29 de Mayo 2015

Accidente laboral, crimen patronal.

Un trabajador muere y dos son heridos trabajando para Endesa en la central térmica de As Pontes. Sucedió a las tres de la mañana en la turbina de la central térmica cuando los obreros intentaban solucionar un incidente. Una pieza se desprendió de la máquina que manipulaban, saliendo despedida, matando a uno de los trabajadores, e hiriendo a otros dos.

El obrero muerto se llamaba M.L. (no ponen el nombre completo si no se trata de una celebrity o de cualquier gilipollas del politiqueo burgués) tenía 55 años, y había venido de Asturies hace ya años.

Eso que la prensa suene llamar ciudadanos anónimos porque ella los hace anónimos, son los héroes que dan sus vidas por su pan y por los dividendos de esa empresa que llaman "suya" pero no lo es. El "ahorro" en medidas de seguridad en el trabajo, las jornadas extenuantes a ritmos enloquecidos para mayor gloria de la cotización en bolsa, multiplican la accidentalidad convirtiéndola en un asesinato previsible y planificado.

Así, va perdiendo hombres y mujeres el pueblo trabajador, a cientos de miles por año entre heridos y muertos. Dicen que está abierta una investigación sobre lo que llaman "accidente". En un día no muy lejano, cuando llamemos a las cosas por su nombre, esto se llamará asesinato en contexto de explotación del hombre por el hombre, y tendrá la más severa de las condenas.

De momento creen secar nuestras lágrimas y tapar nuestras bocas con un par de billetes repugnantes que no solucionan nada y no nos devuelven al ser querido.

Poco a poco iremos viendo cómo es de absurdo tener miedo de un cambio social profundo cuando nos jugamos la piel a cada minuto de cada día en esa empresa que con un poco más de coraje podríamos hacer nuestra. Y que lo fuera de verdad.

 

******************** GALEGO ********************

 

Un traballador morre e dous son feridos traballando para Endesa na central térmica de As Pontes. Sucedeu as tres da mañá na turbina da central térmica cando os obreiros tentaban  solucionar unha incidencia. Unha peza desprendeuse da máquina que manipulaban, saíndo despedida, matando a un dos traballadores, e ferindo a outros dous.  O obreiro morto chamábase M.A. (non poñen o nome completo se non se trata dunha celebrity ou de calquera gilipollas do politiqueo burgués) tiña 55 anos, e viñera de Asturies hai xa anos. Iso que a prensa soe chamar cidadáns anónimos porque ela os fai anónimos, son os heroes que dan as súas vidas polo seu pan e polos dividendos desa empresa que chaman “súa” pero non o é. O “aforro” en medidas de seguridade no traballo, as xornadas extenuantes a ritmos de tolemia para maior gloria da cotización en bolsa, multiplican a accidentalidade converténdoa nun asasinato previsíbel e planificado.


Así, vai perdendo homes e mulleres o pobo traballador, a centos de miles por ano entre feridos e mortos.

Din que está aberta unha investigación sobre o que chaman “accidente”. Nun día, non moi lonxe, cando chamemos ás cousas polo seu nome, isto chamarase asasinato en contexto de explotación do home polo home, e terá a máis severa das condenas.

De momento creen secar as nosas bágoas e tapar as nosas bocas cun par de billetes noxentos que non solucionan nada e non nos devolven ao ser querido. Pouco a pouco iremos mirando como é de absurdo ter medo dun cambio social profundo cando xogamos o pelello a cada minuto de cada día nesa empresa que cun pouco máis de coraxe poderíamos facer nosa. E que realmente fose nosa.

 

Comunistas da Galiza-PCPE