El Partido Comunista (PCPE) y la Juventud Comunista (CJC) hemos estado el 12 de Septiembre frente a la embajada de EEUU en la calle Serrano de Madrid. En una concentración convocada por el Comité de Madrid por la liberación de los 5 cubanos presos en EEUU por luchar contra el terrorismo.
 
Exigiendo la libertad inmediata de todos y cada uno de los compañeros cubanos secuestrados por el imperio yankee por desarrollar actividades contra el terrorismo imperialista.

"Al fascismo se le impedirá todo paso construyendo la más decidida y fuerte alianza obrera y popular. Un pueblo organizado desde lo más básico de su día a día, en sus barrios y pueblos, en los centros de estudio y de trabajo, será la verdadera tumba del fascismo".

Luchar contra el fascismo sigue siendo una necesidad. En cada barrio, centro de estudio y de trabajo ¡No Pasarán!

En estas últimas semanas ha tenido lugar una ocupación por parte de diversos elementos fascistas que recibe el nombre de “Hogar Social Ramiro Ledesma” en el representativo barrio madrileño de Tetuán, de una alta extracción inmigrante y popular. Ésta sigue la estela de otras de similares características llevadas a cabo en Zaragoza y Castellón. Ambas comparten las mismas dinámicas de funcionamiento y sus propuestas ocio-culturales se proyectan en base a unas mismas tesis políticas. Tras las primeras movilizaciones vecinales en el barrio de Tetuán contra la okupa fascista "Hogar Social Ramiro Ledesma" ha tenido lugar la primera agresión contra un vecino del barrio. La advertencia de los vecinos y vecinas de que esto ocurriría no ha sido tenida en cuenta y, como en cualquier otro lugar que se abre un centro social fascista, las agresiones de estos elementos aumentan considerablemente.

Analizando su argumentario, inundado de hipócritas buenas intenciones y de llamadas a la “solidaridad” con los sectores sociales más desfavorecidos y castigados por la crisis capitalista, nos encontramos cómo subyace la reacción y el chovinismo en toda su línea discursiva. Las ayudas que estos “hogares sociales” prestan quedan fuera del alcance de los trabajadores y trabajadoras inmigrantes, que son excluidos por su nacionalidad.

Atendiendo a los pormenores de este planteamiento descubrimos bajo la retórica antisistema utilizada por los impulsores de estas iniciativas, la
construcción de un muro cimentado sobre premisas falsas que pretende la división y el enfrentamiento entre múltiples segmentos de la clase obrera.

Este proyecto está siendo orquestado en el Estado español por el MSR, que si bien se desvincula formalmente de estos “hogares sociales”, de una parte les ofrece apoyo externo y de otra podemos comprobar que las personas más activas en el desarrollo de estas ocupaciones son militantes de dicha organización.

Esta propuesta bebe de las realizadas por el Fronte della Gioventú (Organización juvenil del Movimiento Sociale Italiano), que durante la
década de los setenta utilizaba la realización de eventos deportivos y culturales de diversa índole como correas transmisoras de la ideología
fascista. En los años noventa se comenzaría a apostar también por la ejecución de ocupaciones que funcionaran como repuesta de emergencia a la difícil situación de acceso a la vivienda, sirviéndose de éstas como reclamo para intentar abrir los espacios que les permitieran cultivar los
principios del fascismo entre los sectores sociales más castigados por la lógica del capitalismo monopolista. Continuando estos pasos se crearía en el 2003 Casa Pound, que llevaría a unas dimensiones mayores este proyecto concreto de los grupos fascistas italianos.

El hecho de que en la Comunidad de Madrid el fascismo aun siga siendo un elemento casi marginal no nos puede hacer bajar la guardia. Ya el curso pasado vimos varias intentonas graves de penetración de diferentes grupúsculos fascistas en la Universidad a través de Respuesta Estudiantil y Liga Joven, éstos últimos vinculados al MSR y el Hogar Social mencionado, acciones que fueron respondidas con contundencia por el estudiantado. No nos podemos olvidar tampoco de las últimas agresiones, como las ocurridas en las fiestas de San Fernando de Henares, o el propio hecho de que en una de las principales ciudades obreras de nuestra región, Alcalá de Henares, España 2000 lograra representación municipal en las últimas elecciones.

La clase obrera no debe descuidarse del peligro que suponen los elementos fascistas por más que estos revistan sus verdaderos objetivos e intenciones con los ropajes más filantrópicos y humanitarios. Al fascismo se le impedirá todo paso construyendo la más decidida y fuerte alianza obrera y popular. Un pueblo organizado desde lo más básico de su día a día, en sus barrios y pueblos, en los centros de estudio y de trabajo, será la verdadera tumba del fascismo. Ni la acción individualista, ni el vanguardismo marginal podrán hacerle frente, más bien al contrario, avivarán su llama. Será la organización y movilización popular, en este caso de todos los trabajadores y trabajadoras del barrio de Tetuán, la que expulse de su barrio al fascismo. Desde el Partido Comunista de los Pueblos de España y los Colectivos de Jóvenes Comunistas trabajaremos para que así sea.

¡ANTE EL FASCISMO, RESPUESTA OBRERA!

En el último año 2013, las principales empresas del sector han incrementado sus beneficios una media de un 2% más que en el 2012, eso supone muchos millones de euros, una tasa de ganancia que no se debe a que sea un sector en auge, ni a que haya incrementado el número de clientes que usan los servicios del telemarketing, los motivos son más obvios: el crecimiento económico del sector se debe al incremento brutal de la explotación a través de precarizar y abaratar las condiciones laborales.

El sector del telemarketing incrementa año tras año sus beneficios pese a que el nivel de miseria es cada vez mayor y es que, bajo el capitalismo, la miseria del trabajador es la ganancia del patrón, gracias a la psicosis con la que se atemoriza a los trabajadores y las trabajadoras la patronal del telemarketing arranca sus ganancias.
 
En el último año 2013, las principales empresas del sector han incrementado sus beneficios una media de un 2% más que en el 2012, eso supone muchos millones de euros, una tasa de ganancia que no se debe a que sea un sector en auge, ni a que haya incrementado el número de clientes que usan los servicios del telemarketing, los motivos son más obvios: el crecimiento económico del sector se debe al incremento brutal de la explotación a través de precarizar y abaratar las condiciones laborales. A la presión abusiva y casi acosadora en la necesidad de vender como sea los productos que ofertan o en resolver de la misma manera las consultas que se demandan, se añaden nuevas agresiones laborales, como la posibilidad del despido casi gratuito permitido en el convenio colectivo por el art. 17, la Reforma Laboral, cuando no, el, cada vez más utilizado, método ilegal del despido disciplinario, por el que te vas a la calle sin indemnización alguna. En telemarketing contamos con un pésimo Convenio Colectivo, firmado por la aristocracia obrera de CCOO y UGT, con pérdidas económicas año tras año, violación sistemática de derechos laborales conquistados y, reducciones de jornada y de salario impuestas bajo amenazas.
 
Este año hemos presenciado agresiones lamentables a los y las trabajadoras que, poco a poco, están siendo cada vez más comunes:
 
    El caso de Amaya en la empresa Konecta es el más mediático; fue despedida tras faltar al trabajo el día que la desahuciaron de    su casa, un caso que ha supuesto una campaña de lucha y solidaridad que no tenía precedentes en este sector y que ha    comenzado a destapar la violencia con la que el capitalismo golpea a la clase obrera.
 
   En Sevilla, la empresa Sitel, que llevaba una campaña de atención a la mujer, despidieó a una trabajadora tras tener      conocimiento de que ésta estaba embarazada.
 
   En Transcom worldwide spain, una de las más grandes en Madrid, en menos de tres meses han realizado más de 65 despidos   disciplinarios a trabajadores/as con una antigüedad, en algunos casos, superior a los 10 años, ahorrándose así cuantiosas antidades en indemnizaciones.
 
   Marktel, con una facturación anual superior a los 25 millones de euros, es una de las empresas del sector más significadas por sus demoras en los pagos, despido de delegados sindicales incómodos y congelaciones salariales.
 
Aunque no siempre la patronal consigue sus objetivos. Los trabajadores de la empresa GSS lograron tumbar el ERE notoriamente irregular que planteaba la patronal, en esta ocasión la firmeza y cohesión de los representantes de los trabajadores demostró que allí donde hay objetivos de clase se obtienen victorias.
 
El capitalismo es violencia, violencia que provoca miseria, explotación laboral, precariedad, ruindad..., esta violencia hay que combatirla y hay que hacerlo mediante la organización de los y las trabajadoras, independientemente de la afiliación sindical, superando siglas, prejuicios y divisiones en el seno de la clase obrera. Hay que luchar como trabajadores y trabajadoras onscientes, tomando la iniciativa, desde el propio centro de trabajo, desde la asamblea de trabajadores/as, tomando el control en la lucha contra el abuso, la explotación y la precariedad. Sin pervertir, con soflamas conciliadoras propias de la aristocracia obrera, el principal objetivo de la clase obrera que es acabar con el sistema capitalista. Es la hora de luchar desde el puesto de trabajo organizando Comités de Unidad Obrera, donde lo importante no es la filiación sindical sino el objetivo a combatir.
 
Organicemos y luchemos, cread asambleas y comités de trabajadores/as y anteponed todas las diferencias a la unidad de la lucha. La patronal se alimenta de la cobardía que provoca con la amenaza, la extorsión, la corruptela empresarial, pero sin osotros y nosotras NO SON NADA.
 
SIN LA CLASE OBRERA NO SE MUEVE NI UN ENGRANAJE. ESTE ES NUESTRO MOMENTO: ORGANÍZATE Y LUCHA.
Página 11 de 11