Movimiento Obrero

Desde la secretaria del Movimiento Obrero del PCPE secundamos la denuncia que realiza el CSU de Pensionistas y Jubilados, ante la aprobación en el Parlamento Europeo del PePP el PCPE llama al conjunto de la clase obrera a secundar la convocatoria de movilizaciones en defensa de unas pensiones públicas e incluidas en los Panes Generales del Estado.

POSICIÓN DE LA CSU DE PYJ SOBRE LA VOTACIÓN EN EL PARLAMENTO EUROPEO RESPECTO Al PEPP REALIZADA EN LA MAÑANA DEL DÍA 4 DE ABRIL DE 2019

Es evidente que la aprobación del PePP, acrónimo en ingles de Pan-European Personal Pension Product, por parte del Parlamento Europeo expresa con total crueldad social y con total evidencia los intereses capitalistas de la Unión Europea. La burguesía europea apuesta con firmeza y con dureza en la defensa de sus intereses económicos, de sus intereses de clase. Han votado a favor de la privatización de las pensiones que serán comercializadas por bancos, aseguradoras, fondos de gestión y/o gestores de inversión, es decir, la creme de la creme del capitalismo financiero europeo.

La votación de esta mañana expresa con claridad que es el Parlamento Europeo, que intereses de clase defiende y cuál es el papel político que tiene. La votación ha reflejado fielmente el carácter “social” de la UE. Solamente los ingenuos, los mal informados y los que engañan con alevosía y premeditación a los ciudadanos de los países de la Unión pueden defender el carácter social de la UE. La votación de hoy refleja históricamente que la UE fue creada para defender los intereses de la burguesía europea y que solo a ella representa. No fue pensada para defender las pensiones públicas dignas, ni para luchar por la igualdad salarial y social, nació para explotar a los trabajadores y a los sectores sociales que sean necesarios.

La aprobación por 338 votos a favor, 143 en contra y 139 abstenciones es un reflejo fiel de que la UE y su Parlamento es una institución que solo defiende a ultranza los intereses de los poderosos. Con las desgravaciones fiscales aprobadas, que es dinero público, se financiaran las pensiones o planes de jubilación, llevando a la perversión de que el dinero público no solo contribuya de una manera determinante a financiar las pensiones privadas, sino que además contribuirá a dinamitar las pensiones públicas, generando más desigualdades, más pobreza y más miseria social.

Esa UE que dicen nació para aumentar los derechos, las mejoras sociales y aumentar las oportunidades individuales y colectivas, ha quedado claramente retratada en lo que es la Europa de los capitales y de los mercaderes, totalmente alejada de los intereses populares y claramente puesta al servicio de los intereses oligárquicos.

Lo que los sindicatos de clase denominamos robo, esquilmación del dinero público, explotación y consiguiente miseria popular la UE y sus instrumentos lo denominan productos financieros, que según ellos tendrían “ventajas” como las de elegir un plan de pensiones para su jubilación, podrán seguir contribuyendo, en plan de mochila austriaca, aunque cambien de residencia, el contratatante podrá cambiar de proveedor tanto a nivel nacional como internacional a partir de un periodo mínimo de cinco años, y todo ello con el objetivo estratégico de canalizar los ahorros, es decir inversiones, a largo plazo para que la banca e instituciones financieras tengan garantizado un montante económico que les permita especular a largo plazo.

¿A quién va dirigido preferentemente “el producto PePP"? Según la Comisión Europea, será un producto de ahorro adecuado para cualquier perfil, desde trabajadores a desempleados o estudiantes. Es evidente que el recientemente aprobado. Realmente el PePP tiene como objetivo estratégico el sustituir las pensiones públicas por las privadas.

Ante esta evidencia la lucha en defensa de las pensiones públicas debe ser incrementada. Hay que sumar a estas luchas a la inmensa mayoría de la sociedad. Es evidente que solo la lucha unificada, constante y por claros intereses clasistas será el instrumento determinante para la derrota de los pérfidos y criminales planes del capitalismo europeo contra la clase obrera y los sectores populares.

Central Sindical Unitaria de Pensionistas y Jubilados (CSUPJ), miembro de la FSM

 

 

30 de Octubre 2018

Alcoa no se cierra

Escrito por
La multinacional norteamericana Alcoa anunció el cierre de dos de sus tres factorías que mantiene abiertas en el estado español, afectando el despido colectivo a la totalidad de la plantilla de A Coruña y Avilés que asciende a casi 700 trabajadores.
 
Alcoa se hizo con la empresa pública Inespal hace veinte años cuando gobernaba el PP que siguió la línea de desmantelamiento industrial que comenzó el PSOE tras llegar al poder en 1982 y aplicar las políticas económicas e industriales que exigía el capital para la entrada del estado español en la entonces denominada Comunidad Económica Europea. La decisión de cierre de las plantas de A Coruña y Alicante viene tras desprenderse de las plantas de Amorebieta (Bizkaia) y Alicante hace dos años. Ahora Alcoa aduce para justificar su decisión, entre otros motivos, a la pérdida de rentabilidad de las plantas que ahora pretende cerrar y al coste de la energía. Lo cierto es que Alcoa declaró en el segundo semestre de 2018 unos beneficios antes de impuestos de 450 millones de dólares y que hasta el año 2013 se benefició de un precio muy ventajoso en la electricidad.
 
En un escenario de capitalismo salvaje en el que estamos inmersos la decisión de Alcoa responde a razones de “mercado” y es ilusorio pensar que la solución a este problema vendrá con la venta de estas factorías a otras empresas, que aplicarán en el futuro la misma lógica del mercado que se aplica ahora, o con un cambio de criterio de la multinacional. Otra de las razones que se han esgrimido para el cierre de las factorías de A Coruña y Avilés son los problemas estructurales productivos y tecnológicos de las mismas y estos problemas, si existen, viene derivados de la ausencia de un plan de inversiones que hubiese garantizado su eficacia y rentabilidad en el tiempo cuestión que en ningún momento exigió el gobierno español cuando vendió Inespal a un precio más que ventajoso en 1998. La fijación del precio de la electricidad en el mercado es un problema que seguirá afectando a las empresas y a los particulares, por lo que se hace necesario encabezar la lucha por la nacionalización del sector energético y otros sectores estratégicos de la economía. Es por lo tanto asimismo ilusorio pensar que la Unión Europea, superestructura del capitalismo y del imperialismo, va a solucionar el problema; acudir a un pirómano para apagar un incendio no es muy inteligente.
 
Para luchar contra esta decisión de cierre y las nefastas consecuencias que tendría en el empleo en las comarcas afectadas es necesario organizar la lucha obrera y actuar con unidad. Este es el objetivo prioritario; pero si lo que queremos es garantizar que estas situaciones no se produzcan en el futuro, la clase obrera -con el apoyo de los sectores populares- debemos dar un paso más y luchar por una sociedad socialista en la que la planificación rija la economía. Debemos asimismo unificar las luchas y crear un frente común contra el capitalismo y el imperialismo. Y debemos desenmascarar a aquellos dirigentes políticos locales, autonómicos o estatales que manifiestan su apoyo a la plantilla en su lucha contra el cierre enarbolando las banderas de la derecha o la socialdemocracia: quienes defienden el capitalismo, quienes aspiran a reformarlo o quienes quieren “hacerlo más amable” son cómplices de la decisión de Alcoa.
 
EL PCPE apoya las movilizaciones de la plantilla de Alcoa en su lucha por la defensa de sus puestos de trabajo y trasladamos al conjunto de la clase la necesidad de sumarse a esta lucha que es la lucha de todos.
 
¡ALCOA NO SE CIERRA!

¡NACIONALIZACIÓN DE SECTORES ESTRATÉGICOS!

Desde el PCPE queremos hacer llegar nuestra solidaridad con los compañeros militantes de CNT que han sido acusados y enjuiciados por el estado burgués-monárquico del capital.

Una vez más la maquinaria de represión del estado capitalista se pone en marcha con la clara intención de descabezar, desmoralizar y anular la lucha de la clase obrera.

Pablo Alberdi y Jorge Merino han sido condenados por delitos de desórdenes públicos a un año de prisión. Además, Alberdi ha sido condenado también a tres años y nueve meses de prisión por un delito de atentado. El tercer acusado Iñaki I. ha sido condenado, tras un acuerdo con la fiscalía, a seis meses por un delito de desórdenes públicos.

El delito de estos compañeros fue el de movilizarse en Logroño/ La Rioja en defensa de los intereses de los trabajadores y las trabajadoras durante la “Huelga General del 14N de 2012”. Ejercieron sus derechos de manifestación y huelga, derechos conquistados en su día tras años de lucha de la clase obrera.

El PCPE denuncia la persecución y represión de estos y otros miles de sindicalistas, obreras y obreros que están siendo procesados por los tribunales burgueses- monárquicos que, en defensa de los intereses del capital, al servicio de quienes están, han intensificado su acción represora.

Hacemos un llamamiento al conjunto de la clase obrera y los sectores populares, a la organización y movilización en defensa de los intereses propios y de los derechos políticos y sociales que van retrocediendo frente al ataque del capitalismo decadente.

Exigimos del estado burgués- monárquico la inmediata puesta en libertad de todas las personas prisioneras políticas y la paralización y sobreseimiento de todos los procesos judiciales en contra del legítimo derecho a la lucha sindical en todas sus expresiones.

HUELGA NO ES DELITO

Secretaria de Movimiento Obrero y Sindical. PCPE

José Antonio Martínez, militante del PCPE en Jumilla Murcia se dirige al pleno del ayuntamiento en nombre de la coordinadora de pensionistas.

José Antonio que ha dedicado toda su vida a la defensa de la clase obrera, en estos momentos de lucha de clases está inmerso de forma activa en la defensa de los colectivos de pensionistas y jubilados.  Este militante cuadro de la revolución día tras día entrega lo mejor de su capacidad militante a defender a los obreros y capas populares. 

Este militante del PCPE es un ejemplo de seriedad y compromiso de clase, jamás deja de estar en cabeza de las luchas que la clase obrera confronta contra su enemigo antagónico el capital. 

José Antonio es de los militantes que Lenin definió como un revolucionario que no tan solo dedicaba sus tardes o domingos libres para el desempeño militante. 

Desde la Secretaria de Movimiento Obrero del CC del PCPE, colgamos este video porque queremos que este ejemplo cunda entre toda la clase obrera. 

https://www.youtube.com/watch?v=2SAHJkDb0_o&t=633s

La supuesta recuperación muestra su verdadera cara: jornadas parciales, bajos salarios, horas extras no pagadas, vulneración de derechos, precariedad y estacionalidad del empleo.

Los datos oficiales proporcionados por el gobierno muestran una caída de las afiliaciones a la seguridad social al terminar agosto de 236.747, el peor dato desde agosto de 2008. Se rompe igualmente la tendencia de reducción del paro registrado, que aumenta en 46.400 personas. Salvo el sector agrícola, el resto de sectores se ven afectados por este aumento del paro, llevándose la palma el sector servicios.

Como denuncian los sindicatos, tras la diferencia entre los 236.747 empleos destruidos y las 46.400 personas que se han inscrito en los servicios públicos de empleo está el que la cobertura por desempleo está bajo mínimos, con un 41’2% de las personas inscritas como paradas que no perciben ningún tipo de prestación o subsidio, bajando el gasto en prestaciones un 6’3% respecto a agosto de 2016. Esta falta de cobertura, unida a los recortes en políticas activas y en personal, dejan unos servicios públicos de empleo que no son percibidos como útiles por las trabajadoras y trabajadores, y por tanto dejan de inscribirse como personas desempleadas. Este mes de agosto, solo una de cada cinco personas que han perdido su empleo se ha inscrito.

Estamos pues en un contexto de empleo precario, con un crecimiento de la temporalidad (en 2017, más del 25% de los contratos firmados duran 7 o menos días) y los contratos a tiempo parcial están cada día más presentes, contando ya con una tasa de parcialidad del 27’3%. Las horas extra no pagadas se cuentan por millones, los convenios colectivos son incumplidos formal e informalmente a diario, la estacionalidad del empleo y la dependencia del sector servicios llevan a finales de verano realmente dramáticos… En definitiva, una destrucción generalizada de derechos laborales.

También es reseñable que, pese al descenso en 16.765 afiliaciones, el régimen de autónomos integra a 3.213.140 personas. Parte del “milagro español” se ha basado en la reconversión de trabajadores/as asalariados/as en autónomos/as, bajo un discurso demagógico de fomento del emprendimiento, se ha producido un aumento significativo de “falsos autónomos/as” o “autónomos/as dependientes”, que permanecen de forma directa o indirecta trabajando y recibiendo las ordenes de una única empresa, pero con un coste mucho menor para esta y una inseguridad mucho mayor para la persona trabajadora.

Completa este cuadro la emigración. A la tradicional emigración de temporeros para la vendimia francesa, a la que han acudido este año en torno a 15.000 trabajadores/as españoles/as (75% de Andalucía), se suma la que viene marcando el mercado laboral de este país en los últimos años, con una emigración esencialmente joven que busca un futuro mejor en el extranjero, y que no encuentra condiciones para el retorno.

Para los y las comunistas del PCPE y las Juventudes del PCPE estos datos no sorprenden. Venimos denunciando reiteradamente la incapacidad del sistema capitalista para salir de su profunda crisis, lo que consigue solo a costa de los derechos laborales y sociales de la clase obrera y las capas populares de la población, con más recortes, más explotación y más beneficios para la oligarquía financiera que nos domina. Así, el gobierno habla de un retorno a niveles productivos previos a la crisis, lo que supone que este país produce tanto como hace 10 años, pero los salarios son más bajos, el coste de la vida más alto, las prestaciones y servicios sociales menores y el paro mucho mayor; todo esto significa que el gran capital es más y más rico, estando más concentrado en menos manos, mientras que la clase obrera se empobrece más y más. De la crisis sale la patronal, los trabajadores y trabajadoras no.

La respuesta de la clase obrera ante estos desmanes se ve lastrada por el miedo al paro y la aniquilación de la negociación colectiva a golpe de reformas laborales que los gobiernos de PSOE primero y PP después han llevado a cabo, siguiendo la tendencia marcada por la Unión Europea de individualización de las relaciones laborales. El sistema además pone en marcha toda su maquinaria propagandística para engañar y distraer a las masas trabajadoras de sus problemas más inmediatos y perentorios: el aumento del paro ha pasado sin pena ni gloria por los medios de comunicación.

Frente a esto, el PCPE propone un refuerzo del movimiento obrero para pasar a la ofensiva; es fundamental que los trabajadores y trabajadoras se organicen en los sindicatos para defender sus derechos, y que se constituyan Comités para la Unidad Obrera que superen la división entre siglas sindicales actualmente existente. La unidad, la organización y la solidaridad son nuestras principales armas frente a quienes nos explotan.

Debe cundir el ejemplo de colectivos obreros en lucha, como por ejemplo los trabajadores y trabajadoras de seguridad del Aeropuerto de El Prat. Solo organizados/as y luchando conseguiremos revertir esta situación. Es fundamental la solidaridad con los colectivos en lucha, así como la participación masiva en las movilizaciones que se prevén para los próximos meses, como la marcha en defensa de las pensiones convocada por CCOO y UGT o la jornada internacional de lucha convocada por la Federación Sindical Mundial el próximo 3 de octubre.

Es posible frenar los planes del capital, y es posible superar este sistema caduco que nos condena al paro y la precariedad, que cercena derechos sociales y laborales, que genera guerras e inseguridad en todo el mundo. Para ello necesitamos organizaciones sindicales y movimientos sociales potentes, que rompan con la dinámica de paz social a cualquier precio y luchen por una sociedad más justa e igualitaria. Pero sobre todo necesitamos un Partido Comunista fuerte; el PCPE hace un llamamiento a la clase obrera y a los sectores populares de la sociedad a unirse a las filas del Partido, para luchar por una sociedad más justa e igualitaria, al servicio de la clase obrera y el pueblo: el socialismo-comunismo.

 

¡¡ES HORA DE LUCHAR¡¡

LA CLASE OBRERA DE LOS PUEBLOS DEL ESTADO ESPAÑOL NO PUEDE SEGUIR SOPORTANDO ESTA FALSA RECUPERACIÓN.

POR LA UNIDAD OBRERA Y POPULAR.

POR EL SOCIALISMO-COMUNISMO.

 

 

Desde el PCPE y su Juventud Comunista reiteramos una vez más nuestro apoyo y solidaridad obrera con la lucha de los trabajadores y trabajadoras de la estiba.

En el momento actual, cuando la inmensa mayoría de la clase trabajadora sufre con intensidad la precariedad y el paro, el capital tiene claro que va a aumentar más y más sus beneficios a costa de hundir todavía más nuestras condiciones de vida y trabajo. Los trabajadores y trabajadoras debemos ser conscientes de nuestra fuerza; si luchamos podemos pararles los pies, además de acumular experiencia y estar más organizados/as de cara a los futuros ataques que sufriremos por parte de los más ricos y poderosos.

Lo que ocurre actualmente en la estiba es un ejemplo claro de lo que ofrece cada día el sistema capitalista: más beneficios para las grandes multinacionales y menos derechos para la clase obrera. La Unión Europea muestra su verdadero rostro como estructura política y económica al servicio del gran capital, imponiendo este brutal ataque contra un colectivo obrero. Los y las comunistas del PCPE creemos que los trabajadores y trabajadoras no pueden esperar otra cosa del capitalismo, la lucha es el único camino para salvaguardar nuestros derechos.

Por ello, el PCPE y su Juventud Comunista insisten en la necesidad de reforzar nuestros instrumentos de lucha, como los sindicatos y los Comités de Unidad Obrera, así como la organización política de la clase obrera, su Partido Comunista, que pueda dar unidad, independencia y sentido a cada lucha para hacerlas confluir en la lucha general por la erradicación de la explotación de unos seres humanos por otros.

El capital ha puesto en el punto de mira a los trabajadores y trabajadoras de la estiba. No pueden permitir que ningún colectivo obrero conserve sus derechos laborales, derechos conquistados en la lucha con mucho sacrificio. La estiba, al igual que cualquier otro colectivo de trabajadores/as que sufra ataques a sus derechos, no solo podrá contar siempre con la solidaridad y el apoyo militante de los y las comunistas del PCPE y su Juventud Comunista sino que ayudaremos y nos sumaremos a cualquier iniciativa de movilización y lucha que surja de este colectivo de trabajadores en lucha, llamamos a compañeros, simpatizantes, amigos y simpatizantes en no dejar de apoyar y acudir a los actos de lucha de los compañeros de la Estiba. Adelante compañeros y compañeras, luchando conseguiremos frenar los planes de quienes nos explotan cada día más.

¡Por los derechos y los puestos de trabajo en la estiba! ¡O todos o ninguno!

¡Es hora de luchar, no de pactar!

¡Que viva la lucha de la clase obrera!

Ocho años después del inicio del actual ciclo de la crisis estrucrural y general del capitalismo, la mayor evidencia de sus consecuencias es que hoy trabajadores y trabajadoras de este país vivimos mucho peor. Paro, precariedad creciente, sueldos de miseria, pobreza, exclusión social y falta de futuro favorable a nuestros intereses son expresión de la derrota que, día a día y empresa a empresa, nos está infringiendo la burguesía.

Es lucha de clases y, como reconociera el magnate W. Buffett, la están ganando ellos. Son ellos o nosotros; es su voluntad de liquidar todos y cada uno de los derechos que ganamos luchando, o nuestro compromiso de organizar una fuerte contraofensiva que los defienda y reivindique con uñas y dientes.

Si todo lo ganamos luchando, todo lo perderemos si no luchamos. Somos la mayoría social sin la que nada se mueve y, por eso, tenemos que recuperar la fuerza que nos da la unidad consciente de nuestra clase. Depende de nosotros y nosotras; de nuestra clase, de la juventud a la que se le niega el presente y el futuro digno, de las mujeres doblemente esclavizadas y, en general, de todos los oprimidos por esta sociedad de explotación y miseria. Somos nosotros y nosotras a quienes corresponde decir alto y claro BASTA.

NO AL PACTO SOCIAL

Necesitamos recuperar la iniciativa, peleando en la calle y en la negociación colectiva por todo lo que nos corresponde y lo que nos han robado. No es hora de sentarse con quienes son los verdaderos responsable de la desvalorización de nuestra fuerza de trabajo y del saqueo de nuestros derechos y libertades laborales, sociales y civiles. Ya basta de aceptar el chantaje del mal menor, Ningún pacto social con la patronal y sus gobiernos.

No es hora de reeditar ninguno de los pactos que tan nefastas consecuencias han tenido sobre nuestra clase; el último, el acuerdo sobre las pensiones que alargó la edad de jubilación hasta los 67 años. No es hora de conciliación y pacto, nuestra necesidad como clase obrera es la defensa exclusiva de nuestros intereses y esto pasa por una Plataforma centrada en:

- Anulación de las dos últimas contrarreformas laborales (la del PSOE y la del PP).

- Defensa de la negociación colectiva y del papel de los comités de empresa.

- Defensa del sistema público de pensiones sin concesión alguna a la instauración de un sistema dual.

Con estos mínimos y otras reivindicaciones que vayamos añadiendo fruto de la participación de trabajadores y trabajadoras en asambleas, es necesario tejer el marco de unidad y lucha que, con iniciativa y seguridad en la victoria, ponga final a la espiral de derrotas en la estamos instalados.

 

NI UN PASO ATRÁS

CONTRA LA PATRONAL Y SUS GOBIERNOS

UNIDAD OBRERA Y HUELGA GENERAL

¡Huelga no es delito!

Entre los días 9 y 12 de febrero será el juicio contra los Ocho trabajadores de Airbus imputados por el ejercicio del Derecho de Huelga en ocasión de la HG del 29S contra la contrarreforma laboral.

Quieren condenar a más de ocho años de cárcel a estos ocho trabajadores , pero no es una cuestión sólo de su fábrica, ni de Getafe, ni de las Organizaciones sindicales de las que los ocho compañeros son miembros. Este juicio es cosa de todos y todas nosotras, porque este es un juicio político contra toda la clase obrera. Mientras delincuentes y criminales confesos ocupan los puestos de mando de las instituciones del Estado, y las grandes empresas violan impunemente nuestros derechos fundamentales para construir sus grandes fortunas, amparados por la Contrarreforma laboral, la Fiscalía mantiene la petición de ocho años y 3 meses de prisión para estos compañeros por el único "delito" de haber ejercido en 2010 el Derecho de Huelga , de haber luchado por la derogación de esa misma Contrarreforma Laboral y la liquidación del sistema público de pensiones.

Esto forma parte de una ofensiva penal generalizada contra la clase obrera, sus organizaciones y su representación sindical en la que ya asciende a 300 el número de activistas sindicales imputados por defender los derechos de sus compañeros y los suyos propios.

Este es un juicio político contra la clase obrera y su derecho a parar la producción para defenderse del robo y la explotación a que les someten los dueños del capital.

La patronal y los gobiernos que gestionan sus negocios, la justicia burguesa a su servicio, necesitan ganar este juicio para amedrentar y poner de rodillas al conjunto de la clase obrera.

La petición de la fiscalía está basada en imputaciones falsas y en un escrito de acusación sin fundamento jurídico. Los imputados lo fueron posteriormente a los hechos, por su condición de heridos, es decir, que son considerados sujetos de delito porque fueron objeto del maltrato policial.

En la vista preliminar del mes de julio los compañeros se mantuvieron firmes en la NO aceptación de la comisión de ningún delito. Ellos se negaron a pactar con la fiscalía una sentencia "suave" a cambio de admitir que efectivamente habían incurrido en delito de "vulneración de los derechos de los trabajadores". Defendieron así nuestro Derecho de huelga, nuestra dignidad de clase y nuestro orgullo obrero y por ello van a ser procesados.

El PCPE y los CJC llamamos a todas las organizaciones obreras y populares, al conjunto del pueblo trabajador, a sumarse a la lucha por la libertad sin cargos para los trabajadores que serán procesados el 9F.

Estos 30 días tienen que ser de campaña en cada centro de trabajo y en cada barrio donde haya un obrero , una obrera consciente, por la libertad sin cargos de los Ocho de Airbus, por la derogación del siniestro y antiobrero artículo 315.3 del Código Penal que criminaliza a los huelguistas, persigue a los activistas sindicales y la libertad sindical . Por el derecho a la Huelga, a parar la producción demostrando que sin la clase obrera no se mueve ni un engranaje ni se genera ni un euro de riqueza. Que todo lo producimos los trabajadores /as y por eso tenemos que tener el Poder de decidirlo todo.



No son ocho: somos millones

¡Viva la lucha de la clase obrera!

TRABAJADOR, TRABAJADORA   ¡ORGANÍZATE EN TU CENTRO Y PASA A LA OFENSIVA!

A los trabajadores de Mercadona, Supersol, de Eroski, de AhorraMás, de Ikea, de Leroy Merlin, de Brico King, de Día, de Decathlon, Lidel... de todas las grandes superficies. A los trabajadores con una precariedad laboral difícilmente superable, en un sector donde un tercio de los empleados acceden en contrato de ETT.
El Partido Comunista está con vosotros, con los derechos de toda la clase obrera y sus reivindicaciones.
El Partido comunista está en contra de los excesos de jornada, de las horas extra sin remunerar. Está en contra de la ausencia de calendario laboral. De los horarios sin horas de salida fijas, o de horarios que sobrecargan al trabajador en una distribución irracional de las horas de trabajo. De las irregularidades en ellos pagos, y de los salarios bajos. Está en contra de los despidos debido a trabajadores que tienen bajas médicas, o a las mujeres que van a ser madres. De la responsabilización sobre el ya reducido salario sobre los hurtos que la clientela realiza “en su horario de trabajo”. En contra de la movilidad entre empresas de la misma familia corporativa a fin de no hacer jamás un contrato indefinido (con la correspondiente indemnización en caso de despido). De las preguntas en las entrevistas donde te inquieren sobre la cantidad que estás dispuesto a cobrar. En contra de los deplorables convenios colectivos propios, de las negociaciones entre empresas bajo las condiciones de despido de delegados sindicales. Está rotundamente en contra de los acosos laborales a trabajadores y trabajadoras que siquiera intentan estar informados sobre sus derechos, al punto de hacerles la vida imposible para obtener su dimisión y no pagar despido.
En este contexto, no cabe dentro del sistema actual ninguna propuesta que vaya a cambiar estas condiciones.
El Partido Comunista, como partido de la clase obrera, se opone a todas estas medidas de explotación a los trabajadores de nuestro país. Os llamamos a dar el primer paso para arrancar a los empresarios de nuestro pellejo, como las garrapatas parásitas que son. Os llamamos a organizaros en vuestros centros de trabajo, a utilizar a los sindicatos como herramienta en la lucha, a uniros en asambleas de trabajadores y trabajadoras que obliguen al patrón a dar su brazo a torcer en cada una de las justas reivindicaciones de la plantilla. Siempre con el apoyo físico e incondicional de los comunistas.
Por último, animamos a aquéllos y aquéllas más conscientes de la realidad de la lucha de clases, a dar un paso más en el conflicto, a unirse a las filas del Partido Comunista y plantar cara al capitalismo, el único responsable de nuestras desgracias.

HOY COMO SIEMPRE, ¡LA CLASE OBRERA EN GUERRA!
TRABAJADOR, TRABADORA
¡ORGANÍZATE Y LUCHA!
PCPE
CJC

Descargar el boletín