Estimados camaradas:

Como miembro del Secretariado Político del Comité Central del PCPE y Responsable de Movimiento Obrero y Sindical deseo agradecer al Partido Comunista de Italia la invitación para estar presentes en este acto de protesta ante los 60 años del Tratado de Roma. Al mismo tiempo, transmito el más fraternal saludo internacionalista y proletario a todos los demás partidos presentes en estos actos de denuncia del origen imperialista de la UE. El Tratado de Roma supuso uno de los primeros pasos para conformar la estructura imperialista europea enemiga de la clase obrera y los pueblos que hoy padecemos y motivo de combate en nuestro quehacer diario desde hace años.

El PCPE ya desde su misma fundación en 1984 así lo denunciaba en las tesis salientes del I Congreso de Unidad de los Comunistas:

La concentración y la internacionalización del capital son base objetiva que impulsan los organismos de coordinación económica, política y militar del imperialismo. Las líneas de coordinación económica, política y militar del imperialismo…

El Mercado Común

El proceso de integración económica que ha dado lugar a la formación del Mercado Común Europeo es un aspecto importante de la nueva configuración del imperialismo en la etapa actual. Un conjunto de naciones, que salieron debilitadas de la Segunda Guerra Mundial por el hundimiento de sus imperios coloniales, firmaron el Tratado de Roma con la finalidad de establecer una barrera exterior común, ampliar sus mercados internos y aumentar su peso económico en la competencia internacional. Se trata de un reagrupamiento regional de viejas potencias coloniales para proteger sus mercados y fortalecer sus monopolios en la disputa por el mercado mundial. Es decir: lo que se produjo fue un proceso de reestructuración imperialista. Nada tuvo que ver la voluntad de los pueblos europeos en un proceso de tal naturaleza. Sin embargo, la fuerte expansión económica que impulsó el Mercado Común, en la segunda mitad de los años 50 y 60, permitió a la burguesía europea extender su hegemonía política, ideológica y cultural. Las capas intermedias existentes y las que surgieron en el proceso de expansión se identificaron con los proyectos de la clase dirigente, imaginando una “eterna sociedad del bienestar”. Sectores importantes de la clase obrera, situados a la defensiva, se dejaron ganar por la tentación reformista. El ascenso de los partidos socialdemócratas en Reino Unido, RFA, Francia, Suecia y otros países y las desviaciones reformistas en el propio movimiento obrero de tradición comunista son los resultados más palpables del fenómeno anterior y de la presión ideológica de la burguesía. Esto explica que algún parido comunista haya aceptado el Mercado Común, FMI e incluso la OTAN, dejándose arrastrar por la corriente del imperialismo europeo - como si por el hecho de ser europeo dejara de ser imperialista -, mientras mantiene su oposición a las formas más brutales que la dominación imperialista adopta en el tercer mundo.

La política de los comunistas con respecto al Mercado Común debe basarse en una posición de clase nítida y firme. La integración económica europea es, sin duda, una operación de matriz imperialista. Incluso, las relaciones económicas en el seno de la CEE son relaciones de carácter imperialista. La división del trabajo en el interior de la Comunidad es una división desigual propia del sistema imperialista…

Mientras tanto, el “europeísmo” es la forma que adquiere actualmente la ideología del imperialismo en la Europa Occidental. La ideología de la burguesía monopolista ha influido sobre los partidos de extracción obrera, que han tendido a “europeizar su política”. La aceptación acrítica del Mercado Común, como si el proyecto económico de la burguesía monopolista europea fuera la expresión de los intereses de todos los europeos, es ajena a la teoría marxista de la lucha de clases, y no podía traer otra consecuencia que el debilitamiento de la tradición revolucionaria del movimiento obrero en la Europa Occidental. En 1916, Lenin ya había advertido de los peligros del “chovinismo europeo” que, en el fondo, supone una tolerancia de los partidos socialdemócratas con respecto a las apetencias imperialistas de la burguesía, estimula las tendencias conciliadoras y reformistas en el seno del movimiento obrero y sólo sirve para acentuar el predominio de las clases explotadoras. En la actualidad, el eurocomunismo considera a Europa – y a los regímenes parlamentarios imperantes en su mitad occidental - como la medida de todas las cosas y, bajo el manto de un “europeísmo” tomado de prestado, ignora la verdadera relación entre los hechos económicos y su plasmación política, por lo que su influencia sobra una parte de la clase obrera europea amplía el ámbito del reformismo socialdemócrata tradicional. No se puede esperar que la conciencia revolucionaria se desarrolle sin “conciencia antiimperialista”.

El triunfo de la contrarrevolución en la URSS, y otros países que construían el socialismo a principios de los noventa del siglo pasado, dejó libres a las fuerzas del capitalismo - sin el freno que suponía el bloque socialista - , lanzándose entonces a una carrera desenfrenada para tratar de recuperar el tiempo perdido. Así, se aceleran las condiciones para la tormenta perfecta que lleva a la debacle la última la crisis capitalista que seguimos arrastrando desde el 2007.

En este escenario de la crisis mundial del capitalismo, todos los factores de la falta de cohesión interna del proyecto de la UE se agudizan. La oligarquía, entonces, desata una brutal guerra contra la clase obrera, ataca todos los derechos que ésta consideraba conquistados y sin retorno, aumenta la tasa de explotación de la fuerza de trabajo de una forma brutal y somete a un empobrecimiento extremo a millones de trabajadores y trabajadoras (un ejército de reserva de casi 30 millones de obreros y obreras sin empleo en la UE). El abismo existente entre la minoritaria élite oligárquica y la clase obrera y los sectores populares se agiganta aún más. El espacio para el consenso y el pacto social se estrecha hasta lo más mínimo, se agudiza la confrontación en la lucha de clases y un fantasma vuelva a recorrer Europa: “todas las fuerzas de la vieja Europa se han unido en santa cruzada para acosar a ese fantasma”: Merkel, Hollande, Rajoy, Tsipras, Theresa May…

Otros males son síntoma de la cercanía de una posible salida violenta para recomponer al capitalismo y volver al modelo más represivo que pretende recuperar la tasa de ganancia reducida por su permanente caída tendencial: el auge de los movimientos reaccionarios y xenófobos. En la antesala de las confrontaciones bélicas interimperialistas la horda ideológica fascista se mueve alimentada por las mismas políticas europeas que padecen las y los trabajadores que huyen de intervenciones bélicas donde la UE es promotora de primer orden como en África y Oriente Medio. Esto está llevando a avanzar a posiciones que conducen a capas populares a refugiarse ante estas ideologías reaccionarias, intentando identificar al más débil como chivo expiatorio: los refugiados y migrantes son moneda de cambio para más represión y violencia para luego justificar mayores cuotas de capitalismo puro y duro. Con el fascismo, con la xenofobia, no se media, se les combate hasta su aniquilación. No podemos dejar que estos movimientos lideren las políticas antieuropeístas hacia un capitalismo proteccionista, de carácter ultranacionalista y belicista, que consigan arrastrar a amplias capas de la clase obrera y popular.

Este acto es un gran paso para unir y hacer ver la contundente y clara posición de los partidos comunistas y obreros contra la Europa imperial. El PCPE trabaja para avanzar en iniciativas de coordinación, por lo que saludamos iniciativas como la de hoy. Para el PCPE “LA SALIDA DEL EURO, LA OTAN Y LA UNIÓN (UE)” puede convertirse en un guión de la lucha diaria contra el imperialismo. Cuanto antes consigamos recuperar la hegemonía en las amplías masas obreras y populares que hoy se dejan llevar populismos reaccionarios y oportunistas (Alberto Garzón, Pablo Iglesias, Tsipras, Grillo…) antes llegaremos al PODER OBRERO y AL SOCIALISMO. Debemos trabajar para que no les distraigan los oportunistas del PIE, todos estos nuevos discípulos de Berstein. Preparar a todos los Partidos Comunistas en Europa para que en sus filas pasemos a la ofensiva y que en ella se vea reflejada y suya la clase obrera para incorporarse al combate decisivo en el que el único final pueda ser la victoria sobre el capital europeo.

 

 

However many celebrations the EU organizes on the occasion of the 60th anniversary of its establishment, it cannot hide its imperialist character, its anti-people mission. The EU was not created in order to serve the interests of the workers but those of big capital. The goal of its establishment and criterion of the EU's strategy is the perpetuation of capitalist exploitation, the servicing of the competitiveness of European capital and its need for very cheap labour power without rights. For this reason, it has been demonstrated in practice that the celebrations about the prosperity of the popular strata which accompanied the founding of the EEC, the establishment of the EU and EMU, not only did not have any real basis for the peoples, but on the contrary conceal the full-scale assault against the workers'-people's rights. What had been won by the workers through harsh class struggles and the pressure exerted by the USSR and the other socialist countries are being taken back. In any case, it is no accident that the EU plays a leading role in anti-communism, the distortion of historical truth, the provocative identification of communism with the monstrosity of fascism.

The political line of the EU thrusts the burden of the crisis onto the workers and along with the measures it implements for the recovery of the capitalist economy and the increase of the profitability of capital, stepping on the ruins of the workers'-people's rights.

With this as the goal, new anti-people measures are being implemented and the mechanisms that support EU capital with new privileges, tax exemptions, subsidies are being multiplied in order to reinforce it at the expense of its international competitors e.g. USA, China, Russia.

In the environment of the sharpening of the competition over energy resources, their transport routes and the control of the markets, the European monopolies play a leading role in imperialist interventions against Syria, Ukraine, Iraq, Libya etc. in order to impose their interests in regions of strategic importance. The EU and the governments of its member states further reinforce their military preparation through the European Defense Union, the Euro-army, the enhanced cooperation between the EU and NATO, the arms race, facts that bear witness to the strengthening of the danger of a generalized military conflict.

In the same reactionary direction, the EU and its member states intensify their mechanisms of repression, surveillance, profiling and intimidation of the peoples, with the basic aim of impeding the activity of the labour-people's movement.

The peoples must be vigilant. They must not shed their blood in the wars for the interests of the imperialists, the major victims of which are the refugees.

The working class, the poor popular strata in Europe have acquired a great deal of experience over the years; the only way forwards is to call the EU into question.It is being demonstrated that the EU is neither eternal nor inevitable. Whatever scenario is adopted "regarding the future of Europe", the peoples will suffer heavy losses.

The European Communist Initiative (ECI) calls on the peoples to struggle and reject both the longstanding supporters of the EU, social-democrats and liberals, and also those that continue to sow illusions in name of alleged"fundamental principles of the EU that were later lost" or the of the anti-worker "acquis communautaire", like the forces of the Party of the European Left.

At the same time, the ECI stresses that they must struggle to decisively isolate the managers and reserve forces of capital, such as the so-called eurosceptic, nationalist and fascist forces, which sloganeer with their positions about the EU and in practice aim to keep the people trapped in every country in the capitalist development path, seeking to undertake themselves the management and perpetuation of the capitalist system, representing sections of the bourgeois class.

The working class, the peoples of Europe have the strength and can reinforce their struggle, fight for the recovery of the losses suffered during the crisis and in general the satisfaction of their demands on the basis of their needs, to come into conflict with the monopolies and the exploitative system, to chart their own path for their own power and economy which will serve their interests and satisfy their contemporary needs, to be liberated from the shackles of the EU and other imperialist alliances.The future of the peoples Europe is socialism, the only real way out of capitalist barbarity.

The peoples must come into conflict with capitalist exploitation in a mass and organized way, must strengthen the struggle against the EU and NATO.

 

 

A todos aquellos y aquellas que hacen seguimiento de las noticias y comunicados del PCPE, a todos y todas los que nos consideran el Partido  referente de la clase obrera, el Partido para la revolución, o simplemente nos siguen porque buscan la verdad de las decisiones política que nos afectan a todos:

En primer lugar queremos agradeceros el interés por el proyecto comunista en España e informaros que nuestras redes han sufrido en los últimos días un sabotaje de origen interno que nos ha dificultado la comunicación.

Los y las comunistas respondemos con la agilidad propia de quienes nos forjamos en el trabajo en cualquier circunstancia, por eso hoy decimos que ya mantenemos el control de nuestros medios digitales y progresivamente iremos recuperando la normalidad en el flujo de información que mantenemos con todos vosotros y vosotras.

Por último, los y las comunistas, los revolucionarios no somos derrotados virtualmente, pues quienes entienden su vida partidaria como una intervención priorizada en la vía virtual tienen un corto recorrido político.

El PCPE tiene la fortaleza que le da su práctica de construir entre las masas el partido para liberar a la clase obrera.

Adjuntamos la carta enviada a la militancia.

Venceremos estas dificultades y las que puedan venir.

 

El Comité Popular del Cono Sur del municipio de Las Palmas se ha organizado en torno a la reivindicación de recuperar la Casa del Niño para Centro Socio Cultural de ese Distrito, que tiene diecisiete barrios y más de cincuenta mil habitantes. Se trata de un edificio racionalista de veinte mil metros cuadrados, situado en una zona estratégica de estos barrios.

En el Comité Popular están integradas decenas de organizaciones vecinales, sociales, culturales y deportivas, y también el Partido Comunista del Pueblo Canario.

Un primer éxito de esta lucha ha sido conseguir la catalogación de este edifico como Bien de Interés Cultural, en su grado de protección máxima, lo cual servirá para impedir los intentos de su demolición o su utilización para fines privados.

El movimiento popular se fortalece en las luchas concretas. La propuesta incluye la ubicación de servicios sociales, casa de la cultura, centro de mujeres, biblioteca, salón de actos, locales para entidades deportivas, casa de la juventud, comedor popular, etc. Todos estos servicios son hoy altamente deficitarios en el Distrito del Cono Sur, cuya población tiene un alto índice de paro y una situación de pobreza que afecta a sectores muy amplios.

El próximo 27 de abril se realizará la próxima Asamblea general para seguir coordinando las acciones, en una fase de movilización social para presionar sobre el Ayuntamiento y las otras instituciones implicadas.

Adjuntamos enlace a la noticia del Diario de las Palmas.

 

 

El pasado 25 de febrero se celebró en Albacete una charla informativa organizada por el PCPE y los CJC, bajo el título "¿Qué son los CUO?", la cual corrió a cargo de Javier Esteban y Lola Jiménez, miembros del CUO de Alicante.

En el acto se hicieron referencias, a la situación actual de los obreros y obreras de este país y del mundo, a las organizaciones sindicales -dejando de manifiesto que el pacto social no es una herramienta útil para nuestra clase si no todo lo contrario-, también se repasó como la patronal ha aumentado sus beneficios a costa de nuestros derechos y ha impuesto un empeoramiento de las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras. Nos relataron acciones concretas y ejemplos reales a los que se han enfrentado en Alicante y otros lugares donde hay CUO. Naturalmente también se hizo una referencia a la Federación Sindical Mundial (FSM) como herramienta del sindicalismo de clase internacional.

El acto finalizó con un interesante y enriquecedor debate entre asistentes y ponentes, donde quedó claro la necesidad de la unidad obrera. Las y los asistentes, de distinta afiliación sindical o sin ella, vieron la necesidad de ir avanzando en Albacete en dicha unidad obrera, en la unidad de acción real, la denuncia, el apoyo, la solidaridad, el internacionalismo, la concienciación de clase, en definitiva, la organización de la clase obrera para defender sus intereses y señalar las injusticias y abusos de las clases dominantes. Por lo cual, las y los allí presentes acordaron celebrar una asamblea en el mes de abril, de la que emane un grupo promotor de CUO en Albacete.

 

El próximo domingo 26 de marzo a las 12 horas en el cementerio de Alicante, en la tumba del poeta, el Ateneo Socio-Cultural Viento del Pueblo rendiremos un Homenaje al poeta comunista y republicano Miguel Hernández , acto que venimos realizando años fuera de los circuitos institucionales.

Desde el Ateneo Socio-Cultural Viento del Pueblo seguimos reivindicando el concepto de cultura popular y el compromiso como arma de lucha, el carácter activo de la Cultura para la transformación de la sociedad. No entendemos la Cultura como un espectáculo, vacío de contenido, sino algo esencial al género humano, capaz de concienciar a los demás y promover cambios efectivos en la sociedad..

Durante lo que llevamos de año se está intentando despolitizar y vaciar de contenido la lucha y la vida de nuestro poeta Miguel Hernández. Las comisiones creadas al calor de esta efemérides no vaticinan la imagen ajustada a la realidad de Miguel Hernández. Denunciamos que desde la Comisión Municipal Organizadora de Orihuela se ha ninguneada al Ateneo y ni siquiera se le han invitado.

Queremos recordar que desde hace años llevamos desarrollando un intenso trabajo en torno a actividades relacionadas con Miguel Hernández y con la Memoria Histórica, ambos indisolublemente unidos. Y desde el equipo de gobierno local oriolano no se nos ha invitado por, creemos, oscuras motivaciones políticas, ajenas al verdadero trabajo de recuperación de un Miguel Hernández comprometido, sensible a las desigualdades sociales motivadas por un régimen económico capitalista.

Desde el Ateneo seguiremos desarrollando nuestro trabajo, como venimos haciendo desde el año 2002, fuera de las farsas e hipócritas manipulaciones y tergiversaciones  institucionales que siempre se orquestan con ocasiones de Aniversarios y Centenarios.

El reconocimiento del poeta y su obra es una labor de compromiso con los ideales por los que luchó y murió, por ello seguimos reivindicando al poeta comprometido, al poeta del pueblo, al poeta comunista y republicano.

"Los poetas somos viento del pueblo; nacemos para pasar soplados a través de sus poros y conducir sus ojos y sus sentimientos hacia las cumbres más hermosas".

 

 

Una delegación del Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) presidida por el amigo Carmelo Suárez, Secretario General, fue recibida fraternalmente en el Instituto Cuano de Amistad con los Pueblos (ICAP) por su vicepresidente, Fernando González, Héroe de la República de Cuba.

Fernando agradeció a los visitantes el trabajo que históricamente han desarrollado dentro del Movimiento de Solidaridad con Cuba (MSC) y su posición de denuncia ante todas las agresiones que ha sufrido la Isla a lo largo de los años de Revolución.

Rememoró además la labor desplegada en el mundo en respaldo a la campaña por la liberación de los Cinco Héroes, y en particular el desarrollado los amigos en España que en todo momento estuvo acompañado de los militantes del PCPE.

También convocó a promover la participación en brigadas organizadas solidarias por el ICAP y los instó que consideren la posibilidad de enviar alguna representación al V Seminario Internacional por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras a realizarse en la ciudad de Guantánamo del 4 al 6 de Mayo de 2017.

En el cordial intercambio, Carmelo Suárez brindó una amplia explicación sobre las realidades políticas y sociales que afronta la población española, donde la mayoría de sus ciudadanos se han visto afectados, principalmente los jóvenes.

Se refirió a la labor que se debe continuar realizando para fortalecer el MSC en su país y proseguir realizando acciones para evidenciar los daños del bloqueo económico impuesto por EEUU a Cuba, el cual se mantiene con todo su rigor a pasar del acercamiento anunciado el 17 de diciembre de 2014.

La comitiva de Suárez estuvo integrada por Víctor Lucas, Responsable político del PCPE en Madrid y el Concejal del Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera y miembro de Comité Central del PCP, Antonio Zurera.

Se encontraban presentes, además, Gladys Ayllón Oliva, Directora en el ICAP, y Juan Carlos Marsán, funcionario del Departamento de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

¡Siempre con Cuba!

 

"Revolución es sentido del momento histórico… Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo" - Juramento de Fidel del 1º de mayo de 2000.

El PCPE hace un llamamiento para participar en el Homenaje a Fidel que se va a celebrar en Madrid el próximo sábado 25 de marzo de 2017.

 

Un año más el PCPE participó el pasado sábado 11 de marzo junto con los ateneos de Huesca y movimientos republicanos de España y Francia en la "XI Marcha Memorial de Borredón" en homenaje al ejército republicano. Esta marcha recuerda a la hecha por los más de 16.000 republicanos españoles que, llegados de las costas francesas, fueron bajados en estación de Borredón-Montalzat, en el centro del sur de Francia. Desde la estación aún tuvieron que recorrer a pie los 6.5 kilómetros que les separaban del campo de Septfonds, donde fueron internados y forzados a trabajar en condiciones tan duras que varios cientos de ellos no pudieron soportar. En la actualidad esta estación pertenece al movimiento republicano y es un centro de interpretación e investigación de la memoria de los españoles republicanos.

Página 4 de 146