15 de Diciembre 2015

Comunicado del PCPC ante la reducción de espacios para propaganda política

Desde el PCPC denunciamos la última normativa aprobada por el Ayuntamiento de Santa Cruz, en la que se prohíbe cualquier tipo de propaganda política y electoral en farolas que no sea mediante la profesionalización y la contratación de empresas especializadas, que se interpreta claramente como la represión a la difusión de las organizaciones alternativas, y el control de todo mensaje político que debe o no debe llegar a las grandes masas populares.
Esta resolución del Ayuntamiento es la demostración de cómo se deja vacía de contenido a la supuesta democracia en la que dicen que estamos.

A la vez que se lleva el debate electoral al espectáculo mediático en televisión, contando solo con la participación del teatro político de los pocos partidos que se publicitan, bien por parte de los medios de comunicación privados, o por parte de los medios del gobierno, cada vez hay menos espacios para la pegada y propaganda electoral para aquellas opciones menos mediáticas y que tienen un discurso alejado de los márgenes que acota el sistema capitalista.

Denunciar la realidad de un sistema desigual que sobrevive a base de explotar al pueblo trabajador y de mantenerlo engañado es demasiado peligroso. Sobre todo en  tiempos en los que este se muestra tan frágil que tiene que dejar salir algunas propuestas reformistas, para distraer a la clase obrera con soluciones rápidas y falsas opciones políticas que ofrecen una salida reformando un sistema que históricamente ha demostrado que es irreformable.

Tras el intenso trabajo de propaganda que se llevó a cabo en las anteriores elecciones municipales por parte del PCPC, el Ayuntamiento de Sta Cruz Tfe legisla al hecho, y deja en la clandestinidad cualquier tipo de propaganda que no venga de los grandes partidos con ingentes presupuestos económicos, para seguir obstaculizando a las opciones revolucionarias y alternativas.
Asistimos a la alternativa de: o bien no existir para las grandes masas populares, o bien someterse a cuantiosas sanciones administrativas, multas y asfixia económica.

Desde el PCPC, a pesar de estas dificultades, trabajamos día a día de manera organizada para seguir llevando con esfuerzo la propuesta para una sociedad al servicio de la clase obrera y los sectores populares, venciendo la represión a la que nos somete en todos los ámbitos este sistema que tan democrático se intenta presentar, pero que en plena crisis de legitimidad tiene  que recurrir a la represión para frenar las propuestas políticas alternativas que vienen desde el pueblo trabajador.


Santa Cruz de Tenerife, a 12 de diciembre de 2015.