31 de Diciembre 2014

Represión y persecución a la militancia organizada del PCPC

 

Durante la Huelga General de noviembre del 2012, tres militantes de nuestro Partido en apoyo a los trabajadores y trabajadoras en huelga en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria, han sido multados y a pesar de recurrir varias veces estas multas, el aparato judicial no da marcha atrás y sigue adelante con ellas, fundamentándose en que la palabra de la Policía tiene más valor que la de cualquier otra persona, reconociéndole automáticamente la presunción de veracidad. 
Desde el estallido de la crisis estructural del sistema capitalista en el 2007 los aparatos de represión del Estado, ya sea a través de la violencia física, multas económicas, etc. no han hecho más que intensificar su ataque hacia aquellos y aquellas que trabajan por derrocar este sistema moribundo.


Nuestra militancia, como no puede ser de otra manera dentro de este sistema que pretende mantener su status quo, no es ajena a este tipo de represión. Esto es expresión del grado de agotamiento de este sistema al que ya no le sirve su fachada “democrática” y ante cualquier amenaza a su dictadura no duda en cargar todo su aparato coercitivo y represor contra quienes nos oponemos a su dominación.
La expresión más clara de ello es la aprobación de la Ley de Seguridad Ciudadana, más conocida como “ley mordaza”, cuya finalidad no es más que atemorizar, ya sea a través de la violencia física o multas económicas, a quienes nos atrevemos a plantarle cara al dominio de la burguesía.


Desde el PCPC y los CJC seguiremos en la lucha ante los ataques que estamos sufriendo la clase obrera y sectores populares. Es por ello que nos lanzamos a una campaña de denuncia y de apoyo económico a los compañeros y compañeras condenados por el Estado, levantando una lucha popular sostenida en el tiempo contra al previsible aumento del grado de represión por parte de una burguesía temerosa de perder su situación como clase dominante.


Desde el PCPC y los CJC declaramos que no nos van a amedrentar sus amenazas ni sus persecuciones y que no tenga ninguna duda que seguiremos con la lucha por la emancipación de la clase obrera del yugo del capital y por la sociedad socialista-comunista.


Las Palmas de Gran Canaria a 30 de diciembre de 2014