Actualidad

Que sea una unión de pueblos libres y soberanos y en la que el poder…

En Madrid, el pasado 25 de junio, las dirigencias de las centrales sindicales CC. OO y UGT, se sentaron una vez más a compartir mesa y sonrisas con la CEOE y CEPYME; las patronales del gran capital y de la mediana burguesía. Dueña la primera de las empresas del IBEX 35 y de las grandes empresas del estado español y la segunda representante de la mediana burguesía propietaria de más del 70 % del tejido empresarial; dueños de empresas en las que, por poner un ejemplo muy reciente, se sobreexplota y abusa de jornaleras, o de esa multitud de empresas del sector servicios en que se somete a la clase obrera a todo tipo de abusos laborales y personales. Esta ocasión han firmado el IV AENC, Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva.

El modelo sindical practicado por la dirigencia de las organizaciones que hoy representan a los trabajadores y trabajadoras, no es nuevo ni sorprende, este modelo sindical basado en el ‘diálogo social’ es la garantía de la prolongación de la paz social de los últimos años. Paz social que le asegura a la patronal su estatus y hegemonía política y social.

Fue desde el primer momento del cambio de régimen -que no de sistema- cuando se comienza el abandono de posiciones revolucionarias por parte de determinados miembros de las cupulas de dirección de las organizaciones sindicales y partidistas.

Prueba de ello, fueron los Pactos de la Moncloa y las diferentes reformas laborales mayoritariamente aceptadas, por UGT y CCOO. Desde las huelgas generales de 1985 y 1988 las posteriores huelgas generales se limitaron a la queja y pataleta y no a la elevación de la confrontación de clases. Un cuadro de desidia incapaz de defender los legítimos intereses de la clase obrera.

Esta Paz social-laboral es la que posibilita que se hayan impuesto sin costo alguno para el capital, las diferentes leyes y reformas laborales, principalmente las del 2010 por parte del PSOE y 2012 del gobierno del PP. En estas dos ocasiones se convocaron huelgas generales que se gestionaron al margen de las necesidades y aspiraciones de la clase obrera y los sectores populares.

En estas dos leyes o reformas laborales, la patronal impuso el fin de facto de la negociación colectiva, se introdujo una fórmula de convenio colectivo que da primacía al de empresa anulando el sectorial, consiguiendo con ello la división de los intereses ¨fuerza¨ de los trabajadores, facilitando el que la patronal pueda presionar al trabajador con amenazas de despido y un largo decálogo de situaciones nefastas para los intereses de la clase obrera.

Paz social-laboral que posibilita el que los gobiernos de turno y los partidos del arco parlamentario burgués, por mandato de la patronal, pongan en marcha el Pacto de Toledo que está orientado a la liquidación del sistema de protección para el colectivo de Jubilados y Pensionista.

Y con esta Paz Social-Laboral que solo favorece al capital y sus aliados quienes se autodenominan como legítimos representantes de la clase obrera ante la patronal vuelven a firmar otro acuerdo con el capital, en esta ocasión el IV AENC, Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva. Desde el 2010 se vienen firmando estos convenios que solo han servido para confundir a los trabajadores y trabajadoras creando falsas expectativas y sirviendo para que los sindicatos que los firman los presenten como un logro de la ¨falsa¨ lucha sindical.

Denunciamos la firma del preacuerdo del IV AENC por varios motivos:

  • No es vinculante, ni de obligado cumplimiento con lo que estamos ante un brindis al sol.
  • Subidas vergonzosas e irreales: Las pobres subidas salariales que se han firmado (“en torno” al 2% fijo y 1% variable) además de que no compensan las pérdidas salariales de los últimos años, se ligan a la evolución de la productividad, resultados y control del absentismo, aspectos de difícil control por parte del trabajador y que terminan siendo contrarios a sus intereses. Esta vinculación con la productividad es todo un triunfo de la patronal que llevaba años intentando colocar este indicador como trampa para la clase obrera.
  • Pérdidas de derechos: Como la posibilidad de introducir mecanismos de revisión salarial dentro de los convenios colectivos.
  • Plantea una subida del SMI confusa: No solo porque los escasos 1000€ en 14 pagas va a depender de la capacidad de negociación en cada sector o empresa sino porque es sospechoso que hace 6 meses se haya firmado con el Gobierno llegar a los 850 € y con muchas condiciones de por medio.
  • Elude abordar lo principal: Como la derogación de las contrarreformas de 2010 y 2012 que tantos años llevan prometiendo estos sindicatos. O el control de la siniestralidad laboral o el nefasto papel de las ETT.

Que los sindicatos están obligados a negociar con la patronal es reconocido por toda la clase obrera, pero que estas negociaciones desde un primer momento estén atenazadas por la maldita Paz Social-Laboral y que el objetivo de estas negociaciones solo sean el mantener los privilegios de las clases explotadoras, no es aceptable.

Hoy las dirigencias de los sindicatos, y en especial las de UGT y CCOO, no comprenden que solo a través de la confrontación entre la clase obrera y la patronal se podrán conseguir mejoras para nuestra clase.

El PCPE exige la derogación de todas las leyes y reformas laborales aprobadas por los diferentes gobiernos de la burguesía, en especial la de 2010 del PSOE y la de 2012 del PP.

La inmediata retirada de todos los acuerdos del Pacto de Toledo.

La retirada inmediata del IV AENC.

El PCPE hace un llamamiento a la clase obrera y a las capas populares a organizarse en defensa de sus intereses, a romper con este modelo sindical que solo persigue la negación y anulación de la lucha de clases. Sola la clase obrera desde sus organizaciones clasistas podrá revertir el estado de sobreexplotación actual al que el capital la somete.

Este día 28 de junio se celebra el día del Orgullo LGBTI. El PCPE y…
La noticia de la puesta en libertad provisional de "la manada" dictada por la Audiencia…
El Secretariado Político del Comité Central del PCPE celebra la llegada de los 630 inmigrantes…

El pasado miércoles 30 de Mayo, los Partidos presentes en el parlamento burgués fueron llamados a cumplir con su deber y a cumplir su papel en el apuntalamiento del sistema capitalista y del régimen del 78, que en franca decadencia se desmoronan inexorablemente. Asistimos a un festín de aves de rapiña del que surge el nombramiento de Pedro Sánchez como presidente de gobierno. A partir de ese momento un golpe de aire recorre el país, el grueso de la Clase Obrera parece respirar ante la sonrisa y las promesas de Pedro Sánchez, del resto de la burguesía socialdemócrata y de los poderos del estado burgués; pero lo que respira es la polvareda de un viejo pilar podrido que cae.

Como gestor de los intereses del Capital, su primera posición contra los intereses de las clases desfavorecidas, fue declarar, que gobernará con los presupuestos aprobados por esta cámara; presupuestos presentados y defendidos por el PP.

Las primeras declaraciones en torno a la derogación de las Reformas de las Pensiones y Laborales, tras la toma de poder, son clarificadoras a pesar de la imagen que se nos pretende vender, su imprecisión; de su boca ha salido “no podemos resolverlo todo”.

Se dirige a la clase obrera, capas populares y masa trabajadora como si no tuviéramos memoria. La Reforma de las Pensiones no se toca, no porque no tenga tiempo; sino porque bajo gobierno del PSOE se aprobó el Pacto de Toledo en 1995 con los votos de PSOE, PP, y el silencio de IU. Estos Pactos supusieron el desmantelamiento estructurado de uno de los mayores logros históricos obtenidos a través de la Lucha Obrera, el Sistema Público de Pensiones. De estos Pactos surgió un grupo de poder a las órdenes de Maastricht y la Comunidad Económica Europea, encargado de preservar y garantizar este desmantelamiento, la Comisión del Pacto de Toledo. Una comisión que está compuesta en la actualidad por PP (10 miembros), PSOE (6 miembros), C,s (1 miembro), PNV (1miembro), PDeCat (1 miembro), ERC (1 miembro) y PODEMOS (1 miembro); estos personajes en representación de la burguesía fascista, nacionalista y socialdemócrata, son los que dictan a Pedro Sánchez y los que ordenan que la Reforma de las Pensiones no se toque. La agenda capitalista impuesta por la Unión Europea, el BCE, el Banco de España y la CEOE sigue su ritmo.

Desde el PCPE no permaneceremos impasibles. Los Colectivos de Lucha de Pensionistas, Obreros y Populares deben seguir ahondando en la Unidad Obrera y en la brecha de la lucha; entender que la Defensa de las Pensiones es parte de la Lucha de Clases, y que solo se gana en la calle. En esta tarea, la vanguardia revolucionaria que es el PCPE seguirá unido a nuestra/os hermano/as miembros de la clase obrera y sus aliadas.

Con la caída del gobierno de Rajoy no se ha conseguido victoria alguna, solo cambiar de gestores de las viejas estructuras impuestas en la Transición; la puntilla hay que dársela al Capitalismo, a la Unión Europea y a la OTAN.

Desde el PCPE seguiremos trabajando en la defensa de los pensionistas y jubilados, seguiremos haciendo un llamamiento a la necesaria unidad de clase que haga frente a los intereses del Capital, derrotaremos las leyes de los gobiernos de la burguesía marchando todos Unidos.

Ahora es el momento de empujar hacia la Huelga General y paralizar el estado, no para obtener promesas reformistas que alienan y dividen; sino para iniciar el camino hacia el único gobierno posible, un Gobierno de la clase obrera, del Proletariado.

La sentencia conocida estos días, que impone muy duras penas de cárcel contra el grupo…
La profundidad de la crisis general del capitalismo español hace que sus principales actores políticos…

 

Este 2018 se celebrara una nueva edición de la escuela de formación Trifón Medrano, tendrá lugar en Aguilar de la Frontera los días 14 y 15 de Julio.

Como ya hemos afirmado en más ocasiones la escuela debe ser el elemento teórico práctico que sirva al conjunto de la militancia del PCPE y JPCPE como el instrumento que nos adentre para su comprensión en las categorías científicas del Marxismo-Leninismo.

Nuestro criterio a la hora de celebrar las escuelas de formación jamás será el que impida que los camaradas sean cual sean sus nivel intelectual y de conocimientos teóricos puedan o no asistir a esta, no compartimos la idea de un desarrollo de formación la cual se imparte selectivamente "cuadros y militantes" este modelo de formación que otros si llevan a cabo, el cual quisieron imponer en nuestro Partido, no corresponde a la aplicación formativa de carácter Leninista.

La formación en el PCPE es un todo necesario, nosotros lo consideramos un elemento de nuestra práctica partidista que no podemos separar de la vida vital de la organización, es parte fundamental del desarrollo individualmente y colectivo de todos nosotros.

La escuela central de formación la cual esta abierta a la participación de todos los camaradas, militantes, premilitantes y simpatizantes, es el órgano político en el que se culmina toda una serie de herramientas dirigidas estas a la elevación formativa de todos nosotros y de la clase obrera.

Esta nueva edición de la escuela central de formación Trifrón Medrano debe ser otra demostración organizativa y de compromiso militante, debemos de hacer todo lo posible por garantizar nuestra asistencia y la del resto de camaradas, es muy importante que invitemos a los miembros de la clase obrera con los que mantenemos una unión de trabajo fraternal. Hagamos entre todos que esta edición sea la más importante celebrada hasta hoy.

El gobierno del PP, sustentado por Ciudadanos, vuelve a mentir a las mujeres. Las lágrimas de cocodrilo y los lazos morados no esconden sus vergüenzas machistas y antiobreras, plasmadas en unos Presupuestos Generales del Estado que reducen en un 60% los 200 millones de euros recogidos en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, sin olvidar otras insuficiencias y ataques hacia el conjunto de la clase obrera y las capas populares.

Parece que el gobierno tiene otras prioridades como los rescates a las autopistas privadas, el incremento del presupuesto militar en más del 10% o los 6.000 millones para aviones de guerra F-35 (de dudosa calidad), con los que Rajoy compró el apoyo explícito de EE.UU. en los momentos más álgidos del conflicto político en Cataluña.

Las y los comunistas del PCPE y su Juventud consideramos que el Pacto de Estado ya era de por sí muy insuficiente para las necesidades de las mujeres de las clases populares, y aún recogiendo algunas medidas correctas no atacaba a los verdaderos pilares del patriarcado capitalista. Ahora, con estos recortes, queda totalmente en papel mojado.

Este nuevo ataque es un "suma y sigue" en los desmanes del capital y las instancias políticas y judiciales a su servicio: la violencia de género sigue trayendo dolor y muerte a muchísimas mujeres y sus descendientes, sin que se aborden seriamente las causas y sin aplicar medidas contundentes. Los delitos contra las mujeres y su libertad sexual tienden a minimizarse generando un clima de impunidad e indefensión. Una lacra social de difícil solución mientras el machismo siga impregnando todos los estamentos de la sociedad. Las vulneraciones de los derechos laborales de las mujeres trabajadoras son constantes, tanto en el acceso al empleo como en los salarios, en la promoción laboral, en los derechos de conciliación, protección por desempleo, menores pensiones, etc. Las cifras cantan: paro femenino del 18%, el 50% de las mujeres en paro no tiene ningún tipo de prestación o subsidio, brecha salarial del 30%, mayor incidencia de la temporalidad y el empleo y las jornadas parciales... todo ello para que las empresas capitalistas aumenten sin cesar sus beneficios, generando anualmente 42.000 millones de euros extra para la patronal solo con la brecha salarial. Los recortes en servicios públicos sufridos en los últimos años a todos los niveles, implementados por los gobiernos de PP y PSOE junto con sus socios respectivos, afectan a los sectores más vulnerables de la sociedad, especialmente a las mujeres, que soportamos además una carga desproporcionada de trabajo no remunerado, socialmente necesario y realizado a beneficio de la sociedad en general y del género masculino en particular, que suple la falta de gasto público en servicios sociales e infraestructuras y permite la subsistencia de las vigentes relaciones de producción.

Cualquier avance en los derechos de la mujer trabajadora será fruto única y exclusivamente de nuestra capacidad de organización y movilización. Incluso estos insuficientes avances obtenidos ahora y burlados por el gobierno son un claro fruto de las fuertes movilizaciones que han protagonizado las mujeres y los hombres feministas en los últimos meses, especialmente en las espectaculares movilizaciones del 8-M. El PCPE hace un llamamiento a las mujeres de clase obrera y de las capas populares a sumarse masivamente a la lucha por una sociedad nueva y mejor, en la que la igualdad sea un hecho real, acabando con la opresión del capitalismo y el patriarcado que nos sojuzga y nos mata.

¡Derrotemos al patriarcado, acabemos con el capitalismo!

Página 1 de 3