05 de Agosto 2015

Concentración contra la ocupación y los asesinatos sionistas

Escrito por  La Rioja
Valora este artículo
(0 votos)

El PCPE en La Rioja ha impulsado la CONCENTRACIÓN que tendrá lugar este viernes, 7 de Agosto, de condena de la actividad criminal del sionismo contra el pueblo palestino, y cuyo reciente episodio ha sido el asesinato en la localidad cisjordana de Duma de un bebé de apenas un año y medio, quemado vivo junto a su familia.

Igualmente, los y las comunistas de La Rioja aprovecharemos dicha convocatoria para informar acerca de la campaña de solidaridad con el camarada Ahmad Sa´adat y el resto de presas y presos políticos palestinos.
A continuación, incluimos el Manifiesto de la convocatoria:

NO MÁS ASESINATOS, NO MÁS OCUPACIÓN

Nuevamente, otro episodio de terrorismo sionista ha golpeado a la población palestina.

El asesinato de un niño palestino de apenas un año y medio en una localidad cisjordana, quemado vivo junto al resto de su familia, añade una página más a la amplia lista de derramamiento de sangre provocado por la agresividad israelí.

La extrema crueldad del atentado, perpetrado por los llamados colonos israelíes, ha hecho que surjan innumerables muestras internacionales de condena hacia dicho asesinato, buena parte de las cuales no son, sin embargo, más que hipócritas declaraciones, que pretenden separar este hecho de las prácticas, igualmente criminales, que las autoridades israelíes llevan cometiendo metódicamente contra la población palestina desde hace más de 60 años de ocupación.

Desgraciadamente para el pueblo palestino, este atentado no es cualitativamente diferente de la brutalidad a la que sigue estando sometido a diario por un estado que ocupa, ilegal e ilegítimamente, un territorio que no le pertenece, y que sólo gracias a su abrumadora fuerza militar, armas atómicas incluidas, y a la complicidad de la llamada comunidad internacional, es capaz de mantener.

Quienes hoy nos concentramos aquí frente a la Delegación del Gobierno de La Rioja, sabemos muy bien por qué estamos frente a un organismo del estado. Lo hacemos porque las instituciones españolas, al igual que las del conjunto de la Unión Europea o de EEUU, se limitan a verter vacíos llamamientos a la paz mientras siguen considerando a la entidad sionista como un aliado estratégico de la zona, un socio económico y militar al que permiten cometer sus crímenes impunemente, y al que se limitan de forma hipócrita a llamar a la "contención" cada vez que sus atrocidades corren el riesgo de desatar las protestas de los pueblos del mundo, hastiados de que sus gobiernos mantengan fraternales lazos con un estado criminal, cuyas prácticas bien poco se diferencias del fascismo hitleriano o del régimen sudafricano del apartheid.

Porque eso es lo que representa la entidad israelí: un régimen racista, supremacista e imperialista, formado por unos gobernantes que, desde la creación del estado de Israel, tienen muy claros cuáles son sus objetivos, y los métodos que deben emplear para alcanzarlos.

David Ben Gurion, fundador del estado de Israel, lo dejó meridianamente expuesto: "Debemos expulsar a los árabes y ocupar su tierra. Cada ataque debe golpear con el objetivo de destruir sus casas y expulsarlos". Y ese era precisamente, ni más ni menos, el objetivo del crimen cometido por los colonos: seguir las líneas trazadas por las autoridades israelíes, que ahora pretenden que creamos su supuesta condena de este atentado, acto que en ningún caso rechazan por el resultado producido, sino porque no se ha hecho de acuerdo a sus propias reglas, porque no haya sido nuevamente el ejército sionista el brazo ejecutor de sus políticas de ocupación y de anexión de territorios.
Quienes hoy nos concentramos aquí debemos dejar muy clara nuestra voluntad de que, mientras haya ocupación, mientras la entidad sionista niegue los derechos del pueblo palestino, no vamos a bajar la guardia ni un solo instante para denunciar y condenar a los ejecutores de dichos crímenes, y a sus aliados internacionales.

Quienes hoy nos concentramos aquí, manifestamos:
1º: Nuestra condena a la ocupación israelí de los territorios palestinos, y a la criminal ideología sionista que los ampara.
2º: Nuestra condena a la actitud del gobierno español, y de instituciones como la Unión Europea que, de una u otra forma, alientan con su pasividad, cuando no abierta complicidad, la política de exterminio metódico que está cometiéndose contra la población palestina.
3º: Nuestra voluntad de respaldo a la campaña internacional de Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel. No queremos que ninguna institución, sea pública o privada, mantenga alianza o intercambio de ningún tipo con las autoridades sionistas. Boicot activo de carácter cultural, educativo, deportivo o comercial a Israel.
4º: Nuestra defensa inquebrantable de los derechos del pueblo palestino; del derecho de los millones de refugiados a regresar a su patria; del derecho a vivir en una Palestina no amputada geográficamente; y del derecho a la resistencia y a la lucha por sacudirse el yugo de la ocupación. Exigimos, igualmente, la inmediata libertad para los más de 5000 presos y presas políticas palestinas que hoy se encuentran secuestrados en las cárceles sionistas.

En definitiva, quienes hoy nos concentramos aquí debemos manifestar nuestro compromiso por combatir a quienes, ya sea en los territorios ocupados, o en nuestro entorno más cercano, siguen alimentando, de una u otra forma, crímenes como el cometido la semana pasada contra un bebé de apenas un año y medio.
¡PALESTINA VENCERÁ!
¡VIVA LA LUCHA DEL PUEBLO PALESTINO!

Visto 1165 veces