En la mañana del domingo nos llegaron las tristes noticias del asesinato de un aficionado del Deportivo de la Coruña a manos de miembros del Frente Atlético en las inmediaciones del río Manzanares. Pese a que pronto todos los medios de comunicación lo señalaron como una mera reyerta entre grupos ultras, realmente esconde un significado político alto. Debemos señalar abiertamente que se trata de un asesinato provocado por el fascismo, camuflado bajo el paraguas del fútbol y de la aparente rivalidad deportiva. El Frente Atlético es una organización criminal compuesta en su mayor parte por jóvenes fascistas y en ningún caso puede ser comparada con Riazor Blues.
 
Por ello, ante este suceso, desde el Partido Comunista de los Pueblos de España y los Colectivos de Jóvenes Comunistas en Madrid queremos, en primer lugar, enviar un caluroso saludo a la familia de Francisco Javier Romero y, en segundo lugar, condenar y señalar al Frente Atlético como organización criminal nazi-fascista, financiada y promovida por algunos de los más grandes capitalistas del país. El Frente Atlético ya asesinó hace cerca de quince años al también aficionado de la Real Sociedad Aitor Zabaleta, desde entonces, cada domingo cánticos celebran la muerte del joven donostiarra en el fondo sur del estadio Vicente Calderón. Es el más claro ejemplo de la permisión y complicidad del club y las instituciones políticas madrileñas ante la labor y apología del fascismo.
 
Que este hecho no se olvide. Que tampoco se olvide que la lucha contra el fascismo –en auge en épocas de crisis como la actual– solo se puede comprender en el marco de la lucha contra el sistema que lo engendra, el capitalismo. Y que esta lucha ha de ser organizada, ampliamente obrera y popular, y que debe tener su máxima expresión en los centros de trabajo, en los barrios y en los centros de estudio.
 
Llamamos  asimismo a los miles de aficionados del Atlético de Madrid, como de otros equipos con presencia de grupos fascistas en sus gradas –como el Real Madrid– a luchar y a expulsar a estos elementos de los estadios, así como a las directivas de los equipos que los amparan.

¡Por un fútbol obrero, popular y antifascista!
¡Ninguna agresión sin respuesta!
¡Jimmy, hermano, nosotros no olvidamos!

A lo largo del mes de Noviembre, el PCPE y los CJC, venimos desempeñando una tarea de agitación en los Centros de Salud en el municipio de Coslada (Madrid), porque aseguramos que dentro de la Unión Europea, la unión de los monopolios, la sanidad ni es pública ni es universal.
 

Por la salida de la UE, el €uro y la OTAN.
 
¡Todo para la Clase Obrera!

Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE).

Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC).

 

La noche del pasado viernes 21 de Noviembre, una quincena de fascistas atacó a unas personas en la puerta de un bar de copas del Centro Comercial Uruguay en Coslada, aprovechándose de la inferioridad numérica de las mismas, que se hallaban totalmente desprevenidas. Los fascistas arremetieron haciendo uso de la violencia más cobarde, propinando una brutal paliza a uno de los jóvenes allí presentes, rompiéndole nariz y labio a través de puñetazos y patadas contra un vehículo estacionado, entre otras personas que también fueron golpeadas y amenazadas.

Desde el PCPE y los CJC queremos expresar nuestra más absoluta repulsa por estos hechos, nos solidarizamos con los agredidos y condenamos rotundamente las acciones fascistas que se vienen sucediendo en Coslada en los últimos meses, con una total connivencia policial y judicial. Además de recordar que la semana anterior era atacada la fachada de la asociación de vecinos Fleming, así como agresiones constantes contra la Clase Obrera y el movimiento popular en general en el municipio.

El fascismo se combate con lucha obrera y popular. ¡No pasarán!

"El fascismo es una fuerza reaccionaria que, utilizando la violencia, intenta conservar el viejo mundo.” (I.V. Stalin)

Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE).

Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC).

EL PARTIDO COMUNISTA INFORMA:

NOTA DE SOLIDARIDAD CON LA ASOCIACIÓN DE VECINOS FLEMING DE COSLADA

El fascismo, herramienta que la burguesía “alza” contra los trabajadores y trabajadoras organizados, como aquel mes de Julio de 1936, vuelve sus ojos ahora contra las Asociaciones de Vecinos, en concreto, y el movimiento popular en general. El auge fascista y racista en el Corredor del Henares es algo que venimos alertando desde hace tiempo, ya sea en organizaciones políticas, centros de trabajo, de educación o deportivos.

Los sucesos de la noche del jueves día 13 de Noviembre no son aislados de otros que hayan podido suceder desde hace meses, con amenazas, agresiones y arranque de propaganda de las organizaciones obreras, populares y sociales de Coslada.

Desde el PCPE y los CJC nos solidarizamos con la Asociación de Vecinos Fleming de Coslada, tras los cobardes ataques recibidos contra su local, por esos desconocidos, que no lo son tanto ya en este municipio.

El fascismo se combate con lucha obrera y popular. ¡No pasarán!

“El fascismo es la dictadura terrorista abierta de los elementos más reaccionarios, más chovinistas y más imperialistas del capital financiero.” (CE, Internacional Comunista)

Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE).

Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC).

Lo que Coca cola no ha podido ganar en los despachos, lo hace de forma ilegal con nocturnidad y alevosía.

Desde el 27 de octubre están introduciendo personal ajeno a la fábrica y haciendo movimientos extraños dentro de la misma, y cuál es nuestra sorpresa cuando lo que están haciendo es desmontar una parte vital para la fabrica de Fuenlabrada.

A nosotros no nos es extraño, conocemos bien como en el capitalismo, la burguesía y los monopolios como Coca cola se saltan a la torera su propia legalidad con total chulería y prepotencia, siempre en el marco de su propio sistema, donde las leyes están hechas a su medida.

La lucha de clases se ha agudizado hasta tal punto que han sido derrotados por la clase obrera. Esta batalla la han perdido por la lucha heroica y decidida de los y las obreras de coca cola, apoyados por el pueblo trabajador madrileño golpeando como un solo puño.

Aun así, esta lucha no ha terminado y desde el PCPE y los CJC exigimos:

Inmediata ejecución de la sentencia.
Inmediata reincorporación a sus puestos de trabajo a los y las trabajadoras de Fuenlabrada.
Retirada de denuncias a los compañeros por su lucha sindical.
El cese inmediato de todas las actividades ilícitas que tienen como objetivo el desmontaje de la fábrica.

La clase obrera tiene que seguir luchando, de forma unificada y organizada para empezar a tomar las riendas de su destino y acabar con la miseria a la que nos lleva este sistema criminal. El ejemplo de la lucha de los trabajadores/as de CocaCola, de Minerplan (ahora en la Hullera Vasco Leonesa), de Limpieza Viaria y Jardines de Madrid debe cundir, debemos asegurar que en cada centro de trabajo es la asamblea de trabajadores el máximo espacio de decisión, ante el que responden los representantes de los mismos. Debemos extender las luchas de empresa y de sector a una lucha generalizada de la clase obrera, para lo que desde el PCPE y los CJC hacemos un llamamiento a organizarse en los Comités para la Unidad Obrera (CUO).

Cada derrota que le asestemos a los monopolios supone un avance de la lucha de la clase obrera y por eso estas posiciones deben ser defendidas con la máxima firmeza para organizar el contraataque de nuestra clase contra la clase capitalista que nos expolia.

¡O ellos, o nosotros!

EN COCA COLA Y EN TODOS LADOS, LUCHAR HASTA VENCER

El pasado jueves 16 de octubre falleció un trabajador de 66 años en el puesto de trabajo. Murió electrocutado mientras manipulaba cableado para la empresa Gestión Madrileña de Parking. Es el segundo trabajador muerto en Arganda del Rey (Madrid) en lo que va de año, y se suma a los más de 300 que ya han fallecido en todo el estado en 2014.

Después de la muerte de un joven obrero de 28 años en el pasado mes de enero, el lado más dramático de las actuales condiciones de vida de la clase trabajadora vuelve a ponerse de manifiesto en los polígonos industriales de Arganda. Esta vez no ha sido un joven, sino un trabajador con 66 años, que en condiciones de justicia debería estar disfrutando de una digna jubilación el que, en lugar de eso, ha fallecido. Según los sindicatos, "existen indicios de irregularidades laborales y falta de medidas en materia de prevención de riesgos laborales" en la empresa donde se ha producido el accidente.

Una vez más nos encontramos ante el crimen ejercido sistemáticamente por la patronal hacia la clase obrera, la más terrible consecuencia de la brutal explotación a la que nuestra clase está sometida.

El número de accidentes laborales del año 2013 se situó en 298.896, mientras que en el periodo de enero a agosto de 2014 ya eran 311.977. Y esto no es casualidad, la burguesía hace lo que sea para tratar de aumentar los beneficios que ingresa, también eliminar costes en seguridad laboral, a costa, cómo no, de los trabajadores y las trabajadoras que se juegan la vida cada día en su puesto de trabajo.

Desde el Partido Comunista y la Juventud Comunista queremos expresas nuestro pésame a la familia y los compañeros del fallecido. Exigimos que los culpables sean juzgados y condenados.

¡Ni una sola muerte más en el puesto de trabajo! ¡Basta ya de terrorismo patronal!

Partido Comunista de los Pueblos de España
Colectivos de Jóvenes Comunistas

El contagio del virus del Ébola por parte de una trabajadora del Hospital Carlos III de Madrid, después de haber atendido a los religiosos que fueron repatriados desde África gravemente enfermos por este peligroso virus, ha puesto de crudo manifiesto varias verdades sobre la naturaleza de un gobierno y de un sistema absolutamente inhumanos.

La extensión fuera de control de una epidemia vírica extremadamente grave, que a día de hoy ha dejado en el continente africano más de 4000 fallecidos y amenaza con la posibilidad de expandirse a todo el planeta, pone una vez más de manifiesto que bajo el capitalismo toda la Humanidad está en riesgo. De nuevo África, el continente más criminalmente explotado por el capitalismo, padece las consecuencias de un sistema económico que sume a la mayor parte del planeta bajo condiciones de miseria absolutamente dramáticas.

En lo que concierne a la gestión en España de los primeros enfermos y de la crisis actualmente desatada, se pone de manifiesto que mientras no hay de por medio una explotación económica que ofrezca cuantiosos beneficios, al capital ni le interesa ni es capaz de gestionar con éxito ninguno de los problemas que puedan afectar a la sociedad.

Ha quedado trágicamente de relieve que la ofensiva del capital –gestionada en estos últimos años por los gobiernos del Partido Popular y auspiciada por la mayoría de los grupos del espectro parlamentario, especialmente desde la aprobación por mayoría absoluta de la Ley 15/97, garante de  los procesos de privatización del sistema público de salud–, que ha consistido entre otras medidas en el desmantelamiento de algunas de las conquistas históricas de derechos de la clase obrera y los sectores populares, como la educación y la sanidad públicas, tiene sus consecuencias. Han sido los recortes en materia de sanidad –despidos y bajadas salariales, desmantelamiento de instalaciones, falta de recursos materiales, fin de ayudas a la investigación– y los procesos de privatización –particularmente agresivos en la Comunidad de Madrid– los que han sido causa y base para que nos encontremos en la situación actual: con el serio y real riesgo para la salud pública de una posible epidemia de uno de los virus más peligrosos que existan.

Percibido con especial sensibilidad e indignación por todos los/as trabajadores/as en este caso, queda al descubierto el más realista rostro del capitalismo. La estrategia de criminalización de Teresa Romero –la auxiliar de enfermería contagiada mientras hacía su trabajo– que se está llevando a cabo por parte del Ministerio de Sanidad y en especial de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha alcanzado las más altas cotas de miserabilidad que el pueblo trabajador puede recordar en los últimos años.

Ante una situación de crisis que afecta a la salud pública, consecuencia sabida y probada de la propia avaricia e incompetencia del sistema, se recurre una vez más a culpar a los trabajadores y trabajadoras de tal situación. El capital demuestra que, con tal de salvar su situación de crisis extrema, no le importa lo más mínimo cuál sea la táctica a llevar. Ni la mentira, ni la más absoluta falta de dignidad y respeto, ni el más cobarde y miserable de los comportamientos le son obstáculo para mantener su dominio.

El PCPE y los CJC, queremos, primero de todo, mandar un extenso abrazo a Teresa, la trabajadora sanitaria que está en grave riesgo en estos momentos. Teresa es una víctima en todos los sentidos de este sistema criminal. Y por consiguiente, se nos vuelve necesario recordar solidariamente la labor de los/as trabajadores/as de la sanidad pública, especialmente de Madrid, que son ejemplo de lucha por una sanidad pública, gratuita, universal y de calidad.

Dentro de este sistema, dentro del capitalismo, no hay otra salida para el pueblo trabajador que esta barbarie cada día más acostumbrada. Nos explotan en los centros de trabajo, donde tenemos que ganarnos un salario insuficiente cada vez en peores condiciones, nos niegan derechos de todo tipo, nos conducen a la guerra, nos exponen a la enfermedad. Y a pesar de todo, tenemos que aguantar un discurso que nos culpabiliza de todo.

Dentro del capitalismo no hay salida para los trabajadores. Mientras en España se desmantelaba el Hospital Carlos III –único preparado para enfermos altamente contagiosos–, en Cuba se estaba formando a cientos de doctores/as que fueron enviados antes que desde ningún otro país del mundo a África para ayudar a combatir el Ébola. Esa es la diferencia entre el capitalismo y el socialismo, entre un sistema donde lo único que importa son los beneficios empresariales y otro donde lo que importa son las condiciones de vida y salud de las personas.

La crisis del Ébola es una consecuencia más de la crisis del capitalismo, y no se resuelve con la simple dimisión de una Ministra o de un Consejero. Esta crisis solo se resolverá en la medida que se genere un amplio frente clasista, obrero y popular, que se organice para poner fin al capitalismo, origen de todos los males que aquejan hoy a los trabajadores y trabajadoras del mundo.

Este pasado lunes, 6 de octubre, el ente público Telemadrid dio un salto cualitativo en su estrategia absolutamente fascista con la emisión del programa “Dossier TM: Los rostros de la violencia callejera”. En dicho espacio, de una hora de duración, se ofrecen de principio a fin nombres y apellidos e imágenes de una serie de personas acusándolas de perpetrar todo tipo de actos criminales y haciendo públicas informaciones personales que van desde la militancia política a la sensibilidad ideológica que el canal les presupone.

Desde el PCPE y los CJC consideramos que Telemadrid se convirtió hace mucho en órgano de propaganda de la burguesía y la derecha más reaccionaria. En un momento en el que se destapa de forma descarada el robo sistemático del dinero público y del pueblo a través de tarjetas opacas, de comisiones, de sobreprecios, de dietas y similares, mediante privatización de servicios, etc., tienen necesidad de contener la movilización popular; como no tienen ningún tipo de base para recurrir a los cauces "legales" del sistema, han optado por la difamación directa. Las informaciones y falsedades emitidas en dicho programa suponen una larga serie de vulneraciones que seguramente incurran en delitos penales, pero sobre todo, ponen en evidencia el gran temor a la respuesta popular organizada.

Al más puro estilo de “caza de brujas”, la televisión pública madrileña es el vocero de la cruzada de persecución política sobre una serie de organizaciones sociales del ámbito de la izquierda, con el amparo y la cooperación de la Delegación del Gobierno en Madrid y del propio gobierno de la Comunidad. Las informaciones sobre datos personales, cámaras ocultas y demás elementos al estilo de la propaganda nazi que aparecen en programa han necesitado de la fuente policial, sobre la que parece sustentarse la totalidad del reportaje; su actuación como policía política se evidencia igual que la del franquismo: represión contra el pueblo y represión y persecución directa contra los luchadores; es una estrategia en la que participan todos los recursos del Estado y del Gobierno en la Comunidad, en la que destaca la dirección de la Delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, y que se desarrolla de forma cada vez más abierta. Madrid es una Comunidad y en concreto Madrid capital, con un exacerbado poder policial.

Exigimos la retirada inmediata del programa “Dossier TM”, dirigido por Manuel Cerdán; la dimisión inmediata de todo el Consejo de Administración de Telemadrid –compuesto por 5 miembros del PP, 2 del PSOE y 1 de IU–; y la dimisión del Director General de Telemadrid, José Antonio Sánchez Domínguez, así como del responsable policial de la información. Y de manera destacada, la dimisión de la Delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, que en el reportaje de “Dossier TM” aparece entrevistada, constituyendo a todas luces un espacio hecho y dirigido a su medida y disposición.

Y por último, declaramos nuestra más absoluta solidaridad con los compañeros y compañeras que han aparecido indicados en el reportaje de Telemadrid. Con ellos/as compartimos frentes de lucha, son compañeros y no van a estar solos. El capital, a través de sus medios de información, señala para que el fascismo actúe. No les servirá de nada. No nos intimidan. Por el contrario, cada vez seremos más los que luchemos por hacer caer este sistema criminal. La lucha obrera y popular avanza y el pueblo trabajador en su conjunto será el mejor seguro para quienes se destacan en la lucha por los derechos de los/as trabajadores/as.

Solidaridad con los que luchan. Si nos tocan a uno, nos tocan a todos/as.


Partido Comunista de los Pueblos de España
Colectivos de Jóvenes Comunistas

Madrid, 10 de octubre, 2014

 

 

08 de Octubre 2014

Solidaridad con ASPIMIP

La crisis general del capitalismo en su fase última y agonizante se vuelve más violenta, si cabe, contra todo el conjunto de la clase obrera y el pueblo. Entre otras características de esta fase, se producen un mayor número de recortes en todo lo relativo a gasto social, que revierte en un beneficio tácito de los grandes monopolios y el capital privado. En este caso concreto estos recortes han afectado a ASPIMIP, que durante 25 años venía haciendo una labor de integración con personas de diversidad funcional. Esta labor, que bien debería cubrir el Estado, vemos como debe hacerse desde asociaciones.

Tras esto, miembros de la asociación comienzan movilizaciones, muchas de ellas frente a los plenos del Ayuntamiento, y a raíz de esta lucha, llega la represión en la que varios componentes de dicha organización son juzgados por desórdenes públicos.

Desde  el PCPE y los CJC nos solidarizamos con los tres miembros de ASPIMIP de Coslada imputados, ponemos nuestra organización a su disposición y expresamos todo nuestro respaldo y apoyo.

La represión se combate con la organización y la unidad de la clase obrera y el pueblo.


Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE)

Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC)

Página 10 de 11