17 de Septiembre 2017

Un final de verano cargado de precariedad y paro

Escrito por  MOS
Valora este artículo
(0 votos)

La supuesta recuperación muestra su verdadera cara: jornadas parciales, bajos salarios, horas extras no pagadas, vulneración de derechos, precariedad y estacionalidad del empleo.

Los datos oficiales proporcionados por el gobierno muestran una caída de las afiliaciones a la seguridad social al terminar agosto de 236.747, el peor dato desde agosto de 2008. Se rompe igualmente la tendencia de reducción del paro registrado, que aumenta en 46.400 personas. Salvo el sector agrícola, el resto de sectores se ven afectados por este aumento del paro, llevándose la palma el sector servicios.

Como denuncian los sindicatos, tras la diferencia entre los 236.747 empleos destruidos y las 46.400 personas que se han inscrito en los servicios públicos de empleo está el que la cobertura por desempleo está bajo mínimos, con un 41’2% de las personas inscritas como paradas que no perciben ningún tipo de prestación o subsidio, bajando el gasto en prestaciones un 6’3% respecto a agosto de 2016. Esta falta de cobertura, unida a los recortes en políticas activas y en personal, dejan unos servicios públicos de empleo que no son percibidos como útiles por las trabajadoras y trabajadores, y por tanto dejan de inscribirse como personas desempleadas. Este mes de agosto, solo una de cada cinco personas que han perdido su empleo se ha inscrito.

Estamos pues en un contexto de empleo precario, con un crecimiento de la temporalidad (en 2017, más del 25% de los contratos firmados duran 7 o menos días) y los contratos a tiempo parcial están cada día más presentes, contando ya con una tasa de parcialidad del 27’3%. Las horas extra no pagadas se cuentan por millones, los convenios colectivos son incumplidos formal e informalmente a diario, la estacionalidad del empleo y la dependencia del sector servicios llevan a finales de verano realmente dramáticos… En definitiva, una destrucción generalizada de derechos laborales.

También es reseñable que, pese al descenso en 16.765 afiliaciones, el régimen de autónomos integra a 3.213.140 personas. Parte del “milagro español” se ha basado en la reconversión de trabajadores/as asalariados/as en autónomos/as, bajo un discurso demagógico de fomento del emprendimiento, se ha producido un aumento significativo de “falsos autónomos/as” o “autónomos/as dependientes”, que permanecen de forma directa o indirecta trabajando y recibiendo las ordenes de una única empresa, pero con un coste mucho menor para esta y una inseguridad mucho mayor para la persona trabajadora.

Completa este cuadro la emigración. A la tradicional emigración de temporeros para la vendimia francesa, a la que han acudido este año en torno a 15.000 trabajadores/as españoles/as (75% de Andalucía), se suma la que viene marcando el mercado laboral de este país en los últimos años, con una emigración esencialmente joven que busca un futuro mejor en el extranjero, y que no encuentra condiciones para el retorno.

Para los y las comunistas del PCPE y las Juventudes del PCPE estos datos no sorprenden. Venimos denunciando reiteradamente la incapacidad del sistema capitalista para salir de su profunda crisis, lo que consigue solo a costa de los derechos laborales y sociales de la clase obrera y las capas populares de la población, con más recortes, más explotación y más beneficios para la oligarquía financiera que nos domina. Así, el gobierno habla de un retorno a niveles productivos previos a la crisis, lo que supone que este país produce tanto como hace 10 años, pero los salarios son más bajos, el coste de la vida más alto, las prestaciones y servicios sociales menores y el paro mucho mayor; todo esto significa que el gran capital es más y más rico, estando más concentrado en menos manos, mientras que la clase obrera se empobrece más y más. De la crisis sale la patronal, los trabajadores y trabajadoras no.

La respuesta de la clase obrera ante estos desmanes se ve lastrada por el miedo al paro y la aniquilación de la negociación colectiva a golpe de reformas laborales que los gobiernos de PSOE primero y PP después han llevado a cabo, siguiendo la tendencia marcada por la Unión Europea de individualización de las relaciones laborales. El sistema además pone en marcha toda su maquinaria propagandística para engañar y distraer a las masas trabajadoras de sus problemas más inmediatos y perentorios: el aumento del paro ha pasado sin pena ni gloria por los medios de comunicación.

Frente a esto, el PCPE propone un refuerzo del movimiento obrero para pasar a la ofensiva; es fundamental que los trabajadores y trabajadoras se organicen en los sindicatos para defender sus derechos, y que se constituyan Comités para la Unidad Obrera que superen la división entre siglas sindicales actualmente existente. La unidad, la organización y la solidaridad son nuestras principales armas frente a quienes nos explotan.

Debe cundir el ejemplo de colectivos obreros en lucha, como por ejemplo los trabajadores y trabajadoras de seguridad del Aeropuerto de El Prat. Solo organizados/as y luchando conseguiremos revertir esta situación. Es fundamental la solidaridad con los colectivos en lucha, así como la participación masiva en las movilizaciones que se prevén para los próximos meses, como la marcha en defensa de las pensiones convocada por CCOO y UGT o la jornada internacional de lucha convocada por la Federación Sindical Mundial el próximo 3 de octubre.

Es posible frenar los planes del capital, y es posible superar este sistema caduco que nos condena al paro y la precariedad, que cercena derechos sociales y laborales, que genera guerras e inseguridad en todo el mundo. Para ello necesitamos organizaciones sindicales y movimientos sociales potentes, que rompan con la dinámica de paz social a cualquier precio y luchen por una sociedad más justa e igualitaria. Pero sobre todo necesitamos un Partido Comunista fuerte; el PCPE hace un llamamiento a la clase obrera y a los sectores populares de la sociedad a unirse a las filas del Partido, para luchar por una sociedad más justa e igualitaria, al servicio de la clase obrera y el pueblo: el socialismo-comunismo.

 

¡¡ES HORA DE LUCHAR¡¡

LA CLASE OBRERA DE LOS PUEBLOS DEL ESTADO ESPAÑOL NO PUEDE SEGUIR SOPORTANDO ESTA FALSA RECUPERACIÓN.

POR LA UNIDAD OBRERA Y POPULAR.

POR EL SOCIALISMO-COMUNISMO.

Visto 368 veces