El Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC) de León deseamos mostrar nuestra solidaridad, apoyo y nuestra total disposición con los trabajadores del Grupo Everest y sus divisiones “Everest Ediciones”, “Grupo Everest” y “Evergráficas” que se enfrentan a un ERE de extinción que afecta a 97 de sus casi 400 trabajadores y que se suma a los expedientes de reducción de jornada y suspensión temporal de empleo ya ejecutados por la empresa a lo largo del pasado año.

 Este caso constituye una muestra más de las agresiones hacia la clase trabajadora que en los últimos años se llevan dando sistemáticamente bajo la ya recurrente excusa de las pérdidas económicas por parte de la empresa que inexorablemente conducen en el total de los casos a la destrucción de puestos de trabajo y/o a la progresiva precarización de los mismos.

 
A la espera de las condiciones finales por parte de la empresa, el Partido Comunista y su Juventud apelamos a la unidad inquebrantable de los trabajadores de Everest y deseamos remarcar la necesidad de la organización y unidad obrera con el fin de parar los incesantes ataques contra la clase trabajadora.
 
 
¡Ni despidos ni rebajas salariales!
¡Everest en lucha por la defensa de nuestro trabajo!

Tomado de http://www.unidad-obrera.org/

El sábado 25 de enero se presentaron los Comités para la Unidad Obrera del Besaya en el Centro Social Ítaca de Torrelavega. Unos cincuenta trabajadores y trabajadoras participaron en la jornada en la que el compañero Severino hizo una caracterización de la crisis estructural del capitalismo y sus consecuencias sobre la clase obrera. Además, señaló la necesidad de la unidad obrera para frenar al capitalismo y pasar a la ofensiva por el poder obrero y una economía al servicio del pueblo trabajador.

Durante la ponencia se resaltaron los principios y señas de identidad de los CUO:
Reivindicativo y de clase,

Militante, Independiente,

Feminista,

Asambleario,

Unitario, plural y de masas,

Democrático y participativo,

Sociopolítico,

Internacionalista


En una segunda parte del Encuentro, se hizo un balance del CUO Besaya desde su constitución en junio de 2010 al calor de la Huelga General de 29 de Septiembre. Entre las actividades desarrolladas destacaron la participación en movilizaciones obreras y huelgas generales, el desarrollo de acciones de agitación, charlas, concentraciones y la solidaridad con la luchas en la comarca, en otras partes del Estado e internacionales.


Al acto asistieron sindicalistas de la Confederación Nacional de Trabajo, la Unión General de Trabajadores, el Sindicato Unitario de Cantabria, Comisiones Obreras y el Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Cantabria y de las fábricas de la comarca: SNIACE, Bridgestone y Mohes, así como antiguos trabajadores de Nueva Papelera del Besaya.

PCPC y los/as trabajadoras de GGAA realizaron una pancartada conjunta con entrega de octavillas en los centros comerciales, denunciando el nuevo convenio criminal.

 A lo largo de todo el territorio se siguen intensificando los ataques que la burguesía en plena ofensiva, y con el estado burgués amparándola, carga sobre la espalda de las obreras y obreros de todo el estado español.

Los y las trabajadoras de los grandes almacenes (El Corte Ingles, Alcampo, Carrefour, Leroy Merlin, Makro, Conforama, Toy´R´us, etc) no son una excepción, y este año 2013 han visto como les han impuesto un nuevo convenio colectivo que incrementa el grado de explotación a un nivel superior, rebajando el coste de la fuerza de trabajo y eliminando derechos del anterior convenio que situan a las y los trabajadores en unas condiciones de trabajo y de vida muy empeoradas.

Este convenio, impuesto por la patronal y secundado por los sindicatos amarillos-patronales FETICO y FASGA ha sido denunciado por el resto de sindicatos y por los y las trabajadoras que no están dispuestas a ceder de esta forma.


Por ello, después de que los representantes de los y las trabajadoras de grandes almacenes (GGAA) solicitasen ayuda al Partido, muestra de que ya hay sectores de la clase obrera que ven en el PCPC un partido de la clase y para la clase, tras varias reuniones se decidió realizar una pancartada con entrega de octavillas en la rotonda de entrada a los Centros Comerciales el pasado viernes 20 de diciembre, aprovechando la gran afluencia de estos días para las compras de navidad.

 

Ante esto, el PCPC junto a varios trabajadores y trabajadoras de los GGAA de manera conjunta, decidieron hacer esta acción con reparto de octavillas explicativas (octavilla y pancarta que fueron elaboradas de manera conjunta entre Partido y trabajadores/as), para darle la mayor difusión de denuncia posible a este nuevo ataque contra los derechos y las condiciones de vida de la clase obrera. Acción que fue un éxito, debido al número de trabajadores/as que participaron, a la buena organización de la acción y al número de personas al que llegó la difusión de la denuncia.


Es de esta manera como la clase obrera toma conciencia, en la propia acción de la defensa de sus intereses de clase, junto a su Partido Comunista, elevando esas luchas económicas a un nivel superior, a comprender que es una lucha que va más allá de un conflicto local, que es una lucha política de clase contra clase, que la burguesía ha puesto sus cartas muy claras sobre la mesa y a la clase obrera no le queda sino responder con decisión, organización, unidad y lucha o caer en la esclavitud y la sumisión más indigna en la que nos quieren situar.

 

Continuaremos junto a la clase obrera en la lucha por sus derechos contra el capital.

 

¡CONTRA LOS ATAQUES DEL CAPITAL: ORGANIZACIÓN, UNIDAD Y LUCHA OBRERA!

¡TODO PARA LA CLASE OBRERA!

 

 

Exponemos a continuación la octavilla que se empleó para difusión:

 

En los primeros meses de este 2013 se firmó el nuevo Convenio Colectivo de Grandes Almacenes, el mayor convenio colectivo del sector del comercio en España, afectando a más de 230.000 trabajadores y trabajadoras, de los cuales unos 8.000 son de Canarias.

Convenio pactado la Patronal del Sector ANGED con los apéndices corporativos de las empresas, los sindicatos amarillos FASGA y FETICO, siendo rechazado por el resto de sindicatos CC.OO. UGT, LAB, ELA-STV y CIG.

Este convenio ha supuesto una bofetada a los derechos laborales de los trabajadores y trabajadoras de Grandes Almacenes (El Corte Ingles, Alcampo, Carrefour, Leroy Merlin, Makro, Conforama, Toy´R´us, etc.), ya que impone medidas como:

-Se nos hace trabajar 28 horas más, anuales pasando de 1770 a 1798, por lo que el valor de la hora se reduce.

-Se elimina el pago de Domingos y Festivos trabajados. (que son obligatorios)

-Reducción de complementos de manera arbitraria por las empresas.

-Congelación del salario hasta el 2016, desde el anterior convenio ya lo tenemos congelado. Y una reducción añadida del 5% del salario si no se llega a sus objetivos.

-Se nos puede cambiar jornadas de trabajo de un día para otro y  turnos con 15 días de antelación.  

-Movilidad geográfica total.

 -Se elimina artículo que posibilitaba la excedencia por motivos familiares, para el cuidado de hijo o familiares enfermos.

-Las vacaciones se ligan a las ventas pudiendo modificarlas.

-Aplicación del art. 41 del E.T. sin tener que ser por causas económicas, técnicas, etc. sino por Reparto Solidario del Trabajo.

-Eliminación del art. 14 Del Convenio que regulaba el amparo a trabajadoras con problemas de Violencia de Genero, dejándolas desprotegidas.

Destruyen la conciliación de la vida laboral y familiar.

 

 

 

 

Estas empresas, desde que empezó la crisis, han aumentado su cuota de mercado en 10 puntos y siguen obteniendo beneficios, algunas incluso record de beneficios, con toda  una política de amasar ganancias a costa de explotar más a sus trabajadores y trabajadoras, con más horas de trabajo a cambio de menos salario y mayor carga de trabajo ya que tienen menos personal. Siguen destruyendo empleo (se han destruido más de 80.000 contrataciones a nivel de todo el estado)  con ERE,s encubiertos, ya que no se sustituyen los despidos, ni las bajas laborales, ni las vacaciones y se utilizan trabajadores/as externos para realizar trabajos que son propios del personal de estas empresas ahorrándose los salarios. Además, no se renueva el material de trabajo, lo que es también un ahorro para ellos y repercute directamente en la seguridad y salud de las trabajadoras y trabajadores. ¡No, este convenio hay que tirarlo a la basura porque es un abuso de la Patronal de Grandes Almacenes y sus sicarios amarillos, (creados por las propias empresas) prohibidos expresamente por la OIT (Organización Internacional del Trabajo)!

Deben  sentarse a negociar de nuevo, con todos los sindicatos presentes en el sector, dejando fuera los sindicatos amarillos y negociar un convenio justo para todas las personas que trabajan en estos Grandes Almacenes,  que llevan soportando la opresión de estas empresas con la complicidad de sus sindicatos FASGA y FETICO.

No puede ser que con la excusa de la crisis empresas multinacionales que lo único que buscan es obtener beneficios millonarios a costa de la destrucción de derechos laborales y sociales, pagando salarios de miseria y eliminando puestos de trabajo, pretendan convertirnos en sus esclavos/as.

 Ya está bien de poner la crisis como excusa para realizar políticas de opresión hacia los obreros/as que solo favorecen al gran capital.

 

 

 

 

¡¡NO SOMOS ESCLAVOS/AS!!    ¡¡FUERA LOS SINDICATOS AMARILLOS!!

 ¡¡NEGOCIAR EL CONVENIO CON TODOS LOS SINDICATOS!!

¡¡NO MÁS EXPLOTACIÓN EN LOS GRANDES ALMACENES!!

¡¡GRANDES ALMACENES EN LUCHA!!

¡¡VIVA LA LUCHA OBRERA!!

 

 

 

 

-PARTIDO COMUNISTA DEL PUEBLO CANARIO (PCPC).

-REPRESENTANTES DE LOS/AS TRABAJADORES/AS DE GRANDES ALMACENES.

31 de Enero 2014

Monroe no se cierra

Desde el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC), hemos mostrado nuestro apoyo a los trabajadores de Monroe el pasado viernes en la concentración convocada por la Asamblea de Trabajadores ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias en Oviedo.

Durante la concentración hemos repartido la resolucion del Comité de Asturias del Partido contra el cierre de la planta, por el mantenimiento de todos los puestos de trabajo y haciendo un llamamiento a la unidad de la clase obrera. También hemos repartido a los trabajadores de forma gratuita el periódico del Partido, Unidad y Lucha, donde entre muchos otros artículos podemos encontrar en las páginas centrales uno dedicado a la lucha de Monroe y como la empresa utiliza la represión como un arma  imputando a Samuel Fernandez trabajador de la empresa y Secretario General de la CSI.

¡Todo para la clase obrera!

El 1 de octubre comenzó una huelga indefinida en la planta de Johnson Controls en Alagón, en contra de los 50 despidos aprobados por la patronal y que suponen una constante en la destrucción de empleo que está aplicando la dirección en la factoría.

El 1 de octubre comenzó una huelga indefinida en la planta de Johnson Controls en Alagón, en contra de los 50 despidos aprobados por la patronal y que suponen una constante en la destrucción de empleo que está aplicando la dirección en la factoría.

El PCPE y los CJC estuvimos presentes, junto a los trabajadores, en los piquetes organizados en el turno de noches y el turno de mañanas del 1 de octubre, que agruparon a más de 100 trabajadores. El paro en ambos turnos fue del 100% en producción, únicamente entraron a trabajar en el turno de oficinas los esquiroles que se dedican al trabajo administrativo, que tienen unas condiciones pésimas de trabajo pero sostienen el látigo con el que la empresa golpea a la plantilla.

Para evidenciar el modus operandi de los capitalistas de Jonhson Controls, totalmente autoritario, hay que decir que por su orden retuvieron durante casi media hora a varios autobuses llenos de trabajadores que querían llegar a la fábrica. De hecho, en el turno de las 6 de la mañana, con la colaboración de la Guardia Civil, introdujeron el autobús hasta dentro de la planta y cerraron las compuertas, pensando que quienes acudirían a trabajar serían esquiroles. Pero todos los viajeros se sumaron al piquete, para sorpresa de los vigilantes de seguridad y de la propia Guardia Civil.

Horas antes de la huelga la patronal había retirado la propuesta de despidos para sustituirlos por despidos voluntarios, sin especificar claramente las condiciones y amenazando a los sindicalistas por haber convocado la huelga. No obstante, estos sindicalistas del comité de empresa, con mayoría de UGT-CCOO-OSTA, plegados a la negociación sin ninguna intención de movilizar a la plantilla, terminaron pactando el fin de la huelga y la aceptación de un ERE de unos 50 días para toda la plantilla.

Como Partido Comunista, con unos análisis desde la perspectiva de clase, observamos que todas estas medidas se enmarcan dentro del contexto de crisis estructural del capitalismo, en la cual los capitalistas pretenden destruir empleo y empeorar las condiciones de venta de la fuerza de trabajo para mantener la tasa de ganancia a toda costa, sin ningún interés en lo que supone para la mayoría trabajadora. Un ERE temporal o incluso un despido de una parte de la plantilla, supone la destrucción progresiva de una fábrica, lo cual conlleva la progresiva reducción de la fuerza de los trabajadores, tanto numérica como cualitativa.

Desde el PCPE llamamos a formar Comités de Unidad Obrera en las fábricas para crear cauces de trabajo común entre los trabajadores comprometidos con la lucha obrera, sin ilusiones en el Pacto Social, independientemente de la afiliación sindical y como forma de superar la traición de las direcciones de los grandes sindicatos colaboracionistas.

 

No es un problema de siglas, no es un problema de territorios, es un problema de Clases Sociales. Debemos organizarnos y Luchar para acabar con “la explotación del hombre por el hombre”, .

 

 

 

La utilización “progresista, de izquierda y rebelde” del dinero público por parte del bipartito P(so)e-Iu, en los presupuestos de Andalucía para 2014, mantiene íntegramente la Administración Paralela, a la que pretende blindar. Y continúa afectando a las condiciones laborales y salariales en el seno de la Administración Pública, aumentando la Tasa de Explotación de l@s emplead@s públicos.

 

La culpa es de Madrid. Excusa patentada por el reformismo andaluz, presente en el gobierno P(so)e -Iu, como bálsamo universal para los problemas que azotan a la Clase Obrera y los Sectores Populares en Andalucía. Quieren convencernos de que la culpa no es de ell@s, repiten una y otra vez; “no es culpa nuestra, sin nosotr@ssería peor”, pese a no creerlo ni ell@smism@s.

 

¿Madrid mantiene íntegramente la Administración Paralela de la Junta de Andalucía?, NO. Al igual que tampoco es la que elige dónde recortar en las competencias que tiene el gobierno de Andalucía. Es el bipartito P(so)e-Iu, el que dice que no despide, y deja fuera de las aulas a 7.400 docentes, y a 7.000 profesionales de la sanidad sin trabajo. ¡Todo una muestra de su apuesta por lo Público!.

 

Los partidos políticos del capital son todos iguales, se llamen como se llamen, se pinten del color que se pinten. Todos defienden los intereses de la burguesía, de la explotación, de la opresión de Clase. Da igual que el P(so)e gobierne con Chaves, que lo hagan el P(so)e-Iu con Griñan y Valderas, con Díaz y Valderas,...pues todos están sometidos al dictado de los intereses del capital, y ninguno Lucha por destruir el capitalismo.

 

El gobierno central, del Pp, y el gobierno autonómico de P(so)e-Iu, sirven a los mismos intereses de Clase. Trabajan por el mantenimiento de las estructuras del capitalismo en el seno de Europa como son; el Euro, la Otan y la Ue, sin las cuales no podrían someter a los países al dictado de unas normas que Socializan las pérdidas (para que las paguen el conjunto de la Clase Obrera y Sectores Populares) y Privatizan los beneficios (que nos roban y utilizan para aumentar su Tasa de Ganancia).

 

No es un problema de siglas, no es un problema de territorios, es un problema de Clases Sociales. Debemos organizarnos y Luchar para acabar con “la explotación del hombre por el hombre”, la explotación del ser humano por el ser humano. Por ello todo lo que no conduzca a esta cuestión y la eluda, es posicionarse, aún ingenuamente, del lado de la explotación y la opresión capitalista.

 

El Partido Comunista del Pueblo Andaluz/PCPE, lucha incansablemente para organizar a la Clase Obrera, para dotarla de conciencia en sí y para si. Para que rompa las cadenas que la atan a la explotación capitalista y luche por la toma del poder Obrero y Popular. ¡Porque sin nosotr@s no se mueve ni un engranaje!

 

 

 

¡O ell@s o nosotr@s!, es la Lucha de Clases.

 

 

 

 

¡TODO PARA LA CLASE OBRERA!

Desde el Partido Comunista de los Pueblos de España transmitimos a la familia, al sindicato LAB, a la Federación Sindical Mundial y a los compañeros/as de lucha de Igor nuestra solidaridad en el dolor.
Este fallecimiento pone de luto a todos los trabajadores/as del estado español y a toda la clase obrera internacional.
El mejor homenaje a Igor es continuar su lucha contra el terrorismo patronal y la explotación, avanzar en la organización de la clase obrera para derrotar la dictadura del capital y construir la sociedad nueva, sin explotadores ni explotados, que fue el sueño de Igor y el objetivo de su lucha y de su vida.


¡Viva la lucha de la clase obrera!
¡Viva el internacionalismo proletario!
Compañero Igor: ¡Presente!

El Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC) expresamos nuestro pesar por la muerte del líder sudafricano Nelson Mandela.

En esta hora, recordamos al dirigente firme e indoblegable que inició su lucha política como dirigente de la Liga Juvenil del Congreso Nacional Africano, organización de la que llegó a ser presidente, que siempre mostró su cercanía hacia los comunistas sudafricanos del PCSA y que, por sus posiciones anti-apartheid, de corte revolucionario y antiimperialista, además de por sus responsabilidades políticas y militares clandestinas, llegó a pasar 27 años en diversas prisiones del régimen racista sudafricano, ganando por ello el respeto y la simpatía de los pueblos del mundo, que se movilizaron masivamente por su liberación durante años hasta que finalmente fue puesto en libertad en 1990.

Durante su mandato como presidente de Sudáfrica, al que accedió con el apoyo de los comunistas sudafricanos, mantuvo relaciones amistosas con Cuba, Libia y otros países del Movimiento de los No Alineados y se inició el desmantelamiento del sistema racista impuesto por el colonialismo, sistema que, lamentablemente, aún hoy se manifiesta en numerosos aspectos de la realidad social sudafricana.

El PCPE y los CJC transmiten al Congreso Nacional Africano, al Partido Comunista de Sudáfrica, a la central sindical COSATU, a las organizaciones populares y antiapartheid de la República de Sudáfrica y a todas organizaciones revolucionarias y progresistas del continente africano su convicción de que el legado de combate de Nelson Mandela se suma al de los grandes dirigentes de la lucha de liberación nacional de Africa, armando a los nuevos combatientes que enfrentan al neocolonialismo y al imperialismo en la tenaz lucha por conquistar la auténtica independencia en torno a un proyecto panafricanista y socialista.

 

Su ejemplo de dignidad y lucha contra un régimen como el Apartheid será recordado por los pueblos del mundo.

Los tiempos que nos tocarán vivir, en el próximo futuro, supondrán grandes cambios, y pondrán a prueba la capacidad del PCPE

 

UyL: Salud, camarada. 30 años son mucho tiempo, ¿qué hubo y qué pasó hace 30 años para que el PCPE, entonces PC, naciera?

 

Confluyeron varios factores, en esa coyuntura política, que hicieron posible nuestro nacimiento. Quizás el primero y más determinante fue el ascenso de la lucha de la clase obrera en la segunda mitad de los setenta e inicio de los ochenta, fue el período de mayor actividad del movimiento sindical y huelguístico después de la II República, ello se trasladó al campo del Partido, de tal manera que las rupturas anteriores con el oportunismo -que nunca cuajaron en nada serio- pudieron catalizar en ese escenario de fortalecimiento de la lucha de clases en el Congreso de Unidad Comunista de 13 y 14 de enero de 1984.

 

Otro elemento importante fue que el oportunismo abandonó muchos de sus discursos más engañosos y se lanzó a una ofensiva internacional para articular su propuesta en torno al eurocomunismo. Es la famosa foto de Marchais-Berlinguer-Carrillo, plantando cara directamente al marxismo-leninismo y rompiendo con el movimiento comunista internacional, reconociendo su alianza con la burguesía para obtener una cuota en la gestión del sistema capitalista. Eso fue clarificador para una parte importante de la militancia revolucionaria de este país.

 

Y un tercer factor importante fue la respuesta del movimiento comunista internacional, que entendió la necesidad de contestar a este paso del oportunismo. Así el pecepunto nació con el apoyo directo de ese movimiento comunista internacional, y eso facilitó muchas cosas; muchas barreras, que antes no se habían conseguido superar entre los distintos grupos por visiones cortas y por sectarismos, se resolvieron.

 

UyL: ¿Qué momentos destacarías en la historia del PCPE como más importantes y definitorios de lo que es hoy?

 

Al PCPE lo marca su mismo Congreso constituyente en primer lugar, fue una ocasión histórica, un Congreso con miles de comunistas con su práctica política inspirada en las tradiciones de la III Internacional, que habían jugado un papel muy importante en la lucha contra la dictadura anterior y que aportaban un caudal político fraguado en el compromiso militante más consecuente y en el heroísmo que marcó a toda esa generación tan duramente represaliada por el capitalismo español.

 

Luego hubo una etapa muy dura, de golpes y traiciones, de contrarrevoluciones en los países socialistas del Este europeo, hasta que llegamos al Congreso de Unidad con el PCOE en 2000, un punto de inflexión en la trayectoria tan difícil que nos había tocado enfrentar.

 

Con ese impulso llegamos al 7 Congreso (extraordinario) donde nos tuvimos que enfrentar a una difícil situación de Dirección. En esa ocasión se demostró la fortaleza de la base militante de nuestro Partido, que mantuvo siempre la confianza en el proyecto a pesar de las dificultades. También la importancia del método, y del respeto al centralismo democrático en la resolución de los problemas. No era fácil resolver la sustitución de alguien en la Secretaría General, que había cumplido un importante ciclo pero que había agotado sus capacidades, y fuimos capaces de hacerlo. Del 7 Congreso el PCPE sale con un nuevo impulso, fortalecido internamente y con una Dirección central fuertemente comprometida con el proyecto.

 

Y por último ha sido el 9 Congreso el que permitió dar un nuevo salto adelante en el proceso de perfeccionamiento del proyecto. Sobre el 9 Congreso se habla mucho, es toda una referencia para el trabajo de la militancia partidaria, y creo que ahí lo que se expresa es la maduración de determinadas posiciones políticas que fueron posibles en un Partido que desde el 7 Congreso trabajaba con una gran rigurosidad en el método, fortaleciendo el carácter colectivo del trabajo de dirección a todos los niveles, mejorando la estructura celular de la organización, y recuperando la formación ideológica como una herramienta esencial para el desarrollo del proyecto sobre bases de rigurosidad científica.

 

Otros aspectos importantes han sido los avances de los CJC, o el importante trabajo internacional realizado durante estos años trabajando para la recuperación del MCI.

 

UyL: Hubo momentos difíciles, la victoria de la contrarrevolución en el bloque socialista, la huida liquidacionista entre las filas del propio partido, ¿cómo enfrentó el PCPE aquellos episodios y qué significaron para su propio desarrollo?

 

Fueron dificultades no previstas y que, en ocasiones, nos encontraron con recursos mínimos para enfrentarlas. Las superamos porque nuestra determinación en el camino de la revolución es insobornable.

 

Fueron muchas las organizaciones, que se reclamaban del campo revolucionario, que cayeron en esa época, y que se disolvieron, en ocasiones de forma vergonzosa. Creo que el elemento común de todas ellas era que miraban por el rabillo del ojo hacia el sistema capitalista, que tenían alguna esperanza en el marco del capitalismo.

 

El PCPE es un proyecto que se fragua con lo mejor de la clase obrera, y catalizando las mejores tradiciones de la lucha revolucionaria española e internacional, auténtico heredero de la III Internacional.

 

Aún así fue duro, perdimos a los elementos más débiles de la organización y sufrimos un cierto grado de agotamiento en nuestras fuerzas. La ofensiva contra el PCPE fue brutal. Pero en esa situación dijimos que cavábamos una trinchera profunda para resistir el ataque y que sólo saldríamos de esa trinchera hacia adelante. Esa determinación tan clara fue fundamental para llegar a donde estamos hoy.

 

Ante dificultades futuras, que estamos seguro que se darán en la lucha de clases, donde el capitalismo atacará con saña las filas revolucionarias, también sabremos resistir y vencer. Estas dificultades pasadas han sido un entrenamiento para las batallas que tendremos que dar en el futuro. En ese aspecto nuestra juventud -CJC- está aprendiendo con enorme celeridad.

 

UyL: Un partido marxista-leninista es un organismo vivo, que cambia, pero ¿cuáles han sido las señas de identidad que cualquiera podría reconocer en todas las épocas de estas tres décadas de PCPE?

 

En una forma abreviada creo que se podría resumir así: Compromiso militante, confianza revolucionaria y confianza en la clase obrera, centralismo democrático, política de masas, lealtad en los compromisos, crítica y autocrítica, dirección colectiva y comunismo científico.

 

UyL: El PCPE, después de los momentos duros, de superar muchas pruebas, se encuentra claramente a la ofensiva y creciendo ¿cuál fue el punto de inflexión en su historia?

 

Sin duda un punto de inflexión determinante fue el 7 Congreso (extraordinario). En ese momento llevábamos ya un recorrido amplio -en el que habíamos afrontado pruebas muy duras-, que constituyó un importante proceso de aprendizaje y de forja de nuestro compromiso militante (una especie de “Así se forjó el acero”). Con ese acumulado hicimos un análisis crítico de nuestras dificultades anteriores, y ello nos dio la oportunidad de concluir un balance y de tomar decisiones superadoras.

 

Luego hay un factor ajeno al Partido, que es la crisis capitalista. Ese cambio de las condiciones en que se da la lucha de clases, unido a los avances en el 9 Congreso, nos permiten empezar a llevar a la práctica las formulaciones que durante años llevábamos haciendo sobre el trabajo de masas y la interlocución del Partido con la clase obrera (ó la fusión del Partido con las masas, en expresión de Lenin).

 

Nuestras propuestas de Comités para la Unidad Obrera (CUO), con el objetivo de la unida de la clase, y de Frente Obrero y Popular por el Socialismo (FOPS) como política de alianzas, son dos herramientas concretas que empiezan a dar sus primeros resultados, y se traducen en avance político y organizativo del PCPE. Todo ello aplicado por una militancia convencida de su proyecto, y que se concreta en combate continuado con moral de victoria.

 

El Partido es hoy una herramienta viva en manos de la clase obrera.

 

UyL: También los CJC, la Juventud Comunista, cumple su 30º aniversario el próximo año, ¿qué importancia y cómo ayudó el partido a construir la organización juvenil, y viceversa?

 

Consecuencia de cómo se ha dado la lucha de clases en el Estado Español, y del desarrollo de las sucesivas traiciones del oportunismo, existe un cierto vacío de una generación que está teniendo muchas dificultades para su incorporación a la lucha revolucionaria. Puede situarse en la generación que tiene hoy entre los cuarenta y los cincuenta años. La organización juvenil significa la recuperación de la tradición comunista en las generaciones posteriores, y su incorporación a la lucha revolucionaria.

 

Por las condiciones objetivas en que se encuentra la juventud obrera hoy, sin ningún tipo de futuro en el capitalismo, avanzan las condiciones subjetivas a pasos acelerados, y ello se traduce en un crecimiento muy importante de los CJC. Claro que esto se puede dar porque el PCPE se ha mantenido en su sitio y la organización juvenil tiene un referente partidario fuerte.

 

Pero, además, esa juventud viene en unas condiciones en las que rápidamente adquiere un elevado nivel de formación política e ideológica, que le depara un futuro muy prometedor. Hay todo un plan de trasvase de cuadros de la Juventud al Partido, que significará una importante elevación de las capacidades de nuestra militancia, y que tendrá una continuidad en el tiempo por la amplitud del crecimiento de los CJC.

 

UyL: ¿Qué actividades o campañas prepara el PCPE, sobre su 30º aniversario, y en general para este año?

 

La campaña principal en relación al aniversario será la realización de treinta mítines a lo largo de todo el Estado. Ya las distintas organizaciones del Partido han fijado estos actos con lugar y fecha determinados. Es una actividad simbólica del avance de nuestra presencia real entre la clase obrera.

 

Por otra parte, en estas fechas se pone en marcha una campaña de afiliación al Partido y a la Juventud, dirigida especialmente a los grandes centros de trabajo, polígonos industriales y lugares de concentración de la clase obrera. Queremos avanzar en la creación de células en los centros de trabajo de una manera significativa.

 

Por otra parte tendremos la batalla de las Elecciones al Parlamento Europeo, donde el PCPE ha trazado una clara propuesta por la salida de ese polo imperialista y por el avance hacia el poder obrero y el socialimo-comunismo. Es una campaña que para la organización ya ha empezado, pues nuestro objetivo es el de explicar nuestra propuesta política clasista, frente a los engaños del oportunismo, que siempre habla de la “Europa social” como un modelo posible dentro del sistema capitalista y como el único horizonte posible.

 

UyL: Para finalizar, ¿qué camino le espera al PCPE en el futuro?

 

El futuro del PCPE es el de convertirse en la fuerza determinante en la lucha de clases en este país.

 

Hay que decir que, desde el punto de vista del proyecto político, ya somos esa fuerza; y que ahora el reto es llevar eso a la fusión del Partido con las masas, logrando que sectores cada vez más amplios de la clase obrera, y de otros sectores populares, reconozcan al PCPE como su fuerza rectora. Esa posición, intrínsecamente vinculada a la esencia de nuestro proyecto, es la que nos permitirá avances concretos en el objetivo de la construcción de una nueva hegemonía entre la clase obrera, arrinconando progresivamente las actuales posiciones del oportunismo.

 

Como fuerza revolucionaria, en el escenario de la profunda crisis del sistema capitalista, nos preparamos para la agudización de la lucha de clases, para un incremento importante de las luchas obreras, y para la consiguiente respuesta represiva de las clases dominantes. Tenemos que convertirnos en una organización capaz de resistir las más violentas persecuciones desde los aparatos del Estado, y que el incremento de la represión no quiebre nuestras estructuras y nuestra vinculación a la clase obrera y con amplias masas.

 

El imperialismo desatará nuevos y más violentos escenarios de guerra en los próximos tiempos. Preparamos la respuesta a esos futuros escenarios de guerra imperialista, es un tema central que no podemos infravalorar. Necesitamos un amplio movimiento de masas contra la guerra, en la perspectiva del socialismo-comunismo. Quebrando los mecanismos de legitimación social de las políticas de armamento y guerra. Llamando al abandono de las tropas, y a convertir la guerra imperialista en guerra civil revolucionaria.

 

Los tiempos que nos tocarán vivir, en el próximo futuro, supondrán grandes cambios, y pondrán a prueba la capacidad del PCPE para jugar el papel histórico que le corresponde. No hemos dejado de prepararnos en estos treinta años, y no dejaremos de seguir preparándonos, con responsabilidad, para estar a la altura de las exigencias del momento.


Escrito por Redacción UyL

Las organizaciones oportunistas -con sus propuestas de conciliación de clases- colaboran con la oligarquía en la guerra general contra la clase obrera.

 

1.- El PCPE llama a la clase obrera a romper las cadenas de la opresión.

El Comité Ejecutivo del Partido Comunista de los Pueblos de España llama a los trabajadores, a las trabajadoras, a la juventud obrera y a los/las pensionistas a levantar su lucha contra el actual sistema político de dominación, que solo ofrece explotación y miseria. El PCPE llama a fortalecer las filas del partido de la clase obrera para avanzar hacia la construcción de la sociedad socialista-comunista.

 

El camino a seguir por el pueblo trabajador es el de terminar con la opresión y -a través de su lucha-, conquistar la emancipación de toda la sociedad, acabando con el capitalismo. Sus leyes son las cadenas que nos oprimen, y la clase obrera no tiene otra opción de futuro que romper esas cadenas para avanzar hacia su libertad.

 

 

 

 

 

 

2.- El capitalismo español se convierte en dictadura férrea para tratar de superar esta crisis.

 

 

 

 

Para tratar de salvar al capitalismo la oligarquía española está robando a la clase obrera de este país todo el valor creado por su trabajo. El opaco rescate bancario (más de 200 mil millones de euros), la reducción de las pensiones (50 mil millones de euros), la reducción  salarial en la función pública, el recorte de becas, la bajada de salarios, etc. son sólo una muestra -parcial- del saqueo de toda la economía del país por parte de las clases parasitarias. El gobierno del PSOE ayer, como hoy el gobierno del PP, junto con los gobiernos autonómicos de CiU, PNV, CC, IU, etc., aplican esta misma política con firmeza dictatorial. Ninguno de estos gobiernos ha renunciado a la estrategia de privatización de todo el sector público, transfiriendo la propiedad estatal a propiedad privada capitalista. Se demuestra en la práctica, una vez más, la afirmación de Carlos Marx: El gobierno es el consejo de administración que rige los intereses colectivos de la clase burguesa.

 

La clase obrera y los sectores populares están siendo sometidos a un brutal aumento de la explotación por la oligarquía española, que encuentra en la reducción del precio de la fuerza de trabajo el único elemento flexible de su sistema económico. Esta oligarquía se apoya en las estructuras imperialistas de la UE para reforzar su posición de clase dominante. Endesa, Panrico, La Caixa, Mercadona, Pescanova, BBVA, Repsol, Banco Santander, Acciona, Telefónica, FCC, etc., son algunos de los grandes grupos monopolistas que ejercen una brutal dictadura utilizando la coartada de una cada vez más menguada democracia burguesa. El aumento de la sobreexplotación de la fuerza de trabajo lleva a la clase obrera a un empobrecimiento creciente y a unas miserables condiciones de vida, hasta el extremo de la malnutrición infantil que afecta a una parte significativa de los hijos e hijas de la clase obrera. Hoy, en nuestro país, la mayoría social, entrega su vida entera -desde su nacimiento a su muerte- a los intereses parasitarios de ese capital monopolista.

 

La última fase expansiva del capitalismo español facilitó al actual bloque de poder la estabilidad de los consensos necesarios para el mantenimiento y legitimación del sistema de dominación, pero hoy, la quiebra económica del capitalismo, lleva en paralelo a una profunda crisis institucional, que afecta a todo el sistema de dominación: crisis del sistema de partidos, crisis de la monarquía, crisis de la unidad del Estado, crisis del sistema judicial, etc. En estas condiciones una parte de la burguesía catalana considera que ha llegado su oportunidad para buscar salidas particulares a la crisis general del capitalismo, desarrollando una estrategia para tratar de conservar la iniciativa política en Catalunya, buscando configurar unas nuevas relaciones políticas para mantenerse como clase hegemónica, lo cual -entre otras cosas- provoca enormes contradicciones en el bloque oligárquico-burgués que ejerce hoy su dominio en el Estado; contradicciones que, siendo ajenas a la clase obrera, deben ser aprovechadas por ésta para hacer valer sus propios intereses. Distraer a la clase obrera de la lucha de clases, y colocarla detrás de su estrategia, es un objetivo no disimulado de la burguesía catalana; que, de prosperar, sería un auténtico balón de oxígeno para consolidar su sistema de dominación, y a su vez para el mismo capitalismo español en su conjunto. El fortalecimiento de todas las estructuras de organización de la unidad revolucionaria de la clase obrera, se convierte en un objetivo de primer orden para los trabajadores y las trabajadoras, tanto de Catalunya como del resto del Estado.

 

El reciente 30 aniversario de la Constitución también puso de manifiesto la profundidad de la crisis institucional. El disciplinado cierre de filas que permitió, durante todos los años anteriores, mantener el tabú sobre la posibilidad de reformar la constitución se ha quebrado. Hoy se expresan diferentes intereses del bloque dominante, sobre lo que ya se muestra como el inevitable cuestionamiento de los consensos acordados al final de la dictadura anterior, en la llamada “transición política”. Ahora se pondrá en marcha una nueva estrategia “para cambiar algo para que todo siga igual”, donde con pragmatismo la burguesía buscará acuerdos con los sectores oportunistas para reeditar una nueva versión de los pactos que hace treinta años le permitieron consolidar su dominación a la muerte de Franco. Ante esta situación la clase obrera tiene que responder con su propio programa de clase, haciendo de la propuesta de República Socialista, de carácter confederal, la seña de identidad de sus intereses, sustentada en una política de alianzas expresada en el Frente Obrero y Popular para la conquista del poder obrero y la sociedad socialista.

 

El engañoso modelo que permitió a la burguesía española mantener un acelerado proceso de acumulación de capital durante trece años (1994-2007) ha quebrado, y no es un modelo recuperable, ni fácilmente reconvertible. Esa estrategia planificada por las clases dominantes –y de corto recorrido-, fue una huida hacia adelante desde la crisis de inicios de los noventa (que a su vez deviene de la crisis de los setenta), que a fin de cuentas no hizo más que situar de nuevo a la burguesía al borde del precipicio, ahora en una situación de riesgo de muerte aún mayor.

 

Hoy las clases explotadoras, necesitan organizar otra forma de capitalismo para tratar de mantener su actual posición hegemónica. Un capitalismo más dictatorial, y que impondrá una mayor desigualdad social. Y esta nueva fase desesperada -si la oligarquía consigue consolidarla- será un paso más en el camino sin retorno hacia su destrucción total. La burguesía sabe que esto es así, y por ello, de forma apresurada, trata de conformar todo un nuevo marco jurídico represivo; se tramita un nuevo endurecimiento del Código Penal, se pone en cuestión el derecho de huelga, se elimina la negociación colectiva, se aprueba una nueva Ley de Seguridad Ciudadana y se asigna un papel policial a la seguridad privada; el próximo paso -cuando la burguesía sienta a sus espaldas el aliento de la clase obrera combatiente- será la militarización de todos los cuerpos de policía, como desarrollo de la imparable espiral represiva a la que está obligada para tratar de mantener su antisocial sistema.

 

El sistema capitalista internacional se mueve en las mismas coordenadas de parasitismo y descomposición. Las potencias imperialistas, la OTAN y otras alianzas imperialistas interestatales, desarrollan una guerra general contra la Humanidad, que se extiende por todo el Planeta. El pillaje y el saqueo, la destrucción del medio natural para tratar de incrementar las ganancias, las guerras imperialistas, el terrorismo de estado que gana mayor capacidad criminal utilizando tecnologías de última generación, la militarización de la economía con el constante incremento del gasto armamentista, la vigilancia y el espionaje universales, etc., son la auténtica careta de la formación capitalista mundial en su fase de agotamiento histórico, el imperialismo. La burguesía está dispuesta a cometer los más terribles crímenes para tratar de conservar su hegemonía, como ayer hizo recurriendo al fascismo hoy avanza hacia un estado policial-militar que le permita el ejercicio mundial de la violencia extrema para el logro de sus fines, sometiendo violentamente a la clase obrera internacional. Todas las fracciones de la burguesía se alinean con esta posición de forma disciplinada. Hoy es más cierta que nunca antes, la afirmación: “socialismo o barbarie”.

 

 

 

3.- La crisis es una crisis de sobreproducción como expresión concreta de la crisis general y estructural del sistema capitalista de dominación.

 

Obreros, obreras, la burguesía dicta todos los días nuevas leyes para someternos a la esclavitud, para arrebatarnos todos nuestros derechos y para aumentar la explotación como nunca hizo en la historia. No estamos volviendo al siglo XIX -como se oye decir con frecuencia-, sino que este es el capitalismo que existirá en el siglo XXI hasta que lo derrote la clase obrera, destruyéndolo hasta sus cimientos.

 

Es una crisis sin salida para el capitalismo. No es posible recuperar la tasa de ganancia con el modelo capitalista impuesto hasta la fecha, por ello el futuro en el capitalismo será de un aumento desmedido de su carácter dictatorial y de la explotación de la clase obrera empobrecida al extremo.

 

Estamos viendo la forma concreta que toma hay la crisis general del sistema capitalista que se inició a principios del siglo XX. Es una crisis de sobreproducción que el capitalismo trata de resolver -como siempre- con un violento proceso de destrucción de fuerzas productivas: paro, desvalorización de capital, cierre de miles de pequeñas y medianas empresas, robo bancario, etc.

 

El gobierno de la oligarquía -ya sea el PP, el PSOE, o una alianza con participación del oportunismo representado por IU y otras fuerzas “de izquierda”- no tiene solución para unas cifras de paro que se mantendrán durante un largo período en el rango de los cinco o seis millones. Una de las tantas consecuencias de esta situación será la pérdida de 2,6 millones de habitantes en los próximos diez años en todo el Estado. Se confirma así un panorama de retrocesos progresivos en las condiciones de vida de la mayoría obrera y popular, caracterizado por el empobrecimiento, la expulsión de altísimos porcentajes de mujeres del mercado laboral para destinarlas al cuidado y la reproducción  familiar,  la sobreexplotación, la pérdida del futuro para gran parte  de la juventud y las constantes agresiones al colectivo de pensionistas que llevan a un deterioro generalizado de sus condiciones generales de vida (sin sanidad ni medicamentos, sin asistencia social, abandonado y empobrecido).

 

 

 

4.- La lucha obrera es el camino.

 

El altísimo desarrollo de las fuerzas productivas -que el sistema capitalista no puede poner a producir porque aumentaría aún más su crisis-, entra en irresoluble contradicción con las relaciones de producción (capitalistas) y sienta las bases para el imparable cambio social. Hoy la clase obrera -poniendo en uso el altísimo desarrollo científico y tecnológico existente- tiene la posibilidad de producir cuanto la Humanidad necesita para satisfacer sus necesidades vitales; son las leyes del capitalismo y la propiedad privada de los medios de producción las que impiden el desarrollo de estas capacidades sociales.

 

Llegó el momento de colocar en la agenda de la clase obrera la lucha por el socialismo-comunismo como un objetivo del presente. Y la clase obrera no está sola en esta tarea, otros sectores populares (autónomos, pequeños productores, campesinado pobre), objetivamente se irán inclinando por esta orientación revolucionaria. Se está conformando así el bloque social que, liderado por la clase obrera, llevará a la derrota de las clases parasitarias hoy dominantes.

 

El capitalismo español trata de mantener en los centros de trabajo su poder absoluto mediante un auténtico estado de terror contra la clase obrera, que tiene que ser contestado con la lucha obrera combatiente; porque hoy renunciar a la defensa de nuestros derechos y agachar la cabeza significa -más que nunca-, facilitar el camino a la patronal para aumentar la explotación y arrebatar cualquier derecho a los trabajadores y trabajadoras. Por ello los colectivos obreros más combatientes, que han protagonizado numerosas huelgas en estos años, son un ejemplo a seguir por el resto de los trabajadores y trabajadoras, porque demuestran que la lucha es posible y necesaria.

 

La Huelga General es, en las condiciones actuales, la herramienta más potente para la defensa de nuestros derechos. Junto a ella las luchas parciales, de empresas y de sector, están aportando una acumulación de experiencia y capacidad de combate que hemos de multiplicar uniendo todas las luchas en una lucha general del proletariado contra la burguesía, por el poder obrero y por el socialismo-comunismo. Una clase obrera curtida en la lucha consecuente por la defensa de sus derechos hará avanzar sus posiciones, y tirará del resto de la clase para situarla a la altura de las necesidades históricas del momento. Sin miedo a la represión, sin temor a los despidos y a todo tipo de represalia empresarial, la clase obrera tiene que ir al combate con determinación de victoria.

 

Los Comités para la Unidad Obrera (CUO) son la mejor respuesta organizativa de la clase obrera a las necesidades del momento, para avanzar en la unidad de la clase y terminar con el fraccionamiento sindical que debilita las luchas.

 

 

 

5.- El Partido Comunista es el partido de la clase obrera. La oligarquía no podrá parar la firme voluntad de las trabajadoras y los trabajadores de caminar hacia su emancipación.

 

El bloque dominante se encuentra en una difícil situación para mantener su posición hegemónica en la sociedad, pero este bloque no caerá si la clase obrera no se organiza para aprovechar este momento y lanzar todas sus fuerzas en una lucha de contraataque decidido hasta la victoria.

 

Victoria que no se alcanzará sin la organización coordinada de todas las luchas obreras, victoria que necesita de un proyecto político propio para derrotar al enemigo de clase de una manera definitiva, victoria que necesita dirección política y lucha por el poder obrero. No habrá victoria si no se lucha con el horizonte estratégico del socialismo-comunismo.

 

El PCPE nació hace treinta años, como síntesis superadora de toda la experiencia revolucionaria del Partido Comunista en nuestro país, y tiene la firme determinación de llevar a la clase obrera hasta la victoria, hasta el poder obrero y hasta la derrota absoluta de la parasitaria oligarquía que nos domina.

 

El PCPE asume el reto de preparar a la clase obrera para la lucha y para el combate, con moral de victoria, y ello será posible a pesar de la represión patronal y del estado policial cuando la clase tenga plena confianza en sus propias fuerzas, en su Partido y en un futuro socialista-comunista. No hay enemigo grande para la clase obrera cuando lucha organizadamente a la ofensiva.

 

No aceptaremos la miseria y la esclavitud que el capitalismo nos depara, no aceptaremos la resignación, ni las humillaciones. Nuestra confianza en la clase obrera nos hace fuertes, no sabemos lo que es el miedo en la lucha, nos levantaremos una y otra vez hasta conseguir la unidad de toda la clase obrera en el combate por su emancipación. Demostraremos que somos vanguardia por nuestras convicciones, por nuestro proyecto y por nuestra práctica política militante.

 

Nuestro objetivo es finalizar cuanto antes con el tiempo de la burguesía española como clase dominante, su derrota llegará más pronto que tarde, el Partido Comunista trabaja por estar a la cabeza de todas las luchas y no descansará hasta la victoria, hasta arrasar con los últimos vestigios de explotación.

 

 

 

POR LA SALIDA DEL €-UE-OTAN

 

POR LA UNIDAD DE LA CLASE OBRERA

POR EL PODER OBRERO Y EL SOCIALISMO-COMUNISMO

Página 179 de 207