12 de Marzo 2020

Por unas condiciones de trabajo dignas en la Universidad de Málaga y en todo el sector de limpieza

Estas compañeras y compañeros han dado un ejemplo de unidad. A pesar de haber sido separadas/os en 3 empresas distintas, a pesar de estar organizadas en hasta 5 sindicatos diferentes, han sabido poner por delante la necesidad de unirse para luchar por lo que es justo. El sector de la limpieza: precariedad y explotación máxima.

El sector de la limpieza tiene una situación especialmente complicada. Las trabajadoras y trabajadores sufren constantes ataques en sus derechos, vinculados en muchos casos a la externalización de servicios por parte de las empresas y las administraciones públicas. Es decir, se separa a este colectivo del resto de compañeras y compañeros de su centro de trabajo, aplicándoles peores condiciones laborales. El uso de contratas y subcontratas es un mecanismo muy común para precarizar y explotar más aún al colectivo más débil, contribuyendo además a agrandar las brechas de género, al estar compuesto mayoritariamente por mu-jeres.En la Universidad de Mála-ga, las compañeras y compañe-ros de limpieza reclaman el que sus condiciones laborales se equi-paren a las del personal auxiliar de limpieza del convenio de la UMA. No hay nada que justifique esa diferencia en condiciones de trabajo, solo la intención de recortar gasto de la Universidad y la avaricia de las empresas contratistas, a costa de las condiciones laborales de quienes son imprescindibles para el buen funcionamiento de los puestos de trabajo. No se trata de un caso aislado, son muchos los casos en los que quienes trabajan en el sector de la limpieza son

maltratados/as por las administraciones y por las empresas que les explotan. En Málaga, además del caso de la UMA, tenemos la escandalosa situación de las limpiadoras de la Agencia Tributaria: la empresa contratista Tempo, cuyo máximo responsable se encuentra fugado, les ha dejado varios salarios sin pagar, y actualmente se encuentran en un limbo legal, en el que no tienen empleo, tampoco están despedidas, y la limpieza de las instalaciones sigue vacante, ante la vergonzosa inacción de una Agencia Tributaria inoperante que no resuelve el problema. Acabar con las externalizaciones debe ser un objetivo prio-ritario de la lucha obrera y sindical, así como dignificar las condiciones de trabajo en este sector.

La solidaridad es clave para la victoria. Para que las limpiadoras ven-zan, haciendo entrar en razón a la Universidad y sus contratas, es imprescindible que el pueblo malagueño en general, y la co-munidad educativa universitaria sobre todo, se una y las apoye en sus justas reivindicaciones. Hoy son ellas, pero mañana pueden ser otros sectores de la comunidad educativa quienes reclamen legítimamente mejoras en sus derechos sociales y laborales; sin unidad, sin solidaridad, ninguna de estas aspiraciones podrá llevarse a cabo.

Los y las comunistas del PCPE y la Juventud del PCPE, hacemos un llamamiento a la solidaridad, a tender puentes y limar asperezas, uniendo a toda la comunidad educativa por lo que es justo. Una huelga en el sector de limpieza siempre genera importantes molestias, lo que es en sí mismo el ejemplo claro de la extrema importancia del trabajo que desempeñan estas compañeras y compañeros; por eso, es fundamental que hagamos piña toda la clase obrera malagueña, toda la comunidad educativa (PAS, profesorado, alumnado), para que más pronto que tarde se atiendan las demandas y se resuelva el conflicto de forma satisfactoria para las trabajadoras/es.

 

 

¡UMA, ESCUCHA, LAS LIMPIADORAS ESTÁN EN LUCHA!

¡NO MÁS EXTERNALIZACIONES, NO MÁS PRECARIEDAD EN EL SECTOR DE LA LIMPIEZA!

¡POR UNAS CONDICIONES DIGNAS DE TRABAJO PARA LOS/LAS TRABAJADORES/AS DE LA LIMPIEZA!

 

Modificado por última vez en 12 de Marzo 2020