22 de Junio 2016

Ante la represión y boicot de las actividades de campaña de PCPC

Desde el Comité Nacional del Partido Comunista del Pueblo Canario, queremos denunciar el carácter represivo y el boicot activo de determinadas instituciones hacia las actividades de campaña que llevamos desarrollando los y las comunistas de cara al 26 de junio.

El pasado viernes 17 de junio, mientras realizábamos nuestra presentación de campaña en el barrio de Ofra (Sta Cruz de Tfe), desarrollándose con normalidad, donde algunos vecinos y vecinas se acercaron a escuchar las propuestas y el discurso del Partido, la Policía Local se presentaba en mitad del acto, manifestando que “esto se tiene que acabar ya” e identificando posteriormente a los dos militantes que intervinieron en el mitin, acusándolos de “alteración del orden público”, únicamente por emplear la megafonía en plena campaña electoral, en el barrio donde solemos trabajar y llevar nuestras propuestas durante el resto del año. Dicha acusación provocó el enfado y la alteración de numerosos vecinos y vecinas asistentes al acto, pidiendo explicaciones a los cuerpos represivos, y por supuesto no nos detuvo a la hora de continuar con el acto.

Denunciamos el carácter desmedido y la brutal represión que esto supone, aplicándonos la Ley Mordaza, por explicar nuestras propuestas mediante la megafonía en plena campaña electoral, y entendemos esto como un paso gravísimo hacia la clara persecución y represión activa de las actividades del Partido Comunista del Pueblo Canario.

Las fuerzas y cuerpos represivos del estado, y el resto de instituciones públicas (ayuntamientos, juntas electorales, etc...), al servicio de los intereses de la burguesía, muestran su verdadera naturaleza de clase cuando se ensañan e intentan dificultar, sancionar o impedir las actividades de campaña que desde el PCPC llevamos realizando en las distintas islas de nuestro archipiélago.

Por ello, mientras que los partidos de la burguesía y el reformismo no encuentran problemas en el desarrollo y difusión de sus actividades de campaña, el discurso del PCPC pone en cuestión al sistema capitalista y denuncia la opresión a la que se ve sometida la clase obrera, trabajadores/as parados, etc..., y por lo tanto, no solo no tiene cabida en los medios de comunicación, sino que además, cada vez se acotan más los espacios para la difusión de las propuestas electorales y se impiden y persiguen mediante sanción las actividades que desarrollamos.

A esta gravísima agresión, se suman los siguientes hechos:

  • La denuncia realizada por el Comité Insular del PCPC en Gran Canaria, por la negativa de la Junta Electoral de Las Palmas de G.C., a la realización del mitin de cierre de campaña en el Parque de San Telmo, donde venimos concluyendo siempre nuestros actos y actividades del Partido.
  • La presencia de la Policía en la Junta Electoral de Zona de Santa Cruz Tfe, durante los primeros días de campaña electoral, para solicitar el CIF (Código de Identificación Fiscal) del Partido, sin haber iniciado aún actividades y pegadas de campaña.
  • La normativa que aprobó el Ayto de Santa Cruz de Tenerife en mitad de campaña electoral del 20 de diciembre, sancionando gravemente la colocación en farolas de cartones que no “estuviesen reglamentados”, es decir, que no fuesen colocados por empresas especializadas.
  • Las dificultades que estamos teniendo a la hora de solicitar espacios públicos, alegando que los plazos de solicitud finalizaron en el mes de mayo, totalmente distinto a convocatorias anteriores, y que hace necesario todo un aparato administrativo y burocrático por parte de las formaciones políticas para atender estas cuestiones y mantenerse en la “legalidad formal”, legalidad solo al alcance de determinadas organizaciones que dispongan de grandes aparatos y financiación.

Denunciamos que este conjunto de dificultades permanentes y negativas a las que nos vemos sometidos, sumados a la represión e identificación de nuestros militantes, acusados de “alteración del orden público”, forman parte de la tendencia del capitalismo hacia la reacción, el estado represivo y al empleo de la violencia para intentar frenar e impedir el discurso de las organizaciones que plantean la ruptura con el capitalismo y denuncian su carácter desigual y opresor.

La militancia comunista no va a cesar en sus actividades, en la difusión de sus propuestas y su discurso en contra de la explotación de la clase obrera, por la erradicación del sistema capitalista y la lucha por la sociedad socialista. Entendemos que nuestras propuestas incomodan y son un grave peligro para que los monopolios y las instituciones al servicio de estos (Unión Europea, gobiernos de turnos, gobiernos municipales, etc..), sigan manteniendo al pueblo trabajador explotado, hambreado y en una posición insostenible de explotación y miseria.

¡NO A LA REPRESIÓN DE LOS Y LAS COMUNISTAS!

¡ANTE LA REPRESIÓN, LUCHA OBRERA Y POPULAR!