El pasado 7 de marzo tuvo lugar la charla cuyo títuto rezaba "8M ¿De qué hablamos 100 años después?", a cargo de Lola Jiménez, miembro de la comisión feminista del PCPE, donde expuso del porque se celebra el 8 de marzo, día internacional de la mujer trabajadora, y su vinculación con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas hasta nuestros días, donde gran parte de las reivindicaicones feministas tienen una posición interclasista y alejada de los intereses de clase de las obreras.

Por ello se hizo énfasis en que la lucha de la mujer trabajadora debe ir unida a los hombres de su clase contra la clase que los oprime, es decir, los y las capitalistas, para llegar a una sociedad socialista y poder liberarse de todas las formas de opresión patriarcal y capitalista.

¡Sin mujeres no hay revolución!

¡Únete al PCPE!

 

En una lluviosa mañana de sábado, el PCPE realizó un mitin feminista de carácter antipatriarcal y anticapitalista. Las inclemencias meteorológicas no impidieron que se escuchase en la plaza de Pío XII del barrio de Carolinas, la voz de las comunistas del PCPE y los CJC. Mitin celebrado en el marco de las jornadas que envuelven el 8 de marzo, día en que aunque algunos intenten desclasarlo, es el día internacional de la mujer trabajadora.

El PCPE y los CJC denunciamos permanente, y a través de este mitin no fue menos, la situación de doble explotación que sufrimos las mujeres trabajadoras de este país, por nuestra condición de mujeres y de trabajadoras. Doble explotación que se convierte en triple en el caso de las mujeres inmigrantes.

Desde el PCPE os animamos a participar de todos los actos y manifestaciones en torno al 8 de marzo, porque entre mujeres y hombres tenemos la obligación de cambiar el actual estado de las cosas, entendiendo que para acabar con el machismo, el patriarcado, y todo tipo de explotación, inherentes al sistema capitalista, debemos plantearnos precisamente eso, el acabar con el sistema capitalista.

A pesar de la lluvia, decenas de vecinas y vecinos del barrio se quedaron heroicamente de principio a fin, aplaudiendo a rabiar las intervenciones.

 

El pasado Viernes 3 de marzo a partir de las 19:30 horas, en el contexto de los actos relacionados con la celebración del 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC) llevaron a cabo en el Centro Social Acontracorriente de Alacant un cinefórum en torno a la película “Ni Dios, Ni Patrón, Ni Marido”, de nacionalidad argentina y dirigida por Laura Mañá en el año 2010.

La vida de Virginia Bolten, sus compañeras Matilde, Filomena, Rosalía, y el resto de trabajadoras de la fábrica textil del explotador Genaro Volpon, en el Buenos Aires de finales del siglo XIX, muestran que en el capitalismo la opresión de género y la explotación de clase eran y continúan siendo inseparables para las mujeres trabajadoras. Junto con las condiciones de trabajo miserables que sufren estas mujeres, la película expone con crudeza las dificultades para compatibilizar la lucha obrera y la lucha feminista, aún hoy no resueltas en muchas organizaciones de nuestra clase, tanto políticas como sindicales. En uno de los números de la primera publicación anarco-feminista, “La Voz de la Mujer”, que con gran esfuerzo elaboran nuestras protagonistas, se responde a la cuestión: “Si vosotros queréis ser libres, con mucha más razón nosotras; doblemente esclavas de la sociedad y del hombre, ya se acabó aquello de ‘Anarquía y Libertad’ y las mujeres a fregar. ¡Salud!”, y así se explicita en la película en una escena vibrante.

Tras el visionado colectivo tuvo lugar un coloquio que, probablemente motivado por la tardía hora a la que finalizó la proyección de 113 minutos, resultó excesivamente breve y no permitió que aflorasen los importantes temas de debate que la película hubiera permitido abordar.

 

El PCPE y los CJC de Huesca nos hemos movilizado para llamar a la lucha los dias 8 y 9 de marzo por toda la provincia con la pegada de carteles y reparto de octavillas tanto en los centros escolares como las calles de las principales localidades de la provincia.

 

 

Con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, el próximo domingo 12 de marzo desde el PCPE de Murcia daremos una jornada con dos charlas de temática feminista: los logros de la revolución bolchevique en la cuestión de la mujer y la teoría clásica del feminismo de clase.

La jornada empezará a las 18:30 en el local de Favemur en la Calle Sierra de Gredos de Murcia.

 

 

 

En el contexto de recrudecimiento de la violencia fascista contra las creciente organización de la clase obrera y las capas populares, Topi lleva más de un mes encarcelado.

Acusado de participar en la respuesta violenta ocasionada por el hartazgo de la juventud antifascista murciana al verse perseguida y agredida día tras día en las calles de esta ciudad, el joven de Cehegín ha pasado más de un mes entre rejas a la espera de juicio.

Mientras tanto, en el exterior continúan los episodios de violencia fascista ignorados en su mayor parte por las fuerzas de seguridad del estado y por los medios de comunicación al servicio del capital, aunque algunos, como la salvaje agresión a una familia que comía en la terraza de un bar murciano el pasado sábado no puedan ser silenciadas, así como también continúa la actividad de proselitismo xenófobo, racista y homófobo llevada a cabo por sus organizaciones “diurnas”, obvio disfraz del que se despojan en el momento de sus cacerías.

Ante la ya mencionada pasividad institucional, la criminalización de la respuesta juvenil y la ausencia de medidas que controlen a estas organizaciones xenófobas que sirven de refugio para los fascistas no es sino un nuevo signo de la instrumentalización de la violencia fascista por parte del capital.

Ante esta situación, el PCPE de la Región de Murcia exige la puesta en libertad de Topi, la ilegalización de los colectivos Ultras Murcia y Lo nuestro y la implicación de las instituciones en la lucha contra la xenofobia y la intolerancia.

 

Con motivo del 8 de Marzo, día de la mujer trabajadora, hemos preparado un video recordando algunos de los problemas a los que se tienen que enfrentar las trabajadoras de este país, así como recordando el futuro que podemos conquistar.

Porque, tras 100 años de la revolución de octubre, el socialismo continua siendo una necesidad imperiosa para los trabajadores y las trabajadoras de todo el mundo.

La tarea es la Revolución.

 

 

8 de marzo: contra toda explotación. La tarea es la revolución

Este miércoles día 8 de marzo a las 20.15h en Puente Nuevo, Orihuela. Por la derrota del patriarcado y contra toda explotación.

 

 

Ayer fue posible.

Las heroínas de la Revolución de Octubre fueron todo un ejército, y aunque sus nombres se olviden, su entrega vive en la victoria misma de esa revolución y en todas las conquistas y logros de las mujeres trabajadoras de la Unión Soviética (Kollontai).

Hoy nos pueden parecer corrientes, pero en 1917 fueron pioneras a nivel mundial, abriendo el camino a conquistas en otros países.

  • Establecimiento de igual salario por igual trabajo, algo revolucionario en la época.
  • Incorporación de las mujeres al mundo laboral en todos los sectores.
  • Permiso retribuido por maternidad y embarazo. Ocho semanas de licencia de maternidad plenamente remunerada, recesos para la lactancia e instalaciones de descanso en las fábricas, servicios médicos gratuitos antes y después del parto y bonos en efectivo.
  • Matrimonio civil.
  • Procedimiento de divorcio.
  • Extinción de la distinción legal entre hijos legítimos e ilegítimos.
  • Licencia menstrual, días de descanso mensuales para las mujeres. En la historia de la protección a la mujer obrera, la URSS fue probablemente única en esto.
  • Legalización por primera vez en el mundo el derecho al aborto, que se realizaba en los hospitales de forma gratuita.
  • Derecho al voto y ser elegida para cargos públicos.
  • Liberación del trabajo doméstico y socialización de las tareas (casas de maternidad, parvularios, jardines de infancia, escuelas, comedores populares, lavanderías populares, centros de reparación de ropa).
  • Alfabetización como paso imprescindible para la emancipación.

Hoy es necesario.

El sistema no se sostiene, moribundo, pretende por todos los medios, cargar el peso de los costes sociales de la crisis sobre los hombros de las mujeres, fomentando su retirada del mercado laboral y su dedicación al cuidado y crianza de las personas.

Reclamar derechos post-franquistas o estados de bienestar es una pérdida de tiempo y energía, pues ni siquiera con éstos, las mujeres trabajadoras habíamos conseguido la igualdad ni en el mundo laboral ni en las principales tareas vitales.

La única salida pasa por tomar conciencia de la situación y organizarnos para defendernos conjuntamente de éstos ataques a la clase trabajadora y las capas populares. Además de trabajar para construir las bases para una nueva sociedad:

Hacer trizas el aparato del estado burgués: Estructura y Superestructura. Modelo familia, ideología del amor burgués, estereotipo, cosificación... Ayer fue posible y hoy, 100 años después, se hace necesario. Ser feminista y ser comunista es el modo más cabal de ser mujer y trabajadora en un sistema de explotación que no hemos elegido.

Es adquirir conciencia de nuestra condición de doblemente oprimidas y pasar a la organización de nuestra fuerza revolucionaria para abolir el patriarcado y la familia patriarcal y derrotar al capitalismo. No caben pequeñas parcelitas, todo o la esclavitud.

Para ello es necesario desarrollar un Frente Obrero y Popular por el Socialismo al que te invitamos a sumarte.

¡Organízate con nosotras en el PCPE Por la derrota del patriarcado! ¡Acabemos con el capitalismo!

 

 

8 de marzo: contra toda explotación. La tarea es la revolución

Este sábado día 4 de marzo a las 12h en la plaza de Pío XII del barrio de Carolinas. Por la derrota del patriarcado y contra toda explotación, ven a escuchar la voz de las comunistas, tu presencia es importante.

 

 

Ayer fue posible.

Las heroínas de la Revolución de Octubre fueron todo un ejército, y aunque sus nombres se olviden, su entrega vive en la victoria misma de esa revolución y en todas las conquistas y logros de las mujeres trabajadoras de la Unión Soviética (Kollontai).

Hoy nos pueden parecer corrientes, pero en 1917 fueron pioneras a nivel mundial, abriendo el camino a conquistas en otros países.

  • Establecimiento de igual salario por igual trabajo, algo revolucionario en la época.
  • Incorporación de las mujeres al mundo laboral en todos los sectores.
  • Permiso retribuido por maternidad y embarazo. Ocho semanas de licencia de maternidad plenamente remunerada, recesos para la lactancia e instalaciones de descanso en las fábricas, servicios médicos gratuitos antes y después del parto y bonos en efectivo.
  • Matrimonio civil.
  • Procedimiento de divorcio.
  • Extinción de la distinción legal entre hijos legítimos e ilegítimos.
  • Licencia menstrual, días de descanso mensuales para las mujeres. En la historia de la protección a la mujer obrera, la URSS fue probablemente única en esto.
  • Legalización por primera vez en el mundo el derecho al aborto, que se realizaba en los hospitales de forma gratuita.
  • Derecho al voto y ser elegida para cargos públicos.
  • Liberación del trabajo doméstico y socialización de las tareas (casas de maternidad, parvularios, jardines de infancia, escuelas, comedores populares, lavanderías populares, centros de reparación de ropa).
  • Alfabetización como paso imprescindible para la emancipación.

Hoy es necesario.

El sistema no se sostiene, moribundo, pretende por todos los medios, cargar el peso de los costes sociales de la crisis sobre los hombros de las mujeres, fomentando su retirada del mercado laboral y su dedicación al cuidado y crianza de las personas.

Reclamar derechos post-franquistas o estados de bienestar es una pérdida de tiempo y energía, pues ni siquiera con éstos, las mujeres trabajadoras habíamos conseguido la igualdad ni en el mundo laboral ni en las principales tareas vitales.

La única salida pasa por tomar conciencia de la situación y organizarnos para defendernos conjuntamente de éstos ataques a la clase trabajadora y las capas populares. Además de trabajar para construir las bases para una nueva sociedad:

Hacer trizas el aparato del estado burgués: Estructura y Superestructura. Modelo familia, ideología del amor burgués, estereotipo, cosificación... Ayer fue posible y hoy, 100 años después, se hace necesario. Ser feminista y ser comunista es el modo más cabal de ser mujer y trabajadora en un sistema de explotación que no hemos elegido.

Es adquirir conciencia de nuestra condición de doblemente oprimidas y pasar a la organización de nuestra fuerza revolucionaria para abolir el patriarcado y la familia patriarcal y derrotar al capitalismo. No caben pequeñas parcelitas, todo o la esclavitud.

Para ello es necesario desarrollar un Frente Obrero y Popular por el Socialismo al que te invitamos a sumarte.

¡Organízate con nosotras en el PCPE Por la derrota del patriarcado! ¡Acabemos con el capitalismo!

 

Página 2 de 143