Resolución del PCPE Edimburgo ante las declaraciones del Ministro de Exteriores del Gobierno de España

El PCPE en Edimburgo denuncia, rechaza y desmiente las declaraciones del Ministro de Exteriores del Gobierno de España. El Gobierno de España no puede ignorar a los cientos de miles o millones de trabajadores españoles que residimos en el extranjero. La falta de asistencia por parte de los servicios consulares, las trabas burocráticas, la insuficiente dotación presupuestaria y los limitados horarios de apertura, provocan un gran colapso que hace que muchos de nosotros no estemos registrados en los consulados o embajadas. Por tanto, podemos asegurar que el Gobierno de España no conoce los datos exactos del número de trabajadores españoles residentes en el extranjero. El consulado de Edimburgo, por ejemplo, estima que en la ciudad viven 15.000 españoles, aunque reconoce que estos datos son parciales y por tanto lo único con lo que se cuenta son estimaciones. Otros estudios, sin embargo, consideran que en la ciudad residimos más de 30.000.

Ningún trabajador español emigrante negará las palabras del Ministro de Exteriores. Emigramos, porque tenemos iniciativa, inquietud y amplitud de miras. Irse fuera a vivir, a trabajar, enriquece, abre la mente y fortalece las habilidades sociales. No obstante, el ministro de exteriores nos esconde cierta información importante y es la razón principal por la cual se siente tan orgulloso de nosotros.

  1. En el capitalismo, las crisis son cíclicas y la crisis que estamos padeciendo a día de hoy, es general y se encuentra en su fase superior y última. Por tanto, podríamos decir que el capitalismo está agonizando y en su lucha por su supervivencia, es un instinto humano, el sistema necesita tener bajo su control todas las riquezas del planeta y todos los medios de producción existentes, así comienza el imperialismo. Para conseguirlo, las grandes potencias, forman monopolios, exportan capital y fusionan el capital bancario y el capital industrial en el capital financiero. Esta práctica ha supuesto el desmantelamiento de la industria en occidente, llevándosela a otros países menos desarrollados, lo que supone que tengamos que emigrar. Ante esto, las pequeñas empresas no pueden competir y muchas acaban cerrando sus empresas, convirtiéndose muchos empresarios en esclavos asalariados, como lo somos nosotros. Es ésta la razón, por la que cada vez hay menos ricos y más pobres y los ricos son más ricos y los pobres más pobres.
  2. La Unión Europea es un bloque imperialista indiscutible, el desmantelamiento de la industria en la Europa occidental, la exportación de capitales, el libre mercado dentro de la UE y su brazo armado (la OTAN) son muestras evidentes de ello. Además, cuando la Unión Europea, afirma y garantiza la libre circulación de trabajadores, debemos de saber que esto se hace con un doble sentido: En el capitalismo la libre circulación de trabajadores está intrínsecamente ligada al mercado común europeo. Es decir, primero nos invitan a irnos de nuestro país y a posteriori, somos trasladados a donde el mercado quiera que vayamos.
  3. La alianza militar (OTAN) existente entre Canadá, EEUU y la UE se puede materializar en una alianza de mercado. Existen ya dos propuestas encima de la mesa, el TTIP y el CETA. Los tratados permitirán la libre circulación de capitales, aunque quizás establezca cuotas para la circulación de trabajadores. Aun así, esto aumentaría las posibilidades de que el mercado nos lleve a los trabajadores a Canadá o a EEUU en breve.
  4. La competencia entre las potencias imperialistas (Rusia, China, Unión Europea y EEUU) por su supervivencia cada vez es mayor, puesto que se pelean por hacerse o quedarse con gran parte del pastel. Siria, Taiwán, Ucrania, Yemen, Egipto, Irán, Irak, Libia, o Venezuela son algunos de los países más afectados por esta situación. La competencia entre las diferentes potencias, nos lleva inevitablemente a la guerra. Miles de trabajadores de estos países están muriendo por culpa de ellas. Además, otros muchos trabajadores están siendo asesinados por grupos terroristas en occidente. Varios países, EEUU y Reino Unido han reconocido financiar y apoyar al Ejército Sirio Libre que fue creado por Francia alrededor del Jefe de Al Qaeda en Libia.
  5. En estos momentos, en España y en el Reino Unido vivimos bajo los pilares del neoliberalismo, aunque en los últimos tiempos estamos viendo el resurgimiento de la socialdemocracia y del fascismo. Tradicionalmente, estas dos ideologías han sido usadas como vías de escape para canalizar la irá y la frustración de la clase trabajadora en momentos como el actual. La socialdemocracia surge para frenar a las masas de trabajadores organizadas. Como ejemplo, tras la aparición de Podemos en el Parlamento Europeo, la lucha obrera en España decayó considerablemente. La clase trabajadora pone su esperanza e ilusión ante las promesas sociales de la socialdemocracia, pero estas promesas en momentos como el actual no pueden ser cumplidas, lo sucedido con el gobierno de Syriza en Grecia lo esclarece. Los ejemplos del Frente Nacional en Francia, la UKIP en el Reino Unido o de Amanecer Dorado en Grecia son paradigmáticos y expresan abiertamente los intereses de sectores capitalistas muy concretos. Intentan ponernos directamente tras sus intereses ya que cada vez les cuesta más legitimar el poder de los monopolios, pero el objetivo final es el mismo. Es por ello, por lo que la extrema derecha se está posicionando por la ruptura con la UE. El Brexit es un buen ejemplo, los votos por la ruptura con la UE en el referéndum arrasaron en las ciudades más obreras.
  6. Además, el nacionalismo que es una ideología que surge en la era de la primera revolución industrial también asoma la cabeza en su lucha por su supervivencia. Los partidos nacionalistas tradicionalmente representantes mayoritariamente de la mediana empresa en sus respectivas naciones, pelean contra los intereses de las grandes corporativas para llevarse una pequeña parte del pastel. Ejemplo de ello son Escocia y Cataluña. La Comunidad Autónoma Vasca y la de Navarra sin embargo, ya obtuvieron su concierto económico propio, por lo que el nacionalismo vasco se mantiene al margen por el momento.
  7. Ante ésta situación, no podemos esperar que nadie resuelva nuestros problemas, es necesario fortalecer la lucha obrera organizándonos en ella y avanzar hacia la nacionalización de los sectores estratégicos de la economía, para ponerlos al servicio de la mayoría y no de las empresas. La Salida del euro, la UE y la OTAN, estructuras al servicio del gran capital y que van en contra de los intereses de los pueblos; y organizar el contraataque, recuperar los derechos perdidos y poner las bases para la construcción del Socialismo. Será durante esta travesía, cuando el ministro de exteriores deje de tirarnos piropos y comience a faltarnos el respeto.
  8. Queremos aprovechar la fecha de hoy, para mandar un caluroso saludo a aquellos trabajadores que pasarán las navidades lejos de sus familias y desearos unas felices fiestas junto a vuestros amigos y compañeros de trabajo.

Edimburgo, a 24 de diciembre de 2016