03 de Diciembre 2015

Sobre la censura en Torrelavega: Otto habla en los medios, ¡¡ la clase obrera en la calle!!

En respuesta a las declaraciones del concejal de Torrelavega, José Otto Oyarbide, encargado de la Censura Pública.

La frase de Fraga, “La calle es mía”,  pasó a la historia como expresión de los intentos del franquismo por frenar el movimiento obrero contra la anterior dictadura.  En la actualidad, Otto Oyarbide, aunque no  pasará a la historia por su mediocridad, si le recordaremos por ser el perro de presa de los intereses del capital para intentar, una vez más, acallar al movimiento obrero y popular.

Recientemente y en varias ocasiones, el concejal de Censura Pública del Ayuntamiento de Torrelavega ha manifestado que ha abierto varios expedientes sancionadores a varias organizaciones políticas por “dañar el mobiliario urbano municipal"  en "un acto reiterado con alevosía y maldad”.

En la información publicada en los medios de comunicación, Oyarbide no quiere dar el nombre de la organización política a la que pretende sancionar.  Nosotros, los y las comunistas del Partido Comunista de los Pueblos de España, recogemos esta acusación pública y administrativa, para dirigirnos a nuestro pueblo para denunciar el papel represivo que juegan estos mediocres defensores del capital.

Sí, el Partido Comunista de los Pueblos de España reconoce haber pegado miles de carteles y pegatinas por las calles de nuestra ciudad denunciando la miseria a la que nos lleva el capitalismo, contra sus guerras imperialistas y por el futuro socialista de nuestro país.

Seguramente, Otto Oyarbide, defienda la pluralidad de prensa y libertad de expresión en la que vivimos. Y no es de extrañar, ya que esta pretendida libertad de prensa y expresión tienen el mismo recorrido que la de los monopolios a los que representa Otto Oyarbide.  “El País”, “Cuatro”, “SER”, y otros del grupo PRISA, que defienden los intereses de los monopolios del capital, en manos de unos pocos bancos y empresas privadas.

Las palabras de Otto al referirse como “dañar el mobiliario urbano municipal con alevosía y maldad” al hecho de pegar pegatinas y carteles en contenedores de basura y farolas, es el mayor grado de expresión de hipocresía de los gestores “amables” del capitalismo. El único daño real es el sufrido por la clase obrera y los sectores populares  como consecuencia de sus políticas, reformas laborales,  desahucios y guerras imperialistas (con Javier Solana a la cabeza, ex secretario general de la OTAN y afiliado al PSOE).

Hace unos días, el PSOE de Torrelavega, organizaba una exposición de carteles de las elecciones desde 1977. ¡¡Que hipocresía!! ¿Dónde pegaban los carteles su Partido durante estas campañas? En unos días comenzarán otras elecciones que inundarán con sus millonarias campañas de vallas publicitarias, banderolas en farolas, anuncios en los monopolios de comunicación...Esto debe ser más civilizado.  Probablemente, Oyarbide prefiera la alegría desbordante de sus exconcejales Toca y Aguirre en la campaña de las generales de 2008, recriminados por pegar propaganda electoral en la iglesia del Barrio Covadonga.

Es destacable que nuestra actividad militante en otras ciudades de Cantabria, como Santander, gobernada por el PP, no es perseguida por vía policial o administrativa.

La campaña realizada por la Plataforma por la Libertad de Expresión en 2012 que aglutinó a varias organizaciones políticas y sindicales arrancó del Ayuntamiento de Torrelavega el compromiso de ubicar paneles donde poder realizar nuestras labores de información. A través de una moción en el Ayuntamiento de Torrelavega en mayo de 2012 se aprobó por unanimidad la instalación de estos paneles por todas las fuerzas políticas, incluido el PSOE y en la que estaba Otto Oyarbide presente en cuerpo pero no en pensamiento. Han pasado tres años y medio y todavía seguimos esperando.

Para finalizar, le recordamos a Otto Oyarbide, que los y las comunistas del PCPE calificamos al PSOE y al  PP como dos formas políticas de la misma expresión de la dictadura del capital y por eso, nos opusimos a que ACPT, organización popular en la que participamos, apoyase la investidura de Cruz Viadero.  Actuaciones de su Concejalía de Censura reafirman nuestras posiciones.

Otto Oyarbide, concejal de Censura Pública: la dictadura franquista no consiguió acabar con la propaganda comunista,  su mediocridad y sus expedientes sancionadores menos.

Seguiremos luchando para que nuestra ciudad obrera sea reflejo en la calle de las luchas populares de los condenados al paro y la de los despedidos de los centros de trabajo de nuestra comarca, como así lo demuestran las numerosas pancartas pegadas en nuestras calles de los obreras y obreras de SNIACE, Bridgestone, Greyco, Papeleras del Besaya, Nexian y tantas otras. Otto habla en los medios, ¡¡ la clase obrera en la calle!!

 

Célula del PCPE Torrelavega