Imprimir esta página
07 de Octubre 2015

Resolución PCPE – CJC ante el ERE en Vodafone – ONO

Los sindicatos UGT y STC, usando su mayoría en el comité de empresa y, por lo tanto en la mesa negociadora, han firmado el acuerdo por el cual 1059 trabajadores de Vodafone – ONO serán enviados al paro. Hay que tener en cuenta, que el NO AL ACUERDO ha sido la opción elegida por la mayoría de los trabajadores en asamblea.

Estos despidos, como siempre, están llenos de “matices” complicados de conocer a fondo y que únicamente sufrirán los que serán despedidos y aquellos que se queden. UGT y STC manifiestan públicamente que en la negociación para la posterior firma del acuerdo han usado como “pilares” el número de afectados, la voluntariedad y las prejubilaciones. Por otro lado, el resto de sindicatos (CCOO, USO, CGT, CIG y SIO) se han mantenido firmes ante las propuestas empresariales, siendo conscientes de que tras la ejecución del ERE (en caso de no haber habido acuerdo), la lucha en los tribunales y en la calle, hubiese posibilitado una nulidad o ilegalidad del mismo, como en otros casos recientes como en Madrid Río, por ejemplo.

Del propio desarrollo de la lucha extraemos algunas cuestiones que son relevantes y que deben servir para futuras luchas.

Por un lado, se parte de una conciencia clasista nada desarrollada, precisamente por el propio trabajo que se realiza, así como las condiciones laborales de una parte de los trabajadores de este monopolio. Uno de los principales handicaps a la hora de elevar la lucha o simplemente, luchar por sus puestos de trabajo.

A esto tenemos que sumar una casi ínfima cantidad de afiliados/as a sindicatos, pues apenas dan para cubrir los puestos del comité de empresa y las secciones sindicales. En este sentido también, vemos como en Madrid existen únicamente 3 sindicatos CCOO, UGT y STC (sindicato sectorial de telecomunicaciones), pero a nivel de todo el estado hay que contar con USO, CGT, CIG y SIO. El que existan tantos sindicatos y tan poca afiliación sindical supone un lastre para el desarrollo de la lucha obrera en este sector, que ya de por si es inexistente, pero que se desvirtúa con una infinidad de siglas sindicales, que apenas tiene afiliados.

Como viene siendo habitual y en conjunción con las cuestiones anteriores, las posiciones sindicales suelen ser las de sentarse a hablar con la empresa antes de hablar con los trabajadores. Se puede resumir en una formula compresible: ERE – reunión sindicatos/empresa – asamblea de trabajadores – lucha, cuando debería ser todo lo contrario: ERE – asamblea de trabajadores – lucha – victoria. La asamblea de trabajadores que ha de tornarse fundamental, deja de ser la herramienta necesaria para la lucha. Aunque en este caso, la asamblea que si fue vinculante, finalmente fue superada por las cúpulas de los sindicatos UGT y STC, siendo la posición de CCOO la más coherente y combativa, llevando su posición hasta el último momento.

En cuanto a los métodos de lucha, en este conflicto se han realizado diversas movilizaciones por el centro de Madrid, lo que ha supuesto una gran repercusión, así como una gran manifestación con miles de trabajadores de todo el estado. Si bien este tipo de manifestaciones y/o concentraciones son necesarias, son insuficientes en el sentido de que quedan aisladas de otras acciones que se puedan realizar y que, además, sirvan como motivación para los trabajadores.

En cuanto a los paros de 24 horas convocados para los 3 últimos días antes de cerrar el plazo de negociaciones son insuficientes y casi negativos, bien porque los propios trabajadores no la van a secundar o por la propia incapacidad de los sindicatos para convocarlas y no organizarlas. Y esto también viene por la propia falta de unidad sindical, lo que se ha reflejado en el final del conflicto.

Todo esto nos lleva a una conclusión que ya hemos analizado en muchas ocasiones, y es principalmente que la poca afiliación sindical que va directamente relacionada con la capacidad de lucha de los trabajadores. Así como la existencia de decenas de sindicatos, cada uno con sus pros y contras, junto con la cooptación por parte de los monopolios de determinados delegados sindicales con el objetivo de romper las luchas.

Tanto en esta lucha como en todas, la necesidad de la unidad de los trabajadores, la asamblea como órgano de democracia obrera y la lucha consciente y dirigida, son las claves fundamentales para conquistar la victoria.




Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE)

Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC)