17 de Junio 2017

Comunicado del PCPC en contra de la privatización de comedores escolares

 

Desde el Partido Comunista del Pueblo Canario y la Juventud del PCPC, como hemos venido haciendo en todas las convocatorias, apoyamos las movilizaciones y medidas adoptadas por las trabajadoras de comedores escolares y su Comité de Empresa, ante la decisión adoptada por la Consejera de Educación, Soledad Monzón, de llevar a cabo la privatización de varios comedores escolares públicos, donde la totalidad de los servicios (tanto comidas como contratación del personal) pasarán a ser gestionados por empresas privadas de catering.

Esta es otra decisión más del Gobierno de Canarias, en la agenda de continuar desmontando la totalidad de los servicios públicos, a la estela de las privatizaciones de comedores escolares años anteriores, del cierre del Instituto Tecnológico de Canarias o del nombramiento de Jose Manuel Baltar, ex-gerente de la sanidad privada y miembro de la patronal ASPE, como Consejero de Sanidad.

La privatización de comedores escolares vendrá a empeorar tanto la alimentación y la atención que se le aporta actualmente a nuestros niños y niñas, como las condiciones laborales de las trabajadoras de comedor, con la merma de derechos y salario que supondrá, además de la subida del pago de las cuotas de comedores a las familias.

En Canarias un enorme sector de nuestra infancia se encuentra por debajo del umbral de la pobreza, los comedores escolares son una garantía para mantener bien alimentados a nuestros hijos e hijas. Con la sustitución con el paso de los años de las cocinas y fogones por los servicios de catering, la calidad de la alimentación ha bajado considerablemente. Aún así, que las trabajadoras de comedores escolares sean personal público que dependa de la Consejería de Educación es una garantía para que las trabajadoras puedan detectar problemas de alimentación o mal estado de las comidas procedentes del catering (situaciones frecuentes). Las trabajadoras pueden denunciar esta situación exigiendo al catering que se sustituya dicha comida, para garantizar la alimentación de los y las niñas, mientras que una persona que está contratada directamente por este catering, no denuncia esto por miedo a represalias y despidos. Situación frecuente en las relaciones laborales del ámbito privado.

Además de ello, el personal será reducido en número, asumiendo más ratio de niños/as por trabajadora, y cobrando un salario muy inferior con unas condiciones laborales mucho más precarias. Esto supone un ataque directo a las mujeres trabajadoras, colectivo especialmente agredido, que ya de por sí sufre en Canarias y todo el estado, bajos salarios y peores condiciones laborales, soportando así sobre las espaldas de las mujeres todo el peso de la explotación capitalista, que a través del patriarcado somete así a las mujeres, dejando como algo normal en nuestra sociedad, que tengan peores condiciones laborales y más explotación, cobrando menos. Es decir
sometiéndolas por su condición de mujeres trabajadoras.

En definitiva, la privatización de comedores escolares no es solo un hecho aislado para continuar privatizando los servicios públicos, sino que enmarcado en la privatización y deterioro del resto de servicios públicos, por todo lo que supone y a qué sectores populares afecta directamente, es un episodio más que se engloba en la guerra general que la clase empresarial y sus gobiernos están llevando a cabo contra la clase trabajadora y el pueblo canario para seguir acumulando sus beneficios, para salir de su crisis a costa de nuestro trabajo, nuestros derechos y nuestras vidas. A costa de la salud de nuestros niños y niñas y de nuestras condiciones de vida como clase trabajadora.

La única manera de enfrentar esta situación es con organización y movilización unitaria de la clase trabajadora. El PCPC tuvo un papel fundamental, junto a otros sindicatos y organizaciones, cuando en el verano de 2012 y a través de la campaña de comedores escolares en verano, se consiguió arrancar al Gobierno de Canarias un millón de euros para abrir los comedores escolares en los meses de verano y garantizar así un alimentación a nuestra infancia, que en ocasiones y algunos casos acudían sin desayunar a la escuela, garantizando así un alimentación.

Pero solo fue posible a través de la lucha decidida y la organización y avance unitario, de la clase trabajadora y sus organizaciones.

Desde el PCPC llamamos a apoyar las movilizaciones que se planteen por las asambleas de las trabajadoras y su Comité de Empresa, , con la mayor participación e implicación posible, así como el apoyo de las AMPAS, del personal docente y los sectores populares en este ataque a los derechos públicos.

Apoyamos las reivindicaciones de las trabajadoras de comedores escolares y su Comité de Empresa, exigiendo la reversión inmediata de todas las privatizaciones de comedores escolares que se han realizado, para que pasen a ser responsabilidad pública directa. Exigimos que no se privaticen más comedores escolares, y que se detenga este ataque a nuestra infancia y a nuestros derechos como clase trabajadora.