23 de Noviembre 2014

Resolución política del PCPE de l' Alacantí ante la petición de dimisión de la alcaldesa de alicante Sonia Castedo

El PCPE, el día 21 de julio de 2011, con motivo de la dimisión de Francisco Camps como presidente de la Generalitat valenciana, ya declaraba literalmente:

“Su dimisión no soluciona nada. La corrupción es intrínseca al sistema capitalista. La corrupción es una forma más de expolio y explotación de los recursos del Pueblo Trabajador que se ejercen en el día a día. Camps dimite pero el problema sigue ahí, tanto en los partidos del sistema salpicados todos por casos de corrupción como por la gestión oligarca dilapidando recursos públicos, educación, sanidad, etc. Aquellos que piensan que con la dimisión han conseguido frenar la corrupción se equivocan. La denuncia de la corrupción no se puede centrar tan solo en su figura (ni en un partido concreto) sino en el sistema que defienden y gestionan no solo el Partido Popular, también el PSOE y quienes aspiran a pactar con estos.”

La historia, desgraciadamente nos da la razón. Tres años después, seguimos igual. Efectivamente no se soluciona nada.

Lo mismo que dijimos en su momento con respecto a Camps, lo decimos ahora de Castedo. El capitalismo tiene muchas puertas abiertas a la corrupción, pero la mayoría de partidos políticos de diverso pelaje que gestionan o aspiran a gestionar los intereses de la oligarquía en las instituciones, sólo denuncia la corrupción ilegal, la que rompe la legalidad burguesa y no la que se ampara en ella.

Mientras los mamporreros del sistema (concejales, alcaldes y diputados representantes de la oligarquía), se embolsan unas migajas del pastel a través de burlar las normas de esta legalidad burguesa mediante las comisiones ilegales, el manejo de información privilegiada y/o el abuso de poder; las  grandes empresas monopolísticas saquean al pueblo alicantino mediante la especulación y el expolio de los bienes públicos privatizados. Pero claro, eso es legal.

A pesar de ello, los hay que se afanan en diferenciar entre casta y castos (aspirantes sin mácula en el deporte de gestionar la caja), en lugar de trabajadores/as y burgueses, oprimidos/as y opresores/as.
¡Cosas del “ser moderno”!. Sin embargo, hay que darse cuenta que la especulación, la explotación y los ladrones/as de guante blanco y camisa negra (con la venia o sin ella del código penal) son siempre obra de oligarcas, o en Alacant, oligarquillas y las víctimas los miles de trabajadores y trabajadoras que sufrimos el deterioro y privatización  de la sanidad y educación, el "despido libre", el descenso de salarios, el fin de la negociación colectiva, etc. Sin duda, hay quien realiza un gran esfuerzo en no llamar a las cosas por su nombre. Los caminos del consenso son inescrutables. Y los intereses que esconden todavía más.

Desde el PCPE llamamos al pueblo trabajador y a las capas populares a organizarse contra la  corrupción en su conjunto. Contra  la existencia del sistema capitalista. Animamos a la clase obrera a que no de tregua al sistema inhumano que se sustenta en las instituciones políticas y financieras de la burguesía. Las y los comunistas del PCPE llamamos a todas y todos las y los trabajadores a la lucha por la forja de nuestro futuro como clase y como pueblo. No necesitamos nuevos escenarios de gestión del sistema, porque no es posible un capitalismo benevolente o de rostro humano. El problema sigue ahí y se llama capitalismo.

¡Capitalismo es corrupción!

Modificado por última vez en 23 de Diciembre 2014