03 de Mayo 2017

Valoración del Primero de Mayo por el PCPC

 

El Partit Comunista del Poble de Catalunya (PCPC) quiere hacer pública una primera valoración de la jornada de ayer, 1 de mayo, día internacional de la clase obrera.

El PCPC salió a las calles catalanas este 1º de Mayo a reivindicar, a denunciar, a protestar y llamar a la organización a la clase trabajadora entorno a un programa de lucha, un programa táctico y estratégico rupturista y revolucionario.

Este 1º de mayo venía especialmente marcado por la agudización de la explotación que sufre la clase trabajadora catalana, una explotación atroz que fomentan las patronales autóctonas, españolas y europeas, inoculada por las gestorías legales llamadas Gobiernos. A esta explotación concreta se le une su inseparable aliada la opresión, que, bajo la adormidera de la alienación, permite reprimir, ocultar e intentar acallar cualquier tipo de protesta obrera.

Diferentes y sutiles formas de adormideras encontramos por doquier. Al placebo independentista que intenta reactivar una fracción de la oligarquía catalana y sus aliados (mediante la ANC, AMI y Ómnium, y sus expresiones políticas), se le une una progresiva desmovilización social perfectamente calculada que ejercen sindicatos y organizaciones de la nueva y la vieja socialdemocracia.

No es de extrañar pues, que existiendo las condiciones objetivas para un desarrollo organizativo de las fuerzas revolucionarias (o rupturistas), el patio estuviese este 1º de mayo en las convocatorias sindicales bastante tranquilo, calmado. Paz social, una forma moderna de la famosa “Pax Romana”. Tampoco extraña ya que no se oyese en estas convocatorias sindicales una sola mención expresa a la “clase trabajadora”, así como tampoco ni una sola llamada a la “Huelga General”. Tan solo se apelaba a los “trabajadores” y a los “ciudadanos” (sic) a “movilizarse de nuevo” si no se aceptaban tímidas reformas como “la Renta Ciudadana Garantizada” o un “aumento salarial del 3%”.

El Partit Comunista del Poble de Catalunya teníamos claro que, ante todas estas circunstancias, nuestro objetivo para este 1º de mayo no podía ser otro que acudir a estas convocatorias allá donde pudiéramos hacerlo con el discurso propio de los comunistas, con un discurso claro, legible, sintáctico y de clase, que nos permitiera llegar a cuantos más trabajadores mejor. Así mismo, estar presente de nuevo junto a los movimientos clasistas en los que participamos.

Este hecho se produjo en años anteriores sobretodo en Barcelona, donde participamos como Partido y junto a los compañeros y compañeras del Movimiento Popular de Sant Martí. Y paralelamente a esto, el PCPC debía hacer balance de estos meses de crecimiento orgánico y planificar el desarrollo de su campaña del “per què?”.

Estos 3 objetivos se han cumplido con creces.

Este año, el PCPC ha estado presente en Olot (Girona), Lleida, Amposta (Terres de l’Ebre-Tarragona), Tarragona y Barcelona, con más presencia, más organizada y más implicación en los movimientos obreros y populares de clase.

En Olot el, Partido, que ha conseguido incrementar su militancia y su entorno, acudió junto a los movimientos antidesahucios y sindicales en los que está muy activamente implicado, junto a la nueva célula de Figueres (Girona).

En Lleida el Partido participó nuevamente con un incremento militante cuantitativo, y muy especialmente, de jóvenes.

En Tortosa y Tarragona los comunistas participaron con bloque propio y en los bloques donde se ayuda a organizar a la clase: Comité de Pensionistas y sindicatos.

En Barcelona, además, fuimos capaces de organizar un acto político y festivo posterior a la manifestación, demostrando una gran capacidad de convocatoria tanto por la mañana como posteriormente en dicho acto. Varias decenas de militantes del PCPC-Barcelona se organizaron junto a otras decenas de simpatizantes y amigos del Partido en un bloque sólido, donde destacaban luchadores antidesahucios, sindicalistas, jubilados en lucha por las pensiones, militantes internacionalistas, antiimperialistas…en un ambiente combativo y a la ofensiva contra el capital, que exigía la Huelga General y la toma del Pdoer por la clase obrera con conciencia. Ya en el mismo bloque, varios simpatizantes y amigos se interesaron por el Partido.

Posteriormente, se realizó el “dinar de germanor”. Una sala de actos combativa y llena de comunistas y amigos de los comunistas escucharon las propuestas y primeras valoraciones de la Dirección del PCPC en Barcelona. Unas valoraciones positivas, pero no autocomplacientes; optimistas pero con prudencia… donde el PCPC se reafirmó, de nuevo, en su proyecto junto con su partido hermano del PCPE, su dirección (Comité Central) legítimamente escogida en su X Congreso, cuyo Secretario General es Carmelo Suárez, producto de la voluntad de sus bases.

Se expuso la necesidad de desarrollar la campaña central, fruto del trabajo en los frentes de masas; esta campaña centrada en aspectos concretos del robo, expolio, saqueo y guerra que sufre la clase obrera, tanto en su puesto de trabajo como en su vida cuotidiana, no nace por generación espontánea. Surge por la conexión, por la implicación de los comunistas en las batallas que ayuda a organizar para con su clase. Son la respuesta para lograr un efecto multiplicador que permita elevar conciencia de clase a conciencia revolucionaria y que esta a su vez genere más conciencia de clase.

Este 1º de mayo marca el camino de esta nueva etapa del PCPC. Un Partido humilde pero cada vez más fuerte; un partido sólido pero cada vez más estructurado; un Partido implicado en la creación y organización del Frente Obrero y Popular al Socialismo como herramienta encaminada a organizar la Revolución Socialista en Catalunya, en consonancia con el proyecto del PCPE en el Estado español.