El PCPE estará en las elecciones del 26J para que la clase obrera tenga una opción de voto contra la dictadura de los monopolios

Fracasados los intentos de formar un nuevo gobierno capitalista, nos encontramos con el emplazamiento a una repetición del proceso electoral del 20D. Quienes fueron incapaces de dotar a la burguesía española de un gobierno a la medida de sus intereses, vuelven a presentarse con el mismo discurso fracasado de la campaña electoral anterior, repitiendo sus mismas demagógicas promesas de entonces.

En una situación de profunda crisis del capitalismo -con un incremento constante de las desigualdades sociales, con nuevas guerras imperialistas, con mayores crisis de refugiados producidas por esas guerras, y con el incremento constante de las agresiones ambientales contra las condiciones de vida en el planeta-, ninguna de esas opciones supone un cambio de propuesta política, sino que son nuevas versiones sobre las mismas políticas de siempre de gestión del capitalismo. Ninguna de esas opciones tiene la posibilidad de triunfar en su pretendido objetivo; es imposible regenerar al capitalismo; mientras haya capitalismo los monopolios no darán su brazo a torcer en el ejercicio de su dictadura total.

En esta campaña electoral del 26J se repetirán, machaconamente, las mismas promesas engañosas de que cambiarán a mejor la situación de los sectores populares. Todas ellas son falsas y, en sus distintas versiones, se reparten los papeles de la comedia electoral para engañar a unos y a otras. Al fi nal la Banca siempre gana, mientras siga el capitalismo.

Liberales de colores, socialdemócratas de distinto pelaje, oportunistas y engañaobreros varios, presentarán sus propuestas con el entusiasmo del trilero que trata de conseguir engañar a la audiencia. La realidad es tozuda. No hay salida en el capitalismo para la clase obrera y para el pueblo. Solo explotación, opresión y pobreza es lo que les ofrece el actual sistema capitalista senil.

Cambiando el sentido de la lucha política si que hay un camino para avanzar hacia la construcción de un nuevo proyecto social, hegemonizado por la mayoría trabajadora. Un camino que se inicia con el compromiso de destruir el sistema capitalista (la dictadura de los monopolios), y que tiene su estación de llegada en la construcción de la sociedad socialista, en la revolución.

El PCPE es la única organización política que concurre a las Elecciones del 26J con una propuesta revolucionaria. Una propuesta que, como decía Lenin, no engaña a la clase obrera, sino que -partiendo de reconocer a la clase obrera como sujeto principal del nuevo proyecto de sociedad-, abre un horizonte cierto hacia la libertad y la justicia social. Una propuesta, que se apoya en el análisis de las irresolubles contradicciones del actual sistema de dominación, y que representa la necesaria superación histórica de la actual civilización en la que vivimos. Cuanto antes la mayoría social comience a recorrer ese camino, antes acabará la barbarie del actual criminal sistema capitalista.

Trabajadoras, trabajadores, la propuesta comunista constituye la gran esperanza para que el inmenso desarrollo de las fuerzas productivas, que hoy ya no puede crecer más dentro del capitalismo, se pueda poner al servicio de la mayoría social, cambiando de forma favorable las condiciones de vida de la clase obrera y de los sectores populares, y abriendo, así, el camino hacia una sociedad de bienestar generalizado de las amplias mayorías. Acabar con la dictadura de los monopolios, con la UE y con el TTIP, es el paso inicial, necesario para abrir camino a este futuro. La paz entre los pueblos solo será posible sacando de la historia a quienes organizan las guerras: los grandes monopolios.

Apoyar las candidaturas del PCPE es organizar la lucha para liquidar la dictadura de los monopolios, para abrir el camino al bienestar de las grandes mayorías sociales, propietarias -en esa futura sociedad- de toda la producción social.

Comité Ejecutivo del PCPE

Madrid, 6 deMayo de 2016