada en los muros de este  barrio obrero,PAN, TRABAJO Y LIBERTAD, las balas asesinas tan solo le dejaron pintar PAN, y T. Y hoy los mismo que impidieron a Javier plasmar su reivindicación, intentan callar criminalmente al pueblo obrero.

Como todos sabemos hoy Miles de obreros/as están siendo represaliados en sus puestos de trabajo, perseguidos, detenido, torturados, enjuiciados y encarcelados, con las mas elevadas formas represivas del estado capitalista.

En el estado español, se mantienen a cientos de miles de luchadores por la libertad del pueblo trabajador, los cuales fueron asesinados, por el gobierno fascista al servicio del gran capital, enterrados en fosas comunes y cunetas, los diferentes gobiernos de la burguesía  y  el arco parlamentario , solo se limita a declaraciones y manifestaciones en la mayoría de las ocasiones con intereses electoralistas. Desde el PCPE seguimos exigiendo VERDAD-JUSTICIA Y REPARACIÓN

El conjunto de la clase obrera y capa populares, no tan solo deberíamos recordar a nuestros  mártires, como una parte de la historia, nosotros debemos de hacer honor a su memoria, con la continuidad diaria de sus luchas, ellos entregaron sus vidas,Verdejo dio su vida, para que el conjunto de la clase obrera, pudiera liberarse del yugo de la opresión capitalista. 

 

El mejor homenaje que podríamos hacerle a Javier y a tantos revolucionarios que cayeron y caen bajo el fuego de las armas asesinas de la burguesía, es hacer realidad la sociedad por la que luchaban y luchan.   

Esto no es un camino fácil, pero para estos objetivos no existen atajos.Debemos seguir el ejemplo de Javier y organizarnos en nuestros centros de trabajo, estudiantil, en nuestros barrios y pueblos, luchar por un mismo objetivo, el único que hará posible la liberación de la humanidad, luchar por el derrocamiento del capitalismo.

Por la memoria de Javier Verdejo y de los  muchos represaliados y asesinados por este sistema criminal. 

¡¡¡¡¡Que viva la lucha de la clase obrera!!!!!

 

Sobran los capitalistas, todo para la clase obrera.

 

 

Castilla La Mancha siempre ha estado en puestos de desesperanza, tenemos una tasa de desempleo por encima de la media nacional, y datos porcentuales de abandono prematuro escolar que superan el 21%, nos otorgan un crecimiento basado en la "confianza empresarial" fundamentada en salarios bajos y despidos fáciles, la precariedad de los contratos nos sitúa en el record de los contratos de menos tiempos, a Castilla La Mancha han llegado los contratos de trabajo de 8 minutos, ante esa perspectiva siempre nos queda el turismo, fuente principal de ingresos en una región que no tiene un programa de desarrollo industrial.

 

La situación de la sanidad pública es noticia en las páginas de catástrofes y sucesos, sobre todo en la ciudad de Toledo, enfermos que se mueren en los pasillos esperando que les asignen una habitación, inundaciones en zonas hospitalarias, dos (de diferente nivel de importancia) en 2017, año de gran sequía.

 

A lo largo de nuestra historia política hemos sido espectadores del reparto de cargos bajo el absolutismo de Bono, hasta la promoción de la empresa del cónyuge de Cospedal, que paralizó en 2012 las obras del nuevo hospital de Toledo y que en 2015 fué adjudicada a un grupo de empresas del entorno familiar de la entonces presidenta de Castilla La Mancha, una obra todavía sin finalizar después de casi siete años.

 

En esta ocasión la organización política Podemos formará parte del gobierno del Psoe en la región, entre los acuerdos más inmediatos está la reforma en el proyecto de Ley que regirá la gestión de la Administración.

 

Antes de que tengamos información que nos facilite entender que significa esa reforma de Ley, dirigentes de Podemos han tomado posesión de una consejería y una vicepresidencia, este hecho, con el nuevo proyecto de ley les garantiza unas importantes mejoras en sus retribuciones una vez abandonen el cargo público, y también en sus futuras pensiones, esta mejora será aplicada a todos y todas los que han tenido un cargo en el gobierno regional y han sido funcionarios.

 

Esta ley tiene carácter retroactivo y se pueden acoger todos/as los/as cargos públicos que hayan regresado a sus puestos de trabajo desde la creación de la autonomía en 1983.

 

Desde el Partido Comunista De Los Pueblos de España (PCPE) y su Juventud Comunista (J-PCPE) en Castilla La Mancha denunciamos la política que se aplica desde los gobiernos de turno de Castilla La Mancha, política que busca el bienestar de los/las gobernantes y que ejecuta la carga de los efectos de la crisis capitalista en las espaldas de la clase obrera, que cada día se enfrenta a una situación laboral más precaria, en la que el aumento de la explotación no tiene límites.

 

Desde el PCPE Y J-PCPE declaramos que la llamada "política social" que supuestamente se aplicará con la incorporación de Podemos al gobierno del Psoe no tiene base económica, ya que las estructuras creadas tienen el fin de garantizar el beneficio de las empresas y sumir a la clase obrera en el abandono social y político.

 

Solo la lucha de la clase obrera, de los sectores populares, en los centros de trabajo, en nuestros barrios, garantizará el futuro de la población.

 

PARTIDO COMUNISTA DE LOS PUEBLOS DE ESPAÑA CASTILLA LA MANCHA (PCPE)

 

JUVENTUD COMUNISTA - CASTILLA LA MANCHA (J-PCPE)

Página 9 de 166