Por la clase obrera y los pueblos no al TTIP, no a los monopolios, no a la UE

La Asociación Trasatlántica de Comercio e Inversión (TTIP por sus siglas en inglés) es un acuerdo económico que actualmente se encuentra en proceso de negociación entre el Departamento de Comercio estadounidense y la Comisión Europea, cuya finalidad última es la creación de una gran zona económica de libre circulación de inversiones y mercancías entre Estados Unidos y los Estados Miembros de la Unión Europea.

En definitiva, mediante el TTIP se trata de armonizar y uniformizar la reglamentación que rige el funcionamiento de buena parte de los sectores económicos de EEUU y la UE, pues esta diferencias suponen el principal obstáculo para la actividad de los monopolios a escala global.

La entrada de las grandes aseguradoras médicas, de la industria farmacéutica y de las tecnologías sanitarias de origen estadounidense representaría un avance difícilmente reversible del proceso de privatización de la sanidad pública. Estas grandes compañías transnacionales se encuentran muy interesadas en acceder mediante contratos públicos a la gestión de estos servicios tras su previa externalización o privatización a sabiendas de que ello puede suponerles una importante fuente de ganancias. En el mismo sentido, además dispondrán mecanismos dirigidos a salvaguardar los intereses de los grandes monopolios, que, por ejemplo, impidan la recuperación de los servicios externalizados o cedidos. Por otro lado, es previsible que en beneficio de la industria farmacéutica se dispongan algunas medidas como la prolongación de vigencia de las patentes de los medicamentos o retrasar la entrada de genéricos para su venta al público

El Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) rechaza frontalmente la implantación de esta zona de libre comercio e inversión, con la que nada tienen que ganar la clase obrera y el pueblo trabajador. El PCPE llama al conjunto de los trabajadores y trabajadoras del sector sanitario y al pueblo trabajador en su conjunto a organizarse y luchar contra esta nueva ofensiva de los grandes monopolios transnacionales, y por extensión, a reivindicar la salida de España de la Unión Europea como proyecto que solo responde a los intereses de una minoría oligárquica de nuestro país.

SIN SERVICIOS PÚBLICOS NO HAY FUTURO PARA EL PUEBLO TRABAJADOR.