23 de Julio 2018

Del AENC al convenio colectivo de los trabajadores del campo

Escrito por  Comité Central
Valora este artículo
(0 votos)

 

En este periodo histórico de profunda crisis del modelo de producción capitalista, el enemigo de clase hará todo lo necesario y posible por arrebatar todo derecho a la clase obrera; para lo que no dudará en hacer uso de todas las herramientas de opresión y explotación a su alcance.

A menos de tres semanas de la firma del IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), en las que las organizaciones sindicales CCOO y UGT se sentaron junto a las centrales patronales CEOE y CEPYME; en Sevilla se firma el Convenio Colectivo de los Trabajadores del Campo de Sevilla, refrendado por una parte de nuestros compañeros jornaleros pertenecientes a CCOO, sindicato que ostenta la mayoría; y que en ningún caso es fruto de la correlación de fuerzas dentro de la Lucha de Clases, en favor del campesinado; sino del abandono de las dirigencias sindicales dentro del marco de la Paz Social materializado en ese IV AENC, y cuyo horizonte de esclavismo y saqueo empezamos a vislumbrar con este Convenio Colectivo De los Trabajadores del Campo. Centrales Sindicales que dividen y alienan, dispuestas a negociar las miserias con el enemigo capitalista con tal de conservar unas estructuras burocráticas reaccionarias de las que viven y en las que se sostienen cuales garrapatas.

Este convenio firmado por CCOO y la patronal ASAJA, establece subida salariar del 5 % hasta 2021, distribuidas a razón del 1.25 % año. Las mentiras huelen y lo sabíamos; traición que denunciamos, y a la cual respondimos como Comunistas, ¿dónde ha quedado el 2 % del AENC y los 14.000 € de salario anual? Con el IV AENC se sojuzga a los Trabajador@s, Obrer@s y Jornaler@s bajo el yugo del Capital y de la Comisión del Pacto de Toledo, a través de la trampa, el engaño y la mentira.

En el convenio del campo de Sevilla, no solo no se secunda el acuerdo que estas mismas firman en el AENC, si no que supone un ejercicio de escenificación teatral, en la que las dos partes declaran su satisfacción por haber podido llegar a dichos acuerdos después de meses de negociaciones, en las que la patronal siempre ha impuesto sus intereses económicos.

Dicho Convenio no suprime el trabajo a destajo, el cual se establece por un precio impuesto por el patrón, y que supone que muchos días los jornaleros no puedan ganar más de 20 € día en jornadas de 12 horas; no elimina la dejación salariar por parte de la patronal los días que llueven, días en los que los jornaleros se desplazan hasta las fincas y por las razones climáticas no pueden desarrollar dignamente sus trabajos; convenio que arrebata en beneficio del patrón, el derecho adquirido a través de la Lucha de Clases de disponer de un tiempo de descanso para el bocadillo.

Este convenio que afecta a más de 120.000 obreros del campo, y es reflejo de una situación de abandono de la confrontación de clases practicada por las dirigencias sindicales, en este caso CCOO; en otras ocasiones cualquiera de las organizaciones que ostentan la representatividad jurídica ante la patronal.

Desde el PCPE exigimos la tierra para el que la trabaja, y hacemos un llamamiento a las jornaleras y jornaleros del campo a luchar en frentes organizados en los que sean ellos quienes acuerden y determinen que convenio será firmado; y a que organicen la justa respuesta proletaria mano a mano por la Unidad Obrera con el resto de sus compañeros, sea cual sea su sector, trabajar por la Huelga General.

Visto 528 veces Modificado por última vez en 23 de Julio 2018