Nuevo desahucio paralizado en Vicálvaro gracias a la solidaridad popular ¡Nada ha cambiado!

Escrito por  Madrid
Valora este artículo
(0 votos)

Viernes 26 de febrero, un día lluvioso que se acerca a los 0 grados, Rebeca y su hija de 12 años iban a ser desahuciadas en el segundo intento de Bankia.

Los comunistas, junto a los vecinos de Vicálvaro organizados en asambleas y asociaciones nos movilizamos sobre las 8 de la mañana para evitar nuevamente un desahucio en nuestro barrio, un barrio obrero de Madrid al que no le engaña la consigna falsa de “Madrid, ciudad sin desahucios”.

La lluvia, el tremendo frio que nos helaba las manos, la tensión y la cantidad de furgones policiales presagiaban lo peor. Aun así los vecinos del barrio nos pusimos en pie formando un muro a la vez que nos dejábamos la voz exigiendo nuestro derecho la techo, luchando para que nuestra vecina Rebeca y su hija no durmiesen en la calle y exigiendo el fin de los desahucios.

Al llegar las 10:30 la policía nacional comenzó a ponerse los cascos y los abogados nos decían que nos fuésemos preparando para resistir. La única opción que nos quedaba era que Bankia no se presentara para reafirmar el desahucio. Y así fue, ¡pero que nadie se llame a engaños! fue nuevamente la solidaridad popular y la decisión de resistir la que hizo pensarse 2 veces a Bankia si quería salir en las noticias.

En el Madrid del “cambio” continúa siendo la capacidad de organización la que paraliza los desahucios. “Hoy a Rebeca le ha salido el sol” se gritó en Vicálvaro, pero para Rebeca y para todos los barrios obreros el sol debe salir todos los días, y para asegurarnos de que así sea la consigna debe ser: ¡Madrid no necesita un cambio, necesita una Revolución!


¡Ningún desahucio en barrio obrero!

#RebecaYSuHijaSeQuedan