El Partido Comunista del Pueblo Canario (PCPC) y los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC) celebramos los 100 años del triunfo de la Revolución de Octubre. Y nada mejor que empezar con la colocación de una pancarta en la fachada de nuestro local en Las Palmas de Gran Canaria, con el lema: "1917-2017, LA TAREA ES LA REVOLUCIÓN”.

Pero tal iniciativa no termina aquí, su aniversario y la defensa de la revolución será el tema central que acompañará a gran parte de las actividades políticas de nuestra organización durante este 2017. Ya sea en el programa de radio “Estrella Roja”, en el 8 de Marzo “Día Internacional de la Mujer Trabajadora”, en actividades culturales a través de la Fundación Obrera de Investigación y Cultura (FOIC), en actos republicanos y de memoria histórica como el 14 de abril ó 6 de agosto, en la actividad anual “Marcha Obrera”, etc. Todo este año de celebración culminará con una exposición que tendrá lugar durante el mes de diciembre dedicada al triunfo de la Revolución de Octubre.

Este va a ser un año en el que los hombres y mujeres comunistas bolcheviques vamos a defender con orgullo este importante y extraordinario acontecimiento histórico, señalando los logros sociales del pueblo ruso que se dieron cuando la clase obrera tomó el poder. Pero además, a nivel internacional reflejando el papel revulsivo que la creación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) supuso para otros pueblos del mundo en la lucha por su liberación, así como el avance de los de derechos laborarles conquistados por los y las trabajadoras. Una etapa histórica que hoy por hoy es, no solo necesario, sino imprescindible recordar, máxime cuando desde la desaparición de la URSS, el sistema capitalista, en su etapa imperialista, aumenta día a día su grado de violencia y explotación, intensificando la barbarie contra los pueblos.

Hace 100 años los y las camaradas de esa parte del mundo hicieron posible la primera revolución socialista que tomó el poder. Hoy nos toca a nosotros y nosotras.

 

 

81 aniversario de la victoria del frente popular. Por la república socialista de carácter confederal

Los y las comunistas del PCPE-CJC de la Vega Baja te invitamos al acto que celebraremos en homenaje y reivindicación de todos aquellos hombre y mujeres del Frente Popular y de las organizaciones obreras y revolucionarias que lucharon y dieron sus vidas por la defensa de la República de trabajadores y trabajadoras y contra el fascismo.

La lucha del presente y del futuro sigue siendo la lucha de la clase obrera y los sectores populares por la República Socialista y el Socialismo y Comunismo y para ello es necesaria la conformación de un frente de lucha y de unidad de clase, un Frente Obrero y Popular por el Socialismo como aglutinador y organizador de la lucha revolucionaria frente a la burguesía dominante y sus lacayos: tanto los reformistas y oportunistas llamados de izquierdas y el siempre presente revisionismo en la historia del movimiento obrero.

 

 

Charla-coloquio: "No hay futuro sin pasado: Frente Popular"

Día y hora: Jueves 23 de febrero a las 20.00.

Lugar: Sede Ateneo Socio-Cultural Viento del Pueblo (C/ Del Río nº 8 Bajo), junto Universidad Miguel Hernández - Campus de Las Salesas de Orihuela.

Presenta: Responsable Político de los CJC del País Valenciano.

Interviene: José María Lucas Ranz (Historiador y miembro de la Comisión Central de Memoria Histórica del PCPE).

Organiza: Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC).

Colabora: Ateneo Socio-Cultural Viento del Pueblo y Fundación Obrera para la Investigación y Cultura (FOIC).

 

 

Sin unidad de clase no hay victoria
 
El Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC) en Albacete organizan la Charla: ¿Qué son los Comités para la Unidad Obrera (CUO)?
 
Este Acto-Público se celebrará el próximo sábado 25 de febrero a las 18:00h en C/ Agustina de Aragon, 23. Y correrá a cargo de Javier Esteban, miembro de los CUO en Alicante y Lola Jiménez del Comité Central del PCPE.

 

Los sindicatos van a iniciar un ciclo de movilizaciones que han sido ratificadas en asamblea por los trabajadores del sector. En un año que la patronal ha batido récord de beneficios, por encima incluso de los obtenidos cuando la Expo, se niegan a incrementar los salarios y empeoran las condiciones de un sector altamente explotado.

Hace pocos días nos despertábamos con la noticia de que las negociaciones entre sindicatos y patronal de la hostelería en Zaragoza se habían roto. La incapacidad de llegar a un acuerdo por parte de la mesa de negociación, tras más de 15 reuniones en más de dos años, ha supuesto que se rompan los contactos, debido fundamentalmente a las irrisorias condiciones que imponía los empresarios.

La respuesta de los trabajadores ha sido inmediata. Por parte de los sindicatos CCOO, OSTA y UGT se convocó una asamblea el día 13, que mostró su firme rechazo a las condiciones puestas por la patronal y aprobó un calendario de movilizaciones para demostrar que no están dispuestos a tragar con unas exigencias que llevarían a los trabajadores del sector a una miseria aún mayor, haciéndoles trabajar más horas por menos dinero.

Entre las exigencias de la patronal se encontraban, entre otras cosas, subir el salario únicamente un 1% después de 3 años de congelación salarial, una subida que es bastante inferior a la subida de los precios que este año se prevé que rondará entre el 2,5 y el 3%. Algo que en la práctica supone la pérdida de capacidad adquisitiva para los trabajadores del sector.

Otra de las exigencias de la patronal era la de aumentar la jornada laboral legal a las 10 horas diarias y crear una nueva categoría, la del “aprendiz”, que cobraría el 60% del salario de un trabajador normal durante un año. Esto en la práctica supone trabajar más horas cobrando mucho menos e introducir una mayor temporalidad en el sector, fomentando que el empresario vaya rotando su plantilla de año en año contratando a todos sus trabajadores como aprendices cobrando menos de 600 euros al mes.

Ante estas exigencias desde el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC) saludamos el firme rechazo que los trabajadores han llevado a cabo y animamos encarecidamente a que luchen por recuperar todos los derechos que se han perdido.

Consideramos una aberración y una provocación que se propongan estas condiciones laborales en un año que se han batido récords de beneficios para la patronal hostelera, superiores incluso a los del año 2008 con la Expo, y creemos que únicamente la unidad y la lucha de los trabajadores serán la garantía de que se pueda poner en jaque a la patronal y arrancarle las concesiones que nos corresponden por derecho.

Desde el PCPE y los CJC apoyaremos y difundiremos las movilizaciones que los trabajadores han aprobado entendiendo que esta es la única forma de que su voz sea escuchada y sus exigencias sean aprobadas. En esta línea, les animamos a seguir convocando asambleas de trabajadores y difundiéndolas para mostrar a los empresarios de la hostelería zaragozana la fuerza del que es uno de los principales sectores económicos de nuestra provincia.

Trabajadores de la hostelería de Zaragoza: ¡Sin vuestro trabajo no hay ningún beneficio!

 

El Partido Comunista de los Pueblos de España y los Colectivos de Jóvenes Comunistas, ante la convocatoria de huelga por parte del sindicato mayoritario de los estibadores Coordinadora Estatal de los Trabajadores del Mar y que también convocan CCOO, UGT, CIG y CGT, llamamos a todo el colectivo de trabajadores y tra- bajadoras portuarios y del mar a secundarla y a toda la clase obrera a apoyar su lucha.

Ésta es una movilización contra la imposición de un nuevo sistema de organización laboral de los puertos. Una imposición a la que nos ha llevado la pertenencia a la Unión Europea. Una imposición con la que el Gobierno español quiere tener contentas a las grandes multinacionales del transporte marítimo de mercancías. Una imposición que pretende borrar de un plumazo los derechos que el digno colectivo de los Estibadores ha ganado tras décadas de lucha a sus espaldas.

Hablamos de un colectivo de más de 6000 estibadores en los puertos españoles. Un sector al que el Capital internacional y nacional quieren dar un golpe de muerte abriéndolo a la privatización. La entrada de las ETT en el sector y la desregularización de los salarios son algunas de las primeras consecuencias de este ataque frontal a los derechos de los trabajadores y trabajadoras de la estiba.

Solo con la lucha consecuente y organizada del colectivo, solo con unos comités de empresa combati- vos y que canalicen las decisiones adoptadas por las y los trabaja- dores organizados en asambleas, este nuevo ataque a la clase obre- ra podrá ser derrotado. Sin los estibadores nada se mueve en los puertos. Con su lucha decidida no se va a aprobar ninguna rebaja de sus derechos afectando a miles de familias. Ante un ataque de esta magnitud, la respuesta debe estar a la altura del momento histórico.

Nuevamente se demuestra que nunca la clase obrera salió beneficiada cuando confió en las promesas de los partidos burgueses, ya estén en el gobierno como en la oposición. Ninguno de los gobiernos hoy posibles en el Parlamento español va a cambiar este conflicto en lo fundamental. Al contrario, la Unión Europea seguirá con su apisonadora si no es frenada por la mayor de las fuerzas que se puede encontrar, una clase obrera unida y organizada.

¡Estibadores, ni un paso atrás!

¡No es hora de esperar, es hora de luchar!

¡Solidaridad con los trabajadores de la estiba!

 

 

Desde el día 2 de febrero, en la Puerta del Sol en Madrid, ocho mujeres se han declarado en huelga de hambre. Las mujeres pertenecen a la Asociación Ve-la-luz, asociación que integran en su mayor parte, mujeres supervivientes de violencia de género.

En su campaña para visibilizar la violencia de género presentan 25 puntos reivindicativos y tienen la intención de mantener su protesta de forma indefinida con el propósito de que los principales partidos políticos y las instituciones tomen en consideración sus demandas.

Las mujeres reclaman que se aplique a las víctimas de violencia de género el mismo tratamiento que a las víctimas de terrorismo. Exigen, entre otras cosas, que el feminicidio sea contemplado en una Ley integral contra la violencia de género y que se suprima la patria potestad y el derecho a las visitas a los condenados por maltrato y se reconozca, a los hijos e hijas de las que han sido asesinadas, el 100% de la orfandad y no una pensión en función de la cotización de la madre, como se viene aplicando hasta ahora.

Para el PCPE la violencia de género es la expresión más trágica y amarga de la retahila de atropellos, opresiones y abusos contra las mujeres. Todos los días se conocen dramáticas y dolorosas noticias de mujeres que han sido asesinadas, heridas, torturadas, amenazadas y maltratadas por sus parejas, exparejas, maridos o exmaridos.

El Partido Comunista de los Pueblos de España nada espera del sistema capitalista, pero no puede dejar de señalar a los poderes públicos y exigirles que la violencia que se ejerce contra las mujeres deje de ser considerado un mal menor.

El PCPE apoya las reivindicaciones de las mujeres que se han declarado en huelga de hambre en Madrid y expresa su solidaridad con todas las que luchan por la erradicación de cualquier manifestación de violencia contra las mujeres.

El Partido Comunista de los Pueblos de España rechaza de manera contundente este flagelo que está costando la vida a miles de mujeres en el estado español y deja, en las mujeres que logran sobrevivir a estas terribles situaciones, una huella imborrable.

El PCPE llama a las mujeres trabajadoras y al conjunto de la clase obrera a tomar conciencia de que la eliminación total de la violencia de género sólo será posible destruyendo este sistema capitalista agresivo y violento que atenta contra la dignidad humana y acabando con el patriarcado que condena a las mujeres a una posición de subordinación, sumisión y desigualdad.

¡Ni una menos!

¡Solidaridad con las que luchan!

¡Viva la lucha de las mujeres trabajadoras!

 

El pasado martes 7 de febrero se realizó la charla "La Represión como instrumento político de la oligarquía:La Ley Mordaza", en Radio San Borondón, junto a otras organizaciones y compañeros/as de lucha.

Se mencionaron los principales casos de represión,al movimiento obrero y popular en el estado, y en Canarias, con ejemplos de experiencias prácticas de represión a los movimientos sociales, sindicales, políticos, e incluso a personas individuales, y como la Ley Mordaza, rebasa a la Ley de vagos y maleantes y demás legislación represiva del franquismo, como bien explicó Suso Junco, por Alternativa SOC.

Se dieron a conocer el reciente caso de represión a Francisco Valverde,miembro del PCPC, multado con Ley Mordaza por recoger firmas para las elecciones, así como los casos previos en los que el Partido ha sufrido la represión, ya sea en huelgas generales, actividades en los barrios donde se suele trabajar, periodos electorales, etc...

El compañero Roberto Mesa, militante de colectivos sociales, pudo relatar los numerosos casos de multas y represión sufridas. Alicia Mújica,compañera abogada penal y laboralista, detalló los principales y más graves cambios que ha traido esta ley. Nora Amaro, militante de CJC, explicó los casos de represión al estudiantado de Gran Canaria por la Ley Mordaza.

Se cerró el acto, con intervenciones del público y con la final conclusión de que solo con la organización en los barrios,centros de trabajo y de estudio podremos combatir y enfrentar mejor esa represión y reforzar la solidaridad. Y de que hay que acabar con el sistema capitalista que genera esa represión de los poderes económicos de los grandes monopolios y la UE contra el pueblo trabajador.

 

 

Ayer fue posible.

Las heroínas de la Revolución de Octubre fueron todo un ejército, y aunque sus nombres se olviden, su entrega vive en la victoria misma de esa revolución y en todas las conquistas y logros de las mujeres trabajadoras de la Unión Soviética (Kollontai).

Hoy nos pueden parecer corrientes, pero en 1917 fueron pioneras a nivel mundial, abriendo el camino a conquistas en otros países.

  • Establecimiento de igual salario por igual trabajo, algo revolucionario en la época.
  • Incorporación de las mujeres al mundo laboral en todos los sectores.
  • Permiso retribuido por maternidad y embarazo. Ocho semanas de licencia de maternidad plenamente remunerada, recesos para la lactancia e instalaciones de descanso en las fábricas, servicios médicos gratuitos antes y después del parto y bonos en efectivo.
  • Matrimonio civil.
  • Procedimiento de divorcio.
  • Extinción de la distinción legal entre hijos legítimos e ilegítimos.
  • Licencia menstrual, días de descanso mensuales para las mujeres. En la historia de la protección a la mujer obrera, la URSS fue probablemente única en esto.
  • Legalización por primera vez en el mundo el derecho al aborto, que se realizaba en los hospitales de forma gratuita.
  • Derecho al voto y ser elegida para cargos públicos.
  • Liberación del trabajo doméstico y socialización de las tareas (casas de maternidad, parvularios, jardines de infancia, escuelas, comedores populares, lavanderías populares, centros de reparación de ropa).
  • Alfabetización como paso imprescindible para la emancipación.

Hoy es necesario.

El sistema no se sostiene, moribundo, pretende por todos los medios, cargar el peso de los costes sociales de la crisis sobre los hombros de las mujeres, fomentando su retirada del mercado laboral y su dedicación al cuidado y crianza de las personas.

Reclamar derechos post-franquistas o estados de bienestar es una pérdida de tiempo y energía, pues ni siquiera con éstos, las mujeres trabajadoras habíamos conseguido la igualdad ni en el mundo laboral ni en las principales tareas vitales.

La única salida pasa por tomar conciencia de la situación y organizarnos para defendernos conjuntamente de éstos ataques a la clase trabajadora y las capas populares. Además de trabajar para construir las bases para una nueva sociedad:

Hacer trizas el aparato del estado burgués: Estructura y Superestructura. Modelo familia, ideología del amor burgués, estereotipo, cosificación... Ayer fue posible y hoy, 100 años después, se hace necesario. Ser feminista y ser comunista es el modo más cabal de ser mujer y trabajadora en un sistema de explotación que no hemos elegido.

Es adquirir conciencia de nuestra condición de doblemente oprimidas y pasar a la organización de nuestra fuerza revolucionaria para abolir el patriarcado y la familia patriarcal y derrotar al capitalismo. No caben pequeñas parcelitas, todo o la esclavitud.

Para ello es necesario desarrollar un Frente Obrero y Popular por el Socialismo al que te invitamos a sumarte.

 

 

Página 6 de 146