Unir las luchas obreras para organizar victorias

Hoy la clase obrera de este país desarrolla una gran cantidad de luchas, como respuesta a los violentos ataques que la patronal y sus gobiernos dirigen contra los trabajadores y trabajadoras.

Sufrimos un ataque generalizado contra nuestros derechos y condiciones de vida, no son hechos aislados, que se limiten al ámbito de una empresa o sector. La liquidación de los Convenios Colectivos, la destrucción de puestos de trabajo, los despidos, la flexibilización horaria y del calendario laboral, las rebajas salariales impuestas, la precarización creciente, la imposibilidad de atender la vida familiar y laboral, el aumento de la siniestralidad como consecuencia de los ritmos agotadores, la especial situación de la mujer trabajadora más castigada hoy en la rebaja de unos salarios que ya eran inferiores a los de sus compañeros de trabajo, el acoso y el despido de quienes llevan más años de trabajo, el aumento de la represión y la persecución patronal contra quienes defienden sus derechos, son hechos que demuestran la guerra organizada de los capitalistas contra la clase trabajadora.

La burguesía está organizada para agredir a la clase obrera con cada una de estas medidas, utilizando para ello todos los aparatos del Estado, los caules controla de forma absoluta. Los distintos gobiernos de turno no cambian la situación de la clase obrera; bajo uno u otro color todos obedecen a los intereses de las clases dominantes.

Por esto, la clase obrera se tiene que unir, y organizarse en su propio Partido, para poder responder a los continuados ataques de su enemigo de clase. El Partido Comunista de los Pueblos de España, (PCPE), es el Partido de la clase obrera, y su juventud son los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC).

Las declaraciones de los medios de comunicación -que nos repiten a diario-, que dicen “que todos tenemos que arrimar el hombro” son una mentira, para distraernos mientras nos arrebatan los derechos conquistados con la sangre de la clase obrera y llevan las cifras de paro hasta los seis millones. Sólo mediante la organización de los trabajadores y trabajadoras en su Partido podremos devolver golpe a golpe cada una de las agresiones de la oligarquía contra la clase obrera. O ELLOS O NOSOTROS, no hay más alternativa ni medias tintas.

El enemigo es grande y está organizado, estatalmente e internacionalmente, en estructuras imperialistas, como la Unión Europea, que no es más que una unión internacional de monopolios para defender sus intereses particulares. Sólo mediante la organización obrera en su Partido Comunista, y a través de la lucha revolucionaria por la toma del poder político, podremos acabar con la situación de miseria en la que nos están sumiendo este sistema de la dictadura del capital, y construir otro sistema, el Socialismo-comunismo, el único sistema capaz de satisfacer las necesidades del pueblo trabajador.

A la clase obrera, duramente castigada por el capitalismo y sus crisis, no será fácil en adelante venderles el discurso de la calumnia anticomunista.

El socialismo que conocimos en el siglo XX demostró su superioridad, garantizó a las mujeres el acceso al trabajo, a la cultura, y a los órganos del poder popular; una sanidad y educación gratuita y de alta calidad para todo el pueblo, pleno empleo, alta cualificación profesional, jubilación digna a los 60 años, vivienda y transporte, protección a los dependientes, 0% de desnutrición infantil, tiempo libre, y un futuro digno para la juventud obrera.

El capitalismo sólo puede sobrevivir a esta crisis llevando a la clase obrera a una situación de esclavitud, miseria generalizada y guerra imperialista. En las actuales condiciones todo pacto con la patronal modificará a la baja las condiciones de la clase trabajadora en el sentido de más precariedad, paro y sobreexplotación. Ni las reediciones del Pacto Social con el enemigo, ni las propuestas del “nuevo” sindicalismo interclasista de incorporar obreros a los consejos de administración de las empresas, resolverán la situación que hoy viven los trabajadores/as. Es necesario agrupar las fuerzas de la clase obrera, a las trabajadoras y trabajadores más conscientes de sus intereses de clase, para organizar la lucha por la única salida posible a favor del pueblo trabajador. Esta lucha pasa por unir a las y los trabajadores en cada centro de trabajo, en sus Asambleas Obreras soberanas y en Comités para la Unidad Obrera que resuelvan la división de la clase , coordinen sus luchas y la doten de un programa reivindicativo unitario y de un calendario de lucha y movilización sostenida. Trabajando y empujando desde las bases de cada organización obrera, de cada sindicato, desde cada sección sindical, desde cada asamblea obrera, desde cada centro de trabajo, por la convocatoria de una Huelga General para acumular fuerzas y experiencia de lucha, con el objetivo inmediato de derrotar las contrarreformas y los planes antiobreros de la patronal y su estado. La clase obrera necesita fortalecer su columna vertebral, su Partido de clase, el que representa sus intereses objetivos y puede dotar a la lucha económica de un programa político; unir, concentrar y preparar a las fuerzas de la clase obrera para romper con el poder de los monopolios . Romper con las uniones imperialistas y los tratados que han destruido y continuarán destruyendo empleo, derechos laborales y condiciones de vida de las y los trabajadores y trabajadoras , derrocar el sistema de explotación capitalista, nacionalizar los sectores estratégicos de la economía, y organizar la producción planificada bajo control obrero para satisfacer las necesidades de la inmensa mayoría del pueblo.

La clase obrera debe unir todas las luchas en un único frente de lucha política clasista por el Poder Obrero para organizar victorias, y llevar a la clase obrera al poder.

UNIR LAS LUCHAS OBRERAS PARA ORGANIZAR VICTORIAS
TRABAJADOR, TRABAJADORA: INCORPÓRATE A LAS FILAS DEL PARTIDO DE LA CLASE OBRERA
EN CADA CENTRO DE TRABAJO PARTIDO COMUNISTA
EN CADA CENTRO DE TRABAJO JUVENTUD COMUNISTA