Por la clase obrera y los pueblos: no al TTIP, no a los monopolios, no a la UE

La Asociación Trasatlántica de Comercio e Inversión (TTIP por sus siglas en inglés) es un acuerdo económico que actualmente se encuentra en proceso de negociación entre el Departamento de Comercio estadounidense y la Comisión Europea, cuya finalidad última es la creación de una gran zona económica de libre circulación de inversiones y mercancías entre Estados Unidos y los Estados Miembros de la Unión Europea.

En definitiva, mediante el TTIP se trata de armonizar y uniformizar la reglamentación que rige el funcionamiento de buena parte de los sectores económicos de EEUU y la UE, pues esta diferencias suponen el principal obstáculo para la actividad de los monopolios a escala global.

La entrada de las grandes transnacionales estadounidenses condicionaría enormemente la actividad de la industria alimentaria española y europea. La extensión de prácticas actualmente restringidas en los Estados Miembros de la UE por parte de estos grandes monopolios transnacionales, como la utilización de organismos genéticamente manipulados (GMO), el tratamiento hormonal del ganado bovino y porcino, o la esterilización del pollo con cloro, afectarían gravemente a los derechos del consumidor y la seguridad alimentaria.

Asimismo, en el campo buena parte de los propietarios de pequeñas parcelas y granjas no podrán competir con las grandes transnacionales estadounidenses del sector, de mucha mayor magnitud que las europeas, al enfrentarse a un nuevo marco regulatorio y al no poder costearse los medios tecnológicos necesarios para alcanzar cotas de producción siquiera similares a estas últimas

El Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) rechaza frontalmente la implantación de esta zona de libre comercio e inversión, con la que nada tienen que ganar la clase obrera y el pueblo trabajador. El PCPE llama al conjunto de los trabajadores, de los campesinos y de los pequeños propietarios de tierra a organizarse y luchar contra esta nueva ofensiva de los grandes monopolios transnacionales, y por extensión, a reivindicar la salida de España de la Unión Europea como proyecto que solo responde a los intereses de una minoría oligárquica de nuestro país.

SIN AGRICULTURA Y GANADERÍA NO HAY FUTURO PARA EL PUEBLO TRABAJADOR