11 de Marzo 2015

Día de la clase obreira galega

Celebramos el día de la Clase Obrei­ra Galega recordando a nuestros caídos en la lucha obrera, por el convenio, en el Ferrol de 1972.  Allí cayeron Amador Rey y Daniel Niebla y muchos otros heridos y presos. Celebramos nuestro día recordando a los caídos y luchando en las filas de los vivos, al lado de los y de las que pelean hoy por su dignidad de clase.

Luchamos por la defensa de los logros de nuestros predecesores obreros y obreras, logros amenazados hoy o anulados por la dictadura del capital. Luchamos contra la criminalización de la lucha obrera. La lucha obrera es inevitable en la sociedad de clases, sea cual sea la dureza de las leyes con que el capital intenta acorralarnos. Es más, en la situación actual, en la que el capital recrudece su ataque a nuestros derechos, nuestra resistencia sólo puede agudizarse y transformarse en contraataque.

¿Se puede organizar una respuesta verdadera capaz de prevalecer, desde posturas vacilantes y complacientes con el capital? ¿Se puede, es honesto negociar el futuro de nuestros hijos e hijas desde el coqueteo político con el poder económico, cuyo único interés es el incremento de la tasa de beneficio? ¿Cómo se negocia con un poder económico que ni quiere ni puede conciliar su posición de poder con nuestro bienestar, porque no le dan las cuentas?

Conmemoramos el día de la Clase Obreira Galega diciendo: NO AL CAPITAL.

Hoy, en el 2015, recordamos a Amador y Daniel señalando de manera acusadora a la Unión Europea de los monopolios y de la Guerra, guerra que constituye el negocio estrella de la burguesía en tiempos de crisis.
Con el Tratado Trasatlántico de Libre Comercio (TTIP) se pretende abrir ahora todas las puertas a los monopolios a nivel planetario, liquidar lo que queda en Europa de la normativa para la seguridad y salud en el trabajo, se amenaza de muerte el derecho de huelga se pretende multiplicar el desempleo y reducir a cenizas servicios públicos esenciales, como la sanidad, la educación o la gestión del agua.

¿Qué respuesta cabe ante amenazas así, que no sean la unidad y la lucha más decididas? Es necesario estar atentos al engaño que representan las posiciones políticas que dicen representarnos ni siquiera nos llaman por nuestro nombre, el nombre que con orgullo reafirmamos en estas datas. Somos CLASE OBRERA y no solamente “GENTE”. Nuestra clase es quien todo lo crea y quien tiene derecho a todas sus justas aspiraciones.  Nuestra clase es quien va a cambiar el mundo. Ya que nos va la vida en ello y nadie lo va a hacer por nosotros. Tenemos por esto que dar una vuelta completa a la forma que tenemos de pensar en nosotros mismos. Sabemos trabajar en común. Tenemos una inmensa experiencia acumulada de lucha. Desenterrar toda esa cultura obrera, sabernos una sola clase con idénticos intereses y necesidades  es nuestra responsabilidad y nuestra baza. Necesitamos unir las luchas. Para ser fuertes como un puño cerrado y no frágiles como una mano abierta. Superar todas las causas de nuestra división. Las causas provocadas por el patrón y las que provienen de nuestros prejuicios. Hacer realidad la Unidad Obrera, esa pesadilla de la patronal. Ejercerla y defenderla en cada empresa.  Qué no se atrevan por más tiempo a hablarnos de austeridad.

Nosotros, obreras y obreros, creadores y creadoras de todo cuanto es creado, llevamos toda la historia del capitalismo viviendo con la austeridad o mismo en la miseria. Mientras la clase social que manda, la burguesía, llene la barriga y esconda lo que no le coge en ella en paraísos fiscales.

Si ellos ponen en peligro nuestra supervivencia y nuestro bienestar, nosotros los defenderemos con nuestras propias manos.  Las y los comunistas tenemos que permanecer en esta lucha hasta el fin, por la memoria de Amador y Daniel y por la vida en paz, salud y hartazgo de todas y todos los trabajadores. Encuentra tu puesto, organízate y lucha en el Partido Comunista.

Communistas da Galiza-PCPE