El día 12 de julio diversas organizaciones salimos a la calle para mostrar nuestra solidaridad con el pueblo Venezolano, por su derecho a la soberanía contra la injerencia del imperialismo.

Es la ofensiva agresiva del imperialismo yanki y sus lacayos, la que organiza y financia grupos fascistas violentos con el objetivo de destruir las condiciones que permiten al pueblo venezolano vivir en paz, y la legítima institucionalidad del país, así como los avances logrados en estos años. Desarrollando también un bloqueo económico y un boicot que afecta al abastecimiento de las necesidades básicas de la población.

Esta manifestación se encuadra en torno al 14 de julio, jornada que los partidos comunistas llaman a apoyar a Venezuela, a su pueblo y a su Asamblea Nacional Constituyente.

¡Venezuela vencerá!

 

El Partido Comunista de los Pueblos de España y su Juventud Comunista se solidarizan con el compañero Jesús Santrich, miembro del Estado Mayor Central de las FARC-EP, hospitalizado de urgencia debido al deterioro que ha sufrido su salud, después de 20 días en huelga en hambre. Afortunadamente, el compañero ha conseguido superar esta crisis y ya le han dado de alta.

Más de 1480 presos/as políticos están en huelga de hambre en Colombia como consecuencia del incumplimiento por parte del gobierno de la ley de amnistía incluida en los pactos de La Habana.

Este atentado contra los acuerdos por parte del gobierno de Santos y las instancias institucionales que amparan este incumplimiento, pueden generar una escalada dramática de la salud de los presos/as políticos.

Por ello, el PCPE y la J-PCPE se solidarizan con los compañeros/as de las FARC-EP , denunciando al gobierno colombiano por el incumplimiento de los acuerdos de estado que deben garantizar el proceso de paz.

Asimismo, denunciamos la inseguridad personal y jurídica que sufren los miembros de las FARC-EP. Desde al Acuerdo de la Habana, se han agudizado los atentados y amenazas de muerte de los distintos grupos paramilitares contra los miembros de la guerrilla, incluidos sus familiares, contra líderes campesinos, sindicales y sociales. Estos asesinatos se comenten con total impunidad y con el consentimiento del gobierno y los aparatos represivos del estado colombiano.

 

 

El Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE), atendiendo a la invitación cursada por el Partido Comunista Colombiano, participará en su XXII Congreso, que se desarrolla entre los días 13 y 16 de julio en Bogotá.

Colombia vive un momento trascendental a raíz de la firma del acuerdo de paz entre la insurgencia de las FARC-EP y el gobierno colombiano.

El camarada Ferrán Nieto, miembro del Comité Central y de la Comisión de la Secretaría Internacional, representa presencialmente al PCPE y entre las diversas tareas que realizará, buscará fortalecer las relaciones con los y las comunistas colombianos, siguiendo la histórica línea de solidaridad y compromiso con las luchas en Colombia.

 

 

 

 

La negativa del KKE, y del PCM, a firmar la declaración de Caracas en defensa del proceso revolucionario venezolano, y en apoyo a una Jornada Internacional de Solidaridad con Venezuela para el día 14 de julio, pone en evidencia las enormes contradicciones teóricas en que se desenvuelven estos dos partidos, como expresión práctica de una manera determinada de interpretar el marxismo-leninismo.

Esta declaración de Caracas, suscrita en el contexto de la celebración del XV Congreso del Partido Comunista de Venezuela, señala lo que hoy en día se revela como el aspecto fundamental de la lucha de clases en Venezuela. La agudización extrema de ésta, a raíz de la implantación de una táctica insurreccional de las fuerzas contrarrevolucionarias. En función de los intereses de los grandes monopolios capitalistas -en especial los ligados a la industria de extracción-, y la conjunción con los intereses de una fracción de la burguesía venezolana, la derecha elabora un plan estratégico cuyo eje principal es crear las condiciones sociales para propiciar una insurrección armada, que aliente y justifique una intervención imperialista en Venezuela. A fin de realizar dichos planes la derecha activa a los grupos fascistas, como Voluntad Popular, con la intención de crear el caos en las calles de las ciudades y barrios de Venezuela, así como disputar este espacio social vital a las fuerzas revolucionarias. El objetivo es crear una situación de absoluto caos, desorden y desesperación, que impida la normalidad en las vidas de miles de venezolanos y, así, crear la subjetividad de que el país va directo a una guerra civil si no hay, antes, una intervención internacional que impida la hecatombe social y económica.

En esas condiciones el fascismo, como expresión violenta directa de la confluencia de intereses entre las grandes compañías capitalistas y la burguesía venezolana, toma la iniciativa política y se sitúa como el elemento de vanguardia en la confrontación social que se dirime en las calles de Venezuela.

En esta situación es urgente y prioritario la solidaridad internacionalista del movimiento obrero y comunista internacional. No pueden existir dudas a este respecto.

La declaración de Caracas hay que entenderla en esos términos políticos; la gravedad del momento y la necesidad de articular un movimiento de solidaridad activo hacia las fuerzas revolucionarias y populares ante la agresión y la ofensiva fascista.

¿Qué se deriva de la actitud del KKE y del PCM de no firmar dicha declaración?

Una posición claramente sectaria. El análisis de la situación de Venezuela, las perspectivas de ir trazando caminos que faciliten la articulación de las fuerzas populares, exige por parte de las fuerzas marxistas-leninistas un posicionamiento claramente antiimperialista, que facilite el proceso de acumulación de fuerzas con sectores populares y obreros que no se definen comunistas. Este proceso de acumulación de fuerzas antiimperialistas está en función del propio desarrollo de la lucha de clases; la articulación de un frente contrarrevolucionario donde los sectores fascistas han ganado en hegemonía y se impone la táctica de la insurrección armada, plantea la necesidad de dos factores interrelacionados que se imponen como determinantes en la táctica revolucionaria: Por un lado, la articulación de las fuerzas populares, obreras, campesinas e intelectuales en un amplio bloque social que haga frente a esa ofensiva fascista a través de la iniciativa popular y la emersión activa de las fuerzas revolucionarias en el escenario venezolano; teniendo como medio fundamental la movilización popular permanente en las calles y barrios contra la amenaza fascista. Por otro lado, y paralelamente, la introducción en clave de ofensiva, de la organización de la clase obrera y los sectores populares más concienciados para situar el socialismo, y el poder obrero y popular, como el elemento ideológico fundamental en la lucha de clases. Sin la superación del capitalismo dependiente y rentista será imposible la victoria de los sectores revolucionarios y, por tanto, una salida que favorezca los intereses de la inmensa mayoría social en Venezuela.

Esos dos factores deben ser los ejes de la movilización popular antifascista en Venezuela.

Toda fuerza revolucionaria, al analizar una situación concreta debe tener bien claro cuál es el elemento que se define como principal en una coyuntura concreta, y que es el resultado inmediato y revelador de todas las contradicciones internas que el proceso contiene. Por poner un ejemplo, que pueda servir como ilustrativo, de este tipo de situaciones situaremos el momento concreto que se determinó en Rusia previo al triunfo revolucionario de octubre y que tuvo lugar en agosto de 1917, en la llamada “Korniloviada”: El general Kornilov, al mando de un ejército contrarrevolucionario marchó hacia Petrogrado para derrocar al gobierno provisional del social-revolucionario Kerensky. En ese momento táctico, Lenin consideró a Kornilov como el peligro más grave. “La táctica debe ser flexible como un espartillo sometido al fuerte viento de la estepa”. El gobierno sobrevivió gracias a la vigorosa movilización de los obreros, soldados y marineros, quienes, organizados por los bolcheviques, consiguieron desviar y bloquear los trenes militares que marchaban con las tropas contrarrevolucionarias hacia la capital.

La lucha de clases puede en ocasiones variar de forma, aunque en sustancia siga siendo la misma. Es por eso que, frente a la intentona golpista de Kornilov (conocida también como “la korniloviada”), la táctica asumida por los bolcheviques fue la de “apoyar los fusiles sobre los hombros de Kerenski para disparar contra Kornilov… Luego le ajustarían las cuentas también a Kerenski”. Así en el proceso dialéctico de la lucha de clases la situación concreta puede ser el elemento principal, de cuyo desenlace dependerá el desarrollo posterior. De tal manera que si los bolcheviques no hubieran derrotado a las fuerzas kornilovistas (que en esa situación concreta se convertían en el elemento movilizador principal y decisivo de la burguesía rusa), planteando un amplio bloque práctico de fuerzas revolucionarias, hubiera sido imposible el triunfo posterior del octubre proletario y socialista. Lenin captó que en ese momento, agosto de 1917, las contradicciones internas de la lucha de clases habían emergido en una confrontación directa y abierta de dos campos; el kornilovista y el campo de la unidad de acción revolucionaria.

Las contradicciones internas del proceso revolucionario en Venezuela son profundas, amplias y complejas. Necesitan de un riguroso estudio y análisis leninista de las fuerzas sociales y económicas que intervienen, tanto internas como externas. Necesitan de un partido revolucionario capaz de articular una táctica adecuada a cada momento concreto, pero con la perspectiva estratégica del poder obrero y popular y del derrocamiento del capitalismo rentista que el proceso bolivariano aún no ha superado ni derrotado. Necesita de una organización revolucionaria inserta plenamente en la clase obrera y las masas populares, inserta, por tanto, en la lucha de clases. Ese es el esfuerzo que, sin duda, los camaradas venezolanos están realizando. Pero, a ese esfuerzo vital de las fuerzas marxista-leninistas, no ayuda en nada la posición de inhibición del KKE y el PCM. Colocar los elementos de la diferenciación, de la división -insistiendo en éstos-, cuando la dinámica de la lucha de clase conduce, justamente, en el sentido contrario, es no comprender las necesidades tácticas que se derivan precisamente de la dinámica de la lucha de clases en estos momentos de agudización máxima. Es convertir al marxismo-leninismo en un recetario ajeno por completo a las necesidades organizativas, de acumulación de fuerzas, como elemento imprescindible en el proceso revolucionario. Cuando se pretende convertir en el partido referente del movimiento comunista, una organización leninista asume una gran responsabilidad; es imprescindible que dicha organización actúe con un criterio científico, asumiendo, a través de un análisis dialéctico y materialista, las necesidades tácticas y estratégicas en cada momento. Dando orientaciones claras, y que ayuden a avanzar y fortalecer el movimiento comunista, analizando, en base a la experiencia revolucionaria cada momento concreto en el desarrollo de la lucha de clase en una situación nacional o regional dada. Si, en cambio, se caracteriza por criterios irresponsables como es favorecer, propiciar y fomentar fracciones y rupturas de organizaciones leninistas, o como el caso de Venezuela, priorizar los elementos de diferenciación en el análisis y la apreciación de las circunstancias, elevando la teoría a mandamiento doctrinario sagrado y estático, deja de cumplir el papel de referente coherente del movimiento comunista, sólo lo será de los sectarios, de los que en nombre del marxismo-leninismo convierten a éste en un texto descontextualizado, inerte, y ajeno, completamente a la lucha revolucionaria de clase.

Los y las comunistas, los obreros y obreras de Venezuela, necesitan hoy la solidaridad internacionalista del movimiento comunista internacional. Necesitan el apoyo y el aliento internacionalista de las organizaciones leninistas. Porque en Venezuela se está jugando el momento trascendental que marcará la inflexión en el desarrollo de la lucha de clase en América Latina; hoy, por tanto, lo que necesitamos es organizaciones comunistas a la altura del momento histórico, organizaciones que, en la práctica, posibiliten el avance en el proceso revolucionario hacia el socialismo y el poder de la clase proletaria. Organizaciones que comprendan que el momento exige pasos concretos en la acumulación de fuerzas que hagan frente, con éxito, a la ofensiva imperialista y fascista. Organizaciones que entiendan que la Declaración de Caracas, de solidaridad con el pueblo trabajador de Venezuela, es la necesidad inmediata que exige la lucha de clases en ese país hermano.

 

 

El sábado 8 de julio en la sede del PCPE, una delegación del Partido encabezada por su Secretario General, Carmelo Suárez, mantuvo una reunión con el compañero Huber Ballesteros, vicepresidente del comité ejecutivo de FENSUAGRO, miembro del comité ejecutivo nacional de la CUT y miembro de la Junta Patriótica Nacional de Marcha Patriótica.

El compañero Huber explicó ampliamente los contenidos del Acuerdo de Paz de La Habana, así como el grado de incumplimiento del gobierno colombiano de Santos y de las grandes dificultades que los sectores más reaccionarios de la burguesía colombiana junto con los diferentes grupos del paramilitarismo están desarrollando contra los distintos puntos del acuerdo.

De una manera también profunda explicó los problemas de los presos, que están realizando una huelga de hambre para protestar por la falta de implementación de los acuerdos en esta materia, que convenían la puesta en libertad que ya debía haberse producido.

Carmelo Suárez explicó sucintamente la situación política en España y el compromiso del PCPE para desarrollar la solidaridad en el estado español con el pueblo colombiano y sus organizaciones políticas y sociales.

Tanto el compañero Huber Ballesteros como el camarada Carmelo Suárez, se emplazaron para estrechar y desarrollar las relaciones mutuas de las dos organizaciones con los objetivos de intercambiar experiencias y análisis de la situación de la lucha de clases a nivel nacional e internacional, y poner en práctica el principio internacionalista de la solidaridad entre los pueblos.

 

 

Entre los días 7 y 8 de julio, como consecuencia de la cumbre del G-20 en Hamburgo, se produjeron manifestaciones y actividades en protesta por este encuentro que agrupa a los países que, disponiendo del 95% del PIB mundial, intentan llegar a acuerdos para aumentar la explotación capitalista.

Atendiendo la invitación de los camaradas del DKP, el camarada Gerhard Brückner representó al PCPE en los actos que los camaradas alemanes organizaron como bloque comunista en protesta contra esta cumbre, y donde también estuvieron presentes otros partidos comunistas como el PCV y el PCP.

Los actos organizados por el DKP se realizaron con la consigna “Contra el Capitalismo y el Imperialismo, por la Solidaridad Internacional”, los más destacados fueron una Mesa Redonda con el lema “Alternativas al G-20, alternativas al Imperialismo”, donde el camarada Gerhard intervino explicando la política del PCPE por la salida del euro, la UE y la OTAN.

Ya en la manifestación que contó con la presencia de 80.000 personas, se formó un bloque internacional del DKP detrás de su pancarta de cabecera, en la que también participó el camarada Gerhard Brückner.

 

 

En la tarde del pasado sábado 7 de julio, se celebró una manifestación en Alicante contra la apertura en domingos y festivos de los grandes centros comerciales de la ciudad.

Una tarde lluviosa que no impidió la combatividad por parte de quienes nos manifestamos. Más de doscientas personas acudimos a la convocatoria. Se gritaron consignas como: ”Viva la lucha de la clase obrera”, ”Así, así, ni un paso atrás. La apertura la vamos a parar”, ”La clase obrera no está en oferta, en festivos se descansa”, o ”Sobran explotadores y no trabajadores”.

El PCPE y la J-PCPE estuvimos presentes. Llevábamos algo más de tres años luchando contra la apertura de estas grandes superficies en domingos y festivos porque supone un aumento de la explotación y extracción de plusvalía de trabajadoras y trabajadores, un grave perjuicio al pequeño comercio y facilita un consumismo irresponsable y alienante y un ocio basado en este.

Las propuestas del PCPE y su juventud, pasan por la unidad, solidaridad, coordinación y organización de la clase obrera, con el objetivo de unificar las luchas para dar una mayor y mejor respuesta a todas las atrocidades causadas por la patronal y los gobiernos a su servicio, como es el caso del tripartido que gobierna el Ayuntamiento de Alicante, plegado a los dictados del interés de la oligarquía del comercio minorista.

El PCPE y su juventud, dejamos bien alto y claro nuestro psicionamiento político durante la manifestación. Y como parte de nuestra posición política, hacemos un llamamiento al resto de clase obrera alicantina a seguir movilizándose por los derechos y mejoras laborales.

 

En los festivos se descansa. ¡No a la apertura de los centros comerciales!

El PCPE quiere denunciar la actitud de nuestro Ayuntamiento, encabezado por el Sr. Echavarri, que va cambiando de posición según el sol que más calienta. Antes de llegar a la alcaldía en los mítines gritaba que no iba a estar al servicio de los centros comerciales. Una vez que consiguió ser Alcalde las posiciones en torno a la apertura han venido dando tumbos de un lado al otro. Desde el cierre a la apertura total.

Esta ausencia de criterio claro, junto con la sumisión a los intereses de las multinacionales del comercio minorista implantado en la ciudad, nos ha llevado a la situación actual donde se posibilita por parte de las instituciones al servicio del capital la apertura total. Los comercios que quieran sobrevivir, tendrán que estar abiertos los 365 días del año.

Al alcalde le importó poco faltar a su palabra. Tiene varias, y así nos va. Tenemos que recordar que todos los comercios podían abrir 14 festivos centrados en navidad, semana santa y año nuevo.

Pero quieren más, como si la apertura de los centros permitiese a la clase obrera poder comprar más. Lo que se hace es redistribuir el gasto y que vaya a las grandes superficies en lugar de al pequeño comercio.

Porque la apertura en festivos ni genera empleo ni genera riqueza para la clase obrera, solamente nos convierte en una sociedad más consumista esclavizando a nuestra clase a estar disponible las 24 horas los 365 días. La explotación a las trabajadoras y trabajadores del comercio se concreta en:

  • Se aumenta la jornada anual 28 horas al año.
  • Se establece una distribución de la jornada trimestral, que se puede modificar ante cualquier imprevisto.
  • Se elimina el pago de domingos.
  • Congelación salarial.
  • Se va a permitir que se rebaje en un 5% el salario, en los centros de trabajo que desciendan las ventas, lo que conllevará que en una misma empresa haya centros de trabajo que ganen más que otros.

No queremos un Ayuntamiento que se pliegue a los intereses de los centros comerciales, no queremos una ciudad abierta 24 horas. La oferta de Alicante no puede ser la explotación, debe ser la cultura, el ocio, el consumo responsable y no como única alternativa.

Ante la agresión a nuestros derechos conquistados con la lucha, que el CAPITALISMO nos quita diciéndonos además que nos hace un favor dándonos trabajo precario y permitiendo que compremos todos los días del año, el PCPE propone:

  1. Construir la máxima unidad de los/as trabajadores/as. Lo que ocurre en un sector de la producción, nos afecta al resto.
  2. Coordinar las luchas con otros centros de trabajo y otras comarcas. Hay que unificar las luchas.
  3. Solidaridad de clase, NO COMPRES EN FESTIVOS y solidaridad de quienes trabajamos en un sector con otros conflictos ajenos que la clase obrera enfrenta.
  4. Organizarse, contra el pacto social y por un sindicalismo de clase y combativo.

¡Nosotros producimos, nosotros decidimos!

 

 

 

El sábado 15 de julio a las 11:00 Marcha a la Sima de Jinámar desde la plaza del pueblo. ¡Verdad, Justicia y Reparación!

El Comité Popular por la exhumación del Cementerio de Las Palmas convoca esta Marcha para denunciar, que más de cuarenta años después, nuestros familiares represaliados, torturados y asesinados continúan en las fosas, en las cunetas y lugares como la Sima de Jinámar. Ni olvido, ni perdón.

Lucharon por la defensa del legítimo gobierno de la República, sufrieron todo tipo de vejaciones, sufrimientos, torturas... la Transición les traicionó, pero el pueblo sigue luchando por que todo esto no quede en el olvido, y por conseguir una sociedad, como la que soñaban estos republicanos y republicanas, una sociedad socialista.

La lucha es hasta la victoria.

 

 

Declaració del PCPE de Castelló sobre l'incendi a la Serra Calderona

Com en anys anteriors, amb l'arribada de l'estiu comencen els incendis als nostres boscos i als de tota la península.

Entre el 17 i el 24 de juny, es va produir a Pedrogäo Grande (Portugal), el més violent en dècades, amb 65 persones mortes i centenars de ferides, mils d'hectàrees calcinades i quantioses pèrdues. Dies després, al parc natural de Doñana, es produïa un altre incendi, amb un dany mediambiental incalculable i també importants danys materials.

A les nostres comarques, a més dels ja habitulas petits incendis, el dimecres 27 de juny començava un incendi a la Serra Calderona, que ha cremat un total de 1.289 hectàrees de les 17.772 d'aquest paratge natural, als municipis de Gàtova, Altura i Segorb. Aquesta zona ja havia patit greus incendis, com el de 2009, igual que la propera Serra d'Espadà, amb incendis com el de l'any passat.

Els comunistes denunciem que la major part dels incendis que patim ací i a la resta de la península són conseqüència de les polítiques desenvolupades durant dècades pels diferents governs, en benefici d'uns interessos econòmics i urbanístics espuris que hi ha darrere del drama dels incendis.

Plans forestals al servei d'interessos fusters i industrials per a la fabricació de cel·lulosa, han determinat la introducció i extensió d'espècies de ràpid creixement però nul·la resistència al foc, espècies piròfites que propaguen els incendis una vegada comencen i impedeixen que es puguen apagar fins a la combustió completa.

Les baixes partides pressupostàries dedicades a la prevenció d'incendis, retallades els darres anys, l'escassa dotació de recursos materials i humans, faciliten també que els boscos cremen cada any. També la modificació de 2015 de la Llei de Monts, aprovada amb l'excusa d'una millor protecció, amb les facilitats que dóna per a la urbanització de les zones cremades, incentiva l'incendi del bosc.

Però existeixen causes estructurals, més enllà de les lleis, les retallades i la corrupció, causes directament imputables al mateix sistema capitalista, darrere de la destrucció periòdica de l'entorn natural.

La despoblació de les zones rurals, conseqüència de la pèrdua de rendibilitat de la producció agropecuària, agreujada per les polítiques de la Unió Europea i la divisió del treball que ha imposat entre els estats membres, dins la qual se'ns assigna el paper de cambrers d'Europa, és determinant en la propagació dels incendis. La brutícia dels bosc i l'abandonament dels camins rurals, conseqüència de la despoblació, afavoreixen els incendis i dificulten el seu apagament.

Les sequeres i les altes temperatures, conseqüències del canvi climàtic, també estan darrere d'aquests desastres que, encara que en alguns casos puguen tindre un origen natural, la seua virulència ve determinada per l'acció humana en un context que té un nom molt clar: capitalisme. En la seua necessitat de creixement indefinit per a garantir la revalorització del capital, el capitalisme ha alterat, i ho continuarà fent de forma cada vegada més greu, l'equilibri natural i provocat els fenòmens que contribueixen a que els incendis i altres catàstrofes naturals siguen de mica en mica més virulents.

Des del PCPE exigim modificacions legals que impedisquen tota explotació de terrenys cremats, lleis que per a que impere la protecció total de la fauna i la flora; la dotació dels mitjans tècnics, materials i humans per a la prevenció i extinció dels incendis; la dignificació de les condicions laborals de les treballadores i treballadors que es juguen la vida en aquesta tasca.

Al mateix temps, però, assenyalem qu tot serà insuficient si no s'aborden les causes estructurals que hi ha darrere dels incendis: els interessos econòmics i les formes de vida imposades per les necessitats del capital, que sols podran ser superades en una nova societat l'economia de la qual estiga determinada per les necessitats humanes i no pel benefici del capital: el socialisme-comunisme.

 

 

Declaración del PCPE de Castellón sobre el incendio en Sierra Calderona

Como en años anteriores, con la llegada del verano comienzan los incendios en nuestros bosques y los de toda la península.

Entre el 17 y el 24 de junio, se produjo en Pedrógäo Grande (Portugal), el más violento en décadas, con 65 personas muertas y cientos de heridos, miles de hectáreas calcinadas y cuantiosas pérdidas. Días después, en el parque natural de Doñana, se producía otro incendio, con un daño medioambiental incalculable y también importantes daños materiales.

En nuestras comarcas, además de los ya habituales pequeños incendios, el miércoles 27 de junio comenzaba un incendio en la Sierra Calderona, que ha quemado un total de 1.289 hectáreas de las 17.772 de este paraje natural, en los municipios de Gátova, Altura y Segorbe. Esta zona ya había sufrido graves incendios, como el de 2009, al igual que la próxima Sierra de Espadán, con incendios como el del año pasado.

Los comunistas denunciamos que la mayor parte de los incendios que padecemos aquí y en el resto de la península son consecuencia de las políticas desarrolladas durante décadas por los diferentes gobiernos, en beneficio de unos intereses económicos y urbanísticos espurios que están detrás del drama de los incendios.

Planes forestales al servicio de intereses madereros e industriales para la fabricación de celulosa, han determinado la introducción y extensión de especies de rápido crecimiento pero nula resistencia al fuego, especies pirófitas que propagan los incendios una vez comienzan e impiden que se puedan apagar hasta la combustión completa.

Las bajas partidas presupuestarias dedicadas a la prevención de incendios, los recortes de los últimos años, la escasa dotación de recursos materiales y humanos, facilitan también que los bosques se queman cada año. También la modificación de 2015 de la Ley de Montes, aprobada con la excusa de una mejor protección, con las facilidades que da para la urbanización de las zonas quemadas, incentiva el incendio del bosque.

Pero existen causas estructurales, más allá de las leyes, los recortes y la corrupción, causas directamente imputables al mismo sistema capitalista, detrás de la destrucción periódica del entorno natural. La despoblación de las zonas rurales, consecuencia de la pérdida de rentabilidad de la producción agropecuaria, agravada por las políticas de la Unión Europea y la división del trabajo que ha impuesto entre los Estados miembros, dentro de la cual se nos asigna el papel de camareros de Europa, es determinante en la propagación de los incendios. La suciedad de los bosque y el abandono de los caminos rurales, consecuencia de la despoblación, favorecen los incendios y dificultan su apagado.

Las sequías y las altas temperaturas, consecuencias del cambio climático, también están detrás de estos desastres que, aunque en algunos casos puedan tener un origen natural, su virulencia viene determinada por la acción humana en un contexto que tiene un nombre muy claro: capitalismo. En su necesidad de crecimiento indefinido para garantizar la revalorización del capital, el capitalismo ha alterado, y lo seguirá haciendo de forma cada vez más grave, el equilibrio natural y provocado los fenómenos que contribuyen a que los incendios y otras catástrofes naturales se vuelvan más virulentos.

Desde el PCPE exigimos modificaciones legales que impidan toda explotación de terrenos quemados, leyes que para que impere la protección total de la fauna y la flora; la dotación de los medios técnicos, materiales y humanos para la prevención y extinción de los incendios; la dignificación de las condiciones laborales de las trabajadoras y trabajadores que se juegan la vida en esta tarea.

Al mismo tiempo, sin embargo, señalamos que todo será insuficiente si no se abordan las causas estructurales que hay detrás de los incendios: los intereses económicos y las formas de vida impuestas por las necesidades del capital, que sólo podrán ser superadas en una nueva sociedad la economía de la que esté determinada por las necesidades humanas y no por el beneficio del capital: el socialismo-comunismo.

 

 

Reunidos varios camaradas para poner las bases de la reorganización del PCPE en Valladolid con el fin, entre otras cosas, de dar respuesta al ataque sufrido por los que actuaron como una fracción dentro del partido, acuerdan la siguiente resolución:

En los periodos de Conferencias y Congresos, de construcción de la política del Partido, cada comunista puede discutir libremente en los debates cualesquier cuestión de la actividad ideológica y práctica tanto de su organización de base como del Partido en su totalidad, aprovechando estos procesos para aportar, enmendar, o rechazar tesis por los cauces orgánicos y democráticos de los que nos dotamos.

El congreso es el máximo órgano de expresión y dirección del partido comunista. Entre congresos esa facultad recae en el comité central. Quienes en minoría quieran marcar un rumbo político al partido deben asumir y respetar esos conceptos o de lo contrario se sitúan en la ilegalidad estatutaria.

Quienes despreciando el método y las formas han dado un golpe al partido bajo una apariencia seudo-bolchevique dejan a la luz sus prácticas antileninistas, asi como una visión pequeño-burguesa de la concepción que tienen de este tipo de organización.

Los escindidos son personas que en su fracaso por tener legalmente el control del partido intentaron quebrar el PCPE sin el más mínimo decoro político. Con las malas artes del peor rufián consiguieron apropiarse de las finanzas pero podemos estar tranquilos jamás nos robaran los principios que ellos han demostrado ser incapaces de cumplir.

Frente a estos nuevos liquidadores arribistas, y sus valedores, tendrán siempre a los militantes honestos, verdaderos baluartes de la fortaleza ideológica, que con su disciplina consciente hacen suyos los acuerdos del X Congreso y como consecuencia avalan los cargos políticos que dé el salieron.

Contra todo tipo de oportunismo ajeno a nuestra cultura política. Viva el marxismo-leninismo.

¡Viva el PCPE!

Página 2 de 156