Comunicado de Ahmad Saadat: Secretario General del Frente Popular para la Liberación de Palestina



Masas de nuestro pueblo… Nuestra nación árabe… Libres del mundo…

Los presos, con su firmeza, voluntad y persistencia, han podido frustrar los intentos para abortar su huelga de hambre y los intentos para desmontarla que, no excluyeron la utilización de todo el arsenal de represión que contribuyó a empeorar el estado físico de los presos, a través de prácticas represivas en contra de los huelguistas, entre las cuales, la política de los traslados arbitrarios que no cesaron ni hasta en los últimos días de la huelga, además de las frecuentes intentonas de intoxicación difundiendo mentiras y rumores. Los héroes presos, se enfrentaron con dureza ante todas estas prácticas y políticas y elaboraron a lo largo de 41 días, con su propia voluntad de acero, una nueva gesta, que se puede añadir a la lista de luchas de nuestro pueblo, en la senda del sucesivo movimiento nacional, en su confrontación en contra de la ocupación.

Masas de nuestro pueblo…

Esta victoria, es también el resultado de los esfuerzos de nuestro pueblo y su solidaridad con la huelga, ya sean como individuos, como instituciones nacionales de derechos humanos, populares o como los sacrificios de los mártires, los heridos y los presos. Además del soporte de las fuerzas populares árabes a lo largo y ancho de la nación árabe y los hombres y mujeres libres del mundo, a través de las fuerzas y las organizaciones populares, los comités de solidaridad, los parlamentarios, las distintas secciones del movimiento popular antiglobalización, los comités de boicot internacionales BDS. A todos ellos, que compartieron con nosotros este honroso desenlace para nuestra huelga, nuestro saludo, consideración y valorización. Y de modo especial, mencionamos en esta valorización, el papel que ejercieron los familiares de los mártires, de los heridos y de los presos.

Masas de nuestro pueblo…

Aunque es temprano aun para valorar los logros de la huelga, antes de la emisión de un comunicado oficial del liderazgo de la misma, podríamos afirmar que la impotencia de la ocupación para romper la huelga o contenerla, es, en sí misma, una victoria. Y esta victoria, conlleva sus importantes connotaciones, como y en primer lugar, la reafirmación de una verdad que consiste en que los derechos se arrancan y no se suplican, y que la resistencia ha sido la principal palanca en las sucesivas estaciones de su revolución. Otra connotación, refiere a que la diferencias entre las distintas facciones del movimiento nacional de los presos, añadido a las consecuencias del proceso de división, no impidieron la unidad de las facciones de acción nacionalista e islamista allá en las plazas donde hubiera confrontación, siempre y cuando, la brújula se dirigiera hacia el frente de contradicción principal, que es la ocupación. La tercera connotación, refiere a que la confrontación no termina con el fin de la huelga, sino que se debe continuar para fortalecer los logros de la misma, ampliarla, y, en base a ella, reconstruir y reunificar el cuerpo del movimiento nacional de los presos y multiplicar su papel en la lucha, abandonando el estado de fragmentación y división, presentándose como un vivo ejemplo de unidad ante nuestro pueblo, y favorecer así, a los honestos esfuerzos que se dirigen hacia el abandono del actual estado palestino de la crisis y cerrar el expediente de la división.

Masas de nuestro pueblo…

Las facciones políticas de nuestro pueblo, como mínimo, deberían presentar, para apoyar a los presos y fortalecer su resistencia, la recuperación de nuestra unidad nacional iniciando la senda del levantamiento, y abandonando el actual estatus quo en el que estamos inmersos. Una vez más, nuestro saludo a todas las fuerzas nacionales, árabes e internacionales que contribuyeron en fortalecer la resistencia de los presos y en hacer llegar su batalla a una seria victoria.

Gloria para los Mártires

Ineludiblemente Venceremos

Secretario General del Frente Popular para la Liberación de Palestina, Ahmad Saadat. Prisión de Raimon, 28.05.2017
Traducido del árabe por Jamal Halawa