El pasado10 de marzo la empresa del sector lactario Lauki, con sede en Valladolid, anunció su cierre para el próximo 30 de junio, cuya consecuencia inmediata es dejar a 86 familias en paro, a pesar de sus largos 20 años de antigüedad.

A los pocos días, los trabajadores y trabajadoras de Dulciora, otra empresa vallisoletana, anuncia también su cierre definitivo que afectará a
El PCPE y los CJC nos solidarizamos con estas familias, y estaremos dando la batalla hasta al final codo con codo para evitar el cierre del centro de trabajo. Un cierre que ya se ha estado haciendo de manera paulatina descentralizando la producción, por ejemplo.

Ahora bien debemos señalar culpables de esta situación, y estos son los empresarios nacionales e internacionales; y en este punto los trabajadores y trabajadoras no debemos dejarnos engañar por cantos de sirena sobre la salvación de una España con una soberanía nacional fuerte. ¿O es que acaso antes de entrar en la UE los trabajadores no estaban explotados, mal pagados y en la mayoría de los casos sometidos a la represión más brutal?

Por eso queremos señalar como falsa solidaridad, la que ofrecen organizaciones vinculadas con el fascismo, como España 2000 o Democracia Nacional, que han estado presentes en las movilizaciones, y han realizado comunicados de apoyo a la lucha de los trabajadores de estos trabajadores. Sus intervenciones están vacías de un compromiso real con la lucha obrera, ya que lo único que apoyan y pretenden conseguir es un proyecto nacional frente a otros estados. Y bien es sabido por nosotros, obreros y obreras, que el nacionalismo nunca nos ha beneficiado, todo lo contrario nos ha traído más hambre, miseria y guerra.

Debe recordarse que el fascismo es la herramienta de mayor represión que usa el capital para mantener su poder, y que especialmente surge en épocas de crisis (cómo tras la crisis de 1929). Esos que ahora se ponen la pegatina de solidaridad con los obreros, son los mismos que usaron mano de obra esclava, que prohibieron todo tipo de derecho sindical y político, y que persiguieron de la manera más brutal a los trabajadores durante la huelga del 76, y del sector de la minería ente otros.

Prueba de ello han sido las diferentes agresiones, con conocimiento o sin conocimiento de las propias direcciones de estos partidos nazis, a principalmente la juventud organizada dentro del movimiento estudiantil y el movimiento barrial de Valladolid

Señalan a la Unión Europea como un club ante el que España cedió la soberanía nacional para entrar, y por ello piden ayudas para hacer a las empresas españolas más competitivas, en un país donde el término competitivo ha significado miles y miles de puestos de trabajos menos por ERE's ERTE's, deslocalizaciones y cierres. ¿Es esto estar a favor del pueblo trabajador? La UE es una alianza imperialista cuyo único fin es saquear y oprimir a los pueblos, por ello los trabajadores y trabajadoras de todos los países deben romper con esa estructura, no desde una visión nacionalista, si no obrera e internacionalista, buscando
acabar con la explotación y no buscando ayudas para los explotadores. 

La opción que sí beneficia a los trabajadores es reivindicar la nacionalización y control obrero de los sectores estratégicos como son la alimentación, la energía, el transporte, la gran producción…

Por todo esto, EL PCPE y los CJC continuaremos a pie de calle con todas las reivindicaciones de los trabajadores y trabajadoras y rechazando claramente a los enemigos: la patronal que les extrae la sangre como una sanguijuela, y el fascismo que intenta engañar al pueblo trabajador con discursos a favor de las sanguijuelas como cura de todos los males.

Animamos a todo a el pueblo trabajador a acudir a la próxima manifestación el sábado 16 de abril con salida a las 12h desde las puertas de la fábrica

¡Ante los ataques de la patronal, unidad y lucha obrera! ¡Ante el fascismo, ahora y siempre resistencia!

El pasado 3 de Abril  el PCPE Valladolid y los CJC estuvimos presentes junto a diferentes sindicatos apoyando a los trabajadores y trabajadoras de Lauki y Dulciora en la concentración convocada en Fuente Dorada contra el cierre de ambas fábricas.

El mes de marzo se presentó nefasto para la clase obrera en Valladolid. El día 10, la multinacional Lactalis anunció el cierre de la compañía Industrias Lácteas Valladolid (ILV) alegando un descenso en la venta de su marca Lauki. Esta noticia no concuerda con el boletín interno dado a los trabajadores el pasado mes de Diciembre de 2015 en el que felicitaba “de manera efusiva  toda la plantilla de la factoría vallisoletana por su buen hacer, por cumplir con los objetivos y por tener uno de los índices de competitividad más altos entre las fabricas con las que cuenta Lactalis repartidas por el mundo”.  El cierre está programado para el próximo 30 de Junio y afectara a la totalidad de los trabajadores de la fábrica, ochenta, y es un duro golpe para el sector ganadero de la región.

El 31 de Marzo la empresa propietaria de Dulciora, Mondelez Internacional, comunicó que venderá la marca al grupo francés Euraze junto con otras que representan el 40% de la producción de la fábrica de Valladolid. Esta venta supone echar el cierre a la fábrica ubicada en Valladolid durante el próximo año 2017 y dejar a más de dos cientos treinta trabajadores en la calle.

Una vez más, la clase trabajadora es la que está soportando  sobre sus espaldas las consecuencias del sistema de dominación capitalista y las crisis cuyo funcionamiento genera, esta vez en forma de cierre y deslocalización, miseria para la clase obrera. Las medidas de los monopolios no buscan una mejora de la eficacia de la producción  sino ganar más, acumular más beneficios llevando a la miseria y al paro a cientos de familias.

El PCPE  y los CJC nos solidarizamos y apoyamos desde el primer momento con los trabajadores afectados por los cierres de las fábricas de Lauki y Dulciora acudiendo y dando voz a todas sus concentraciones. La única defensa de la clase obrera frente a las agresiones de estas multinacionales depredadoras en particular, y de la patronal explotadora en general es la unidad, porque con la unidad de sus luchas es posible organizar victorias y fortalecer un movimiento obrero combativo que vaya acumulando fuerza y evite los constantes atropellos a los trabajadores y trabajadoras.

¡No al Cierre de Lauki!
¡No al cierre de Dulciora!
¡Viva la solidaridad y la unidad obrera!

El pasado lunes 14 de Marzo Unión Minera del Norte (Uminsa) comunicó el inicio de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que afectará a todos los trabajadores, anunciando su intención de iniciar las negociaciones.
Las causas que alega la empresa, son las conocidas por todos los trabajadores del sector:

  • La culpa es del Gobierno.
  • La culpa es de las Eléctricas.
  • La culpa es de otras empresas mineras.

El Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) denunciamos la falsedad de estos argumentos, son la cantinela para desunir y desorganizar a los trabajadores antes de la lucha que inician por los puestos de trabajo.

Es habitual que entre unas y otras administraciones se laven las manos; así vemos como las direcciones de las empresas mineras se escudan en el Gobierno que ya no les subvenciona, el Gobierno echa la culpa a la Unión Europea y sus directivas, que aplica sin que le tiemble la mano, y en definitiva ninguna institución aborda el camino para una real solución del sector: la nacionalización de las empresas mineras y de las eléctricas, es decir, que sea el pueblo trabajador quien dirija el sector de la energía eliminando los intereses privados y los criterios basados en más y más beneficios.

Otro argumento que usan las administraciones es la presión de las eléctricas, que prefieren carbón obtenido en las más precarias condiciones laborales. Pero no nos valen lágrimas de cocodrilo, debemos recordar que esas mismas instituciones tienen la capacidad de nacionalizar esas empresas, que hasta no hace mucho eran públicas, y evitar sus “presiones”.

Por último, no deja de sorprender que Uminsa en declaraciones al Diario de León1, haya llamado a la unidad de empresas y trabajadores. Parece ser que ahora la patronal tiene intereses en comunes con los trabajadores. Cuando los trabajadores iniciaron huelgas por condiciones laborales dignas, por el fin de las subcontratas que no se guían por las leyes del sector, cuando se inician movilizaciones por impagos, o cuando se exige el cumplimiento de la seguridad y salud en todos los puestos de trabajo, entonces la empresa no duda en reprimir y sancionar a los trabajadores.

Ahora bien, cuando comprueba que la lucha obrera es la única que da victorias, como en el verano del 2012, Minerplan durante el 2013 dependiente de HVL, o en Degaña donde se mantiene una lucha por la reincorporación de todos los trabajadores despedidos. Con esos ejemplos de victorias, entonces la patronal intenta manipular a los trabajadores para que luche a su lado.

El PCPE hacemos un llamamiento a los trabajadores y trabajadoras de Uminsa, para que no se dejen engañar, y salgan a la lucha por sus puestos de trabajo y condiciones laborales unidos, sí, pero unidos con sus compañeros y compañeras, con otros trabajadores del sector y junto a toda la población de las cuencas mineras por una reivindicación justa y necesaria para una solución digna del sector: La nacionalización de la minería y sector energético. El Partido Comunista, y en especial las células de Laciana y León, estará presente y dispuesto a luchar codo con codo con los trabajadores hasta la victoria.


¡La clase obrera en guerra la mina no se cierra!
¡Unidos hasta la victoria!

El pasado 5 de marzo se celebró en el Centro Obrero y Popular “El Candil” el plenario de militancia de Castilla y León en el que se presentaron las Tesis del X Congreso del PCPE y se celebró una fiesta popular como  inicio del trabajo para que este Congreso sea un éxito.

Asistieron militantes de los diferentes territorios, así como militantes de CJC como muestra del elevado compromiso que mantiene la Juventud con el desarrollo del Partido.
 
El camarada Raúl Martínez Turrero, miembro del Comité Ejecutivo, realizó un resumen del contenido más destacado de cada tesis, situándolas en el momento histórico en el que nos adentramos a este debate congresual: una brutal crisis capitalista de la que la burguesía intenta salir con más explotación y miseria para las y los trabajadores y unos cambios superficiales en las instituciones. 

Es por ello que uno de los principales debates en este congreso sea acelerar las condiciones subjetivas para la revolución socialista, a través de tres retos: la organización de la clase obrera, la intervención con sus aliados contra el capitalismo, y la construcción del Partido Comunista.
   
Tras el plenario todas las células se vuelcan en la lectura de las tesis, organización de los debates colectivos, y a realizar las iniciativas financieras para lograr que el X Congreso sea un éxito y asegurar la asistencia todos los delegados y delegadas de Castilla y León. Así nos adentramos al periodo de debate congresual con más fuerza que nunca  con el objetivo claro, como enuncia el lema del congreso, de reforzar el Partido para organizar la revolución.

¡Viva el Partido Comunista de los Pueblos de España!

¡Viva el X Congreso!

Ni un derecho vulnerado, ¡no trabajamos por nada!


Ante el cese del conflicto laboral en Miguélez el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) saluda la lucha de la plantilla durante las últimas dos semanas. Esta lucha, que se inició con la reivindicación de los trabajadores del "cuarto turno" por una remuneración digna, fue secundada por la gran mayoría de la plantilla, incluidos trabajadores que no estaban en el "cuarto turno".

El cese del conflicto entre la empresa y la plantilla se ha saldado con una victoria parcial por parte de los trabajadores a los cuáles se les reconoce el derecho a la remuneración del 2012 para el "cuarto turno" con la revisión anual según convenio sectorial. Sin embargo otras reivindicaciones planteadas en asambleas y piquetes como la subida salarial de complementos como el bocadillo o la nocturnidad no fueron resueltas. Así mismo no se consiguió cerrar un texto que no dejara dudas hacia posibles represalias contra los huelguistas. A día de hoy ya conocemos ataques de baja intensidad del empresario como el impedimento para introducir bicicletas en el centro de trabajo.

Desde el Partido Comunista os trasladamos nuestro apoyo, disposición e impulso para afrontar nuevas luchas que mejoren vuestros derechos y condiciones laborales. La lucha por un convenio de empresa es una oportunidad para conquistar las reivindicaciones de la plantilla que en este ciclo de lucha han quedado abiertas. ¡No consintáis que la amenaza empresarial rebaje el ánimo, unidad y combatividad conseguidas!

Han sido dos semanas de paro total en la producción de Miguélez, con piquetes constantes en los tres turnos, seguimiento y participación casi total de la plantilla y movilizaciones en la ciudad que han enseñado al empresario que en la fábrica no se mueve un sólo engranaje sin la fuerza de los trabajadores. Vosotros, los trabajadores, los imprescindibles en la empresa, habéis aprendido que con lucha, combatividad y unidad no hay objetivo pequeño para la clase obrera. ¡La lucha continúa!

Apenas llevamos un mes en este nuevo año, y el futuro no es nada prometedor para la clase obrera en Castilla y León.

Un año que se ha anunciado como la salida de la crisis, ¡Por fin!- exclaman algunos ilusos- ¡Apretarse el cinturón, y arrimar el hombro con quien te explota, ha merecido la pena! Pues bien, de nuevo el Partido Comunista debemos mostrar cuál es la realidad de este año 2016: y es que continúa con mayor violencia y en más ámbitos la destrucción de puestos de trabajo.

Acabamos el año con el anuncio del cierre de la Planta de Abengoa en Salamanca con un mínimo de 9 despidos, y el riesgo de que la empresa entre en concurso de acreedores. Ya  estamos experimentados en concursos de acreedores, o más bien cómo pasar el capital de una mano a otra arruinando a las familias obreras y emporando las condiciones laborales de sus contratos, así lo vimos en la empresa Antibióticos de León.

Y empezamos con tres conflictos en los que han comenzado las movilizaciones para que con la unidad obrera y la lucha continuada se impidan a los empresarios llevar a cabo los abusos que pretenden Así tenemos en Palencia a las trabajadoras de la empresa Linorsa, contratada en el Campus de la Yutera y que ya en 2014 habían tenido que convocar Huelga por los abusos empresariales.

En León tras comunicarse el cierre del centro Grupo Norte Outsorcing por la unión de Caja España y Caja Duero, se ha convocado una primera concentración por mantener los puestos de trabajo, y este lunes 25 de Enero se inició una huelga en Miguélez por la intención de la empresa de imponer un ‘cuarto turno’ sin acuerdo con el Comité de Empresa, que ahora el empresario quiere que sea prácticamente gratis, con una remuneración indecente que no se corresponde con los millonarios beneficios de la multinacional que facturaba en 2012 más de 150 millones de €..

A nivel más general los trabajadores del Grupo Tragssa también han iniciado movilizaciones encerrándose varios trabajadores en las instalaciones de la empresa en Valladolid. O los cierres de centros de trabajo del supermercado “ El Árbol”.

Y esto sólo es un pequeño esbozo de todas las luchas que diariamente están dando los y las trabajadoras por la dignidad en sus puestos de trabajo. Una batalla en la que el PCPE y los CJC estamos presentes junto a la clase trabajadora, difundiendo sus  reivindicaciones,  hombro con hombro en sus movilizaciones y organizando actos de apoyo hasta conseguir la victoria de sus luchas.

Porque en esta situación de crisis absoluta del capitalismo, cuya pequeña recuperación viene seguida de unas peores condiciones para el pueblo trabajador, es necesario que los trabajadores y trabajadoras se unan en una sola lucha, porque unidos somos fuertes, pero organizados invencibles.
   
    ¡Ánimo en las batallas del 2016! ¡Hasta la victoria siempre!

El Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC) en León deseamos mostrar nuestra solidaridad, apoyo y nuestra total disposición con los trabajadores de Miguélez. El pasado lunes 25 de enero la plantilla iniciaba una huelga de carácter indefinido ante el ataque a sus derechos laborales.

Tras años de ataques empresariales la plantilla ha dicho basta. La lucha ha sido iniciada en protesta por la intención de la empresa de imponer un ‘cuarto turno’ sin acuerdo con el Comité de Empresa. Este turno que vienen realizando desde 1997 hasta 2012 con acuerdo entre las partes, ahora el empresario quiere que sea prácticamente gratis, con una remuneración indecente que no se corresponde con los millonarios beneficios de la multinacional que facturaba en 2012 más de 150 millones de €.

Este caso constituye una muestra más de las agresiones hacia la clase trabajadora que en los últimos años se llevan dando sistemáticamente en León y en España bajo la ya recurrente excusa de las pérdidas económicas por parte de la empresa que inexorablemente conducen a la progresiva precarización del trabajo y/o la destrucción de puestos de trabajo.

El Partido Comunista y su Juventud apelamos a la unidad inquebrantable de los trabajadores de Miguélez y deseamos remarcar la necesidad de la organización y unidad obrera con el fin de parar los incesantes ataques contra la plantilla.
 
 
¡Ni un derecho vulnerado! ¡No trabajamos por nada!
¡Miguélez en lucha por la defensa de nuestro trabajo!

Una vez más hemos de lamentar la muerte de un trabajador que ha sido víctima de un accidente laboral. El capitalismo no perdona a los trabajadores, no perdona a ningún ser humano.

El pasado martes 19 de enero, en el municipio de Aranda de Duero, falleció un compañero, mientras que otro ha quedado gravemente herido y sigue hospitalizado. Los hechos ocurrieron el lunes a mediodía en la empresa de Lazo de Oro S.L, cuando se desprendió un palé y ambos cayeron desde una altura de más de 3 metros.

El capitalismo sólo tiene un objetivo: generar beneficios económicos para la minoría burguesa. Cómo se consigan no importa, pues es este sistema está diseñado para la explotación del hombre por el hombre. La vida del trabajador, y de la familia que sustenta, se torna irrelevante. De hecho, no existen reparos a la hora de limitar las medidas de seguridad en los centros de trabajo si sirve para aumentar los beneficios económicos, aunque sea a costa de la vida de los obreros. Para nosotros esto es un drama, para ellos un número.

Desde el PCPE y los CJC de Castilla y León mandamos nuestro más sentido pésame a las familias. De la misma manera hacemos un llamamiento a la clase obrera y sectores populares para que se organicen y luchen contra este sistema deshumanizado, del que sólo podemos esperar miseria y muerte, y del que los trabajadores ningún beneficio podemos obtener.                                               

Los cuatro mineros encerrados en las instalaciones del Pozo Aurelio en Santa Lucía de Gordón recibieron el pasado miércoles la visita de miembros del Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC).

Los mineros encerrados en protesta ante la situación laboral de ERTE de seis meses de suspensión de los contratos de trabajo que afecta a 400 trabajadores de la Hullera Vasco Leonesa y 300 de subcontratas y empresas auxiliares recibieron el más firme apoyo de parte de los militantes comunistas. En el encuentro se exigió de forma unánime el pago de los salarios adeudados y la inmediata reincorporación de los trabajadores a sus puestos de trabajo, denunciando el mercadeo de falsas promesas preelectorales, que no atajan la liquidación de la minería de interior.

El PCPE mostró el incondicional apoyo de su proyecto hacia la minería como sector vital de muchas comarcas de la Provincia de León y confirmó su presencia en la marcha minera convocada el próximo viernes a las 10 de la mañana con recorrido Ayto. de La Robla-Santa Lucía-Pozo Aurelio.

Página 2 de 3