19 de Enero 2017

Ante el reciente escándalo del banco de alimentos de Camargo

 

Ante el reciente escándalo del banco de alimentos de Camargo, el Partido Comunista de los Pueblos de España PCPE expresa la siguiente posición:

1 -  Aprovecharse de la necesidad de las personas más explotadas y empobrecidas por la crisis capitalista es de una bajeza moral repulsiva y refleja el grado de corrupción  y degeneración que provoca un sistema basado en el egoísmo, la búsqueda del máximo beneficio y la explotación de los seres humanos. Los implicados directos en el robo de alimentos sólo merecen rechazo absoluto. Estamos seguros de que ni el pueblo ni la clase obrera olvidarán ni perdonarán tales hechos.

2 - El caso del banco de alimentos de Camargo ha sido el ejemplo más escandaloso (y finalmente más mediático) de un problema general, las irregularidades que se cometen en el reparto de alimentos, debidas a la dejación que hacen las instituciones públicas y al protagonismo de partidos políticos, asociaciones o entidades privadas, que en muchos casos son honestas y comprometidas, pero que en otros casos utilizan criterios arbitrarios e injustos para decidir los repartos. Además, ese protagonismo de partidos, asociaciones y entidades privadas, sean religiosas o laicas, genera redes de clientelismo y en ocasiones prácticas caciquiles. Desde el PCPE defendemos que todo servicio social, incluido el reparto de alimentos, debe ser exclusivamente público, realizado por empleados públicos y con criterios objetivos y transparentes para no dar lugar a los chanchullos, los favoritismos y el clientelismo.

3 - Desde el PCPE consideramos que además del reparto de alimentos, las instituciones públicas, en este caso el ayuntamiento de Camargo, deberían crear Economatos Públicos, ya que muchos trabajadores y familias obreras no acuden a los bancos de alimentos por no verse en situaciones tan extremas o por vergüenza, pero realmente pasan apuros para llegar a fin de mes y poder comprar algunos productos de primera necesidad. Los Economatos Públicos ofrecerían esos productos a precios de coste, crearían empleo público, podrían fomentar redes de pequeños productores agrícolas o ganaderos locales y frenarían el monopolio cada vez mayor del comercio de alimentación en manos de grandes cadenas y grandes superficies.

4 - El caso del banco de alimentos de Camargo, donde los principales implicados pertenecían a Ganemos Camargo, debería hacer reflexionar a muchas personas y organizaciones que en los últimos años se han sumado de forma acrítica a modas políticas e ideológicas. Partidos como Ganemos o Podemos nacieron dando lecciones sobre democracia interna y transparencia, con muchas críticas a las organizaciones históricas de la clase obrera como los sindicatos o los partidos comunistas, a los que se nos acusaba de anticuados y fomentar los aparatos internos. Los casos de Ganemos Camargo, de Ganemos Santander, o de las sucesivas disputas internas y escisiones en Podemos (incluidas las acusaciones de enchufar a familiares o amigos en puestos públicos o de amañar las elecciones primarias) deberían hacer reflexionar a muchos de aquellos entusiastas de la “nueva política”.

En las últimas semanas el círculo de Podemos de Camargo-Astillero no sólo se ha desvinculado públicamente de Jimena González, la principal acusada del escándalo del banco de alimentos de Camargo, sino que ha acusado al equipo de gobierno municipal PSOE-PRC de ser los responsables políticos del caso. La responsabilidad política del equipo de gobierno municipal, especialmente la alcaldesa, es evidente pues fueron quienes permitieron que esa persona controlara los repartos, pero resulta muy hipócrita que Podemos intente dar lecciones cuando es público que Jimena González era miembro de Podemos (aunque no participase en ese círculo) y fue candidata a la Secretaría General de Podemos en Cantabria frente a Julio Revuelta tras la destitución de José Ramón Blanco.

En sus pocos años de existencia Podemos se ha visto ya salpicado de continuos escándalos de destituciones, divisiones, disputas internas y acusaciones de prácticas irregulares tanto a nivel municipal y autonómico como a nivel estatal. Parece que han aprendido rápido de partidos como el PP y todo son “casos aislados”...

Algunos nos consideran a los comunistas desfasados por mantener que en cualquier organización lo primero es el compromiso militante, para que la gente se conozca cara a cara y se sepa quién trabaja de verdad por cambiar la sociedad y quien va sólo de boquilla. Quienes nos critican son los mismos que prefieren el marketing, la presencia en medios de comunicación y los concursos de popularidad en primarias por internet. Luego pretenden pasar por impolutos cuando se dan navajazos entre ellos o se les cuelan indeseables dentro.