22 de Septiembre 2016

La Arboleda perdida

 

Desde las ocho de la mañana empezaron ayer a bajar por los altos de las Conchas, la Salve y Matamoros numerosos grupos de obreros con dirección a Ortuella, donde debían reunirse, gritando en voz alta y todos a coro: “¡Mueran los cuarteles (barracones)!¡Viva la huelga!¡Viva la zona minera!¡Ocho horas de trabajo!”

 

Por el alto del túnel de La Arboleda bajaban a las nueve y cuarto unos mil trabajadores en línea, precedidos de una bandera roja. La voz que predominaba en este grupo era la siguiente: ¡Viva la unión obrera!¡Abajo los cuarteles (barracones)!

 

Los mineros que descendían por los diferentes montes, al ver funcionar los trenes de las vías, gritaban fuertemente: “¡Fuera esas máquinas!”.

 

A las nueve y media se reunieron en la Plaza de Ortuella unos tres mil obreros, los cuales gritaban: “¡Abajo las tiendas obligatorias!”

 

 

 

Al llegar la multitud al crucero de la carretera de Portugalete, unos 50 ó 60 forales y guardias civiles impidieron el paso de los huelguistas.

 

Estos se empeñaron en pasar violentamente, y entonces las fuerzas cargaron y armaron los fusiles en previsión de lo que pudiera ocurrir. El corneta tocó retirada para indicar que retrocediese la multitud.

 

Ante esta actitud de las fuerzas comenzaron a excitarse los ánimos de los huelguistas; en esto que llegaron al cruce de la carretera de Portugalete las dos compañías de Garellano (Bilbao) de guarnición en aquella villa, y otras fuerzas de la guardia civil y forales, todas las cuales se unieron a las que había en dicho cruce haciendo frente a los huelguistas.

 

Todas estas tropas, a bayoneta calada, hicieron retroceder a la multitud que ascendería a 8.000 o 10.000 mineros los cuales fueron dispersándose por las alturas, ofreciendo aquella masa de hombres un cuadro imponente.

 

 

 

DÍA 14 de MAYO DE 1890.

 

La marcha de los mineros. El asalto a las fábricas.

 

 

 

(Fuente: El noticiero Bilbaíno, Bilbao, 15 de Mayo de 1890.)

 

 

 

Cualquier lector o lectora pudiera pensar que estamos hablando en esta nueva crónica de la campaña electoral del EK-PCPE en las elecciones al Parlamento Vasco 2016, sobre las Memorias en tres tomos del poeta comunista Rafael Alberti bajo el título de: La Arboleda Perdida.

 

 

 

La verdad que no es nuestra intención; aunque sí nos ha servido para el título de este artículo; porque en nuestro territorio, La Arboleda: es un barrio de origen minero enclavado en una de las zonas más emblemáticas para la historia del Movimiento Obrero, no sólo de Vizcaya sino del resto de los pueblos de España. El paisaje de “Germinal” tan bien narrado por Émile Zola es un fenómeno Internacionalista, al igual que el propio “Novecento” de Pelliza di Volpedo y su cuadro de “El Cuarto Estado”, arrancando aquí en el 1º de Mayo de 1890, con las famosas reivindicaciones de la clase obrera sobre: 8 horas para trabajar, 8 para descansar y 8 para vivir en familia.

 

 

 

La expansión del ideario marxista en esta provincia, comenzó en la Zona Minera, y más concretamente en los montes de La Arboleda y Triano, pertenecientes a los municipios del Valle de Trápaga, de Ortuella, de Abanto y Ciérvana y de Somorrostro; además de las localidades de Margen Izquierda y Gran Bilbao, donde predominarán las factorías del sector naval y siderúrgico y también varias zonas de minería en el Bilbao de los barrios de Castrejana, Bolueta, La Peña, Ollargan, o en El Regato de Baracaldo.

 

Al igual que los obreros asturianos han padecido el orballo, los trabajadores vizcainos han tenido que soportar en las minas a cielo abierto y en las gradas de los astilleros las mismas inclemencias del tiempo con el famoso xirimiri o llovizna, que cala hasta los huesos en esos pesados buzos, acechados por vapores y otras sustancias tóxicas inhaladas durante años, que han provocado miles de muertes no identificadas como enfermedades laborales...y que no dejan de ser parte del terrorismo patronal.

 

 

 

No es casual que la gran mayoría de los trabajadores prejubilados en los procesos de Reestructuración Industrial, hayan fallecido de cáncer y de enfermedades cardíacas... Temas como el amianto y el lindáne siguen ahí sin apenas destaparse...Y no será por los estudios médicos que existen desde la propia UE, donde saben la duración media de estos obreros y obreras, a los que es más fácil darles un despido improcedente bajo el nombre de prejubilación; porque se sabe que no van a llegar a los 65 años la mayoría de ellos...

 

 

 

Precisamente el Valle de Trápaga es uno de los municipios en el que más pintadas existían de antaño de los primeros tiempos del PCPE al ser frontera divisoria de varios municipios aledaños con factorías cercanas y de gran tamaño desde la mítica General a la Babcock Wilcox o precisamente Arburu, conocida como Nervacero desde los tiempos en el que los trabajadores ocupasen el primer Gobierno Vasco de la Transición entonces instalado en Bilbao en 1980 bajo el mandato de Carlos Garaikoetxea, hoy curiosamente en Bildu con otros empresarios de la burguesía vasca como la familia Knorr. Aún recordamos los míticos anagramas del PCEU en las estaciones de Galindo y del barrio de San Gabriel. Desde la autopista del Cantábrico, en la A-8, se veían perfectamente las pintadas del EAK-PCV, o EHAK-PCPE de la década de los ochenta como el lema de hace treinta años: “OTAN NO, BASES FUERA” o “NI FONDOS, NI DESPIDOS”.

 

 

 

El panorama actual de estas zonas es más bien gris; y no precisamente por el antiguo color de las factorías a las que se las distinguía precisamente por ese “encanto”. La cruda realidad es que son lugares donde apenas existen salidas laborales. Cien años después seguimos siendo las mismas zonas depauperadas, donde se incrementa la pasividad y apatía de una ciudadanía sin reales perspectivas de futuro en esas viviendas con forma de colmenas.

 

 

 

Municipios que comenzaron con gobiernos locales socialdemócratas, cuyas pésimas gestiones han llevado al relevo por parte de sus socios habituales del PNV a liderar zonas que culturalmente siempre pertenecieron a la clase obrera. Y una vez más las carteleras de propaganda electoral se dividen en seis paneles, donde cinco corresponden a PNV, PSE, PP, Bildu y Podemos. Y la sexta para el EK - PCPE y los otros ocho partidos a repartir...Curiosamente la denominada “izquierda” no ha mencionado en ningún momento esta situación de discriminación, o nuestra omisión en los debates electorales del canal autonómico como es la EITB.

 

 

 

Todo el entramado burocrático, zanjado con leyes de la Junta Electoral, en las que incluso se ha justificado la presencia de Podemos en los eventos mediáticos, alegando que aún no teniendo representantes en Vitoria, era justa su participación por los últimos resultados electorales de las elecciones generales en el País Vasco el pasado mes de Junio.

 

 

 

Es decir, se nos obliga a los y las comunistas a tener que presentar un papel del Instituto Nacional de Estadística, de cómo estamos empadronados en el País Vasco; pero luego para ir a los debates de la televisión pública vasca, no nos dan ni la opción.(En cierto sentido nos ha recordado a ciertos aspectos, al antiobrero estatuto de Estella de 1931 que planteasen los nacionalistas frente a la Constitución de la II República, donde se restringían ciertos derechos laborales y electorales en función de cierta “vasquidad”).

 

 

 

Nos hemos encontrado en algunos paneles incluso con intromisiones de los denominados grupos de “izquierda” con representación parlamentaria... Como una especie de advertencia de: “Aquí estamos nosotros...”. No nos sorprende el ímpetu en estos últimos días de algunos sectores que no sólo presumen de poseer casas valoradas en más de un millón de euros como la de la candidata de Podemos; sino incluso del modelo de propaganda y mitín de Bildu al estilo del PSE y el resto de partidos imitando a los del Partido de Barack Obama, con cubos como asientos y público por detrás que no por delante,como si fuese un programa del Matamoros y la Belén Esteban en el “Deluxe”...

 

 

 

Por no hablar de las loas y alabanzas a Ibarretxe como el lehendakari bueno, aún no entendiendo muy bien esa bondad, cuando mandaba éste cargar contra los obreros de La Naval de Sestao y Babcock Wilcox en las Reconversiones de diciembre de 1999 en el Club Marítimo de Getxo, y en la visita de Zapatero al Palacio Euskaduna en septiembre de 2004 cuando era un recién elegido presidente del Gobierno. Como anécdota decir que las fuerzas del orden represoras eran las de Gasteiz y no las de Madrid...Esas mismas que disolvieron en Vitoria a toda una concentración del sector naval frente al Parlamento Vasco en esas mismas fechas, o que hiriesen a varios obreros en los procesos de privatización de los astilleros.

 

 

 

Podemos recordar también el cierre de la central lechera de Beyena en el alto de Castrejana y Zorroza en Bilbao en tiempos del consejero Retegi en el 2001. Porque no hay que olvidar que Iparlat, es una multinacional de lácteos del País Vasco, que ya entonces tenía sucursales por los antiguos Países del Este y del norte de África. De estos detalles del Gobierno de Juan José el de Llodio no se habla; lo importante era que estaba y está por la nación...La clase obrera y sus circunstancias es algo secundario una vez más...Apoyemos a la burguesía vasca, que es muy nuestra; aunque tenga empresas vinculadas a ONGs que se pasean por Ucrania, a ser posible por la zona de Chernobyl, para que los chicos de la Cooperativa Mondragón sigan incrementando su Capital por estas nuevas colonias que han surgido desde 1989 con la caída del Muro de Berlín.

 

 

 

A pesar de la lluvia, ni el tiempo ni los elementos pueden contra nosotros a la hora de colocar nuestra propaganda. Los y las camaradas del EK - PCPE , junto a sus juventudes del GKK-CJC somos persistentes. Sin embargo la tristeza nostálgica de un tiempo pasado y de un paisaje y cultura minera y fabril que nos destruyen a pasos agigantados, nos sigue recordando que no podemos rendirnos.

 

 

 

Una de las políticas del Gobierno Vasco en este sentido para hacer olvidar el legado histórico de lo que ha significado la esencia del Movimiento Obrero en Bizkaia, es repoblar con árboles autóctonos la zona. A ser posible donde quede un resquicio arqueológico de un cargadero de mineral o un poblado obrero como en toda la comarca de la Zona Minera.

 

 

 

El modelo tipo Cabárceno de Cantabria es muy similar al aplicado en nuestro territorio. Colocar un zoológico en 1990 en los terrenos de Agruminsa de AHV por el corrupto de los corruptos como fue el señor Ormaechea, es imaginarnos a los tigres de Bengala con un Sandokán con paraguas y katiuskas. En La Arboleda incluso además de colocar ciertas esculturas postmodernas como un monumento al tenedor, junto a lo que fueron las minas del lugar como la Mamen o la Orconera , para limpiar la esencia y la memoria histórica obrerista del lugar, ha tenido su traca final con la creación de un campo de golf patrocinado por la Diputación Foral de Vizcaya. Pudiéramos interpretar que el “Gran Capital Vasco se come al Movimiento Obrero con dicho utensilio de cocina...”

 

 

 

Dicho lugar recreativo para los aspirantes a golfistas, nos hace recordar cómo en esa misma década de los noventa Euskadiko Ezkerra criticaba en pegatinas y otros elementos de propaganda aquel proyecto. Poco tiempo después sus dirigentes acabarían incluso jugando en este lugar, además de apoyar su creación e inauguración en 2005 como Meaztegi Golf, con las consecuencias de pérdida de patrimonio histórico y artístico de la zona al permitir el derrumbe del hospital minero, para construir más urbanizaciones y rotondas. En cierta medida es lo mismo que ha ocurrido en Archanda, donde parte de las ruinas que quedaban del famoso Cinturón de Hierro de 1936, y del propio Parque de Atracciones, forman parte de otro Club de Golf inaugurado en 2004, donde la matrícula de inscripción andaba por los 6.000 euros anuales.

 

 

 

Este mismo fenómeno se ha dado a muy pocos kilómetros del corazón de La Arboleda, en la zona de Abanto y Ciérvana, donde los barrios mineros como el Once Cotorrio y Los Castaños son castigados con el abandono y ruina de todo lo que ha significado el patrimonio cultural industrial y obrero. Planos inclinados repoblados con plantas autóctonas para que no se sepa que son de los pocos existentes en Europa, o convertir en una especie de jungla todo el yacimiento minero, incluida la mina más importante del barrio de Gallarta como era Bodovalle que funcionó como explotación minera hasta 1993.

 

 

 

Por así decirlo están convirtiendo estos lugares en zonas de desmemoria histórica para que parezcan su Arcadia feliz , donde no existieron según ellos el Movimiento Obrero; porque no forman parte de esa Historia del País Vasco oficial.

 

Existía en la zona de El Chaparral, en la propia Arboleda un instituto de interpretación ambiental frente a los bellos montes de Peñas Negras, Ganeran y Alto Galdames, que ahora han clausurado por razones económicas, alegando que ya existe un museo minero en Gallarta. Institución cultural a la que por cierto tuvieron décadas abandonada, hasta que le han dado la vuelta a su ideario original al estar su organismo directivo, preso de las subvenciones de Gobierno Vasco, siendo el mecenas político de Gasteiz, quién manda en el nuevo proyecto que no es igual que en su origen y fundación en 1986.

 

 

 

Claro ejemplo es el crear césped en esos yacimientos mineros para que pierdan el color original, como ya han hecho también en otros monumentos industriales como el Puente Vizcaya pasando del negro al rojizo al que por si acaso le llamaron irónicamente “vena Somorrostro”; o la grúa Carola del astillero Olaveaga Euskalduna, convirtiéndola del gris perla, al naranja minio... Varios yacimientos mineros de la zona a cielo abierto como eran la mayoría de las explotaciones en Abanto y Ciérvana, u Ortuella o en Somorrostro como las de Cobaron, las han tapado con escombreras para que no se vean. E incluso no hace muchos años cierta serie juvenil televisiva: “Compañeros” utilizó uno de los cargaderos como broche final desdibujando el simbolismo del lugar, que es el objetivo real de nuestros capos y padrinos gobernantes, como en los tiempos que el canal autonómico de la ETB estuviese patrocinado por accionariado del señor Silvio Berlusconni también en 1990 y 1991...

 

 

 

Queda claro que la batalla ideológica de la burguesía vasca es tan antiobrerista y anticomunista como la burguesía española, incluso coinciden en patrocinar películas antisoviéticas como la actual “Gernika”... Su enemigo potencial siempre ha sido a lo largo de su historia la clase obrera.

 

 

 

No es casual que la Universidad de la Compañía de Jesús, esa que defendió José María Gil Robles contra la II República, apareciese en el primer lugar del estado, donde se proclamase la jornada de 8 horas como reivindicación laboral aquel 1º de Mayo de 1890, donde el toledano Facundo Perezagua difundiese el ideario del Manifiesto Comunista de Marx y Engels desde 1886 en Vizcaya, frente a un PNV que surge en 1895 como reacción a la ideología marxista...a la par que en Chicago (EE.UU) creasen la Universidad de Loyola, ciudad referente para la celebración del 1º de Mayo a nivel mundial.

 

 

 

No dejan de sorprendernos cada día los comentarios de los mandatarios de Ajuria Enea, Lakua, y de Gernika entre otros motivos por sus últimas acciones contra los propios trabajadores del sector de la cultura como ha sido en estas últimas semanas la expulsión de los 18 educadores del Museo Guggenheim en Bilbao por parte de las fuerzas policiales de la Ertzaina, por reivindicar sus justos derechos laborales, aún sabiendo que van a ser despedidos; porque la imagen oficial del Bilbao Metropolitano en pleno siglo XXI una vez más no puede ser la de la cultura del proletariado; sino la de un País Vasco idílico, donde no existe la lucha de clases según la ideología dominante claro está.

 

 

 

No ha sido una pica en Flandes lo que hemos realizado en estos días en nuestras localidades obreras; sino el dejar colocada nuestra bandera, la del PCPE donde siempre hemos estado. Y ahí se ha visto en nuestros carteles aún humedecidos por las inclemencias del tiempo, los cuales siguen recordando en esa Arboleda Perdida” que los y las comunistas en Euskal Herria seguimos en la lucha, continuando con el legado de nuestros antepasados obreros.

 

 

 

Por este motivo consideramos que el lema de nuestro Partido: EK-PCPE: “Sobran los capitalistas. Todo para la clase obrera.” es fundamental en estos momentos en el País Vasco, así como en el resto de pueblos de España, como forma de altavoz de cualquier revolucionario consciente.

 

 

 

 

 

En los libros de hace cuarenta años se nos decía que los españolitos ya andaban contoneándose por los alrededores de la cueva de Altamira; el lugar común contrario será decir que entre el vasco actual y el de la Edad de Piedra, no hay mayor diferencia...pese a Trincherpe, Recaldeberri,Ocharcoaga y otros lugares deliciosos en que lo “natural” prima, gracias al genio industrioso del país.

 

 

 

Julio Caro Baroja: El laberinto vasco.