NI RECORTES, NI CAPITALISMO ¡POR OTRA HUELGA GENERAL!

Hablar, por tanto, de “regenerar la democracia”, de conciliar los intereses de explotadores y explotados (pacto social), de rogar a quienes sustentan la actual dictadura la aplicación de políticas “más sociales” constituye una posición de complicidad con quienes, querámoslo ver o no, han declarado una guerra abierta contra la inmensa mayoría de nuestro pueblo.  

NI RECORTES, NI CAPITALISMO

¡POR OTRA HUELGA GENERAL!

6 millones de trabajadores y trabajadoras en el desempleo (más del 26%); 400.000 familias expoliadas por los desahucios desde el año 2007; un  paro juvenil que en algunos tramos de edad se acerca al 60%; cerca de una de cada 4 personas en situación de pobreza… son algunas de las consecuencias de la actual crisis para nuestro pueblo.

Mientras, las grandes empresas (monopolios) que cotizan en el IBEX-35 obtuvieron en 2012 unos beneficios cercanos a 35.000 millones de euros (+ 40% respecto a 2011).

Estos datos ilustran la situación de quiebra a la que el capitalismo en nuestro país está condenando a la clase obrera y sectores populares, a la inmensa mayoría, que además estamos viendo cómo conquistas históricas están siendo directamente liquidadas: aumento de la edad de jubilación; reducción de salarios, de las pensiones y del coste de los despidos; eliminación de pagas extras; brutal ataque a la negociación colectiva y la conversión de los convenios en “papel mojado”… constituyen parte de la hoja de ruta que los distintos gobiernos (locales, autonómicos, estatal, de la Unión Europea) están aplicando para salvaguardar los privilegios de una minoría explotadora que, gobierne quien gobierne,  siempre va a ver protegidos sus beneficios, siempre va a contar con unos partidos que administren eficazmente sus negocios, y siempre va a disponer de todas las estructuras del estado (judicatura, cuerpos policiales, aparato propagandístico) a su servicio para reprimir y criminalizar a quien ose poner en cuestión su hegemonía.

Digámoslo una vez más: el capitalismo no está en crisis; el capitalismo es la crisis. Sus recetas siempre van a ir dirigidas a tratar de aplastar nuestras condiciones de trabajo y de vida.

Hablar, por tanto, de “regenerar la democracia”, de conciliar los intereses de explotadores y explotados (pacto social), de rogar a quienes sustentan la actual dictadura la aplicación de políticas “más sociales” constituye una posición de complicidad con quienes, querámoslo ver o no, han declarado una guerra abierta contra la inmensa mayoría de nuestro pueblo.  Constituye, en definitiva, negar cualquier proceso emancipador que realmente sirva a nuestros intereses.

Sencillamente, terminar con el paro, con las privatizaciones, con la corrupción, con todos los mecanismos de explotación laboral, con los salarios de miseria… no es posible sin liquidar el actual régimen de dominación.

El Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC) te hacemos un llamamiento a unirte a nuestras organizaciones para convertir toda movilización social en una movilización dirigida por los trabajadores y las trabajadoras, que organice la lucha utilizando la Huelga General como respuesta a las violentas agresiones que estamos sufriendo por parte de la patronal y sus gobiernos serviles.

Te hacemos un llamamiento para unirte al PCPE y los CJC para luchar por la aplicación de  un programa inmediato que combata los efectos de la crisis:

·         Nacionalización de la banca y de los sectores económicos estratégicos de la producción y cambio, así como de  todas las empresas en su día privatizadas:                   porque la riqueza social la producimos los trabajadores y las trabajadoras, los beneficios de la misma nos pertenecen.

·         Defensa de una sanidad, educación y servicios sociales públicos y de calidad: porque con nuestros derechos, ni se especula, ni se someten al lucro                             privado.

·         Ni un desahucio más, ni dación en pago. Por una moratoria en el pago de las hipotecas a las familias en paro, y devolución de las viviendas robadas por la                   banca: porque ni un trabajador, ni una trabajadora en la calle mientras hay viviendas vacías.

·         No al pago de la deuda adquirida por el capitalismo español: porque los trabajadores y las trabajadoras no hemos generado esta deuda, no vamos seguir                     soportando que se use como excusa para la pérdida de salarios y derechos. 

Estas medidas no podemos entenderlas, si queremos evitar futuras crisis que serían aún más desastrosas, sin otras de carácter estratégico:

·         Salida de la UE, del euro y la OTAN: Porque rechazamos unas instituciones que son contrarias a los pueblos. Ni UE que liquida derechos, ni euro que sólo                   ha traído carestía, ni OTAN que agrede para la conquista de nuevos mercados.

·         Por el Socialismo y el Comunismo: Porque el actual régimen no trae más que miseria, paro o incluso hambre, construyamos juntos y juntas una sociedad de                 personas libres e iguales, dirigida por la inmensa mayoría (la clase obrera), donde la propiedad social garantice el bienestar y el desarrollo individual y                          colectivo. Porque, en definitiva, si los trabajadores y las trabajadoras producimos la riqueza social que se genera, también debemos tomar nuestro destino                     en nuestras manos y dirigir política y económicamente el país.

 

¡PODEMOS VIVIR SIN PATRONES Y SIN EXPLOTACIÓN!

¡TODO EL PODER PARA LA CLASE OBRERA!

¡POR EL SOCIALISMO Y EL COMUNISMO!