05 de Abril 2016

Concentracion por Lauki y Dulciora

El pasado 3 de Abril  el PCPE Valladolid y los CJC estuvimos presentes junto a diferentes sindicatos apoyando a los trabajadores y trabajadoras de Lauki y Dulciora en la concentración convocada en Fuente Dorada contra el cierre de ambas fábricas.

El mes de marzo se presentó nefasto para la clase obrera en Valladolid. El día 10, la multinacional Lactalis anunció el cierre de la compañía Industrias Lácteas Valladolid (ILV) alegando un descenso en la venta de su marca Lauki. Esta noticia no concuerda con el boletín interno dado a los trabajadores el pasado mes de Diciembre de 2015 en el que felicitaba “de manera efusiva  toda la plantilla de la factoría vallisoletana por su buen hacer, por cumplir con los objetivos y por tener uno de los índices de competitividad más altos entre las fabricas con las que cuenta Lactalis repartidas por el mundo”.  El cierre está programado para el próximo 30 de Junio y afectara a la totalidad de los trabajadores de la fábrica, ochenta, y es un duro golpe para el sector ganadero de la región.

El 31 de Marzo la empresa propietaria de Dulciora, Mondelez Internacional, comunicó que venderá la marca al grupo francés Euraze junto con otras que representan el 40% de la producción de la fábrica de Valladolid. Esta venta supone echar el cierre a la fábrica ubicada en Valladolid durante el próximo año 2017 y dejar a más de dos cientos treinta trabajadores en la calle.

Una vez más, la clase trabajadora es la que está soportando  sobre sus espaldas las consecuencias del sistema de dominación capitalista y las crisis cuyo funcionamiento genera, esta vez en forma de cierre y deslocalización, miseria para la clase obrera. Las medidas de los monopolios no buscan una mejora de la eficacia de la producción  sino ganar más, acumular más beneficios llevando a la miseria y al paro a cientos de familias.

El PCPE  y los CJC nos solidarizamos y apoyamos desde el primer momento con los trabajadores afectados por los cierres de las fábricas de Lauki y Dulciora acudiendo y dando voz a todas sus concentraciones. La única defensa de la clase obrera frente a las agresiones de estas multinacionales depredadoras en particular, y de la patronal explotadora en general es la unidad, porque con la unidad de sus luchas es posible organizar victorias y fortalecer un movimiento obrero combativo que vaya acumulando fuerza y evite los constantes atropellos a los trabajadores y trabajadoras.

¡No al Cierre de Lauki!
¡No al cierre de Dulciora!
¡Viva la solidaridad y la unidad obrera!