19 de Abril 2018

No más represión. Por un convenio justo en Metro Málaga.

 

Los trabajadores/as de Metro Málaga llevan más de un año peleando por un convenio justo. Ante la actitud de la empresa, propiedad de cuatro multinacionales y de la Junta de Andalucía, se han visto obligadas a hacer protestas y varias jornadas de huelga.

 

Las condiciones laborales en Metro Málaga están en el “vagón de cola” de los metros en España. Sufren las condiciones impuestas por un convenio ilegítimo, que discrimina a unas categorías laborales respecto a otras: mientras controladoras/es y conductoras/es tienen salarios inferiores a los establecidos en metros de otras ciudades, la empresa es muy generosa con los puestos directivos, que tienen sueldos superiores a los de otros metros. Además, la empresa no explica una desviación de la masa salarial de 500.000 euros, que se sospecha va a salarios por encima de convenio para personal directivo. Los trabajadores/as piden también mejoras en otras condiciones laborales, como las largas jornadas que dificultan la conciliación de vida familiar y laboral, además de aumentar la posibilidad de sufrir accidentes.

 

La dirección de la empresa ha respondido con mentiras, incumplimientos, maniobras torticeras y represión. Ha incumplido su compromiso de negociar un nuevo convenio, y la respuesta a la huelga ha sido servicios mínimos abusivos, maniobras de dudosa legalidad para minimizar el impacto,  y denuncias contra los trabajadores/as. Esto ha llevado a que 9 trabajadores hayan sido citados a declarar en relación a unos supuestos sabotajes durante la huelga, siendo sin embargo detenidos antes de la hora de citación en plena calle, sus casas y centro de trabajo. Cuatro trabajadores pasaron una noche en comisaría, siendo archivada la causa a la mañana siguiente por el juzgado, que pone en evidencia en su auto las incoherencias y tremendas debilidades de la acusación, claramente encaminada a amedrentar a la plantilla y justificar la apertura de expedientes disciplinarios, con la intención de descabezar el comité de huelga mediante despidos de los sindicalistas más activos. Todas estas maniobras contra el derecho a huelga resultan difíciles de entender si ignoramos las vinculaciones políticas de la dirección de la empresa con PP y PSOE.

 

No se puede separar este episodio de represión contra el derecho a huelga, de otros episodios represivos que venimos viviendo en este país en los últimos tiempos. La aplicación de las leyes mordaza en toda su dureza, los ataques a la libertad de expresión, la represión como única respuesta a los problemas políticos y sociales… Esta es la España reaccionaria del capital y sus lacayos políticos, con M. Rajoy a la cabeza.

 

El PCPE de Málaga apoyamos esta justa lucha, condenamos los actos represivos y maniobras contra el derecho a huelga, y hacemos un llamamiento al pueblo malagueño para que se solidarice con la plantilla de Metro Málaga. Los y las comunistas reclamamos una apuesta firme por el transporte público, que genere empleo de calidad; un transporte público potente y sostenible, que sea propiedad de todo el pueblo a través de empresas 100% públicas, y que actúen dentro de un plan general de movilidad que coordine los distintos medios de transporte que existen en Málaga.

 

HUELGA NO ES DELITO

FRENTE A LA REPRESIÓN, UNIDAD Y LUCHA OBRERA