Nota informativa de la célula Chus "el negro" de Santander:

 

Quienes utilizan el nombre y las redes sociales de PCPE Cantabria ya no forman parte del proyecto y usurpan el nombre de forma vergonzosa

  • Los pasados 22 y 23 de abril estaba convocado en Madrid el Vº Pleno del Comité Central del PCPE, elegido en nuestro Xº Congreso celebrado en junio de 2016, hace menos de un año.
  • Antes de comenzar el pleno, 13 de las 37 personas presentes en aquel momento decidieron abandonar la reunión, se reunieron en otro lugar, se autoproclamaron de forma totalmente ilegítima como el Comité Central del PCPE (incluyendo después a varias personas que no fueron elegidas en el Xº Congreso) y “decidieron” la destitución de nuestro Secretario General y del Secretariado Político, nombrando a otros en su lugar.
  • Estos hechos, que suponen en la práctica una escisión y la creación de una nueva organización política, son la conclusión de un proceso de división interna y trabajo fraccional que ha padecido el PCPE desde antes del Xº Congreso. Varias organizaciones territoriales del PCPE y el Consejo Central de nuestra juventud, los Colectivos de Jóvenes Comunistas, han apoyado a la escisión.
  • Ante el clima existente de enfrentamiento interno que existía, el Comité de Cantabria del PCPE elegido en la 4ª Conferencia Extraordinaria aprobó por unanimidad dos resoluciones en diciembre de 2016 y enero de 2017. En ambas resoluciones se analizaba que no existían motivos políticos ni ideológicos que justificasen la división del partido y se hacía un llamamiento a las partes a resolver de forma política el conflicto.
  • La célula del PCPE de Santander se reafirma en que no existían diferencias político-ideológicas (más allá de cuestiones de matiz o táctica) que justifiquen la ruptura de un partido comunista, y menos en la situación de debilidad en que se encuentra el movimiento comunista actualmente. Seguimos creyendo que las causas de esta división responden a diferentes estilos de trabajo, afinidades y ambiciones personales, lo cual hace aún más irresponsable e incomprensible la ruptura del partido.
  • Tanto el Secretariado Político como el legítimo Comité Central elegido en nuestro Xº Congreso han cometido errores y han actuado en ocasiones de manera inorgánica, pero eso no justifica ni la ruptura del partido ni mucho menos los métodos y formas que se han utilizado para ello.

 

En la moral comunista el fin nunca justifica los medios

  • En la moral comunista el fin no justifica los medios. Ese es un pensamiento antidialéctico y, por tanto, antimarxista. Igual que la táctica es una parte de la estrategia a la que debe servir y ser coherente con ella, los medios no son separables de los fines que se persiguen. No se puede construir el partido comunista ni avanzar hacia la revolución con métodos y tácticas anticomunistas. Sostener lo contrario conduce inevitablemente a la degradación político-moral, al tacticismo y al oportunismo.
  • La decisión de marcharse del partido, si se considera que el proyecto no es correcto o quienes lo dirigen no son los más indicados, es equivocada porque nos debilita, pero en todo caso sería una decisión legítima. Lo que nunca será legítimo es intentar usurpar las siglas del partido, que la escisión se autoproclame como el verdadero PCPE, que se apropie de materiales y cuentas de redes sociales, e incluso se roben 8.400 euros de la caja de resistencia destinada a hacer frente a la represión y posibles multas que tenía el Comité Central (el legítimo, el elegido en el Xº Congreso).
  • Es anticomunista manipular, conspirar, mentir e intentar darle la vuelta a la realidad para afirmar que la fracción o la escisión es la mayoría del Comité Central, o que quienes quieren liquidar el proyecto del PCPE no son quienes lo rompen sino quienes permanecemos fieles a los órganos de dirección elegidos democráticamente en nuestro Congreso hace menos de un año.
  • Que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad no es precisamente un pensamiento comunista. Al contrario, para los comunistas, en palabras de Lenin, “la verdad es siempre revolucionaria”, incluso cuando nos pueda perjudicar a corto plazo o pueda no ser entendida por la mayoría. Quienes no reconocen que se han marchado del proyecto del PCPE para crear otro partido (que ya se verá lo que es y lo que deja de ser), quienes intentan usurpar nuestras siglas, imagen y materiales, sólo demuestran su mala conciencia o su incapacidad política para reconocer y argumentar públicamente su decisión de escindirse.
  • Es igualmente anticomunista presentarse como los salvapatrias que van a “recuperar el hilo rojo de la historia”, “salvar el marxismo-leninismo” español, ser los “auténticos bolcheviques” o erigirse en los líderes que necesita la clase obrera, mientras lo que se hace en la práctica es dividir un partido comunista ya de por sí pequeño. Para los comunistas “la práctica es el criterio de la verdad”, no los discursos grandilocuentes que cada cual haga sobre sí mismo.
  • Esos métodos anticomunistas de intriguillas, cuchicheos, engaños y manipulaciones los hemos sufrido también en el PCPE de Cantabria en los últimos meses. A pesar de lo aprobado por el Comité de Cantabria llamando a la unidad de nuestra militancia y a no participar de actividades fraccionales, algunas personas que tenían toda nuestra confianza y respeto, personas a las que considerábamos nuestros camaradas y amigos, han actuado con absoluta deslealtad, organizando a nuestras espaldas su apoyo al movimiento de escisión producido en el Comité Central y la ruptura unilateral de la organización en Cantabria.
  • Quienes manipulan la realidad pretendiendo hacer ver públicamente que siguen siendo el Comité de Cantabria del PCPE ya ni siquiera forman parte de nuestra organización. Tampoco la célula de Torrelavega, ni el núcleo de Santoña ni buena parte de los CJC de Cantabria participan ya del proyecto político del PCPE, por mucho que sigan utilizando públicamente nuestras siglas. La tristeza, la rabia y la decepción que sentimos son enormes. Es desgarrador ver a personas a las que tanto hemos apreciado caer ahora en la mentira y la manipulación.

 

El tiempo pone a cada cual en su lugar

  • La práctica es el criterio de la verdad. Ninguna retórica soporta el paso del tiempo. Es cuestión de semanas o como mucho meses que quienes usurpan ahora el nombre del PCPE se vean obligados a dejar de hacerlo. Su intento de hacerse pasar por el legítimo PCPE, además de manipulador y cobarde, es totalmente ridículo.
  • Ya veremos donde acaba esta escisión que ha sufrido el PCPE. Algunos ya tenemos suficiente experiencia para haber visto como acabaron muchos que presumían de pureza ideológica. Quienes permanecemos en el PCPE lo hacemos convencidos, conscientes de nuestras limitaciones y numerosos errores, pero también orgullosos de una cultura política que nació precisamente como reacción a la traición política y los métodos conspirativos, fraccionales y manipuladores que habían destruido el PCE.

 

Célula “Chus el Negro” del PCPE, en Santander a 5 de mayo de 2017

 

 

Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender los valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jamás ni violar principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas…” (Fidel Castro, 1º de mayo de 2000)

 

 

El dissabte 6 de maig, a l'Espai la Flama, ha tingut lloc la presentació a Castelló dels Comitès per a la Unitat Obrera (CUO), en un acte públic organitzat pel PCPE i els CJC.

Ha presentat l'acte Alejandro Fas, Responsable Polític dels CJC a Castelló. A continuació han intervingut Santiago Castillo, Responsable de Moviment Obrer del PCPE a Castelló i dos responsables del CUO de l'Alacantí, els companys Javier Esteban i José Barril, Responsable de Moviment Obrer del Comitè del País Valencià del PCPE.

En les seues intervencionshan exposat el que signifiquen els CUO, un projecte impulsat inicialment pel PCPE per a ajudar a superar la fragmentació de la classe obrera i fomentar la consciència de classe i la unitat i solidaritat obrera, que no són un instrument del PCPE ni de cap força política o sindical, sinó un instrument de la classe treballadora per a la classe treballadora.

Entre les idees exposades està la crítica al Pacte Social i la necessitat de combatre aquesta estratègia, pels seus efectes negatius comprovats en dècades de retrocessos i pel que que suposa de destrucció de la consciència de classe.

També la necessitat de recuperar els sindicats com a instrument al servei de la nostra classe, no com a intermediadors en la lluita entre el capital i el treball, no com a el que es coneix com a «agents socials». En el sindicalisme que es proposa, l'assemblea de treballadores i treballadors ha de jugar un paper fonamental. Els CUO no suposen la negació del sindicalisme, sinó una aposta per la unitat de classe per damunt de les sigles sindicals concretes i perquè aquestes organitzacions, fonamentals per a la lluita obrera, funcionen amb un veritable caràcter de classe.

Es va plantejar com avui l'acció sindical que es fa està a la defensiva i sense la participació real dels i les afectades; un sindicalisme basat en sindicalistes professionals que signen convenis que justifiquen en que, si no s'hagueren signat, les coses serien encara pitjors; una dinàmica negativa ambla que cal acabar.

En les intervencions va quedar clar que els CUO no són un sindicat, no té ni vol tindre delegats a les empreses i, per suposat no aspira a rebre subvencions estatal ni tampoc alliberats.

Idees com la necessitat de la recuperació de l'internacionalisme i la necessitat de la lluita en el plànol ideològic cultural, des d'una perspectiva de classe, han aparegut també en les exposicions.

Els companys del CUO de l'Alacantí han exposat també les seues experiències de participació en les lluites laborals de la seua comarca, on la presència del CUO ha estat positiva per a l'obtenció de victòries.

Després de les intervencions, ha tingut lloc un llarg i intens debat. Ara la tasca es posar en peu un CUO que puga jugar a les nostres comarques el paper que l'experiència de l'Alacantí i altres ens ha mostrat.

 

 

Carmelo Suárez (PCPE) ante la división interna: “Nunca se ha visto en el comunismo español una actuación tan sucia y mezquina, una traición tan miserable”

 

Los pasados 22 y 23 de abril el PCPE vivió uno de sus momentos más traumáticos desde su fundación en 1984. Un grupo de 13 personas, miembros de su Comité Central, se separaron de la dirección y con Astor García (responsable de Internacional hasta ese momento) como secretario general se reclaman ahora la nueva dirección del PCPE. El que fuera elegido en el último Congreso como secretario general, Carmelo Suárez,  responde a insurgente.org dando su punto de vista sobre lo ocurrido.
 
 
¿Qué ha ocurrido en el PCPE en las últimas semanas?
 
Expresándolo de una forma resumida, en el PCPE ha estallado una fracción que se estaba fraguando desde hace varios años.
 
El Partido ha pasado por un largo período en el que, salvo problemas y conflictos de dimensión limitada, la unidad interna del proyecto ha sido una de sus mayores fortalezas. Prácticamente desde el año 1989, cuando Ignacio Gallego organizó la fracción que hizo el simulacro de Congreso de Unidad con el PCE de Anguita, en el PCPE hemos conseguido trabajar sin grandes dificultades internas. Incluso la sustitución de Juan Ramos, y la celebración del VII Congreso (extraordinario) se desarrolló por los cauces normales dentro del debate partidario. Ese es un balance excepcional en la historia del comunismo español.
 
La fracción, que se hace pública el fin de semana del 22-23 de abril, responde a una situación que llevaba gestándose dentro del PCPE al menos tres años. Y que no supimos impedir; estuvimos confiados y cometimos errores al subestimar la irresponsabilidad de este grupo y su falta de ética.
El Secretariado Político del Partido convocó el V Pleno para el 22-23 de abril, en el que el asunto principal a tratar era la cuestión de la fracción y sus actuaciones contrarias a la organicidad del Partido, al centralismo democrático, y a la misma lealtad al proyecto del PCPE.

Ese grupo había decidido romper con el Partido de una forma definitiva antes de esa fecha. La página web con la que tratan de usurpar nuestra personalidad como Partido, la registraron un mes antes del V Pleno, cuando realizaron un ataque a nuestras páginas y , para tratar de hacerse con el control de las mismas. Pretendían anunciar, desde los medios oficiales del PCPE, el golpe contra la Dirección del Partido, con lo cual el efecto de engaño habría tenido una potencialidad mayo.

En el desarrollo de la  gestación de esta fracción, una característica que dificultó en buena medida una solución superadora dentro de la unidad del Partido, fue su negativa al debate claro y directo de sus diferencias políticas con el proyecto del PCPE. Con esa negativa al debate el camino al que recurrieron fue a la conspiración y a la quiebra de la democracia interna partidaria. Un camino suicida. El PCPE es una organización curtida en la lucha revolucionaria, que representa unos valores superadores de la vieja traición cainita de cierta izquierda, y esas vías no tienen cabida entre nosotros.

Es su desesperación, ante esta fortaleza del PCPE, la que les lleva a esta maniobra sin ningún sentido, y marcada por una ausencia total de ética revolucionaria. Creo que nunca se ha visto en el comunismo español una actuación tan sucia y mezquina, una traición tan miserable. Quiénes han protagonizado estos actos, si alguna vez pasan a la historia del comunismo en este país, será precisamente por esa actuación tan contrarrevolucionaria y tan ajena a los principios revolucionarios, y no por nada bueno a favor de la clase obrera.


¿Cómo se digiere que haya dos direcciones, dos webs….?

Eso no se digiere. Eso es un disparate que supera cualquier pensamiento lógico.

No cabe en la cabeza de nadie que trece de los cuarenta y un miembros del Comité Central (10 del Partido, y 3 de los CJC), hagan un simulacro de reunión regular de ese órgano, y que, como parte de esa simulación, elijan un nuevo Secretario General del PCPE.

Eso nos llevó, al conocer esa información el día 23 cuando todavía estaba reunido el Comité Central, a realizar una foto de los miembros que estaban en la reunión al finalizar el V Pleno. Se nos ocurrió como una forma gráfica de poner de manifiesto la disparatada maniobra falsaria.

Esto parece que nos puede enfrentar a una batalla, dentro de la legalidad burguesa, para conseguir desautorizar esa usurpación que están haciendo. Entiendo que la fracción cuenta con que el tiempo de resolución de la cuestión en ese ámbito judicial les otorgue un plazo para conseguir un acomodo en un cierto espacio político a través del engaño. Eso no tiene nada que ver con una posición revolucionaria, enredar en los tribunales burgueses para tratar de conseguir objetivos políticos es una maniobra ajena a al proyecto que defendemos, a nuestros principios y a nuestra ética.

Pero esa batalla judicial que se pudiera dar, en ningún caso impedirá que el proyecto del PCPE se siga desarrollando en la práctica. La batalla que damos no es una batalla en el espacio cibernético, aunque algunos así lo crean. La batalla se da en la lucha de clases, y en el seno de la clase obrera. Y en ese terreno las organizaciones del Partido tienen una capacidad incuestionable.



¿Por qué surge este grupo que encabeza Astor García?

En estos últimos tiempos, en los que hemos estado peleando para que no se materializara la fracción, hemos insistido mucho en la relación entre ética revolucionaria y conciencia de clase. La ética revolucionaria se construye colectivamente en el seno del Partido como consecuencia de la intervención práctica de su militancia en la lucha de clases y del alto grado de conciencia de clase de la misma.

Para, de ahí, concluir que, cuando no existe ética revolucionaria, lo que se pone de manifiesto es la ausencia de conciencia de clase.

Esta fracción ha actuado, y sigue actuando, con una total falta de ética revolucionaria (por ejemplo simular una reunión del Comité Central del PCPE), y ello lo que pone de manifiesto es la ausencia de conciencia de clase de sus miembros.

Cuando en el debate del Comité Central nos preguntábamos por la base material de esta fracción, algún miembro del CC valoró el cómo en el escenario de la crisis capitalista, larga y dura, una parte de la pequeña y mediana burguesía se radicaliza por el fracaso de su vida personal a que les lleva el sistema capitalista, e idealiza la lucha en el Partido Comunista, con su aureola de historia gloriosa, y se incorporan a las filas del PC. Pero esas fracciones burguesas no quieren demoler el sistema, tan solo quieren colocarse en él con mayores ventajas (son rebeldes, no revolucionarios). Cuando la lucha del Partido no avanza con el ritmo que exigen sus apetencias e intereses personales, entran en desesperación, concluyen que la política del Partido es errónea y que ellos serían capaces de lograr mayores éxitos en el corto plazo tirando por otros atajos. Lenin escribió también sobre estas infiltraciones de la burguesía en el seno de la clase obrera, y tuvo que dar batallas similares a esta.

Este problema de composición de clase ha sido especialmente significativo con los CJC. Donde en su Dirección Central se nos colaron hijos e hijas de la burguesía acomodada, que fueron la cabeza de ariete de la operación de la fracción contra el Partido.

En el proceso histórico es el caso de Moral Santín. Algunos de los miembros de la fracción tienen su futuro en esa misma dirección.



¿Qué diferencias ideológicas o estratégicas hay para que no se puedan dirimir en los órganos internos?

Hay dos cuestiones: una hace referencia a la cultura comunista, al cómo se debate en un Partido Comunista, y otra hace referencia a posiciones políticas e ideológicas que dan soporte a la fracción.

En el primer caso hay que decir que la Dirección del PCPE apostó por hacer un buen debate en su X Congreso, hace menos de un año, y que ese debate resolviera las cuestiones que planteaba el grupo fraccional. El X Congreso ratificó la línea histórica del proyecto del Partido iniciado en 1984, rechazó las posiciones políticas que defendieron los miembros de la fracción. Fue un Congreso en el que se debatieron todas las enmiendas presentadas a las Tesis, a nadie se le impidió explicar su posición.

El X Congreso aprobó unas Tesis, con amplio acuerdo, y un nuevo Comité Central.

El problema es que a continuación los miembros de la fracción no aceptaron lo aprobado en el Congreso, y empezaron sus maniobras para llegar a lo que se ha expresado estos días.

Las posiciones ideológicas que marcan a la fracción tienen que ver con diversos aspectos de la lucha de clases. En el marco internacional la negación de una política de alianzas en la lucha antiimperialista, que siempre hemos concretado en nuestra propuesta de Frente Mundial Antiimperialista. Y en el Estado Español no asumen la cuestión del Estado plurinacional y el derecho de autodeterminación; no comparten nuestra línea de unidad del movimiento obrero en los Comités para la Unidad Obrera, CUO; no comparten la línea de trabajo de masas que definió el Congreso, que es una elaboración muy avanzada de nuestras Tesis; tampoco aceptan nuestras elaboraciones de la lucha por la liberación de la mujer; y tampoco el carácter socialista de nuestras alianzas en España, en la propuesta de Frente Obrero y Popular por el Socialismo.

Son unas posiciones que beben mucho de la tradición del PCE. Por ello una de las dudas en esta situación es si detrás de todo lo que hace la fracción hoy está una estrategia de unidad con “el sector leninista del PCE”, con quienes mantienen buenas relaciones.

Otra cuestión también, es el apoyo que el KKE ha dado al nacimiento de esta fracción.

En el Movimiento Comunista Internacional hay quienes quieren romper las débiles estructuras de unidad que se han articulado en estos últimos años, y, cómo el PCPE se niega a participar en ningún proceso de ruptura, se ha llegado a la disparatada actuación de dar apoyo y reconocimiento a esta fracción. El KKE comete un grave error, y no hará falta mucho tiempo para que entienda su tremenda equivocación.

Afortunadamente esta actuación del KKE está provocando un tremendo rechazo en los Partidos Comunistas, que mantienen su lealtad al PCPE.

Si no fuera por el apoyo internacional que se le ha facilitado, la fracción no habría tomado la decisión de romper. En estos días se confirma que ello constituye un factor fundamental para darles vida, y unos ciertos fuegos artificiales iniciales. En la práctica de la lucha política real su enorme debilidad quedará en evidencia en las próximas semanas.

La legalidad y la legitimidad del PCPE está en su X Congreso, por eso la fracción hace bandera de ese X Congreso, cuando en realidad ni acepta las Tesis aprobadas, ni acepta al Comité Central elegido. A modo de comparación histórica, recordar que Franco cuando da el golpe de estado, lo hace diciendo que su objetivo es el de defender la república. Es la lógica falsaria de los golpistas.



¿Por qué la CJC suspendieron relaciones con el PCPE?

La fracción utilizó a los CJC como la cabeza de ariete de su operación.

A la vista de su incapacidad para ganar una mayoría en el PCPE, se dedicaron a conspirar con los CJC.

Empezaron en Cataluña, con una línea de confrontación continuada con el PCPC. Cuestionando el protocolo que el PCPE tiene con la organización en Cataluña, lo que era una expresión de la negación de la cuestión del Estado plurinacional.

Eso, unido al factor de clase que señalé antes, llevó a los CJC a una deriva podemita, que se alejaba por días del proyecto revolucionario del PCPE.

Ahora estamos trabajando en la recuperación de los CJC, a partir de quienes no participaron en la estrategia de ruptura y se mantuvieron leales al Partido.

Tenemos una buena base para empezar, para tener una organización juvenil que sí se corresponda con el proyecto del PCPE. La base de partida es la mejor, pues quienes se quedaron ya pasaron, y con nota, la prueba del intento liquidador.



¿Qué consecuencias tiene esta crisis interna entre los comunistas que están dentro y fuera del PCPE?

Toda fracción en un Partido Comunista es una traición contra la clase obrera, porque daña a la herramienta principal de la que dispone para avanzar hacia su emancipación. Tendremos daños, sin duda, pero no tan importantes como algunos pretenden. Y de este aprendizaje tendremos que salir con una organización más fuerte y más unida.

También hay que decir que desde fuera del Partido nos llegan apoyos de quienes no están en la organización y se indignan ante este espectáculo que se ha organizado, y ante el carácter liquidador de la maniobra.

Iniciamos ahora un nuevo censo del Partido que se cerrará el 30 de junio, e iremos a una Conferencia Estatal de Organización antes de fin de año, que cerrará esta crisis.

Las fracciones al principio son muy llamativas, especialmente en el espacio cibernético, pero su recorrido suele ser muy corto en el tiempo. El PCPE lleva casi treinta y cinco años en su proceso de lucha y construcción. No se puede pretender que ahora un grupito, que sabe muy poco de la lucha revolucionaria, y que tiene menos disciplina militante, vaya a hacer una gran organización de la noche a la mañana.

En unos meses quedará claro que el PCPE sigue desarrollando su proyecto con firmeza,
y que las posiciones más reformistas y contrarrevolucionarias irán marcando los movimientos de la fracción.

Tendremos que hacer un intenso trabajo para explicar todo esto a la clase obrera. Pero nuestra militancia está bien curtida en estas tareas.

También haremos un importante trabajo en la unidad del Movimiento Comunista Internacional, que se concretará en el XIX Encuentro a celebrar en Moscú, antes de fin de año. Algunas de las cosas que estamos planteando ahora, y que quizás no sean fáciles de comprender, se confirmarán entonces.

 

 

De cara a la preparación de este Primero de mayo, el PCPC ha desarrollado un fuerte esfuerzo y trabajo, tanto en el ámbito del Partido, como en los frentes de masas que se trabajan por parte de la militancia.

Desde las islas de La Palma, Gran Canaria y Tenerife, donde se desarrolla un trabajo continuado de la militancia del Partido, se organizaron las pegadas de carteles a lo largo de los barrios y lugares donde desarrolla su actividad la militancia comunista, así como en las zonas de gran afluencia de las capitales de dichas islas. Lugares como Santa Cruz de La Palma, Los Llanos de Aridane, junto con los barrios y centro de Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife y La Laguna, fueron cubiertos con los carteles del PCPC, convocando a las distintas concentraciones desde días antes de la jornada de lucha.

Además de ello, los y las comunistas del PCPC, a través del trabajo militante que desempeñan en el ámbito sindical, en Hospital Quirón Tenerife, en los servicios públicos de sanidad y administración, en el movimiento popular, como el Comité Popular por la exhumación del cementerio de Las Palmas, del contacto y el trabajo permanente en los Comités para la Unidad Obrera junto con otros y otras trabajadoras, a través de los distintos conflictos en los centros de trabajo, pudieron hacer un importante llamado a las convocatorias por el Día Internacional de la Clase Obrera, e incluso grabar algunos vídeos de apoyo a la movilización en la jornada del 1º de mayo (compañeros de Alternativa SOC en el comité de empresa de URBASER Santa Cruz Tfe, USO-FTSP Comité de Empresa de Seguridad Integral Canaria, trabajadoras de Hospital Quirón Tenerife).

Ante la jornada de lucha del 1º de mayo, el bloque comunista del PCPC marchó en las manifestaciones desde la Plaza de los Patos (Santa Cruz Tfe) y el Parque de San Telmo (Las Palmas GC) coreando consignas por la unidad y la lucha de la clase obrera frente al capitalismo y por la salida de la Unión Europea, la OTAN y el Euro.

En Gran Canaria el PCPC desplegaba una enorme bandera roja con la hoz y el martillo y con las siglas del PCPC y los CJC, que junto al equipo de megafonía y la formación del bloque, mostraba una gran organización de la militancia de cara a esta importante jornada. El camarada Carmelo Suárez, Secretario General del PCPE y la camarada Paqui miembro del Comité Nacional del PCPC y responsable política de Gran Canaria explicaban a través de la megafonía la necesidad de reforzar la lucha de la clase obrera, mencionando la situación de los colectivos de trabajadoras y trabajadores más explotados, y llamando al fortalecimiento de las filas del PCPC y los CJC.

Además, varios militantes, pertenecientes también a los CUO, formaron parte de la Asamblea Sindical de cara a la organización de dicho día, elevando las posiciones de clase entre las organizaciones sindicales; coreando consignas revolucionarias o dando aportes sustanciales al redactado del manifiesto unitario: manifiesto mismo que sería leído por el camarada Joaquín Ávila, por parte de los Comités para la Unidad Obrera. Al finalizar, se realizó un almuerzo en el local del Partido.

En Tenerife, desde bien temprano se instalaba una mesa con la bandera del Partido y materiales ideológicos: libros, Propuesta Comunista, Tesis X Congreso PCPE, venta de bonos contra la represión, etc... Una vez iniciada la manifestación se conó con la presencia en gran número de los estibadores portuarios que marchaban cerrando la manifestación. El Partido y la Juventud ubicó a la militancia en un bloque clasista junto a otras fuerzas sindicales y obreras. La camarada Rebeca y el camarada Pablo, se encargaban de la megafonía y las consignas de clase.

En La Palma, el núcleo militante acudió con la bandera del PCPC a la concentración en Subdelegación de Gobierno, convocada por los sindicatos, y se procedió con el reparto de octavillas elaboradas por el Partido, sacando al PCPC una vez más a las acciones convocadas para esta jornada, y posicionando bien clara la necesidad de la organización de la clase obrera para enfrentar las agresiones del capitalismo y luchar por la sociedad socialista.

Al finalizar la manifestación, en Tenerife se realizó una breve intervención por el camarada Fran Valverde recordando a los mártires de Chicago y los orígenes del 1º de mayo, y de la importancia de recuperar esta jornada como un día de movilización y conciencia obrera frente a la explotación capitalista. En Las Palmas de GC, el Partido cerró el acto con el himno de la Internacional, que fue coreado por todos los y las asistentes a la movilización.

De esta manera, se cerraba la jornada del 1º de mayo en Canarias, con una importante presencia del PCPC y los CJC en las tres convocatorias, con más militantes y premilitantes que el año anterior, en un proceso de avance de la organización comunista en nuestro archipiélago.

 

 

 

 

Comprometida nuestra presencia en Berlín para rendir sincero homenaje al Pueblo Soviético y al Ejército Rojo en el 72 Aniversario de la derrota del nazi-fascismo, los camaradas Gerhard Brückner y Julio Díaz honraron en el Monumento al Soldado Soviético de la capital alemana a los más de 20 millones de muertos en la Gran Guerra Patriótica.

Una victoria del pueblo soviético que liderada por su vanguardia política, el Partido Comunista de la Unión Soviética, y capitaneada por el camarada Stalin, se constituyó en la mayor gesta jamás librada por los pueblos del mundo. Una hazaña que no solo frenó al fascismo sino que, sentando los cimientos para el inicio de la liberación política, económica y social de la clase obrera y el campesinado de la mayor parte de los pueblos de Europa Oriental, dio impulso definitivo al mayor periodo de conquista de derechos de la clase obrera europea y a la descolonización de la mayor parte de los pueblos de Asia, África y Oceanía.

Victoria del pueblo soviético y de todo el movimiento comunista internacional que por su ejemplo de lucha, coherencia y liderazgo social lucía como faro inequívoco de la Humanidad progresista. Un Movimiento Comunista Internacional que liderado por el PCUS, marcó con el actuar sincero y fraternal de su práctica internacionalista, el camino a millones de luchadores y luchadoras que se unieron a los partidos comunistas durante estos años.

Esa es la ética revolucionaria que para sí y para el conjunto del MCI reivindica el PCPE. La verdad como referencia inequívoca de quienes luchamos por destruir hasta sus cimientos al capitalismo, nos constituye como referencia de Revolución y nos aleja de la mentira, la intromisión y bajeza moral de quienes atacan a la clase obrera atacando al Partido Comunista.

Una lección que desconocen los que usurpando la legitimidad del PCPE denigraron el acto de Homenaje convocado por la Iniciativa y al que los camaradas Gerhard y Julio acudieron para declinar su asistencia por respeto a las víctimas del fascismo y a la dignidad de toda la militancia del PCPE.

 

 

En su fase imperialista, el actual capitalismo moribundo al que nos enfrentamos continúa tenaz en su lógica criminal, aumentando la explotación y miseria sobre la clase obrera e incrementando sus ataques a los pueblos mediante el chantaje, las amenazas, el terrorismo y la guerra. La necesidad, cada vez mayor, de controlar recursos naturales, mercados para los grandes monopolios y zonas de influencia diversa, provoca necesariamente el aumento de los conflictos entre las grandes potencias imperialistas, aumentando así la inestabilidad y el sufrimiento de millones de hombres y mujeres trabajadores que sufren las consecuencias de la barbarie del imperialismo.

En los últimos años, el aumento de las agresiones a los pueblos se ha hecho tristemente patente  en Libia, en Siria, o Ucrania, y en estas mismas semanas estamos presenciando un incremento de la presión violenta sobre Corea y Venezuela. En sintonía con esta manera de proceder criminal, la OTAN anunciaba el año pasado la acentuación de las presiones militares contra Rusia, bajo el pretexto de reforzar su presencia avanzada en el flanco Este de la organización. En la última cumbre de la OTAN, celebrada en Varsovia, se acordó desplegar fuerzas militares, entre las que participa el ejército español, en los países bálticos y en Polonia; así como seguir proporcionando apoyo a Ucrania, Georgia y Moldavia, en las fronteras mismas con Rusia. El brazo militar del imperialismo, al aumentar la amenaza de guerra, está elevando sustancialmente las tensiones en esta nueva versión de la guerra fría, con atrevidos pasos sin retorno hacia un conflicto directo con Rusia.

En esta situación el PCPE, en línea con las Tesis de nuestro X Congreso, que ya anticipaban el actual escenario de guerra que arrastra a millones de hombres y mujeres a la más pura miseria y pérdida de todos los derechos, denuncia enérgica y firmemente a la OTAN y a la UE que, como brazos ejecutores del capitalismo, arrastran al género humano a la más catastrófica de las situaciones.

Denunciamos con la misma energía y firmeza al Estado Español, que desempeña plenamente su papel como potencia imperialista integrada en la OTAN y en la UE, aportando un contingente de 300 efectivos y 80  vehículos de combate, además de cinco cazas F-18, y 130 efectivos de las fuerzas aéreas, que se desplegarán en la base de Ämari (Estonia), demostrándose, una vez más, el importante papel que el Estado Español juega en la estrategia criminal del imperialismo, no solo como base de operaciones, sino aportando efectivos que participan directamente en las guerras actuales.

Por último, el PCPE denuncia enérgica y firmemente a todos los farsantes y demagogos que, en su papel de altavoces del sistema, trabajan para cubrir con mentiras y falsedades de todo tipo la estrategia homicida del imperialismo, utilizando, como siempre, a los propagandistas medios de comunicación que sirven de vehículo de los argumentos terroristas que se articulan contra los pueblos.

POR LA SALIDA DEL EURO, LA UE Y LA OTAN

POR LA PAZ, NO A LA GUERRA IMPERIALISTA

 

El PCPE  de Albacete estuvo presente en la manifestación del 1º de Mayo que como viene siendo habitual comienza en la Calle de la Feria y concluye en la Plaza de Gabriel Lodares , junto a la entrada principal del parque Abelardo Sánchez.

A lo largo de este recorrido no pudieron faltar consignas como "Luchar hasta vencer, luchar hasta llevar a la clase obrera al poder"; "No hay otra manera o con la patronal o con la clase obrera", "Unidad pero para luchar" y también " Sí hay solución, salida del € , la OTAN y la UE". Asimismo se repartieron panfletos con el lema "Nada avanza sin tu lucha. Este 1º de Mayo, ven con el PCPE".

 

 

El Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) presente en la manifestación del 1 de Mayo en Toledo. Con el lema ningún sacrificio para salvar al capitalismo todo el poder para la clase obrera.

Otro año mas luchando por unos salarios dignos por una educación y sanidad al servicio de la clase obrera y por la salida del EURO, la OTAN y la UE y con el objetivo final de la construcción del socialismo-comunismo.

 

 

The past 2nd of May the PCPE has received a communication, by e-mail, from the International Department of the KKE, taking over the authority of the Secretariat of the ICE, that communicates to our International Secretariat that to the activity of the next days 6th and 7th of May two PCPE delegations will be attending.

As a first position, just to make things clear, remark that under no circumstances the PCPE accepts such a manipulation, which is an unacceptable attack over the sovereignty of our Party and an interference in our internal issues. The PCPE rejects this blackmail and manipulative action.

The KKE has no right to decide issues relating to an ICE member who, in addition to this case, is a member of the Secretariat. It would be appropriate, in relationships of camaraderie and respect, to present any political debate that the comrades of the KKE have an interest to put over the table. But there is no space for impositions, and even less for the manipulation in correlation to a fraction, on which we have punctually informed to the brother Parties. It seems that the KKE, without even making a minimum consult to our CC, did not require a week to give a letter of legitimacy to the members of the fraction.

The KKE shouldn’t repeat the previous mistakes of the MCI that if in that time had the authority of a great Party in the power, the CPSU, today it doesn’t have a similar situation with authority and legitimacy to play the role of leader of the international revolutionary movement that it was in the past.

It is the ICE Secretariat and ultimately it’s Plenary who should discuss and, in his case, make decisions that affect to the member Parties. The revolutionary tradition has always had in the clear debate, the respect for the sovereignty of each Party, and the exchange of ideas the most successful way to solve the issues that the political fight has faced us. In this case none of this has been taken into account by the KKE and has chosen to promote and legitimize a servile fraction for their interests.

The history of the communist movement has a diversity of mistakes, in which the intervention on other parties, creating loyalties and submissions that have nothing to do with ideological firmness, was a serious damage to the international class struggle. Today those mistakes shouldn’t be repeated, the revolutionary essence forces us to learn from concrete facts, from successes, and also from mistakes. Organizing fractions of convenience never lead to anything good at MCI.

Working for the advance of a firm Leninist pole has nothing to do with intransigence and imposition, contrary is a conscious and sovereign commitment of each party . Neither the KKE nor anyone in the MCI can claim the role of share out quality stamps and legitimacy in reference to the ideological firmness and the consequent political revolutionary practice of each Party. It will be the debate between comrades, in the forums that are becoming concrete, and the practice as verification of truth, the way to define and improve the theoretical and practical body of what the revolutionary movement has to do today to get the recognition of the Working class and advance towards the way of the revolution.

The PCPE has shown since its trajectory, from its birth in 1984, its firm determination to build the Marxist-Leninist Party in our country. Corresponds to the working class to evaluate the work done. No one can come to break decades of work and development over the base of adventurous positions that have nothing to do with the militant commitment and political practice in the class struggle. Much less those who in absolute minority within the CC intend to encroach the legitimacy of the maximum organ between Congresses through an inside coup gestated for months.

The PCPE demands canceling any presence that does not conform to existing agreements in the bosom of the I-CWPE, underwritten by the PCPE right from the moment we laid the foundations of this instance.

The PCPE will be at the Berlin meeting, and will not accept as legitimate any other presence on behalf of our party.

Today, the tasks we face as revolutionary organizations are huge, at a time of extreme intensification of the international class struggle. Against these demands, it is not possible to act irresponsibly, damaging and deteriorating the positions of the revolutionary organizations that struggle against the ruling classes. There is nothing worse for the working class than damage their best tool: the Communist Party.

The PCPE expects prevail the reason, and solve immediately this unacceptable situation. This situation has been confirmed today with the public recognition of KKE to the fraction that tries to usurp the legitimacy of the CC of PCPE, its acronyms and political and economic patrimony. And serving, in any case, as an apprenticeship about how it must not be the intervention in relations between Communist parties.

The PCPE will continue working firmly for the advance of the international Leninist pole. It will do it, always, from loyalty and firmness of its revolutionary ethics.

 

 

Este pasado día 2 de mayo el PCPE ha recibido una comunicación, vía mail, del Departamento de Internacional del KKE que, arrogándose la autoridad del Secretariado de la ICE, comunica a nuestra Secretaría de Internacional que a la actividad de los próximos días 6 y 7 de mayo en Berlín asistirán dos delegaciones del PCPE.

Como primera posición, para dejar las cosas claras, decir que, bajo ningún concepto, el PCPE acepta una manipulación de este tipo, que es un ataque inaceptable a la soberanía de nuestro Partido y una injerencia en cuestiones internas. El PCPE rechaza esta actuación chantajista y manipuladora.

El KKE no tiene ningún derecho a decidir cuestiones relativas a un miembro de la ICE que, además, en este caso, se trata de un miembro del Secretariado. Cabría, en relaciones de camaradería y respeto, plantear cualquier debate político que los camaradas del KKE tengan interés en colocar sobre la mesa. Pero no cabe ninguna imposición, y menos la manipulación en relación a una fracción absolutamente minoritaria en el CC y en el conjunto de la militancia, sobre la que hemos informado puntualmente a los Partidos hermanos. Parece que el KKE, sin realizar si quiera una mínima consulta a nuestro CC, no ha necesitado ni una semana para dar carta de legitimidad a los miembros de la fracción.

El KKE no debe repetir anteriores errores del MCI en relación al respeto a la soberanía de los partidos. Errores que si entonces se justificaron por la autoridad de un gran Partido en el poder, el PCUS, hoy ni tan siquiera por esa razón puede permitirse que exista quien se abroga el papel de conductor del movimiento revolucionario internacional que sí hubo en épocas pasadas.

Es el Secretariado de la ICE y en última instancia su Plenario quién debe debatir y, en su caso, tomar decisiones que afecten a los Partidos miembros. La tradición revolucionaria siempre ha tenido en el debate claro, en el respeto a la soberanía de cada Partido, y en el intercambio de ideas el camino más acertado para resolver las cuestiones a las que la lucha política nos enfrenta. En este caso nada de eso ha sido tenido en cuenta por el KKE y se ha optado por promover y legitimar una fracción servil a sus intereses.

La historia del movimiento comunista cuenta con una diversidad de errores, en los que la intervención sobre otros partidos, creando fidelidades y sumisiones que nada tienen con la firmeza ideológica, supuso graves daños a la lucha de la clase obrera internacional. Hoy esos errores no se deberían repetir, la esencia revolucionaria nos obliga a aprender de los hechos concretos, de los aciertos y, también, de los errores. Organizar fracciones de conveniencia nunca llevó a nada bueno al MCI.

Trabajar por el avance de un firme polo leninista nada tiene que ver con la intransigencia y la imposición, muy al contrario es un compromiso consciente y soberano de cada partido. Ni el KKE, ni nadie en el MCI, pueden arrogarse el papel de repartir sellos de calidad y legitimidades en relación a la firmeza ideológica y a la consecuente práctica política revolucionaria de cada Partido.

Será el debate entre camaradas, en los foros que se van concretando, y la práctica como verificación de la verdad, el camino para definir y mejorar el cuerpo teórico y práctico de lo que el movimiento revolucionario tiene que hacer hoy para ganar el reconocimiento de la clase obrera y para hacer avanzar el camino de la revolución.

El PCPE ha demostrado con su trayectoria, desde su mismo nacimiento en 1984, su firme determinación de construir el Partido marxista-leninista en nuestro país. Corresponde a la clase obrera evaluar el trabajo realizado. Nadie puede venir a romper décadas de trabajo y de avances, sobre la base de posiciones aventureras que nada tienen que ver con el compromiso militante y con la práctica política en la lucha de clases. Mucho menos aún quienes en absoluta minoría dentro del CC pretenden usurpar la legitimidad del máximo órgano entre Congresos mediante un golpe palaciego gestado desde hace meses.

El PCPE exige que se cancele cualquier presencia que no se ajuste a los acuerdos existentes en el seno de la ICE, suscritos por el PCPE desde el mismo momento en que se pusieron los cimientos de esta instancia.

El PCPE estará en el Encuentro de Berlín, y no aceptará como legítima ninguna otra presencia en nombre de nuestro Partido.

Hoy son inmensas las tareas que enfrentamos las organizaciones revolucionarias, en un momento de agudización extrema de la lucha de clases internacional. Frente a esas exigencias no es posible actuar de forma irresponsable causando daños y retrocesos a las organizaciones que combatimos en primera línea frente a las actuales clases dominantes. Nada hay peor para la clase obrera que se dañe su mejor herramienta: su partido comunista.

El PCPE espera que se imponga la razón, y que esta situación inaceptable, confirmada hoy mismo con el reconocimiento público del KKE a la fracción que trata de usurpar la legitimidad del CC del PCPE, sus siglas y patrimonio político y económico, se resuelva de forma inmediata desenmascarando a quienes han decidido romper el MCI articulado en el EIPCO, sirviendo, en todo caso, como aprendizaje del cómo no se debe intervenir en las relaciones entre Partidos Comunistas.

El PCPE seguirá con firmeza trabajando por el avance del polo leninista internacional. Lo hará, siempre, desde la lealtad y la firmeza de su ética revolucionaria.

 

Página 10 de 157