La situación de conflicto armado que ha vivido Colombia en las últimas décadas tiene su causa en las condiciones de violencia estructural que las clases dominantes en ese país ejercen contra las trabajadoras, los trabajadores y el pueblo colombiano en su conjunto. Las FARC-EP, en esas condiciones, han sido la fuerza de vanguardia que ha dado la respuesta necesaria en defensa de las mayorías sociales, y por una Colombia de paz y justicia social.

Hoy esas clases dominantes, que no pudieron derrotar militarmente a las FARC-EP, después de unas largas negociaciones han aceptado firmar unos acuerdos de paz con las mismas.

El PCPE saluda los esfuerzos realizados por las FARC-EP para suscribir los Acuerdos de Paz alcanzados con el gobierno de Juan Manuel Santos el pasado 24 de agosto en La Habana, con los que asumen una alta responsabilidad política, de importancia histórica para el futuro del pueblo colombiano.

Tras más de medio siglo de confrontación armada, y después de otros procesos de negociación fracasados, estos Acuerdos suponen un importante desafío para las organizaciones revolucionarias y populares que trabajan en Colombia por defender los derechos fundamentales de los trabajadores y trabajadoras de los distintos sectores productivos.

El camino iniciado es difícil, de enorme riesgo, y necesitará de un amplio y sostenido apoyo de masas para obligar al gobierno al cumplimiento de lo firmado. También la solidaridad internacionalista tiene un papel determinante en el logro de estos objetivos.

Por ello, en esta misma Declaración, el PCPE denuncia la responsabilidad del gobierno de Juan Manuel Santos ante los asesinatos de 35 defensores de los DDHH en el primer semestre del 2016, y las otras 279 víctimas de agresiones de distinto tipo. Incluso, desde el acuerdo suscrito, ya han sido asesinados 15 dirigentes populares, destacando Cecilia Coicue, dirigente indígena y campesina de 65 años, que ha entregado su vida por colaborar con puntos alcanzados en los acuerdos.

El PCPE, en aplicación de los Acuerdos firmados, exige la inmediata puesta en libertad de todos los presos políticos de las organizaciones populares y revolucionarias. Por su especial significado en esta situación exigimos la inmediata libertad de Huber de Jesús Ballesteros Gómez, recluido en prisión desde agosto del 2013 por participar en las movilizaciones del Paro Nacional Agrario y Popular, exigiendo su inmediata libertad, junto con el resto de prisioneros y prisioneras. Así como la de Simón Trinidad, retenido desde hace más de diez años en una prisión de EE. UU., en condiciones inhumanas.

El PCPE hace un homenaje, y reconocimiento, a miles de combatientes que han entregado sus vidas por la causa más digna del pueblo colombiano, y de una forma concreta a los dirigentes farianos Manuel Marulanda, Jacobo Arenas, Alfonso Cano, Iván Ríos, Jorge Briceño y Raúl Reyes.

El PCPE saluda el papel del Gobierno de Cuba, en la persona del compañero Raúl Castro, que ha ofrecido las mejores condiciones para la consecución de los acuerdos, y que ha jugado un papel político fundamental en la superación de las situaciones más conflictivas que se han dado durante todo el proceso de negociación.

En la actual fase del desarrollo de la lucha de clases, en momentos de agudización de la crisis general del sistema capitalista, y de las violentas agresiones de los países imperialistas que se extienden por todo el planeta, estos acuerdos de paz en Colombia adquieren un relevante papel en el espacio nacional, regional e internacional.

Por ello, el PCPE desea que la capacidad y la experiencia revolucionaria de las FARP-EP les permita desarrollar con éxito la batalla política por la defensa y conquistas de los derechos de los trabajadores/trabajadoras y de los sectores populares, en las nuevas condiciones que se generan después del plebiscito del 2 de octubre.

En la continuidad de la lucha, el pueblo colombiano sellará su  victoria con la construcción del Socialismo.

A 19 de septiembre de 2016.

Secretariado Político del PCPE

El X Congreso del PCPE, celebrado los días 10,11 y 12 de Junio, denuncia las acciones represvas que el actual gobierno gestor de los intereses de la burguesía está llevando a cabo, hoy esos niveles de represión se manifiestan en los enjuiciamientos y encarcelación de cientos de obreros y sindicalistas. El capital desarrollando la represión que le caracteriza, no le tiembla la mano a la hora de ejecutrar sus leyes diseñadas para perpetuar su dictadura de clase.

Desde el X Congreso del PCPE denunciamos el injusto proceso y encarcelamiento del sindicalista Andrés Bódalo, este que hoy sufre una sentencia de 3 años de prisión, impuesta por los tribunales represores del estado burgés, sentencia sustentada en un  cúmulo de falsificación de pruebas, Andrés Bódalo es reprimido por desarrollar su labor en defensa de los jornaleros del campo andaluz.

El PCPE exige la liberación inmediata para Andrés Bódalo, así como para todos/as los/as sindicalistas y luchadores de la clase obrera enjuiciados y encarcelados por el estado represor español .
                 
¡¡¡¡VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA!!!!

¡ SALUD A LOS 4 COMPAÑEROS: SÓCRATES, DANIEL, ELIAS, ÁLVARO! ¡EJEMPLO DE LA CLASE OBRERA !
¡LA LUCHA CONTINÚA HASTA LA VICTORIA!

El pasado 1 de julio a las 18:30h salían los cuatro compañeros del encierro en el Pozo Aurelio en Santa Lucía de Gordón, tras 17 días de encierro, los tres últimos en huelga de hambre.

Todo un ejemplo para los vecinos y vecinas de las cuencas mineras de León, y para toda la clase obrera.

Han sido cientas las muestras de solidaridad que les han ido llegando a los compañeros durante estos días, y continúan  llegando apoyando la lucha iniciada y que continúa con otros medios de lucha.

El futuro de la minería de carbón, y en particular el futuro de las explotaciones propiedad de la empresa en concurso Hullera Vasco Leonesa, sólo se garantizará con lucha obrera, unida con todo el pueblo, como la que han representado estos cuatro héroes.

El PCPE y los CJC continuaremos codo a codo en la lucha con los trabajadores por un futuro digno para las cuencas mineras, y señalando como única solución global al conflicto al nacionalización del carbón como sector estratégico.

¡LA CLASE OBRERA EN GUERRA, LA MINA NO SE CIERRA!

¡VIVA LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES!

Salimos de un fin de semana en el que las fuerzas de Unidos Podemos han realizado una exhibición impúdica, al más puro estilo Tom Sharpe, de sus verdaderas intenciones socialdemócratas.

Que empiece el espectáculo.

La orgía mediática de la nueva socialdemocracia comenzaba el vienes 3 de junio, dando inicio al último fin de semana de la precampaña electoral. Pablo Iglesias publicaba un artículo en el diario El País con el título Somos la alternativa en el que evidencia los ejes de su campaña electoral. Al mismo tiempo, daba comienzo la XI Asamblea de Izquierda Unida, mientras Pablo Iglesias atacaba de nuevo en las cámaras de La Sexta la noche del sábado. Las noticias sobre la Asamblea de IU se suceden, todo marcha conforme al plan en su día diseñado. La hora de la modernización, o posmodernización si ustedes quieren, ha llegado. El domingo se producía el relevo al frente de IU, Alberto Garzón asumía formalmente el timón al que ya se había agarrado meses atrás. El plan seguía su curso. Las cámaras de La Sexta nos deleitaban esa misma noche con un nuevo duelo entre Pablo Iglesias y Albert Rivera.

El espectáculo ha comenzado, la operación de la nueva socialdemocracia se ejecuta milimétricamente, paso a paso, imparable. Un revival de aquel lejano 1982 cuyas consecuencias aún sufrimos. Pero esta vez en versión 2.0. El plan parte de una premisa en la que creen a ciencia cierta: el pueblo no tiene memoria.

Los dos gobiernos posibles.

Así, Pablo Iglesias dibuja desde las páginas de El País un escenario en el que Unidos Podemos se convierte en la alternativa al Gobierno del PP. No lo puede presentar de forma más clara:  Podemos y sus aliados representan hoy la principal alternativa de gobierno al PP, en un momento de impasse provocado por las dificultades del Partido Socialista para elegir una de las dos modalidades de gobierno posibles, llamadas a definir la disputa política presente y futura en España.

Con la misma claridad se erige en representante de la nueva socialdemocracia frente a la vieja, esa que arrastrada al callejón sin salida de la Tercera Vía, de las políticas neokeynesianas, ha dejado abierto el espacio para una nueva socialdemocracia, no condicionada por las contingencias de la Guerra Fría. Así, construye su alternativa de carácter social  frente a Los déficits democráticos de las estructuras decisionales de la Unión y el vaciamiento soberano de las instituciones del Estado que, para Pablo Iglesias, son una asignatura pendiente. Su misión frente a la desafección popular a la Unión Europea queda perfectamente dibujada: sólo se puede combatir recuperando una idea de Europa asociada a los derechos sociales y el bienestar.

La disyuntiva queda clara: gobierno liberal encabezado por el PP o gobierno socialdemócrata de Unidos Podemos y El PSOE.

Y a eso le llaman ganar…

Todo se resume en ganar. Y a quien ose ejercer la menor crítica, especialmente por la izquierda, le colocan en el otro lado: el de los perdedores. Y claro está, en esta sociedad nadie quiere perder. Dejando de un lado la ideología que esta dialéctica ramplona representa, muy del gusto del new way os life americano, como lo es el estilo de política espectáculo practicado, creo que cualquier persona sensata debería hacerse la siguiente pregunta:

¿Ganar para qué?

Pues para gestionar el capitalismo español a su modo, al modo socialdemócrata. Pongamos algunos ejemplos.
¿Cuestionamiento de la OTAN y de las bases militares extranjeras en España? No.
¿Cuestionamiento de la Unión Europea o del Euro? Tampoco.
¿Cuestionamiento de la propiedad privada de los grandes medios de producción? De nacionalizaciones ni hablar.
¿Cuestionamiento de la Monarquía? No toca, hay debates más importantes.
¿Sanidad y Educación exclusivamente públicas? No, no, no. La concertada mola y complementa a la pública, aunque ésta debe ser la prioridad del Estado (¡faltaría más!).
¿Y del trabajo asalariado qué? Pues que siga siendo trabajo asalariado, eso sí, tratando de que los trabajadores y trabajadoras no se mueran de hambre. Se propone derogar las contrarreformas laborales del PSOE y el PP, luego, cuando el PSOE sea necesario para formar gobierno, ya veremos.

Entonces, ¿qué es lo que piensan cambia? y ¿para qué quieren ganar? Pues lo repiten sin cesar. Han descubierto la fórmula mágica que todo lo soluciona. Quieren hacer una reforma fiscal progresiva y perseguir el fraude, obteniendo la recaudación suficiente para sostener su plan de emergencia social. Claro, siempre hay algún malvado que les recuerda que la UE exige un recorte de 8000 millones, pero para todo hay respuesta: pactar con nuestros socios de Italia y Portugal para que la UE flexibilice sus exigencias, tratando de convencer al compañero Hollande (el de la reforma laboral francesa) para que eche un cable.

¿Y el Gobierno de Grecia ya no es socio? No, Syriza ya no mola, no sea que alguien haga paralelismos entre sus promesas y su práctica, y llegue a la conclusión, haciendo un simple paralelismo, de que el cuento de la lechera socialdemócrata, el mismo de toda la vida, tiene un pequeño problema llamado capitalismo. Da igual que la vida lo haya demostrado una y mil veces, lo importante siempre será ganar.

¿A quién damos miedo?

Y, en estas condiciones, el cándido de Alberto Garzón y los suyos, que ha tenido la inteligencia de percibir que lo que toca es ponerse del lado ganador, solventar alguna pequeña deuda, entendiendo que el viejo papel jugado por eurocomunismo respecto a la vieja socialdemocracia del PSOE hoy debe ser jugado por él respecto a la nueva socialdemocracia de Podemos, se pregunta solemne al cerrar la XI Asamblea de IU: ¿A quién damos miedo? A nadie criatura, a nadie. Como mucho a algún facha de barra de bar, con la camisa manchada del pincho de tortilla, que se ha creído el argumentario de campaña del PP y Ciudadanos.  

La épica de la victoria de la que se han envuelto es, sencillamente, la repetición de la mentira socialdemócrata del palo y la zanahoria. Por mucho que se parafrasee a Marx para justificar lo injustificable, en el capitalismo el palo siempre será para el obrero y la zanahoria para el caballo del patrón. Y a eso, ustedes, le llaman ni más ni menos que ganar. Puestos a citar a Marx, querido Alberto, te recomiendo El Dieciocho de Brumario de Luis Bonaparte, especialmente la parte en que Marx señala que “la historia se repite dos veces, la primera como tragedia, la segunda como farsa”, esto es: obra de teatro breve de carácter cómico y satírico, en especial aquella que satiriza los aspectos ridículos y grotescos de ciertos comportamientos humanos.

La batalla presente y futura.

Efectivamente Unidos Podemos, junto al partido de la cal viva, representa una alternativa de gestión socialdemócrata del capitalismo español frente a la alternativa liberal representada por el PP y Ciudadanos. Pero se trata de una disputa en el mismo campo, en el campo del sistema y para servir al sistema de explotación y, ahí, para las clases populares no hay cambio posible.

La alternativa real, si se quiere ir al fondo de las cosas, es la que niega la propia explotación; la que pretende un cambio de la clase en el poder, la que pretende arrebatar las inmensas riquezas producidas por los que somos más a esa ínfima pero poderosa minoría que se las apropia. La alternativa real es entre votar por el sistema de explotación o votar con él.

Y aquí no vale justificarse con el ejemplo de la sandía (verde por fuera y roja por dentro) con tal de ganar, ni tampoco la fórmula del gato blanco y el gato negro,  vale y seguirá valiendo lo que, puestos a citar, nos señaló Marx: “Los comunistas no tienen por qué guardar encubiertas sus ideas e intenciones”.

Por tanto, quien quiera atrapar al pueblo en el más estrecho parlamentarismo burgués, que lo haga. Quien esté dispuesto a arriar la bandera roja y la tricolor en los fabuloso mítines del show mediático, que lo haga. El comunismo no está dispuesto a bajar sus banderas, porque la realidad nos demuestra a diario que el socialismo es la exigencia de nuestro tiempo y que sin Revolución no hay cambio posible.

R.M.T.

En el 41 aniversario de la ocupación Marroquí del Sáhara Occidental, el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) quiere reiterar su apoyo incondicional a las aspiraciones de libertad y soberanía del pueblo saharui.

Las continuas tensiones entre Marruecos y el Frente Polisario han conducido recientemente a un despliegue militar insólito desde el acuerdo de alto el fuego de 1991. Este incremento de la tensión ha colocado los focos de los grandes medios en un conflicto tendenciosamente olvidado, en el que los diferentes gobiernos de España tienen una enorme y directa responsabilidad.

El origen del recrudecimiento del conflicto se encuentra en la visita a los campamentos de refugiados de Tindouf (Argelia) por parte del Secretario General de la ONU, Ban ki Moon. Para la estrategia del Frente Polisario esto supone una gran victoria, más si cabe cuando en un discurso posterior, el Secretario General no dudó en calificar la situación del Sáhara Occidental como ocupación.

La inmediata reacción de Marruecos, expulsando a los miembros civiles de la MINURSO (Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental) y movilizando tropas hacia el “Muro de la Vergüenza” que recorre la frontera actual entre los territorios liberados y ocupados, demuestra su tono beligerante.
Apoyamos las acciones del Frente Polisario, que movió ficha, a su vez, reclamando a la ONU que exigiese a Marruecos el respeto a la MINURSO y movilizando sus propias tropas, demostrando que su ejército sigue en plena forma por si le toca responder al agresor.

El pueblo saharaui tiene una enorme valentía y plena confianza en su victoria, pero la apuesta por la vía diplomática se ha traducido en sucesivas traiciones. les ha llevado a experimentar varias traiciones, algunas de las más relevantes son las promesas del PSOE de Felipe González quien en 1982, una vez en el gobierno, se olvidó de la lucha saharaui en aras de la relación de vecindad con Marruecos; la promesa de un referéndum auspiciado por la ONU para que pusieran fin a una guerra en la que tenían todas las de ganar contra Marruecos; la más reciente, la marcha atrás del parlamento de Suecia, con mayoría socialdemócrata, en el reconocimiento de la República Árabe Saharaui Democrática. ¿El motivo? Marruecos paralizó la extensión de IKEA en su territorio por la postura del gobierno sueco. Lamentablemente, los intereses económicos y geopolíticos se anteponen a la soberanía de los pueblos.

El conflicto saharaui no es problema humanitario, sino que tiene hondas raíces políticas. Le corresponde a su pueblo determinar qué medios de lucha son los adecuados. A nosotros, a la clase obrera y sectores populares de España, nos corresponde ejercer una solidaridad internacionalista activa, denunciando el papel cómplice que los sucesivos gobiernos centrales y el interés de los monopolios que los apoyan en los caladeros, en los fosfatos y en el petróleo que pertenece al Sáhara Occidental. En el marco de la UE, Francia y España se ven favorecidos por la situación del Sáhara Occidental y a nivel global, Estados Unidos es firme aliado de Marruecos, por cuestiones de orden geoestratégico y puramente económicas.

El pueblo trabajador de España lleva décadas contribuyendo solidariamente al sostenimiento de la resistencia saharaui. Pero especialmente ahora, en los momentos en que la guerra abierta puede desencadenarse, debemos señalar en dirección a Marruecos y sus aliados imperialistas, identificándolos como responsables del conflicto.

Levantemos un amplio movimiento de solidaridad internacionalista de masas con el pueblo saharaui, pues esta posible guerra, a diferencia de las que se han desatado en Libia, Ucrania y Siria, no la habrían impulsado los parásitos imperialistas en su búsqueda de rapiña, sino que sería un digno pueblo en lucha por su libertad.

¡Viva la solidaridad internacionalista!
¡Viva la lucha del pueblo saharaui!
¡Viva el Frente Polisario!

El 11 de abril fue notificada cada la SENTENCIA Nº 90084/16, de 9 de marzo de 2016, por la que se absuelve a dieciocho jóvenes vascos condenados por el Juzgado de lo Penal Nº 3 de Bilbao por su participación en las movilizaciones populares contra el derribo del Gaztextxe Kukutza, en septiembre de 2011, y se rebaja la condena a uno de los jóvenes condenados en su día.

Entre los absueltos se encuentra nuestro camarada Markel, condenado en su día a nueve meses de prisión, inhabilitación del sufragio pasivo durante el tiempo de condena y al abono, conjunta y solidariamente con el resto de condenados, de hasta un máximo de 84.175,25 euros en concepto de indemnización por daños al Ayuntamiento de Bilbo.

La sentencia de la Audiencia Provincial de Bizkaia viene a confir rmar lo afirmado por las defensas en cuanto a las numerosas contradicciones existentes en las declaraciones de los agentes de la Ertzaintza que prestaron declaración en el juicio, se insiste en la falta de pruebas contra los acusados, y se refuta en que sin tales pruebas alguien pueda ser condenado por un delito de desórdenes públicos, además de declarar que no se ha probado la implicación de los acusados en los daños alegados por el Ayuntamiento de Bilbo.

Esta sentencia es un éxito para el movimiento obrero y popular, y muy especialmente para los miles de jóvenes vascos que se movilizaron durante septiembre de 2011 contra el derribo del Edificio Kukutza, en el que se venían realizando durante muchos años todo tipo de actividades populares al servicio del barrio de Rekalde y de su pueblo trabajador. Es una victoria para quienes se movilizaron en contra de la represión a los encausados. Es una victoria del conjunto del movimiento popular.

El capitalismo ha entrado irremediablemente en su declive histórico. Para mantener los privilegios de las clases parasitarias que dominan el país a su antojo, y restringir al máximo los derechos de la clase obrera y del pueblo, recurren al ejercicio de la violencia y la represión contra el conjunto del movimiento obrero y popular, contra la clase obrera y los sectores populares enfrentados a los monopolios y a su poder estatal.

El PCPE y los CJC celebramos esta victoria y felicitamos a las y los jóvenes absueltos, a sus familiares, amigos y amigas. Llamamos a seguir luchando por la completa absolución del joven contra el que se mantiene la condena a cuatro meses de prisión y del resto de encausados por la lucha contra el derribo de Kukutza.

Felicitamos especialmente a nuestro camarada Markel, quien junto a otros camaradas de la GKK– CJC se implicó decididamente en aquella lucha y sufrió por ello la represión, manteniendo la coherencia revolucionaria en todo momento.

¡Viva la lucha de clase obrera y su juventud!
¡Ningún acto de represión sin respuesta popular!

El mes de marzo, el Partido Comunista de los Pueblos de España, desarrollo en Alicante, una nueva fase de la campaña que venimos realizando desde hace algo más de 2 años contra la apertura de los comercios en domingos y festivos. En esta nueva fase de la campaña, se pegaron por la ciudad carteles en forma de PCPE INFORMA, dando la posición política del PCPE ante la barbarie que pretenden algunas organizaciones políticas y patronales de la ciudad alicantina, que tras la propuesta de apertura en domingos y festivos de comercios y sobre todo de grandes superficies, que haría rebajar considerablemente las condiciones laborales de la parte de clase obrera que trabaja en estos establecimientos. La pegadas de los PCPE INFORMA se ha desarrollado con éxito y aparente buena acogida por parte del pueblo alicantino.

El capitalismo español se encuentra en su fase superior y última, en la época de transición revolucionaria del capitalismo al socialismo-comunismo, en la época de la revolución proletaria. Desde el punto de vista de las condiciones materiales, el socialismo-comunismo es más necesario que nunca a lo largo de la historia. La revolución en España será socialista.

El objetivo no es otro que la preparación del factor subjetivo de la revolución socialista-comunista (Partido, clase obrera, alianzas…), en el camino de conducir al país a una situación revolucionaria que abra las posibilidades para la toma del poder.

Tesis del X Congreso del PCPE:

  1. Tesis I del X Congreso: la lucha de clases a nivel internacional y los retos de los y las comunistas.
  2. Tesis II del X Congreso: La Revolución Socialista en España y las tareas del PCPE.
  3. Tesis III del X Congreso: Fortalecer el partido, organizar la revolución.

 

El sabado pasado el PCPE y los CJC estuvimos presentes en la convocatoria que bajo el difuso lema "Contra el terrorismo,contra el odio y sus guerras" se concentro en la plaza del Museo Reina Sofia en Madrid.
 
El partido situo que el terrorismo es fruto de la pugna entre los distintos polos imperialistas en el marco de la crisis economica global.El imperialismo financia y promueve la aparicion del fenomeno terrorista con el afan de generar nuevos nichos de mercado,lo que le permite a su vez recortar los derechos mas elementales dentro de su propio marco formal democratico-burgues.

 

Ante el cierre definitivo de las empresas del Grupo Everest en León desde el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC) queremos compartir con el conjunto de la plantilla, sus familiares, amigos y el conjunto de leoneses que apoyaron vuestra lucha nuestras reflexiones. Sentimos la extensión de estas líneas pero resumir tantos días de lucha juntos en unos pocos párrafos no sería justo con vosotros y vosotras:

  • En primer lugar, saludamos la lucha infatigable del conjunto de la plantilla de Everest que, a pesar de las dificultades, siempre se mantuvo en pie. Tres años de ataques empresariales, cuatro expedientes de regulación de empleo y bajadas salariales fueron dignamente respondidos con 104 días de huelga en los que nunca faltaron los piquetes a la puerta de la empresa, las movilizaciones en nuestra ciudad o la articulación social de la lucha. Sois ejemplo de lucha y dignidad para el conjunto de nuestra clase, vuestros aciertos y vuestros errores ya son parte del activo acumulado para las nuevas luchas que enfrente la clase obrera en León. Por ello no cabe más que agradeceros cada segundo de lucha que habéis llevado a cabo.
  • En segundo lugar, aplaudimos vuestras iniciativas en favor de la unidad de las luchas obreras en nuestra provincia y en nuestro país. Para la historia de León queda la multitudinaria marcha del 22 de marzo en la cual miles de trabajadores leoneses caminamos bajo la consigna “Salvemos la mina y Everest. Por el futuro de León”. También recordamos charlas y viajes a Madrid junto a los compañeros de CocaCola y otros sectores en lucha. Reivindicamos la consigna del Partido Comunista “Unir luchas para organizar victorias” no como un mero eslogan sino como una hoja de ruta, de trabajo diario, sobre la que seguir luchando y organizando al pueblo trabajador en nuestra ciudad y nuestro país.
  • En tercer lugar, queremos agradeceros la confianza y el espacio que dejasteis a nuestro Partido y su Juventud en vuestra lucha. No podemos olvidar la elaboración de pancartas en El Candil junto a vosotros o el reconocimiento en las movilizaciones hacia nuestro Partido. Incluso antes del último ERE cuando ya os adeudaban mensualidades y compartíamos a la puerta de la fábrica palabras de ánimo y apoyo mutuo. Si nos lo permitís, para nosotros y nosotras, vuestra lucha también ha sido nuestra lucha desde el primer día; una lucha sincera de solidaridad obrera por lo que siempre hemos considerado justo: la defensa de los derechos de los trabajadores.
  • En cuarto lugar, queremos recordar la posición del Partido Comunista, que desde el respeto a la soberanía de vuestra asamblea y también desde la confianza que nos dio nuestro trabajo común, os expresamos en nuestros comunicados y en nuestras conversaciones en los piquetes y las movilizaciones:  “hay que acudir al concurso de acreedores exigiendo que no se venda ni una sola máquina. Las máquinas son vuestras, sin vosotros no se mueve un solo engranaje. En esas máquinas está todo vuestro poder y no podéis perderlo. Y si este empresario no desea seguir contando con vosotros ni ningún otro empresario desea comprar vuestras máquinas, ¡coged lo que es vuestro! Nadie mejor que vosotros sabe poner esta empresa en marcha. Apostad por ello en la asamblea de trabajadores, utilizad la asamblea como herramienta suprema de decisión, como órgano de poder de los trabajadores.”Creemos firmemente que hoy estas palabras están más vigentes que nunca y de ellas podemos extraer conclusiones y aprendizajes para enfrentar las nuevas batallas que seguro vayamos a tener de ahora en adelante en este u otro sector, en las futuras empresas en las que trabajéis.
  • Por último no queremos dejar de señalar al auténtico culpable de esta situación: el capitalismo. Si bien la familia López Varela ha podido gestionar mejor o peor la empresa en estos años lo único cierto es que en el capitalismo el mercado tiene sus propios márgenes y entre estos márgenes no cabemos todos. Si Everest ha dejado de tener un mercado para la producción y distribución de libros es porque otra empresa mayor ha absorbido la parte de mercado que tenía Everest, en España o fuera de España, con menos trabajadores y peores condiciones de trabajo. La conclusión es clara: en esta ocasión os ha tocado a vosotros y a vosotras resistir pero es el capitalismo quien en sus estrechos márgenes expulsa de su sistema a cada vez más amplias mayorías de trabajadores hacia la pobreza y el sufrimiento.

Vuestra lucha nos demuestra los límites históricos del capitalismo y de sus instituciones. A pesar de tener una táctica flexible para la resolución positiva de este conflicto por vuestra parte no hubo un solo movimiento por parte del empresario ni de las instituciones que os defendiera, un mínimo interés en poner una solución en favor de los trabajadores. Mucha palabrería vacía y muy pocos hechos por parte de los capitalistas y sus representantes políticos.

Y si en el capitalismo no hay margen de vida para los obreros y las obreras, si en el capitalismo nos echan de nuestros trabajos, nos expulsan de nuestras casas, nos dejan sin sanidad ni educación ni pensiones, ¿qué nos queda?, ¿cuál es el futuro? Los comunistas lo tenemos claro. El futuro pasa por la socialización de las grandes empresas, por la gestión de estas empresas por parte de sus trabajadores y sus trabajadoras y por el reparto justo de la riqueza generada entre todos los trabajadores. En todos estos meses de lucha los comunistas del PCPE y de los CJC no dejamos de deciros esta gran verdad, nunca os mentimos. Luchamos junto a vosotros para vencer, para conquistar vuestro futuro próximo en Everest; pero también luchamos junto a vosotros por la motivación de poder explicaros que la posible victoria en Everest no era más que un parche en vuestras vidas, que en todo caso tal victoria no solucionaría el futuro de vuestros hijos e hijas ni de los millones de jóvenes en el paro o en riesgo de pobreza. Y porque siempre fuimos sinceros con vosotros y coherentes con nuestros ideales no podemos dejar de utilizar estas últimas líneas para llamaros al combate diario junto al Partido Comunista, de buscarnos en cada lucha y en cada manifestación, de organizaros junto a nosotros y nosotras para luchar por todo los derechos de todo el pueblo trabajador, por la conquista del futuro obrero y popular.

Porque compañeros/as, ¡Everest cerró vuestra fábrica pero abrió el camino de vuestra lucha hasta la victoria!

Página 1 de 2