01 de Diciembre 2014

CITROEN, la patronal ataca de nuevo.

El K9 viene cargado de malas noticias. Pérdida de salario, de complementos, de pluses. Los del turno de noche y los nuevos son los más perjudicados. Pero va a tocarnos a todos y todas.

Es la ley del capital. La patronal quiere seguir compitiendo, necesita estar entre los primeros en la carrera mundial. Pero hay recesión, la gente no compra como antes. Para que los coches sean más competitivos, los seres humanos tienen que abaratarse.

La automatización del trabajo hace necesarias menos manos. ¿Pero, es mala la automatización? Algo que podría facilitar la jornada, hacerla más breve y menos cansada? No, el malo es el capitalismo. Topamos con él cada vez que imaginamos una utilización racional de la tecnología para bien del pueblo trabajador.

La oferta que si nos hace es bastante clara. Ellos tienen que reducir los costes de la produción. Y para eso, nosotros tenemos que trabajar por menos dinero, más la prisa, con menor gasto en seguridad, más horas. Cuando quieran echarnos a la calle tendrán las manos libres.

Y que ni se nos ocurra protestar. De hecho, la dirección negocia en Marruecos la fabricación de los componentes. Allí los obreros tienen menos derechos aún que nosotros. Encargarles el trabajo y dejar a los obreros de 99 empresas auxiliares de Vigo en la calle es una opción perfectamente razonable para PSA. ¿Pero para que hacerlo si puede forzarnos a trabajar aquí en las condiciones de Tanger o Trnava?

Nuestro planteamIento a la empresa es otro.

Tiene que ver con lo que es racional y también con lo que es justo. La asamblea de los trabajadores y trabajadoras tiene que decidir sobre el futuro de la empresa que nosotros, trabajadores y trabajadoras, mantenemos día y noche en marcha. Ser esclavos obedientes no va a mejorar nuestra situación, más bien al revés. Nosotras no somos responsables de la situación mundial de la industria, ni de la necesidad que tiene la dirección de la empresa de fabricar el K9. Lo nuestro es que se respete la dignidad de nuestro trabajo. A que se retribuya en justicia, que no sea extenuante, que sea seguro y bien pagado. Que los y las compañeras no vayan a la calle.

Y vamos a luchar para conseguirlo. Los obreros y obreras de Marruecos y de Eslovaquia no son nuestros enemigos. Muy al contrario, otro gallo nos habría cantado si hubiesemos estado coordinados entre todos, también con ellos, en la Federación Sindical Mundial, para que le haga frente la multinacional.

Pero por ahora, luchemos por mantener la dinámica de asambleas, por seguir uniendo fuerzas. Todos somos obreros y obreras. Todos tenemos las mismas necesidades. No creemos el cuento de que la dirección de la empresa quiere lo mejor para nosotros. Ya está bien de esa fantasía. Si somos capaces de mantener viva la asamblea obrera, si logramos una buena coordinación con los obreros y obreras de las auxiliares, podemos presionar. Y una vez que hayamos presionado lo suficiente, ahí es el momento de negociar.

Si no lo hacemos así estaremos atados de pies y manos. Y harán de nosotros el que les venga en gana, y luego nos dejarán tirados. El capital crece así. Pero nosotros no somos el capital. Somos el trabajo. Nosotros crecemos en la unidad y en la lucha.

En el socialismo ya no habrá la competencia, la lucha desenfrenada por el beneficio. Simplemente, la economía se planificará, todo el mundo trabajará, y habrá de comer para todos y todas. No es una utopía. Ya se hizo y vamos a volver a hacerlo. Porque el socialismo-comunismo es el verdadero poder de la clase obrera, la clase que todo lo lo crea.


NO A LA AGRESIÓN CONTRA DE NUESTROS DERECHOS

VIVA LA LUCHA DE LOS Y DE LAS TRABAJADORAS

VIVA LA UNIDAD OBRERA

 

 

---- GALEGO -------

 

CITROEN, a patronal ataca de novo.

O K9 vén cargado de malas noticias. Perda de salario, de complementos, de pluses. Os da quenda de noite e os novos son os máis prexudicados. Pero ha tocarnos a todos e todas.

É a lei do capital. A patronal quere seguir a competir, necesita estar entre os primeiros na carreira mundial. Pero hai recesión, a xente non merca como antes. Para que os coches sexan máis competitivos, os seres humanos teñen que abaratarse.

A automatización do traballo fai necesarias menos mans. Pero, é mala a automatización? Algo que podería facilitar a xornada, facela máis breve e menos cansa? Non, o malo é o capitalismo. Topamos con el cada vez que imaxinamos unha utilización racional da tecnoloxía para ben do pobo traballador.

A oferta que se nos fai é bastante clara. Eles teñen que reducir os custos da produción.E para iso, nós temos que traballar por menos cartos, máis a présa, con menor gasto en seguridade, máis horas. Cando queiran botarnos á rúa terán as mans libres.

E nen se nos ocorra protestar. De feito, a dirección negocia en Marrocos a fabricación dos compoñentes. Alí os obreiros teñen menos dereitos aínda ca nós. Encargarlles o traballo e deixar aos obreiros de 99 empresas auxiliares de Vigo na rúa é unha opción perfectamente razoable para PSA. Pero para que facelo se pode forzarnos a traballar aquí nas condicións de Tanxer ou Trnava??

O noso plantexamento á empresa é moi outro.

Ten que ver co que é racional e tamén co que é xusto. A asemblea dos traballadores ten que decidir sobre o futuro da empresa que nós, traballadores e traballadoras, mantemos día e noite a andar. Ser escravos obedientes non vai mellorar a nosa situación, máis ben ao revés. Nós non somos responsábeis da situación mundial da industria, nen da necesidade que ten a dirección da empresa de fabricar o K9. O noso é que se respecte a dignidade do noso traballo. Que se retribúa en xustiza, que non sexa extenuante, que sexa seguro e ben pagado. Que os e as compañeiras non vaian á rúa.

E imos loitar para conseguilo. Os obreiros e obreiras de Marrocos e de Eslovaquia non son os nosos inimigos. Moi polo contrario, outro galo nos cantara se estiveramos coordinados entre todos, tamén con eles, na Federación Sindical Mundial, para facerlle frente á multinacional.

Pero polo de agora, loitemos por manter a dinámica de asembleas, por seguir a unir forzas. Todos somos obreiros e obreiras. Todos temos as mesmas necesidades. Non cremos o conto de que a dirección da empresa quere o mellor para nós. Xa está ben desa fantasía. Se somos capaces de manter viva a asemblea obreira, se logramos unha boa coordinación cos obreiros e obreiras das auxiliares, podemos presionar. E unha vez que teñamos presionado o suficiente, aí é o momento de negociar.

Se non o facemos así estaremos atados de pés e mans. E farán de nós o que lles veña en gaña, e logo deixarannos tirados. O capital medra así. Pero nós non somos o capital. Somos o traballo. Nós medramos na unidade e na loita.

No socialismo xa non haberá a competencia, a loita desenfreada polo beneficio. Simplemente, a economía planificarase, todo o mundo traballará, e haberá de comer para todos. Non é unha utopía. Xa se fixo e imos volver facelo. Porque o socialismo-comunismo é o verdadeiro poder da clase obreira, a clase que todo o crea.


NON Á AGRESIÓN CONTRA DOS NOSOS DEREITOS

VIVA A LOITA DOS E DAS TRABALLADORAS

VIVA A UNIDADE OBREIRA