JUICIO DE MAYA APLAZADO

El Partido Comunista del Pueblo Canario, junto a los CJC  estuvieron apoyando este martes 12 de mayo  a la plantilla de Maya que acudía a los juzgados de Tenerife,  donde se iba a celebrar el juicio contra el ERE, que la familia Bharwani quiere imponer a las trabajadoras y trabajadores de dicha empresa, como colofón a toda una historia de explotación.

Dicho juicio finalmente no se celebró, dado que esa misma mañana a primera hora los trabajadores y trabajadoras del centro de Tenerife anunciaron su intención de pactar y asumir el ERE, rompiendo así la unidad necesaria, en su lucha contra esta agresión que pretende liquidar los derechos adquiridos por la plantilla que ha trabajado una media de 20 años en la empresa.

Curiosamente la plantilla de Tenerife es la que ya está despedida y la tienda cerrada, poniendo de este modo fin a su reivindicación, que siempre fue más tímida y menos organizada que la de sus compañeros y compañeras de Las Palmas.

Ante esta situación, en que el pacto entre empresario con una parte de la plantilla que renuncia así a la lucha y que asumirá en todo o en parte los argumentos de la empresa para la liquidación de esta y la supuesta quiebra de sus dueños, se vuelve en contra de los intereses de los y las trabajadoras que si querían mantener su demanda y su legitima lucha para que la empresa no consiga robarles sus derechos, se plantea al tribunal aplazar el juicio, que queda fijado para el próximo 27 de mayo.

La plantilla de Maya en Las Palmas de Gran Canaria, apoyada y organizada en los Comités de Unidad Obrera, ha entendido que la lucha es el único camino que tiene nuestra Clase para defender nuestros derechos e intereses como trabajadores y trabajadoras, y en ese camino van a continuar, dando, de este modo, un ejemplo a la plantilla de Tenerife y al conjunto de la clase obrera canaria. El PCPC está convencido de que la perseverancia en esta lucha es lo único que les garantiza victorias.

El Partido Comunista del Pueblo Canario llama a toda la clase obrera de nuestra tierra a sumarse y a apoyar ahora más intensamente a estas trabajadoras y trabajadores, contra el atropello de la empresa y la falta de visión de sus compañeros y compañeras que se han rendido, no sólo por una cuestión de solidaridad, sino también por el convencimiento de que una victoria hoy de la plantilla de Maya que se mantiene organizada y fiel a sus reivindicaciones, es una victoria de toda la clase obrera.