21 de Octubre 2015

Everest cerró vuestra fábrica pero abrió el camino de vuestra lucha hasta la victoria

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Ante el cierre definitivo de las empresas del Grupo Everest en León desde el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC) queremos compartir con el conjunto de la plantilla, sus familiares, amigos y el conjunto de leoneses que apoyaron vuestra lucha nuestras reflexiones. Sentimos la extensión de estas líneas pero resumir tantos días de lucha juntos en unos pocos párrafos no sería justo con vosotros y vosotras:

  • En primer lugar, saludamos la lucha infatigable del conjunto de la plantilla de Everest que, a pesar de las dificultades, siempre se mantuvo en pie. Tres años de ataques empresariales, cuatro expedientes de regulación de empleo y bajadas salariales fueron dignamente respondidos con 104 días de huelga en los que nunca faltaron los piquetes a la puerta de la empresa, las movilizaciones en nuestra ciudad o la articulación social de la lucha. Sois ejemplo de lucha y dignidad para el conjunto de nuestra clase, vuestros aciertos y vuestros errores ya son parte del activo acumulado para las nuevas luchas que enfrente la clase obrera en León. Por ello no cabe más que agradeceros cada segundo de lucha que habéis llevado a cabo.
  • En segundo lugar, aplaudimos vuestras iniciativas en favor de la unidad de las luchas obreras en nuestra provincia y en nuestro país. Para la historia de León queda la multitudinaria marcha del 22 de marzo en la cual miles de trabajadores leoneses caminamos bajo la consigna “Salvemos la mina y Everest. Por el futuro de León”. También recordamos charlas y viajes a Madrid junto a los compañeros de CocaCola y otros sectores en lucha. Reivindicamos la consigna del Partido Comunista “Unir luchas para organizar victorias” no como un mero eslogan sino como una hoja de ruta, de trabajo diario, sobre la que seguir luchando y organizando al pueblo trabajador en nuestra ciudad y nuestro país.
  • En tercer lugar, queremos agradeceros la confianza y el espacio que dejasteis a nuestro Partido y su Juventud en vuestra lucha. No podemos olvidar la elaboración de pancartas en El Candil junto a vosotros o el reconocimiento en las movilizaciones hacia nuestro Partido. Incluso antes del último ERE cuando ya os adeudaban mensualidades y compartíamos a la puerta de la fábrica palabras de ánimo y apoyo mutuo. Si nos lo permitís, para nosotros y nosotras, vuestra lucha también ha sido nuestra lucha desde el primer día; una lucha sincera de solidaridad obrera por lo que siempre hemos considerado justo: la defensa de los derechos de los trabajadores.
  • En cuarto lugar, queremos recordar la posición del Partido Comunista, que desde el respeto a la soberanía de vuestra asamblea y también desde la confianza que nos dio nuestro trabajo común, os expresamos en nuestros comunicados y en nuestras conversaciones en los piquetes y las movilizaciones:  “hay que acudir al concurso de acreedores exigiendo que no se venda ni una sola máquina. Las máquinas son vuestras, sin vosotros no se mueve un solo engranaje. En esas máquinas está todo vuestro poder y no podéis perderlo. Y si este empresario no desea seguir contando con vosotros ni ningún otro empresario desea comprar vuestras máquinas, ¡coged lo que es vuestro! Nadie mejor que vosotros sabe poner esta empresa en marcha. Apostad por ello en la asamblea de trabajadores, utilizad la asamblea como herramienta suprema de decisión, como órgano de poder de los trabajadores.”Creemos firmemente que hoy estas palabras están más vigentes que nunca y de ellas podemos extraer conclusiones y aprendizajes para enfrentar las nuevas batallas que seguro vayamos a tener de ahora en adelante en este u otro sector, en las futuras empresas en las que trabajéis.
  • Por último no queremos dejar de señalar al auténtico culpable de esta situación: el capitalismo. Si bien la familia López Varela ha podido gestionar mejor o peor la empresa en estos años lo único cierto es que en el capitalismo el mercado tiene sus propios márgenes y entre estos márgenes no cabemos todos. Si Everest ha dejado de tener un mercado para la producción y distribución de libros es porque otra empresa mayor ha absorbido la parte de mercado que tenía Everest, en España o fuera de España, con menos trabajadores y peores condiciones de trabajo. La conclusión es clara: en esta ocasión os ha tocado a vosotros y a vosotras resistir pero es el capitalismo quien en sus estrechos márgenes expulsa de su sistema a cada vez más amplias mayorías de trabajadores hacia la pobreza y el sufrimiento.

Vuestra lucha nos demuestra los límites históricos del capitalismo y de sus instituciones. A pesar de tener una táctica flexible para la resolución positiva de este conflicto por vuestra parte no hubo un solo movimiento por parte del empresario ni de las instituciones que os defendiera, un mínimo interés en poner una solución en favor de los trabajadores. Mucha palabrería vacía y muy pocos hechos por parte de los capitalistas y sus representantes políticos.

Y si en el capitalismo no hay margen de vida para los obreros y las obreras, si en el capitalismo nos echan de nuestros trabajos, nos expulsan de nuestras casas, nos dejan sin sanidad ni educación ni pensiones, ¿qué nos queda?, ¿cuál es el futuro? Los comunistas lo tenemos claro. El futuro pasa por la socialización de las grandes empresas, por la gestión de estas empresas por parte de sus trabajadores y sus trabajadoras y por el reparto justo de la riqueza generada entre todos los trabajadores. En todos estos meses de lucha los comunistas del PCPE y de los CJC no dejamos de deciros esta gran verdad, nunca os mentimos. Luchamos junto a vosotros para vencer, para conquistar vuestro futuro próximo en Everest; pero también luchamos junto a vosotros por la motivación de poder explicaros que la posible victoria en Everest no era más que un parche en vuestras vidas, que en todo caso tal victoria no solucionaría el futuro de vuestros hijos e hijas ni de los millones de jóvenes en el paro o en riesgo de pobreza. Y porque siempre fuimos sinceros con vosotros y coherentes con nuestros ideales no podemos dejar de utilizar estas últimas líneas para llamaros al combate diario junto al Partido Comunista, de buscarnos en cada lucha y en cada manifestación, de organizaros junto a nosotros y nosotras para luchar por todo los derechos de todo el pueblo trabajador, por la conquista del futuro obrero y popular.

Porque compañeros/as, ¡Everest cerró vuestra fábrica pero abrió el camino de vuestra lucha hasta la victoria!

Visto 3471 veces