Colombia. No más asesinatos contra la marcha patriótica

 

Desde la fundación del Movimiento Social y Político Marcha Patriótica han sido asesinados 126 de sus militantes a manos de grupos paramilitares estrechamente vinculados a sectores económicos, militares y políticos.

Colombia vive un momento histórico en el que se abre la esperanza de que el conflicto social y político deje de expresarse en base a una confrontación armada, que, durante más de 52 años, ha dejado millones de víctimas.

Pero mientras se firma la Paz entre las FARC-EP y el gobierno, decenas de hombres y mujeres son asesinados por defender a sus comunidades. Lo mejor de Colombia está cayendo bajo las balas del paramilitarismo.

En los últimos días han sido asesinados líderes sociales de la Marcha Patriótica, algo que recuerda demasiado al genocidio de la Unión Patriótica. El último caso es el de Marcelina Canacue, asesinada delante de su nieta de 9 años, que nos recuerda la brutalidad de un aparato estatal y de unos factores económicos que buscan el despojo de la tierra a través de la brutalidad y el terror.

La Paz, el fin del conflicto armado, es algo imposible mientras cada dos semanas se asesina a un dirigente campesino, obrero, estudiantil, afro o indígena.

Exigiendo el inmediato fin de los asesinatos y la depuración de responsabilidades, denunciamos la complicidad del Gobierno y el Estado si no se consigue desmontar el aparato paramilitar, al que han estado estrechamente relacionados en todo el proceso de terror que ha sacudido Colombia durante estos decenios.

El Partido Comunista de los Pueblos de España manifiesta su solidaridad y afecto hacia las familias de las víctimas del terrorismo de Estado, hacia sus compañeros y compañeras y hacia el conjunto del Movimiento Social y Político Marcha Patriótica.

Madrid, 26 de noviembre de 2016.

Secretaría Internacional del CC del PCPE.