Actualidad

27 de Abril 2020

Por un 1º de mayo combativo

Escrito por

En este 2020 la clase obrera asistimos a un 1º de Mayo en condiciones excepcionales. Desde 1889, por decisión del Congreso Socialista Obrero Internacional, el 1º de Mayo es nuestro día y, en todo el mundo la clase obrera, sale a la calle a luchar, a manifestarnos, a decir alto y claro que somos la clase que pone en marchas los países, su economía y lo hace todo.

 Un día para manifestar la necesaria unidad de clase ante el capital y sus lacayos, y en el que elevamos y confirmamos en la calle nuestra independencia y organización de clase. Sin embargo, este 2020, por razones de sobra conocidas, vamos a tener que celebrar el Día internacional de la Clase Trabajadora en nuestra casa, sin poder salir a la calle.

Pero esta situación de confinamiento, no puede restarle ni un ápice de importancia a nuestro Día. Sus principios y valores son guía inexcusable para prepararnos para lo que está por llegar tras superar la crisis sanitaria.

Estamos asistiendo al comienzo de un nuevo ciclo de la crisis estructural del sistema capitalista. El último, que estalló en 2008, ya sabemos cómo fue gestionado por parte de los gobiernos burgueses antipopulares, dejando millones de parados/as, recortes de nuestros derechos y libertades, así como de nuestros servicios públicos (sanidad, educación, etc). Disparó las cifras de pobreza en nuestra tierra, hubo decenas de miles de suicidios y dejó sin vivienda a cientos de miles de familias. El bloque oligárquico burgués dominante, priorizó el mantenimiento de la tasa de ganancias del gran capital frente a las condiciones de vida del pueblo trabajador y, entre otras muchas decisiones negativas para el pueblo trabajador, realizó un rescate de la banca con el dinero de todos y todas, del que faltan por recuperar más de 62.000 millones de Euros que jamás volverán a las arcas públicas

Hoy, la clase obrera, enfrenta este nuevo ciclo de la crisis con un gobierno de coalición socialdemócrata (PSOE y Unidas Podemos) que, como es habitual históricamente, se coloca junto al capital. La socialdemocracia, nos vendrá con sus recetas y promesas de mejoras puntuales con las que maquillar la verdadera realidad de explotación y marginalidad que padecen millones de personas; volverán a intentar convencernos que creer que aún es posible solucionar y mejorar nuestras vidas dentro de este sistema criminal, el capitalismo. 

En la gestión de la crisis del Coronavirus, el Gobierno y la Patronal coinciden en que, en la práctica, sea la clase obrera quien acabe pagando su crisis; pero no se lo vamos a permitir. Son ya cientos de miles las trabajadoras y los trabajadores que han perdido su empleo, o bien que se han visto inmersos en ERTEs indiscriminados y engañosos, o asumiendo por Decreto permisos de trabajo retribuidos “recuperables”. Todas ellas, en el fondo medidas antiobreras aprobadas por el gobierno y abaladas por las grandes centrales sindicales, CC.OO. y UGT.

Si no lo detenemos, la mujer trabajadora nuevamente será la primera en recibir el impacto de las medidas antiobreras del gobierno socialdemócrata. Sobre sus espaldas caerán los despidos y los recortes en las ayudas a las familias, a la dependencia, en servicios sociales. Los empleos que queden con mayor temporalidad serán para ellas.

Si no nos preparamos, nuestra juventud obrera será la última en emplearse, volverá a verse obligada a emigrar o en el mejor de los casos a malvivir en la temporalidad de contratos basura condenando a toda una generación a tirar por la borda su proyecto de vida, de independizarse, de construir su propio futuro. 

Si no nos organizamos, la patronal del sector turístico y los servicios (auténtico motor económico del estado español), hará recaer su recuperación en las plantillas a través de despidos masivos y mayores niveles de sobreexplotación en el personal que mantenga su puesto de trabajo. También, las promesas de mejoras a las camareras de piso en los convenios quedarán para una mejor ocasión.

Ante esta situación se hace más imprescindible que nunca el recuperar el sindicalismo de clase, una práctica sindical de clase fundamentada en la soberanía de las decisiones tomadas por asambleas de trabajadores y trabajadoras, contraria al pacto social y enfrentada a la burocracia sindical. Un sindicalismo internacionalista, capaz de sentir la solidaridad de clase y oponerla al egoísmo patriotero que nos enfrenta como clase por razón de país de nacimiento. Un sindicalismo comprometido con la Paz que no calla ante la OTAN y sus guerras. 

Por ese sindicalismo, basado en la unidad combativa de la clase obrera y en su alianza con los diversos sectores organizados del Pueblo (mujeres trabajadoras, estudiantes, jubiladas/os…), desde el PCPE llamamos al conjunto de las obreras y obreros a organizarse y movilizarse en cada lugar de trabajo y este 1º de Mayo.

En esa línea, el PCPE plantea a nuestra clase, las siguientes propuestas para iniciar la necesaria contraofensiva unitaria que hay que poner en marcha con urgencia:

  • No a las privatizaciones, reversión de las empresas privatizadas.
  • Sanidad pública universal, de calidad y gratuita. No a los conciertos con la privada
  • Cancelación del gasto militar y destino a gasto social. Retirada del ejército de las calles. Salida de la OTAN
  • Mantenimiento del poder adquisitivo de los salarios, no a los despidos, derogación de las contrarreformas laborales, SMI 1.200 €, pensión mínima 1.080 euros.
  • Contra la corrupción, no a la monarquía, por la república socialista 
  • Cierre de los CIES, regularización de toda la población inmigrante.
  • Plan urgente de emergencia social, con atención a todas las familias que lo necesiten
  • No desahucios, no cortes de suministro, seguro de paro indefinido.

Por el Poder Obrero, por el Socialismo, llamamos a los trabajadores y trabajadoras a organizarse con el Partido Comunista de los Pueblos de España. 

 ¡Por un 1º de Mayo combativo!

¡LA CRISIS DEL SISTEMA QUE LA PAGUEN LOS RICOS Y NO LA CLASE OBRERA!

¡¡Viva la lucha de la clase obrera!!

¡¡Tu lucha decide!!

 

El Gobierno de PSOE-UP ha declarado un Estado de Alarma, ya prorrogado en tres ocasiones, para enfrentar una crisis sanitaria. El PCPE, desde el primer día, ha manifestado que lo que correspondía era una Declaración de Emergencia Sanitaria, que implementara las medidas sociales necesarias para preservar la salud de la población. Este Estado de Alarma -se está viendo en estas semanas-, no es otra cosa que una limitación de derechos y libertades, que por un lado nada tiene que ver con las necesidades sanitarias de la población, y por otro se convierte objetivamente en un Estado de Sitio, en el que se limitan derechos fundamentales y libertades, con el pretexto del cuidado de la salud de la población.

Así el Gobierno de PSOE-UP considera normal que millones de trabajadoras y trabajadores continúen con su actividad laboral, cuando en la mayoría de los casos en los centros de trabajo se incumplen las más elementales normas establecidas en los Anexos de los Planes de Seguridad y Salud, prescritas para la Covid-19. Pero ese mismo Gobierno considera que no es posible visitar a un familiar o realizar deporte al aire libre individualmente. La prioridad, está claro, es la de mantener la ganancia empresarial, aunque le cueste la salud y la vida a una cantidad ingente de trabajadoras y trabajadores.

El Gobierno de PSOE-UP ha lanzado a la calle a miles de policías, guardias civiles y militares, con el pretexto de resolver esta Emergencia Sanitaria.

No existe un plan de Emergencia Social, que atienda, con personal especializado, las situaciones de millones de personas con vulnerabilidad, con hambre, con situaciones de violencia familiar, o marginalidad. Se ha respondido con un Estado de Sitio, una privación de derechos y libertades en una situación de impunidad policial y militar.

Las imágenes de numerosos vídeos (silenciados, cómo no, por todos los medios de propaganda del sistema), que circulan ampliamente, donde se constata la brutal intervención de los cuerpos de policía, y el Ejército, son una demostración incontestable de esta situación. Personas pacíficas que son brutalmente golpeadas, apalizadas, pateadas, y finalmente esposadas y detenidas. La fiera brutalidad de los policías carece de la más mínima justificación. Personas que van a su trabajo, o que realizan cualquier actividad indispensable para la vida han sido víctimas de este estado de terror policial-militar.

En otros casos se trata de situaciones de marginalidad social, o expresiones del conflicto intrafamiliar en que se encuentran confinadas cientos de miles de familias sin la más mínima atención social. La brutalidad animal con que agentes de policía arremeten contra personas que sufren demencia, u otros padecimientos de salud mental, pone de manifiesto el carácter faccioso de esos cuerpos de policía.

El Gobierno se vanagloria de haber impuesto más de 700.000 multas. ¿Piensa el Gobierno tramitar y cobrar esas multas? ¿No hay bastante pobreza en este capitalismo español para encima caerle al pueblo con esa millonada de euros en multas?

Un Plan de Emergencia Social, implementado desde el primer día, cómo ha exigido el PCPE, habría no solo evitado esas palizas de la policía contra gente pacífica e indefensa, sino que habría ayudado a resolver situaciones que requieren de una especializada y cercana asistencia social a las familias que soportan un alto sufrimiento en estas  condiciones de confinamiento, y no que se les someta, encima, a tal maltrato desde los cuerpos de policía.

El Gobierno de PSOE-UP no ha querido abordar esta situación de los cuerpos de policía y del Ejército, que no es nueva en España. Y trata de evitar cualquier debate político, que cínicamente sería utilizado incluso por los mismos que durante años engordaron esta fiera. La monarquía española tiene una tradición de siglos de conformar su Estado con unos cuerpos represivos que actúan con total impunidad, sometiendo al pueblo a todo tipo de abusos y violencias. Policías que se saben impunes, que pueden vulnerar los derechos de cualquier persona sin que les pase nada, y que apalizar y humillar al pueblo forma parte de sus esencias más genuinas.

El Ministro Grande Marlaska, al frente de esta barbarie policial, no admite la más mínima crítica por estos hechos denunciados, y apoya esta generalizada violación de derechos contra las personas con total cinismo.

El Gobierno PSOE-UP se pliega a la dictadura del capital, obliga a la clase obrera a trabajar para mantener la ganancia capitalista, y lanza a sus perros de presa uniformados para, desde un principio, imponer el terror en todo el estado, y así tratar de evitar que la clase obrera se rebele y luche a la salida del confinamiento.

Esa es una estrategia que no dará resultado, no conseguirán sus fines de sometimiento, los capitalistas y su gobierno se equivocan con esta estrategia. Siempre los Estados policiales y militares han terminado incendiando la situación social y alimentando la rebelión de las masas obreras y populares, que no soportan un maltrato continuado y la violación sistemática de sus derechos.

Para la clase obrera y los sectores populares es fundamental no tolerar esta situación, no agachar la cabeza. Si así lo hicieran lo que avanzaría sería el fascismo. Los cuerpos policiales, y los militares, envalentonados por la pasividad del pueblo ante su violencia, actuarían cada vez con mayor agresividad, empezaría una nueva persecución política selectiva contra la dirigencia de la lucha popular, obrera y revolucionaria. Los cuerpos represivos desarrollarían sus planes para eliminar toda disidencia. Cómo afirmaron los militares golpistas argentinos: “Primero eliminaremos a los revolucionarios y luego a los indiferentes. Solo dejaremos a los incondicionales”

Pero no tenemos que irnos tan lejos. Aquí en nuestro país el General de la Guardia Civil, Rodríguez Galindo, junto a otros Guardias Civiles, secuestró, torturó y asesinó a los activistas vascos Lasa y Zabala. Apenas pagaron con unos pocos años de privilegiada prisión esos crímenes. Y el ciclo anterior de la dictadura de este país se cerró sin que un solo torturador o asesino de los cuerpos de policía pagara con una condena los crímenes cometidos.

Por ello enfrentar, denunciar y luchar, contra la barbarie policial y militar que estos días estamos viendo en las calles y barrios obreros es una cuestión prioritaria de defensa de las libertades y la democracia. Es hoy una prioridad en la lucha de las organizaciones populares, obreras y revolucionarias.

El PCPE llama a nuestro pueblo, a las trabajadoras y los trabajadores, a la juventud que sufre de una manera especial estas agresiones, a enfrentar esta oleada represiva plantando cara con determinación, denunciando cualquier agresión y exigiendo la depuración de todas las responsabilidades de aquellos uniformados que las protagonizan.

LIBERTAD y DEMOCRACIA para el PUEBLO, POR NUESTROS DERECHOS, NO A LA VIOLENCIA POLICIAL

SOLO EL PUEBLO ORGANIZADO DEFIENDE AL PUEBLO, FUERA MILITARES DE LAS CALLES

Secretariado Político del Comité Central del PCPE

24 abril de 2020

 

Desde la absoluta convicción de que cualquier derecho al que se renuncia sin defenderlo se acaba perdiendo, el PCPE ha convocado concentraciones en siete capitales de provincia (Madrid, Barcelona, Valladolid, Almería, Alacant,  Gran Canaria y Tenerife) y se suma a las iniciativas similares propuestas por otras organizaciones hermanas en diversas localidades.   

Es nuestro derecho conmemorar el 1º de Mayo y nuestro deber como organización de clase y revolucionaria.   Con estas convocatorias, confrontamos ideológicamente y en lo concreto con el gobierno de coalición PSOE-UP,  que le niega  a la clase obrera los cauces para manifestarse preservando todas las medidas de seguridad sanitarias, pero no duda en enviarla a trabajar con todo tipo de riesgo sanitario en el transporte y multitud de incumplimientos de seguridad en los centros de trabajo. 

Este año,  el 1º de Mayo debe tener, aun si cabe,  una mayor expresión reivindicativa y de protesta ante la situación de extrema opresión y sobre explotación que estamos padeciendo el conjunto de la clase obrera y pueblo trabajador.

Por todo ello, desde el PCPE y la JCPE hacemos un llamamiento al conjunto del pueblo trabajador a manifestarse frente a las políticas anti obreras que siguen sin derogarse pese a ser una promesa del Gobierno y frente a las que,  por mandato de la oligarquía industrial y financiera, está aplicando en este momento.  

Este 1º de Mayo revindicamos que ¡LA CRISIS CAPITALISTA LA PAGUEN LOS RICOS! Esta reivindicación será efectiva cuando el PUEBLO ORGANIZADO DEFIENDA AL PUEBLO, liberándose de la ominosa alienación a las que el capital y sus lacayos nos tiene sometidos. ¡TU LUCHA DECIDE! 

VIVA EL 1º DE MAYO 

VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA        

La obra política, práctica y teórica de Lenin suma tan monumental magnitud que para los aspirantes a comunistas la visita a tan espléndido edificio debería constituirse en un hábito permanente. Pero, al menos, aprovecharemos la ocasión que produce la fecha de su natalicio para realizar una aproximación a algún rasgo de su obra.

Los motivos para hacerlo no tienen fin. En este escrito no vamos a considerar su formidable y crucial presencia y acción en realizaciones tales como la construcción del partido o la fabulosa hazaña de la Revolución Soviética. Sin olvidar, claro está, que "sin teoría revolucionaria tampoco puede haber movimiento revolucionario".

El escrito va encaminado a destacar un objetivo que marcó decididamente su trayectoria revolucionaria, aunque quizá se deslice un tanto más desapercibido y posiblemente sea olvidado con frecuencia. No es otro que su impenitente e insistente voluntad por realizar lo que él mismo designó como "la fusión del marxismo con las masas".

Para ello nos proponemos destacar tres elementos fundamentales de la impronta revolucionaria

IDEOLOGÍA BURGUESA O IDEOLOGÍA SOCIALISTA.

En el extraordinario folleto Qué hacer, un tesoro teórico y político, se demanda para cada militante comunista, por consiguiente, para el partido en su totalidad, la necesidad revolucionaria de intervenir en el movimiento obrero sin rebajar en absoluto "la ideología socialista", pues "todo lo que sea separarse de ella significa fortalecer la ideología burguesa".

Tarea nada simple ni sencilla, pero es la que se reclama a la militancia comunista en toda situación. Se ha de asimilar que nunca se dispondrá de "buenas condiciones"; eso sí, la militancia, el partido, gozará siempre de las mejores: las de ahora, que son únicas. Hay que insistir: las mejores.

Una vez asentado el objetivo de la política comunista, el esfuerzo consiste en propiciar la aproximación continua a la meta de fundir marxismo y masas, que ya es asunto de nuestra inteligencia, de nuestra organicidad, de nuestra habilidad; partir siempre de las circunstancias reales; el encontrar el modo de actuar con las masas, en sus organizaciones y luchas, asumiendo la situación concreta para transformar el nivel de conciencia y su estado organizativo; y transformar ambos elementos hacia el objetivo más elevado del socialismo. Y, por supuesto, no partir de "nuestros científicos y justos deseos"; por el contrario, comprender cuáles son las necesidades y aspiraciones de esas masas.

No echar en olvido o disminuir su importancia: Es en las luchas y en las agrupaciones de masas, sean permanentes o transitorias, en las que hay que incluirse y participar para que, en sintonía con ellas, sean ellas mismas las que debatan, comprendan el problema y decidan en su resolución. No solo realizando proclamas desde directivas o ejecutivas de "clase", que en muchos casos no tienen ni procuran ni encuentran la menor cercanía con los conflictos y el estado de ánimo de las masas.

DISCIPLINA. POR EXPERIENCIA PROPIA

Es cierto, lo sabemos, la revolución la hacen las masas. Esta corta frase que decimos comprender y asumir, ha de ser el mandato que guíe nuestra acción política.

En su conocido y extraordinario texto " El izquierdismo…" Lenin analiza determinadas condiciones que posibilitaron la Revolución de octubre. Entre otras señala dos que, puede decirse, para él contenían el armazón tectónico al que se amarró la eficaz acción revolucionaria. Una fue la disciplina "férrea" conseguida por el partido, disciplina consistente en la exigencia de implicación en las tareas revolucionarias; la otra fue, y Lenin lo señala muy expresivamente, la fusión del partido con las masas. O lo que es lo mismo: en ese preciso momento histórico se alcanzó la fusión de marxismo y masas. Comprensión y fusión con el marxismo que estas no alcanzan, por supuesto, ni siquiera principalmente por el estudio laborioso y sistemático de los textos de Marx y Engels; por el contrario, lo imprescindible es saber que las masas aprenden y se convencen por propia experiencia. La fusión se realizó, lo que supone un elemento decisivo por el acierto en comprender y seguir la dirección partidaria sustentada en el complejo y completo análisis marxista del momento histórico concreto, en el conocimiento más completo posible de la dialéctica histórica.

PRÁCTICA CRITERIO DE VERDAD. UNIVERSAL/PARTICULAR.

Una más de las contribuciones de Lenin a la Revolución Socialista consiste en su firme anclaje en la dialéctica materialista que se desprende de El capital. Su firme anclaje en la dialéctica le permitió realizar excepcionales aportaciones hacia el sueño de la sociedad comunista (Lenin una vez dijo "¿nos está permitido soñar? "Es preciso soñar, pero con la condición de creer en nuestros sueños. De examinar con atención la vida real, de confrontar nuestra observación con nuestros sueños, y de realizar escrupulosamente nuestra fantasía.”)

La utilización frecuente de términos como dialéctico, dialéctica, materialismo dialéctico reclama y demanda a la vez el mayor conocimiento de dichas expresiones y escapar del uso retórico, o como una "muletilla", de los mismos.

La difusión de estos elementos teórico políticos que constituyen los elementos máximos de la fundamentación teórica comunista corresponde exclusivamente a nuestra actividad como militantes: Materialismo histórico y dialéctico, la teoría marxista y leninista del conocimiento, la dialéctica…, son cosa nuestra.

Tienen mucho que ver con el asunto abordado en este escrito de la fusión marxismo y masas tratado por Lenin, porque aquí es obligado el evidenciar el jalón ya fijado en el Qué hacer de que todo lo que sea separarse de la ideología comunista "significa fortalecer la ideología burguesa", además, porque para mayor inri, el propio Lenin nos dijo de una vez y para siempre que "sin teoría revolucionaria no hay movimiento revolucionario".

Lenin apoyado en la dialéctica materialista desplegada por Marx, sobre todo en El capital, nos ofrece algo más que una guía para desarrollar la actividad política comunista entre las masas. Señala su existencia como masas inmersas en luchas de clases entre explotados y explotadores, entre opresores y oprimidos, y entre parásitos y creadores. Luchas de contenido muy diverso, despliegan diferente grado de desarrollo tanto de conciencia como organizativo y persiguen objetivos distintos. Luchas que no atraviesan por períodos de armisticio, pues jamás hay paz social. Todo lo contrario, cuanto más sin aliento y paralizado se encuentre el proletariado, más encarnizada es la acometida de clase de la burguesía. Por tanto, se convierte en algo imprescindible facilitar al máximo la lucha de la clase trabajadora, para que aprenda de su experiencia, de su práctica.

Para el comunista, la práctica significa criterio de verificación de la verdad, a la vez que comprende una superior cualidad en cuanto es realización del conocimiento. La práctica que proporciona conocimiento por sí misma, pues el conocimiento teórico, y hay que reclamar atención a esta precisión, se realiza en la práctica. Práctica que sirve para algo más que como comprobación de que algo salió mal o bien.

Es ahondando en la práctica de las masas que podemos desarrollar el conocimiento teórico que nos permita de nuevo profundizar en la lucha de clases. Regresar a ella con fundamentos más profundos y sólidos para proceder al análisis concreto de la situación concreta, o sea. unir lo particular con lo universal. Porque el marxismo-leninismo se funda en la interpretación concreta de lo universal. Porque, nos dice Lenin "…el universal que abarca en sí… ((¡toda la riqueza de lo particular y lo singular!)". Porque eso permitirá…el conocimiento histórico, la situación concreta en que se encuentra la lucha de clases; que es conocimiento de concreciones, de procesos singulares, de universalidades concretas. Porque el conocimiento de lo concreto, de lo particular, de lo singular, ha de ser coherente con el desarrollo histórico general y encauzar y desarrollar la lucha de clase hacia su objetivo.

Podemos extraer la conclusión de que la incesante actividad político-teórica de Lenin estuvo marcada por su persistencia en el objetivo último que persiguió y que para conseguirlo todo no eran sino pasos e instrumentos, como el propio partido o la dictadura del proletariado o su firmeza ante la dialéctica materialista. Objetivo no otro que la Sociedad Comunista. Una sociedad sin explotación, también sin dominación de clase y que a sus otras muchas características se le une la de ser una sociedad de valores de uso. Adiós a la mercancía, adiós al valor de cambio.

Siempre ¡GRACIAS!, Lenin.

Abril 2020

Secretaría Ideológica del CC del PCPE.

 

Descargar el libro "Que hacer" del camarada Lenin 

Descargar el folleto en formato .pdf

No han aguantado ni medio asalto. El alineamiento ideológico de los púgiles del Gobierno con las propuestas de la Patronal les ha hecho tirar la toalla a la primera embestida de ésta.

Sin ningún informe científico conocido que lo corrobore y con la opinión en contra de muchas autoridades científicas y sanitarias, el Gobierno de coalición socialdemócrata del PSOE y UP, lanza a la calle y a los tajos al conjunto de la clase trabajadora de este país para continuar  la producción que asegure el mantenimiento de la tasa de ganancia de la Patronal.  Ahora sí demuestran con esta medida que son conscientes que somos los trabajadores y trabajadoras quienes todo lo producimos y, por eso, nos obligan a ir a trabajar por encima de cualquier otra consideración.   Hacinados en el transporte público o en contacto con nuestras compañeras y compañeros y poniendo en riesgo nuestra salud, nuestras vidas  y la del resto de la sociedad, solo porque el CAPITALISMO NO GENERA PLUSVALÍAS SIN NUESTRO TRABAJO.

Da igual que sigan muriendo más de medio millar de personas todos los días y que la cifra de infectados por el Covid 19 sean más de 166.000; lo importante para la Patronal y su Gobierno es que no se dejen de producir plusvalías.

No podemos salir a dar un paseo con nuestros hijos, ni salir a dar una vuelta con nuestros mayores, pero sí podemos ir a infectarnos para poner en marcha toda la cadena de producción capitalista, fabricando cosas tan innecesarias en este momento como textil, calzado o azulejos.

Nos mandan a morir para defender los intereses del Gran Capital y, a partir de este momento será el Gobierno de coalición del PSOE y de Podemos e Izquierda Unida, el responsable de la muerte de las personas que fallezcan  por culpa de enviarnos a morir al matadero de la Patronal y abrir un nuevo ciclo de contagio tras este mes confinados, y la previsión de ampliarlo uno o dos meses más.

Trabajadores/as, falsos autónomos y pequeña burguesía en vías de proletarización somos contingentes, sustituibles por el ejército de reserva de millones de parados que está provocando este nuevo ciclo de la crisis estructural del Capitalismo. Pero ellos, la gran Patronal y los monopolios, se piensan necesarios e imprescindibles.

Se equivocan, somos nosotros y nosotras quienes hacemos funcionar esta sociedad, y ha quedado demostrado sobradamente  estos días.

Hacemos un llamamiento a la los trabajadores y trabajadoras de este país a no ir con la cabeza gacha al trabajo.  No somos corderos que mueren sin luchar; somos multitud y unidos/as  y organizados/as nadie puede vencernos.

 Si tu salud corre riesgo en el traslado al trabajo porque el transporte está lleno o en tu centro de trabajo no se cumplen la totalidad de las medidas de seguridad; no acudas al trabajo y para, es tu derecho y es tu salud y la vida de todos/as.   No es un problema tuyo, es de todos/as y juntos, unidos como clase, sí que podremos salir reforzados de esta crisis sanitaria que el Gobierno y la Patronal están convirtiendo en una gravísima crisis social y económica.

Denuncia, usa los comités de empresa y los sindicatos que para eso están.  No te quedes callado en ningún caso.  Te va la vida en ello

Igualmente, desde el PCPE y su Juventud, la JCPE, pedimos a las organizaciones sindicales que se dejen de pactos sociales y discursos de responsabilidad de estado en la que siempre salimos perdiendo los trabajadores y  las trabajadoras,  y  que miren únicamente por nuestra salud y nuestros derechos laborales y sociales.  

¿Para cuándo una Huelga General por la Salud Pública, que permita a los trabajadores y trabajadoras abandonar sus puestos de trabajo con garantías sindicales?

Declaración del Secretariado Político del PCPE 12/04/2020

Vientos del pueblo me arrastran,
me esparcen el corazón
y me aventan la garganta.

Los bueyes doblan la frente,
impotentemente mansa,
delante de los castigos:
los leones la levantan
y al mismo tiempo castigan
con su clamorosa zarpa.

No soy de un pueblo de bueyes,
que soy de un pueblo que embargan
yacimientos de leones,
desfiladeros de águilas
y cordilleras de toros
con el orgullo en el asta.
Nunca medraron los bueyes
en los páramos de España.

¿Quién habló de echar un yugo
sobre el cuello de esta raza?
¿Quién ha puesto al huracán
jamás ni yugos ni trabas,
ni quién al rayo de
tuvo
prisionero en una jaula?

Miguel Hernández Gilabert

Poeta y Comunista, muerto en 1942 en las cárceles del franquismo a los 31 años de edad por defender a su pueblo y no perder jamás la dignidad

 

Hoy nuestro camarada Antonio Jaramago militante comunista desde su temprana juventud, nos ha dejado físicamente, pero él no deja vacío alguno, Antonio nos lega toda una trayectoria de militancia revolucionaria en la que siempre estuvo junto al proletariado y capas populares defendiendo los intereses de estos ante la criminal burguesía.

Antonio Jaramago, militante del PCPE desde el día que este nace, en aquel glorioso congreso de unidad comunista. Antonio es de los camaradas que muchos años antes de este congreso rompe con el eurocomunismo, militando en el PCE IIIV y IX y PCEU. 

Hoy, su legado militante en el que siempre imperó su alto compromiso comunista, debe ser una guía que oriente a miles de jóvenes militantes a la consecución por la que el entregó toda su vida, la derrota del capitalismo y la creación de la sociedad socialista-comunista.

Podemos escribir páginas y páginas de todo lo que el camarada Antonio supuso para los que tuvimos la suerte de militar junto a él y para la clase obrera. Pero con solo una afirmación resumimos toda una vida militante. Solidos principios Comunistas y honradez Revolucionaria.

Camarada Antonio Jaramago, gracias por todo lo aportado y por todo lo que a través de tu memoria aportarás al movimiento Comunista y a la lucha de clases. 

Desde el SP del CC del PCPE hacemos llegar a su familia y a los camaradas que tuvieron el honor de poder compartir con el toda su militancia, el más profundo reconocimiento a nuestro camarada Antonio.

Secretariado Político del Comité Central del PCPE a 02/04/2020 

 

Un acuerdo que llega muy tarde

El reciente acuerdo del Consejo de Ministros del Gobierno de coalición socialdemócrata, PSOE-UP, tomado el día 29 de marzo, y que se presenta cómo la paralización de toda la actividad del país que no sea imprescindible, es un engaño más de Pedro Sánchez y sus ministros. Es cierto que el Gobierno da un paso en esa dirección, pero la dictadura de los monopolios solo le permite al Gobierno una paralización parcial de esas actividades productivas no esenciales.

El PCPE, desde los primeros momentos en que se desató la actual crisis sanitaria, exigió como una de las medidas más urgentes para preservar la salud y la vida de la clase obrera y del pueblo el cierre inmediato de la totalidad de las actividades productivas no esenciales. Igualmente una gran variedad de organizaciones obreras y populares se ha manifestado a favor de la aplicación urgente de dicha medida. 

El acuerdo del Gobierno llega tarde, y por ello, en estas dos semanas, han sido miles las personas infectadas y muchos cientos las fallecidas, que se podrían haber evitado si se hubiera tomado una decisión enérgica desde el primer momento. Pese a todas las evidencias científicas y recomendaciones de especialistas en salud pública para aplicar esta medida, el Gobierno ha tardado 14 días en torcer, parcialmente, el brazo de una patronal que, claramente, antepone sus ganancias a la salud de la clase obrera. En esos días una multitud de actividades absolutamente prescindibles socialmente, han continuado desarrollándose normalmente, siendo un canal de propagación masiva de la infección por el Coronavirus. ¿Quién pagará por esas muertes? ¿Quién pagará por las nuevas infecciones que se produzcan por actividades que se siguen manteniendo en este Acuerdo por presión de la patronal? ¿Acaso es necesario mantener abiertas las fábricas de calzado o el reparto de paquetería y comida basura a domicilio? ¿Qué justifica seguir trabajando en los peajes de las autopistas, oficinas bancarias y de seguros, o en Airbus?

 

Solamente es una paralización parcial de la actividad

El Gobierno anuncia una paralización del país, pero eso es cierto a medias. Las presiones de la patronal siguen decidiendo en el Consejo de Ministros, y el país seguirá trabajando. No solo  para mantener los servicios sociales y sanitarios básicos, que eso no se discute, sino para garantizar la tasa de ganancia de un buen número de monopolios. Amazon, TelePizza, Glovo, Telefonica o Uber, por solo nombrar algunas de las más llamativas, pueden seguir con su actividad por encima de la tan cacareada paralización acordada.

La clase trabajadora, autónomos y la pequeña empresa soportan todos los perjuicios por estas medidas necesarias de paralización. Es a ellos y a ellas a quienes hay que destinar los recursos económicos necesarios para compensar las pérdidas que conlleva su aplicación.

Denunciamos la artimaña del “permiso retribuido recuperable”, que obligará posteriormente a realizar horas extras como si fueran ordinarias, y prolongación de jornadas, a lo que el PCPE se niega rotundamente. Por ello exigimos que el Estado asuma directamente, y sin intermediación bancaria, el salario neto de los millones de trabajadores/as que tengan que dejar de trabajar. Si hablásemos de 5 millones de puestos de trabajo afectados por esta medida, durante 15 días, con un coste medio de 1.000 €/mes por trabajador/a,  el importe es de 2.500 millones de €; si se prolongara durante un mes ese importe sería de 5.000 millones de €. ¿Qué es esta cantidad  frente a los más de 150.000 millones de € que, en forma de aval, se ponen a disposición de la banca y las grandes empresas, o los 60.000 millones de euros comprometidos para la compra de armamento a los EE.UU? Las medidas ante la emergencia social y laboral, han de beneficiar directamente a la gran mayoría social. Si no las aplica el Gobierno es porque su actuación sigue estando sometida a la batuta del gran capital.

Enfrentamos una emergencia sanitaria y social, y las medidas que se deben adoptar tienen que estar a la altura de las necesidades de las víctimas de esta situación, y con resultados concretos de aplicación directa. Que de ninguna manera se tengan que recuperar para beneficio de la patronal esos días perdiendo vacaciones, trabajando horas extras o alargando los ritmos de trabajo.

Exigimos al Gobierno de Pedro Sánchez que cambie este Decreto, y que se paralice de verdad la totalidad de producción y la distribución no imprescindible en el país. Cada día que pasa sin tomar estas medidas radicales en defensa de la salud pública, son cientos de personas más las que mueren, y miles las que se acumulan en los insuficientes centros sanitarios del país.

A la clase obrera y al pueblo no le sirve un Gobierno que actúa aceptando las presiones del gran capital monopolista y financiero.

Ni queremos morir trabajando, ni queremos ser agentes de transmisión de la enfermedad a nuestras familias y a nuestro entorno social.

El PCPE hace un llamamiento a negarse a la continuación de la producción en todas las actividades que son prescindibles, a exigir su total paralización, y a que el Estado asuma el coste de los salarios mientras dure el cese de toda la actividad productiva no esencial

PAREMOS LA PRODUCCIÓN, PARA SALVAR LA VIDA Y LA SALUD DEL PUEBLO

SOLO EL PODER OBRERO Y LA SOCIEDAD SOCIALISTA NOS HARÁN LIBRES

 

 

A 29 de Marzo de 2020

En estas fechas estaba previsto el mayor despliegue militar de la OTAN de las últimas décadas, en unas operaciones llamadas DEFENDER EUROPE 20. Finalmente 20.000 soldados yankees volvieron a sus bases en Norteamérica, si bien  con los desplegados en bases europeas y los de  varios Países europeos, parece que  se mantienen algunos de los ejercicios previstos. Ante el secretismo que en todos los medios se está aplicando a esta cuestión, cómo Secretario General del PCPE, pregunto al Presidente del Gobierno de coalición socialdemócrata Pedro Sánchez:

 

¿Tiene previsto, el Gobierno que usted preside, participar en este operativo militar con recursos materiales y tropas de este país?

¿Se ha planteado el Gobierno que usted preside suspender la participación de esos medios y esas tropas de nuestro país en el operativo DEFENDER EUROPE 20?

¿En el caso de suspender la participación de los medios y la tropa de este país en el operativo DEFENDER EUROPE 20, está dispuesto ese gobierno a asignar el coste económico de la participación en esas maniobras a atender las necesidades de la sanidad pública en esta situación de crisis sanitaria que atraviesa España?

Y, de una manera más general, ¿está dispuesto el gobierno que usted preside a suspender la totalidad de los pagos y compromisos económicos en armamento y otros recursos militares, para destinarlos a atender las necesidades sanitarias de nuestro pueblo, cancelando todos esos pagos de forma inmediata?

 

El PCPE exige la inmediata suspensión de todas  las maniobras de la OTAN, DEFENDER EUROPE 20, así como la suspensión de las fuerzas y medios militares de este país, en el caso de que dichas maniobras continuaran con su desarrollo previsto.

 

El PCPE exige la cancelación inmediata de la totalidad de los pagos y compromisos económicos, en armamento y otros recursos militares, en el contexto de la OTAN y de otros presupuestos previstos para estas fechas. Y que esos recursos económicos sean destinados a atender las necesidades de nuestro pueblo en esta crisis sanitaria.

Ante manifiesta incapacidad del Gobierno para responder con eficacia ante el desarrollo de la epidemia de coronavirus en nuestro país, el Secretariado Político del Comité Central del PCPE, mediante esta DECLARACIÓN, pone en conocimiento de la clase obrera y de los sectores populares sus propuestas de urgencia para cambiar la forma en que se está gestionando esta situación, y conseguir con ellas defender la salud del pueblo, y evitar que el capitalismo use este sufrimiento social para fortalecer sus posiciones clasistas antisociales.

 

DENUNCIAMOS Y EXIGIMOS:

 

No existen equipos suficientes para la seguridad del personal sanitario, y de quienes trabajan en esos centros médicos. 

EXIGIMOS: Exigimos la dotación inmediata, con los fondos de emergencia necesarios, a todo el personal sanitario, y quienes realizan trabajos en esos centros médicos, de equipos avanzados de protección de su salud: mascarillas, guantes, geles, trajes integrales, condiciones de desinfección después del trabajo, lavado de ropa, etc.

 

El Gobierno promete que se realizarán análisis a todas las personas con síntomas, pero no se están realizando. 

EXIGIMOS: Que el gobierno informe de cuál es la situación en relación a recursos para realizar los análisis para determinar las infecciones por Covid-19. En cualquier caso que se dote a la sanidad pública de los recursos necesarios para ello de forma inmediata.

 

El Gobierno no informa qué tipo de medicamentos se están usando para tratar a las personas ingresadas. 

EXIGIMOS: Exigimos información concreta de qué tipo de medicamentos se están usando para el tratamiento de las personas ingresadas por coronavirus. Los hechos están demostrando que el Gobierno no fue previsor en adquirir los medicamentos necesarios para esta situación. 

 

El Gobierno mantiene en sus casas a miles de personas afectadas por el coronavirus, sin la más mínima atención sanitaria y con todo tipo de dificultades para la atención telefónica.

EXIGIMOS: Que se ocupen todas las instalaciones de la sanidad privada para hospitalizar a esas personas y darles la atención médica necesaria.

 

El Gobierno no ha implementado protocolos para la detección de focos y el seguimiento de las cadenas de infección. 

EXIGIMOS: Que se implemente un protocolo que permita controlar los focos de infección y las cadenas de transmisión, como práctica más efectiva para combatir la expansión del proceso infeccioso. La tecnología nos ofrece hoy medios suficientes para ello, que se implementen.

 

Los protocolos sanitarios están dando preferencia a la atención médica a personas que no pertenezcan a grupos de riesgo.

EXIGIMOS: Que se garantice una atención médica suficiente a todas las personas, principalmente a aquellas de mayor riesgo. Rechazamos cualquier tipo de selección negativa para las personas de mayor vulnerabilidad

 

El Gobierno no ha implementado protocolos sanitarios eficaces para los supermercados y tiendas de alimentación.

EXIGIMOS: El establecimiento de recursos sanitarios en los comercios de alimentos que están abiertos, garantizando que el acceso a los mismos no se convierte en otro foco de infección, poniendo en riesgo  a la población usuaria. Y que se tomen medidas para garantizar la salud de quienes prestan su trabajo en esos lugares.

 

En los centros de trabajo no existen medidas sanitarias que garanticen la salud de los trabajadores y trabajadoras.

EXIGIMOS: El cierre de todos los centros de trabajo a los cuáles no se pueda mantener un plan sanitario de desinfección de las instalaciones al final de cada turno de trabajo, y cuyo colectivo obrero carezca de los recursos que garanticen su no infección. Facultar a los Comités de Empresa para el cierre del centro de trabajo, en estos casos, ante la autoridad sanitaria y laboral.

 

EXIGIMOS: Mantener abiertos solo los centros de producción imprescindibles para las necesidades vitales, y concentrar en estos centros de trabajo los recursos sanitarios y profilácticos que garanticen que se controla la aparición de cualquier foco, así como la cadena de infección en esos casos.

 

El Gobierno, y las Comunidades Autónomas, no han establecido un plan de intervención masivo de los Servicios Sociales para atender a las personas/familias con mayor vulnerabilidad social.

EXIGIMOS: Un plan intensivo de Servicios Sociales que atiendan las situaciones de emergencia social, tales como: Atención a personas solas afectadas, o no, por el coronavirus, ayuda en la tramitación de las prestaciones programadas por el Gobierno, recursos de atención para familias con personas conflictivas en su seno, seguimiento a situaciones de violencia de género en las familias confinadas, seguimiento de la ayuda alimentaria a familias vulnerables, etc.

 

Secretariado Político del CC del PCPE

 

El pasado día 17 de marzo el Consejo de Ministros aprobó un conjunto de medidas, por importe de 200.000 millones de euros, que se presentan como un “escudo económico y social”, ante la situación creada por la extensión del coronavirus. El Secretariado Político del Comité Central del PCPE, después de un análisis pormenorizado de las medidas propuestas, hace la siguiente DECLARACIÓN:

La mayor parte de esos 200.000 millones está destinada a las empresas.

El gobierno de coalición socialdemócrata del PSOE y UP, activa unos cuantiosos recursos extraordinarios que están destinados en su mayor parte a favor de las empresas, y usa un pequeño porcentaje de los 200.000 millones de € para dar cierta protección coyuntural a la economía del pueblo trabajador mientras dure el Estado de Alarma. Una vez más queda demostrado que la prioridad de este Gobierno es la de salvar a las grandes empresas, y no a las personas que están sufriendo directamente esta situación extraordinaria. 

 

Solamente se destinan 300 millones para Servicios Sociales.

Se activan 300 millones de € para la Vicepresidencia de Servicios Sociales, que se destinan a hacer frente a las consecuencias más sociales que se deriven de la emergencia del Covid-19. Pero se dedican 100.000 millones a constituir un aval que permita a la banca gestionar créditos a favor de las empresas por ese importe. Este importe se podrá ampliar en 87.000 millones más, aportados por la propia banca. La banca siempre gana, y hará un negocio seguro como cuenta del Covid-19 y el sufrimiento del pueblo. Esa es una de las grandes lecciones de inmoralidad que se puede sacar de la gestión de esta crisis.

 

Las medidas de apoyo sociales duran solamente un mes.

El conjunto de medidas que se establecen a favor de los trabajadores/as por cuenta ajena y autónomos/as significan una ayuda y se debe facilitar su aplicación real a todas las personas afectadas por el cierre o reducción de la actividad económica. Pero su vigencia termina al final del mes en el que deje de aplicarse el Estado de Alarma, ¡y después? ¿Qué será de los millones de trabajadoras/es en paro, y de los cientos de miles de autónomos/as proletarizados de golpe? Tras la crisis sanitaria, nos espera un periodo de emergencia social para la clase trabajadora, que es necesario abordar con un amplio programa de lucha por la defensa de los derechos sociales y laborales. Prestación de desempleo indefinida para todas las personas que queden en paro tras el Estado de Alarma. Pagarle su prestación a 1.000.000 de trabajadores al mes le cuesta al Estado 1.000 millones (12.000 al año) y eso parece una cosa imposible; sin embargo, a las empresas van se les van a entregar más de 150.000 millones y es lo normal. Se hace imprescindible cambiar la lógica imperante: Primero las personas, la clase obrera, después las empresas.

 

Sacando provecho de las necesidades del pueblo.

Es un decir cubano que “lo que sucede conviene”, y se usa para expresar que los hechos no son casuales y que siempre responden a intereses concretos que los mueven, y eso parece adecuado para aplicarlo en relación al desarrollo-imposición del teletrabajo por parte de las empresas. Mientras la gente se muere, la prioridad del Gobierno es desarrollar el teletrabajo, para que las empresas puedan avanzar de golpe lo que tenían prevista aplicar en el próximo lustro. En esta lógica de exigir el cambio de la prioridad de las cosas, no podemos más que descalificar, por falsa, la permanente afirmación de los portavoces del gobierno cuando dicen que su absoluta prioridad son las personas, y que “nadie se quedará abandonado”. Las cifras del Decreto así lo demuestran. La socialdemocracia se conforma con gestionar las migajas y, al compararlas con la gestión que PSOE y PP realizaron de la crisis del 2008, pretenden sacar pecho diciendo que ellos sí miran para el pueblo.

 

El Gobierno no corrige su falta de previsión ante el coronavirus.

Pasados ya unos días de la aplicación del Estado de Alarma, el PCPE no solo quiere denunciar que ya es evidente que el Gobierno, fue incapaz de abordar la emergencia sanitaria con la urgencia y aplicación de medidas preventivas necesarias, previendo todos los recursos que fueran necesarios para el acopio de equipos de protección y las medicinas necesarias para enfrentar esta crisis. ¡No hay guantes, ni mascarillas, ni mucho menos EPIs integrales! Se sigue sin abordar la emergencia con las medidas de urgencia que necesita el pueblo ¡Ni un solo hospital privado ha sido intervenido en su gestión, ni una sola farmacéutica ha sido nacionalizada! Sabemos qué fármacos se usan en China para combatir la pandemia, pero en España, más allá del paracetamol y beber agua, no sabemos nada! El Gobierno es incapaz de intervenir con la decisión necesaria ante un sistema sanitario desmantelado por los sucesivos recortes en la sanidad pública, pero ¿por qué no se interviene la Clínica de Navarra, la Clínica Ruber, las Clínicas Quirón? ¿Acaso el Gobierno considera intocable el negocio privado de la sanidad, donde solo se atiende a los que se lo pueden pagar?

 

Para concluir.

El PCPE exige - frente al plan militar-policial que hoy se está aplicando -, la activación de todas las medidas necesarias para establecer un verdadero PLAN DE EMERGENCIA SANITARIA que aísle la extensión del coronavirus, incluyendo la inmediata paralización de todo el tejido productivo y de distribución que no sea estrictamente necesario para mantener la vida de las personas. 

El PCPE exige, la activación, mucho más allá de los 300 millones previstos, de un plan de emergencia social que movilice los recursos económicos necesarios para atender a todas las personas que, social o clínicamente, lo requieran. Así como la creación de fáciles mecanismos accesibles para tramitarlas.

El PCPE exige, la nacionalización inmediata de todos los hospitales y clínicas privadas y de las empresas farmacéuticas y de suministro de consumibles clínicos, así como la inmediata puesta a disposición pública de toda la industria que, técnicamente, pueda dedicar sus recursos a la fabricación de los requeridos materiales sanitarios.

El PCPE exige, que se habiliten los fondos necesarios para adquirir, de la forma más urgente, los medicamentos que se están demostrando más eficaces en la cura de esta enfermedad, la mayoría de ellos procedentes de China y Cuba.

 

El futuro es la sociedad socialista.

Todos estos hechos ponen manifiesto la superioridad de una sociedad con la economía planificada como la China que, finalmente y tras una batalla ejemplar en la que las personas fueron el centro de toda su gestión, no solo ha sido capaz de vencer la pandemia, sino que está en condiciones de ofrecer, junto a Cuba y sus brigadas médicas, su solidaridad internacionalista al mundo. 

HOY VENCER AL COVID-19

MAÑANA DERROTAR AL CAPITALISMO

 

Página 2 de 8