Ante la situación de la minería del carbón en España

La dura batalla de la minería entra en una nueva fase de conflicto; en las últimas semanas, la agresión planificada de la burguesía ha puesto de manifiesto la intención del gobierno de ejecutar las directrices de la Unión Europea hasta sus últimas consecuencias para conseguir el cierre definitivo de la minería en España.

a situación general es la siguiente:

Asturias
La empresa estatal HUNOSA anunciaba recientemente 257 despidos contemplados en su plan de empresa y una reducción del 10% del salario a sus más de 1500 trabajadores, teniendo siempre como horizonte el año 2018 para el fin de actividad.
En lo que respecta a Coto Minero Cantábrico, el proceso de liquidación concursal y subasta de los activos de la empresa (Pozo de Cerredo en Asturias, sector servicios de Villablino y los activos de Calderón, Fonfría y Feixolin en León) dejan en suspense los casi 400 puestos de trabajo que actualmente tiene la empresa.

Castilla y León
En Palencia, Carbones de San Isidro y María presentaba hace unos días un ERE de extinción para los últimos trabajadores de interior que quedaban en la cuenca, tras más de un siglo de actividad.
En León, la Hullera Vasco-Leonesa ha planteado una reducción de más del 15% de salario así como una rebaja considerable de derechos acumulados en el marco de negociación del convenio de empresa –desaparición de la caja de auxilio, aumento de una hora de la jornada de trabajo, etc- , presionando a los más de 700 trabajadores (entre matriz y subcontratas) con el impago del 40% de su última nómina, que ya se ha saldado con 38 trabajadores de exterior despedidos.

Otras empresas como Alto Bierzo y UMINSA continúan inmersas en Expedientes de Regulación Temporales que mantienen un clima de tensión de unas cuencas mineras al límite.

Todo ello, unido a los expedientes de extinción de las empresas auxiliares del Grupo Alonso (UMINSA y CMC) pertenecientes al convenio del metal y que ante la falta de carga de trabajo, han reducido considerablemente sus plantillas o directamente han prescindido totalmente de sus trabajadores.

Desde el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC) animamos a todos los trabajadores de la minería del carbón en España –de interior o a cielo abierto, de empresas matrices o subcontratas- a organizarse y a luchar por su futuro, pues, como ya nos han demostrado en ocasiones anteriores, la unión hace la fuerza y que la lucha obrera es el único modo de defender las conquistas logradas.

Estos ataques contra las condiciones de vida y trabajo de los mineros se intentan justificar alegando razones de viabilidad, la supresión y/o el impago de las ayudas estatales para el sector minero contempladas en el Plan del Carbón 2013-2018.

En cambio, la realidad es otra. No fueron los trabajadores de la minería del carbón, sino la patronal y sus respectivos gobiernos quienes acataron los dictados de la Unión Europea de asfixiar la producción del carbón español para satisfacer las necesidades de los monopolios energéticos que ordenan y disponen en la Europa capitalista.

Los trabajadores no quieren seguir pagando con sus salarios y sus vidas la crisis del descompuesto modo de producción capitalista y la lucha feroz entre los monopolios por el reparto de las cuotas de producción, los recursos y los mercados.

En aplicación de las directrices de la Unión Europea de los monopolios, las empresas mineras públicas se privatizan, las privadas tienden a la subcontratación para aumentar la explotación de la clase obrera y obtener más beneficios a través de la rebaja de salarios y aumento de jornadas, arrojando a amplias capas de la clase obrera al paro y a la miseria.

No podemos dejar de denunciar como el capitalismo decrépito, personalizado hoy en la patronal minera, no tiene otro modo de remontar su tasa de ganancia que no sea atacando a los derechos de la clase obrera, la cual no va a quedarse de brazos cruzados viendo como le es arrebatado todo, presentando batalla hasta las últimas consecuencias.

En la fase actual del capitalismo resulta necesaria y apremiante la organización de todos los trabajadores en sus centros de trabajo, pues la ofensiva contra nuestros derechos será continua y sistemática. Que la burguesía y sus lacayos tengan claro que sin la clase obrera no se mueve ni un solo engranaje de este sistema, que sin el trabajo de estos compañeros que hoy reciben estos ataques no habrá producción de carbón y que no descansaremos hasta ver cumplidas sus expectativas y reivindicaciones.

De la oscuridad de los pozos mineros salió la luz que iluminó heroicas luchas de la clase obrera en este país. Desde la huelga de 1962, las movilizaciones de 1991 contra la “reconversión industrial”, la marcha negra de 1992 hasta las grandes confrontaciones de clase en tiempos recientes.

La clase obrera ha aprendido valiosas lecciones de la lucha de este heroico destacamento suyo que es el proletariado minero y se enorgullece de sus victorias, que son victorias de toda la clase obrera. En esa lucha se han forjado y se siguen forjando Comités de Unidad Obrera (CUO) formados por luchadores que no aceptan ni aceptarán la división de la clase obrera, la rendición, la colaboración
de clases ni el chantaje patronal.

El Partido Comunista llama a los trabajadores y a las trabajadoras a organizar la solidaridad con las futuras luchas de los mineros, que a buen seguro enfrentarán estas agresiones con la determinación y combatividad demostrada en ocasiones anteriores. Los compañeros mineros nos encontrarán siempre a los comunistas apoyando y llamando a apoyar su justa lucha que es la de toda la clase obrera.

Ni despidos, ni rebaja salarial
Salida de la UE
Nacionalización inmediata y control obrero sobre la producción minera: El carbón, para
quien lo arranca de la tierra.
¡La clase obrera en guerra, la mina no se cierra!

Comité Ejecutivo del Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE)
Buró Político de los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC)
Madrid, 27 de febrero de 2014.