El imperialismo es el enemigo de todos los pueblos

 

La violencia, las agresiones y las guerras imperialistas aumentan en función de las derrotas que el imperialismo está sufriendo. El imperialismo está perdiendo frente a pueblos desarmados como el pueblo venezolano, pero que son pueblos resueltos a defender sus derechos y a conquistar la paz.

Más de ocho millones de votos para la Asamblea Nacional Constituyente se impusieron a la violencia fascista, a la mentira mediática, a la presión de gobiernos títeres del imperialismo.

El gobierno de Rajoy, junto a otros gobiernos fieles lacayos del imperialismo, repite las consignas de Donald Trump y declara que no reconoce la Asamblea Nacional Constituyente. Todos esos gobiernos que hoy se atreven a negar la soberanía del pueblo venezolano tienen un extenso historial de detenciones ilegales, crímenes paramilitares, corrupciones, desapariciones forzosas, son cómplices de los campos de hambruna que encierran a miles de refugiados, de la desaparición de miles de niños y niñas al llegar a Europa huyendo de las guerras imperialistas, son actores directos y participan en guerras de saqueo y rapiña.

El peligro para el imperialismo y sus gobiernos títeres es que los pueblos reconozcan su fuerza, su protagonismo para construir el futuro en paz.

El PCPE y su juventud, J-PCPE, reconocemos la decisión soberana del pueblo venezolano y la defendemos como nuestra, porque consecuentes con la necesidad de la unidad de los pueblos, estamos resueltos a acabar con las agresiones y las guerras imperialistas.

Hacemos un llamamiento a la unidad y a la solidaridad internacionalista para defender a los pueblos que luchan por su soberanía, por su dignidad.

¡Basta de injerencias imperialistas en Venezuela!

¡Todo el poder para el pueblo trabajador!