25 de Noviembre DÍA INTERNACIONAL PARA LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES

Las comunistas del PCPE denunciamos la violencia de género como el grado más extremo de la larga serie de discriminaciones e injusticias que sufrimos las mujeres en el sistema capitalista, un sistema basado en la violencia como método de apropiación de recursos y cuerpos. Esta violencia sustentada en la división sexual del trabajo, diferente reparto de roles de género e inferioridad de la mujer en las posiciones de poder está impuesta por el sistema patriarcal aliado natural del capitalismo.

Hablamos de violencia física y de violencia ejercida por la explotación, la discriminación salarial en el trabajo, acoso laboral y sexual en los centros de trabajo, de estudios, en los hogares.... De un contingente intimidado y disciplinado de trabajadoras se beneficia el capitalismo en su simbiosis con el patriarcado, de su alianza  salen altos niveles de explotación de nuestra desvalorizada fuerza de trabajo. La violencia económica contra las trabajadoras es rentable, porque nos coloca en una posición de subordinación y de exposición a la violencia, en condiciones de mayor vulnerabilidad.

Las trabajadoras compartimos con el conjunto de la clase obrera la explotación intrínseca a la contradicción principal capital-trabajo pero además asumimos la responsabilidad de los cuidados y la reproducción de la clase, creándose las bases materiales para sufrir en mayor medida la opresión y la violencia machista. Esta violencia tiene múltiples expresiones a nivel mundial, siendo la forma más extendida la violencia en el ámbito de la pareja.

Los feminicidios y formas extremas de violencia contra las mujeres se producen en numerosos países del mundo mediante el infanticidio, aborto selectivo o el abandono de las niñas y la desaparición o el asesinato sistemático de mujeres jóvenes y adultas. Continúan los “crímenes de honor”: las mujeres son quemadas vivas, lapidadas, estranguladas o asesinadas para salvar la “honra” y el “honor” de la familia, violadas por venganzas familiares o atacadas con ácido por rechazar pretendientes. En más de 70 países se penaliza, persigue, acosa y agrede a las mujeres que no aceptan la heterosexualidad como norma.

En la UE 9 millones de mujeres han sido víctimas de una violación, un 33% han sufrido violencia física o sexual pero sólo una de cada tres denuncia las agresiones. Según un informe de la Agencia de Derechos Fundamentales de la UE (FRA) Una de cada cinco españolas mayores de 15 años (22%) ha padecido violencia física o sexual y menos de una quinta parte ha denunciado a la policía la agresión. Una de cada diez mujeres españolas ha padecido una situación de ciberacoso en Internet, y el 29% de las que aseguran estar trabajando sostiene que ha sufrido acoso en un contexto laboral.

Casi la mitad de las mujeres que mueren por femicidio en el mundo son asesinadas por sus maridos o exparejas, un porcentaje que se eleva al 70% en algunos países. En lo que llevamos de este 2014 se han producido en el Estado español 42 asesinatos por violencia patriarcal y 124.893 denuncias durante el pasado 2013.

Organicémonos con el resto de la clase obrera contra la violencia patriarcal y la violencia capitalista. Luchemos contra la violencia que este sistema ejerce contra nosotras en sus múltiples formas, y construyamos como clase obrera que somos una nueva sociedad que elimine toda forma de opresión y explotación, la sociedad de seres libres y plenos, la sociedad socialista-comunista.

 

 

 

NINGUNA AGRESIÓN SIN RESPUESTA
CAPITALISMO Y PATRIARCADO CULPABLES DE FEMINICIDIO
POR UNA SOCIEDAD SIN EXPLOTACIÓN NI OPRESIÓN
¡POR EL SOCIALISMO! ¡POR EL COMUNISMO!