Contrubición del PCPE a la reunión de la Iniciativa Comunista Europea en Bruselas

 

A 100 años de la consigna paz, pan, y tierra, tareas prácticas de los partidos comunistas europeos

En nuestras propias revistas teóricas, en la prensa partidaria y en la Revista Comunista Internacional, serán cientos los artículos en los que los diversos partidos que participamos de este Encuentro Comunista Europeo abordemos la importancia, trascendencia y actualidad de la Revolución de Octubre. Un aniversario muy especial que debe convertirse en una oportunidad para que los y las marxistas-leninistas profundicemos en nuestras tareas y marquemos con claridad el horizonte de ofensiva política que, como hace 100 años en Rusia, construya el poder obrero y popular.

Pero para ello camaradas, coincidiremos en que es imprescindible que hagamos un profundo esfuerzo teórico que, profundizando y actualizando todos y cada uno de nuestros análisis y elaboraciones, ayude a construir el programa de la Revolución Socialista en cada uno de nuestros países. Hagamos ese esfuerzo y destinemos todas nuestras capacidades al mismo.

Es nuestra obligación y nuestro deber como vanguardia política el tener la capacidad de trasladarlo como guía de acción política a las grandes masas que, sin ninguna esperanza, ni en el presente, ni en el futuro, padecen la explotación de esta sociedad en descomposición.

En una etapa de profunda crisis del capitalismo, y de la generalización de las guerras imperialistas, tenemos la obligación de a trascender nuestras filas ganando, mediante un intenso y constante trabajo de la militancia comunista entre las masas, un sólido prestigio popular para nuestros partidos. Convirtamos la actualidad de la Revolución Socialista en cotidianeidad asumida por la clase obrera y los sectores populares aliados a ésta. Esa es la razón por la que afirmamos que los Partidos Comunistas somos la fusión de la clase obrera con el Socialismo Científico; por la fecunda unidad de teoría y práctica que, una vez trasladada y asumida por las masas conscientes de su papel histórico, se convierte en torrente imparable de Revolución.

Hagamos pues lo que nos corresponde y desde este pequeño y modesto embrión de Zimmerwald que venimos construyendo conjuntamente, demos los pasos necesarios para que los debates que mantengamos en estas jornadas de trabajo trasciendan los muros de esta catedral de la oligarquía europea y lleguen a las centros de trabajo y a las plazas de nuestros barrios. No podemos cometer el error de salir de esta importante reunión sin concluir propuesta de trabajo prácticas que impliquen a todos nuestros partidos.

Desde la sinceridad y la autocrítica consciente y constructiva, necesitamos romper con la retórica paralizante que imposibilita que nuestras reuniones se conviertan en hechos trascendentes para el desarrollo de la lucha de clases.

En ese sentido, el PARTIDO COMUNISTA DE LOS PUEBLOS DE ESPAÑA, quiere trasladar formalmente a este Encuentro la necesidad de acordar un calendario mínimo de movilizaciones propiciadas a nivel europeo por todos nuestros partidos.

Os pedimos que acordemos las fechas en las que con un mismo lema y manifiesto, convoquemos a la clase obrera y a los sectores populares a movilizarse:

  1. En contra de la guerra imperialista.
  2. En contra de la precariedad, el paro y la desvalorización de la fuerza de trabajo.

Son consignas imprescindibles que conectan con la necesidad vital y cotidiana de nuestra clase y constituyen un ataque directo a la línea de flotación sobre la que el imperialismo sumido en una profunda crisis general y estructural trata de remontar la tasa de ganancia.

Constituyamos hoy mismo un grupo de trabajo abierto para, de inmediato, avanzar en la concreción de fechas y contenidos.

Acordemos avanzar en esta línea de trabajo y daremos razón al gran esfuerzo colectivo que supone la organización de esta importante iniciativa de los y las camaradas del KKE.

Este sería un homenaje a la Revolución de Octubre desde la más consecuente práctica revolucionaria.

No caben excusas, ni condicionantes de ningún tipo que puedan impedir a los Partidos Comunistas europeos que participamos de este Encuentro acordar estas movilizaciones que han de expresar en la práctica nuestra combatividad antiimperialista y en defensa de las condiciones laborales y de vida de nuestra clase.

Nos espera nuestra clase en los centros de trabajo y en los barrios. No les defraudemos; pongámonos en marcha para, como hicieron nuestros veteranos en las más diversas circunstancias, ganarnos con esfuerzo y trabajo el prestigio que nos permita decir sin ningún género de dudas que nuevamente los y las comunistas somos el referente político y ético en el que vuelve a mirarse el pueblo.

Madrid, 17 de enero de 2017,

Partido Comunista de los Pueblos de España