Comité Central

Las elecciones celebradas el pasado domingo en las Comunidades Autonómicas de Galicia y Euskadi expresan la actual debilidad de los sistemas de legitimación de la clase dominante en nuestro país.

Son unos resultados que, si bien permiten la perpetuación del sistema de dominación, lo hacen desde una deriva de debilitamiento de los apoyos sociales que le dan soporte. En un caso con un Partido de la burguesía centralista, el PP, y en el segundo con la representación de la burguesía nacional vasca en alianza con la vieja socialdemocracia.

En Galicia el PP obtiene mayoría absoluta del Parlamento Autonómico, y por tanto gobernará la Comunidad Autónoma en solitario. Pero el PP solo ha obtenido los votos del 28,25 % del censo electoral, en unas elecciones que han sumado una abstención del 41,12 %)

En Euskadi el PNV es primera fuerza con el 20,68 % de los votos del censo electoral, a los que se sumará en un previsible gobierno autonómico el PSOE que aporta el 14,72 % de los votos del censo electoral. Es decir, que se formará gobierno con el 35,40 % de los votos. La abstención en esta convocatoria electoral ha sido del 47,14 %.

Estos resultados, que de ser en otros países estigmatizados por el imperialismo español, habrían sido duramente criticados “como una falta de democracia y unas elecciones no válidas”, aquí son proclamadas como “un triunfo de la democracia”.

En lo esencial no cambia nada en la representación política de la dominación de la burguesía en el Estado plurinacional español. En Galicia el resurgir de las posiciones que reclaman el derecho de autodeterminación mejora notablemente sus posiciones (BNG), pero por ahora no rebasa los límites aceptables por el sistema, y en Euskadi se suma la deriva socialdemócrata del antiguo bloque abertzale con la civilizada práctica política del PNV, lo cual también es un factor de estabilidad para el sistema vigente.

La fuerte pérdida de Podemos, y sus aliados dependientes de IU,  es la novedad más significativa, y hay que valorarla como un retroceso de posiciones de una opción marcadamente oportunista y maniobrera frente a otros proyectos políticos más sólidos y coherentes en la defensa de sus proyectos, que tienen anclajes notables en su propia realidad nacional, si bien uno y otro hoy con un carácter diferente.

La lucha por levantar una alternativa de base obrera y popular en Galicia y Euskadi es un objetivo no resuelto ante el incremento de la opresión y la explotación que el bloque dominante de poder en el Estado Español aplicará en la próxima inmediata etapa como respuesta a sus graves dificultades para la acumulación de capitales.

El PCPE, que no ha estado en estas dos convocatorias electorales al sumarse dificultades organizativas propias con el proceso de preparación del XI Congreso, seguirá trabajando en su propuesta de Frente Obrero y Popular por el Socialismo, con las consignas de República, Autodeterminación y Socialismo, impulsando un amplio bloque de alianzas del movimiento nacional popular, como parte sustancial de su estrategia revolucionaria y de la conquista del poder por la clase obrera. 

Secretariado Político del PCPE

14 de Julio de  2020

El 3 de julio se ha reunido el gobierno PSOE-UP, encargado de gestionar los intereses…

La entidad sionista de Israel, como un acto más de su criminal trayectoria, pretende anexionarse el 30% del actual territorio palestino de Cisjordania. Inicialmente había anunciado la fecha del 1 de Julio, que de momento no ha podido llevar a cabo.

El apoyo del imperialismo estadounidense no ha sido suficiente para consumar esta acción criminal, promovida por el corrupto y genocida Benjamín Netanyahu, que es el actual gestor de la dictadura del capitalismo sionista, que se sustenta sobre la falacia de un pueblo judío que ha sido utilizado como pretexto y coartada para la ocupación de los territorios de la Palestina histórica, y para el secuestro, tortura y asesinato de un pueblo que siempre ha respondido de forma heroica a estas acciones criminales, y que nunca ha abandonado sus posiciones de lucha consecuente por la recuperación de su territorio invadido.

Palestina resiste la ocupación sionista desde 1948, desde entonces libra un combate contra la ocupación y por el derecho de retorno para todos/as los que se han visto expulsados de su tierra.

La entidad sionista ha cometido toda clase de crímenes contra el pueblo palestino: robo de tierras, torturas, encarcelamientos extrajudiciales, asesinatos selectivos, asaltos a campos de refugiados como los de Sabra y Chatila, cometiendo miles de asesinatos de mujeres, ancianos y niños. Hoy el sionismo ha convertido a Palestina en el mayor campo de concentración de la Historia, imponiendo a punta de pistola un apartheid que maneja de forma indiscriminada la vida y derechos de todos los palestinos.

Hace 72 años que Palestina resiste, con una heroicidad admirable, a la ocupación sionista. En este tiempo ha sido miles las vidas entregadas, en la continuada resistencia al robo de la casi totalidad de sus tierras.

El imperialismo norteamericano, como aliado incondicional del sionismo, ha impuesto la inestabilidad en la región, comenzando desde el mismo momento en que el sionismo se proclama estado en las tierras palestinas, infringiendo todas las leyes internacionales, y acabando con los derechos de un pueblo libre. La complicidad de este imperialismo ha continuado en la región, desde entonces, con apoyo directo a las estrategias de guerra, como la de Siria con más de 380.000 víctimas mortales, y que hoy sufre un bloqueo criminal impuesto por el gobierno de EEUU, o cómo la intervención imperialista encabezada por el gobierno de Arabia Saudí, que desde hace seis años  desarrolla una brutal guerra contra el pueblo de Yemen. En este último caso, tanto la monarquía española, cómo los gobiernos de PP y PSOE-UP, actúan como aliados del sionismo facilitando todo tipo de suministros de guerra a la potencia agresora.

El imperialismo internacional desarrolla de forma continuada una campaña de injerencias bélicas, y también económicas, que suma diariamente una cadena de víctimas. Una acción continuada, cuyo fin es situar a los pueblos de Oriente Medio en una constante espiral de guerras, invasiones y asesinatos.

La llamada “comunidad internacional”, encabezada por países que una y otra vez pretenden arrogarse la legitimidad de la democracia global, se muestran como cómplices silenciosos de los brutales crímenes del sionismo internacional. Y, por ello, no han dicho una sola palabra ante este nuevo episodio de la violencia sionista

El PCPE tiene la convicción de que Palestina vencerá, y que su victoria llevará a la derrota al imperialismo estadounidense en la región, y también al sionismo internacional.

Denunciamos la práctica del robo y el saqueo contra el pueblo de Palestina.

Exigimos la inmediata liberación de los presos, entre los que se encuentran más de 400 menores.

Exigimos al actual gobierno de PSOE-UP la condena sin paliativos de las pretensiones anexionistas del sionismo, y sus crímenes contra el pueblo Palestino.

El PCPE apoya con determinación la propuesta del pueblo Palestino, que lucha por la convivencia pacífica en un solo Estado, que permitirá el regreso de todos/as los/as exiliados/as.

El PCPE hace un llamamiento a la unidad de acción y a la movilización popular de todos los pueblos, sobre la base de los principios del internacionalismo proletario, en contra del proyecto sionista que pretende acabar con el pueblo palestino.

 

Secretariado Político del Comité Central del PCPE

2 de julio de 2020

Tras el abandono de la huelga de hambre –y sed también, inicialmente- por el preso político vasco, Patxi Ruiz, encarcelado en el centro penitenciario De Campos del Río (Murcia), se impone hacer una valoración, aun general, del agravamiento de las ya de por si inhumanas  condiciones penitenciarias de población reclusa, tanto política como social. 

En el contexto actual de empeoramiento de las condiciones en las cárceles a causa de la COVID-19, Patxi Ruiz se jugó la vida para denunciar la situación y realizar una serie de demandas absolutamente justas y legítimas: 

-Libertad para los presos y presas enfermos/as y para quienes tengan la condena prácticamente cumplida.

-Entrega de material sanitario para evitar contagios (guantes, mascarillas, gel desinfectante, etc.)

-Realización de test tanto a los presos y presas  como a los carceleros/as.

-Permisos que permitan acudir al fallecimiento de un familiar para despedir con dignidad a sus seres queridos.

-Fin de la ilegal dispersión que afecta al conjunto de presos y presas políticas.

Sin duda, las cárceles tienen un fuerte componente ideológico, siendo una de sus funciones vitales el encerrar a todo tipo de disidencia política que lucha contra este sistema criminal y explotador. Al Estado le importa poco o nada la reinserción, ni del colectivo de presos y presas sociales, ni de los políticos/as.  Para la burguesía las cárceles solo son mataderos donde abandonar a su suerte a los hijos e hijas  de la clase obrera que acaban en ellas y  exterminar a quienes de, una u otra forma, hayan hecho frente al sistema. 

Desde el PCOE y el PCPE condenamos el maltrato hacia los presos y presas  que sucede en las cárceles, nos solidarizamos con el caso de Patxi Ruiz y con la huelga de hambre que realizó  para defender los derechos que le corresponden y hacemos un llamamiento a la amnistía de todos los presos políticos existentes en el Estado español, junto a la creación de un sistema real de integración para aquellas personas que cometan crímenes.

¡Libertad de los presos y presas políticas!

 ¡Por una justicia por y para el pueblo!

 

Publicamos el texto base del acuerdo de trabajo alcanzado por Red Roja y el PCPE en relación con su intervención práctica en el movimiento obrero y popular:

FRENTE DE SALVACIÓN DEL PUEBLO

Llamamiento de urgencia para organizar la respuesta colectiva que salve al pueblo.

Ante una situación, en la que la Covid-19 ha acelerado de golpe la crisis económica que ya se estaba iniciando meses atrás, y que sitúa a la clase obrera ante un futuro de sufrimiento y carencias de todo tipo, respondemos con un llamamiento a las fuerzas obreras y populares para organizar una estrategia común, cuyo objetivo central sea salvar al pueblo.

Estamos ante la necesidad imperiosa de unir las fuerzas de la mayoría social para levantar una  ofensiva generalizada  que obligue a los ricos y a toda la cohorte de parásitos capitalistas a pagar por su crisis. Si su sistema es el responsable de nuestra crítica situación; que paguen ellos con la riqueza que han acumulado a costa de nuestro trabajo y de los míseros salarios que nos imponen.

Frente al paro, la precariedad y la pobreza; frente a la mayor explotación de la mujer trabajadora, la sangrante situación de una juventud sin futuro, y una clase obrera inmigrante prácticamente esclavizada, será la fuerza del pueblo unido en lucha la garantía de la VICTORIA, en una batalla que será dura y desigual, pero en la que somos la fuerza más numerosa y más motivada.

Unamos en un único torrente fecundo todas las energías y expresiones diversas de la lucha obrera y popular. Porque la dispersión nos debilita, y la unidad es el camino a la VICTORIA.

Años de privatizaciones y recortes sociales, del desmantelamiento industrial y pérdida de derechos laborales y, también, las políticas impuestas por la UE en la distribución internacional del trabajo, sitúan a millones de personas en el abismo de la exclusión social. Todo ello ejecutado los pasados años por diferentes gobiernos, con discursos variados pero con el mismo objetivo: entregar lo público a los grandes monopolios para aumentar sus parasitarias ganancias, imponiendo a nuestro país un modelo económico centrado en los servicios.

También, en este tiempo, los bancos han saqueado las finanzas públicas de todas las formas posibles, y hasta siguen sin devolver los 62.000 millones de € oficialmente reconocidos. Y, ahora mismo, las  grandes  empresas de la energía y la obra pública presionan, de todas las formas posibles, para que se apruebe un plan de reactivación económica que tenga como prioridad central seguir engordando sus insaciables caudales. Todo ello asociado a un sistema en el que, mientras millones de familias no saben cómo llegar a final de mes, una minoría de empresarios corruptores y políticos corrompidos, con su mayor representante en la familia Borbón, tratan de salvar sus beneficios a costa del sacrificio de la inmensa mayoría.

A todos estos escándalos se unen los más de 30.000 millones de euros anuales de gasto militar que, obviamente se detraen de gastos sociales. Este gasto de dinero público no está justificado por necesidades defensivas, sino impuesto por la pertenencia a la OTAN con la consiguiente subordinación a los intereses del imperialismo yanki, que un gobierno detrás de otro, tan patriotas ellos, siguen manteniendo.

Nuestra lucha es por un futuro de justicia, libertad, solidaridad y hermanamiento entre los pueblos. Un futuro basado en la planificación racional y democrática de la economía, que ponga su prioridad en las personas y no en el beneficio privado de un reducido grupo de parásitos y explotadores, que revierta las privatizaciones, y que garantice el acceso a un trabajo, una vivienda y unos servicios sociales dignos para todos. Futuro que llegará a través de la unidad de las luchas de todo el pueblo, contra las reformas laborales, contra los recortes, contra la explotación cada vez más sangrante de los trabajadores y la degradación generalizada de nuestras condiciones de vida. Es hora de decir BASTA y trabajar en unidad por los objetivos comunes de la mayoría, objetivos que ponen en jaque a la dictadura de la oligarquía financiera y monopolista.

Por todo ello exijamos: 

  • NACIONALIZACIÓN DE LA BANCA
  • NO AL PAGO DE LA DEUDA PÚBLICA
  • RUPTURA CON LA UNIÓN EUROPEA Y EL PODER DE SUS MONOPOLIOS 
  • INTERVENCIÓN SOCIAL DE LAS GRANDES EMPRESAS DE DISTRIBUCIÓN Y PRODUCCIÓN (eléctricas, suministros….)
  • PLANIFICACIÓN RACIONAL Y DEMOCRÁTICA DE LA ECONOMÍA PARA SATISFACER LAS NECESIDADES DE LA MAYORÍA SOCIAL, GARANTIZANDO LA REINDUSTRIALIZACIÓN DEL PAÍS Y LA RECUPERACIÓN DE NUESTRA SOBERANÍA A TODOS LOS NIVELES. 

¡UN PUEBLO UNIDO JAMÁS SERÁ VENCIDO!

 

La crisis del COVID-19 ha puesto de manifiesto algo de lo que tal vez en…

La Fiscalía del Tribunal Supremo empieza a enterarse, por fin, de lo que es una convicción general en toda la opinión pública, nacional e internacional: Juan Carlos I cobró una comisión de 100 millones. Parece que en esta ocasión, que no es la única en que ha metido la mano, el empuje de un fiscal Suizo, que tiene alguna documentación facilitada por alguna amiga del Rey Emérito, ha obligado al apresurado movimiento del Fiscal del Supremo, para tratar de evitar que una vez más quede en evidencia la complicidad de la Justicia española.  

Un Rey a la fuga sería como dar continuidad a una vieja tradición de la familia de los Borbones, y este parece ser un escenario cercano a día de hoy. Algunas publicaciones apuntan que la República Dominicana podría ser el posible retiro dorado del cleptómano. No deja de tener su gracia que el comisionista considere una República como el lugar más seguro para su retiro. 

Esta es la historia de un Jefe de Estado que no solo se instaló en el poder bañado por la sangre de la represión del tirano Francisco Franco, sino que en el ejercicio de sus funciones protagonizó todo tipo de escándalos que los Servicios Secretos le tapaban una y otra vez. Juergas de todo tipo, amantes amenazadas por los aparatos del Estado cuando trataron de contar sus aventuras, golpes de Estado y un largo etcétera jalonan la historia de su Jefatura durante casi cuarenta años. Nada de extrañar en realidad, pues su actuación da continuidad a las tradiciones más arraigadas de sus antecesores, con ejemplos tan representativos como Felipe V o Fernando VII, que manejaron este país como finca propia, en la que robar, asesinar o mantener a una corte de vividores, cortesanas y parásitos era lo más normal en la vida.

Al mismo tiempo, en este país hay decenas de miles de personas en prisión por coger algo para comer, o como consecuencia de la pequeña delincuencia que tiene su origen en la opresión y la marginación social que provoca el sistema. Esa pequeña delincuencia, y esas sustracciones por hambre, se pagan con muchos años de cárcel, y para que eso no diera mucho trabajo al Estado se inventaron lo de los “juicios rápidos”, pues no vale la pena dedicar muchas energías a quienes van a estar entrando y saliendo de la prisión durante toda su vida.

Cuando se roba en cantidades grandes no se suele ir a prisión, o se va a prisión en condiciones de lujo como es el caso de Iñaki Urdangarín.

Si este país fuera una democracia, y con la contundente evidencia de los hechos (no solo estos últimos, sino todos los anteriores también), ya habrían faltado minutos para dictar una orden de prisión preventiva ante el alto riesgo de fuga del ladrón. Pero este país no tiene un sistema democrático …, ni de lejos.

Por eso hay que seguir con la lucha y con la movilización social, para exigir el procesamiento y la prisión inmediata para Juan Carlos I, por este robo y por todos los anteriores. También, para no dejar el trabajo a medias, lo mismo para su cómplice Felipe VI. 

Haciendo uso de los términos políticamente correctos, se podría decir que la democracia española no tiene narices para meterle mano a Juan Carlos I. Con el evidente riesgo de fuga de este sujeto, lo primero sería proceder a su prisión preventiva para evitar que tengamos un nuevo Rey a la fuga en nuestra historia. Pero, por ahora, parece que ni tan siquiera una Comisión de Investigación en el Parlamento saldrá adelante ...

Es el momento del pueblo organizado

Para exigir que se haga justicia y se le condene junto a todos los sicarios con apellidos nobiliarios que han actuado como sus tapaderas durante todos estos años.

Es el momento del pueblo organizado 

Para forzar el exilio de toda la familia Borbón y exigirles que devuelvan todo lo que nos han robado.

Es el momento del pueblo organizado 

Para proclamar la República Socialista que lleva a la clase obrera al poder y, sobre la base de un nuevo proyecto  histórico de estado,  resolver en la práctica el problema territorial de España al reconocer el derecho a la Autodeterminación de los pueblos. ¡Y que los Borbones se vayan p´al carajo! A emigrar, para no perder la viejas tradiciones familiares.

El PCPE se suma a la campaña en defensa de la sanidad pública y a las movilizaciones que el próximo día 20 de junio se realizarán en diversas ciudades.

En Madrid por iniciativa de diversas organizaciones, entre las que se encuentra el PCPE, ese día hay convocada una MANIFESTACIÓN por la DEFENSA DE LA SANIDAD PÚBLICA. Se incluyen además otras reivindicaciones como: 

  • DEROGACIÓN DE LA LEY 15/97, 
  • QUE SE DETENGAN LAS NUEVAS PRIVATIZACIONES, 
  • QUE VUELVA A MANOS PÚBLICAS TODO LO PRIVATIZADO. 

Pues sin alcanzar esas exigencias, la defensa de una sanidad pública y de calidad es una mera quimera y una proclama meramente cosmética y de cara a la galería, pero dejando intacto el actual sistema sanitario que, si algo hemos aprendido durante la crisis sanitaria del covid-19 es que está bastante maltrecho por años de privatizaciones, externalizaciones y recortes.

En el resto del Estado, el PCPE promoverá junto con las organizaciones que se sumen a la campaña o, en solitario, donde eso no se dé, CONCENTRACIONES con los mismos contenidos y reivindicaciones.

Hoy el pueblo trabajador y los sectores populares tenemos claro que la magnitud de la pandemia podría haber sido mitigada parcialmente con adecuadas inversiones en preparación para pandemias, salud pública y administración ambiental. Que con un sistema sanitario menos golpeado por los recortes el número de muertes hubiera sido mucho menor. No queremos nunca más ver como se practica el descarte humano y se deja sin asistencia a personas por la falta de medios, mientras se consumen ingentes cantidades de dinero en gastos parasitarios. El virus enferma, pero el capitalismo que introduce empresas privadas en la sanidad y que hace de la salud un negocio, mata a gran escala. 

Es hora de trasladar el agradecimiento, al personal sanitario y no sanitario, por sus esfuerzos en una lucha en la calle para imponer una sanidad pública, gratuita y de calidad para la amplia mayoría social, para el pueblo trabajador y capas populares. Esa es la única garantía de no ser sacrificados/as y alcanzar una vida y trato digno cuando enfermamos.

Todas las convocatorias contarán con el plan sanitario adecuado a la fase de desescalada del momento, incluso por encima de las exigencias legales.   

NUNCA MÁS MUERTES EVITABLES, NUNCA MÁS LA SANIDAD Y LA SALUD COMO NEGOCIO. 

SANIDAD PÚBLICA Y DE CALIDAD AL SERVICIO DEL PUEBLO TRABAJADOR.

Sólo el pueblo organizado salva al pueblo.#TuLuchaDecide.

El 16 de mayo de 2020, dos delegaciones de los máximos órganos de dirección del…
Página 1 de 52