15 de Julio 2016

Ante la muerte de una trabajadora en Terra Natura

Desde el PCPE en la Marina Baixa,  queremos mostrar toda nuestra solidaridad y apoyo a la familia de la trabajadora muerta en Terra Natura, que deja marido e hijo de 2 años,  por el ataque de una tigresa, al igual que otros 7 trabajadores en nuestra provincia, han muerto en su puesto de trabajo lo que va de año.

Ésta trabajadora fue puesta al cuidado de animales peligrosos sin la experiencia para ello, ya que a pesar de las mentiras del parque que afirmaba que era una trabajadora con años de experiencia en felinos apenas contaba con unos días desempeñando éstas funciones. Tampoco contó con la supervisión de un trabajador experto que conociese las medidas y protocolos de seguridad (el protocolo es siempre dos personas) que eran necesarios para no correr riesgos en el desempeño de su labor. Además de contar con unas medidas físicas de seguridad claramente insuficientes que no eran capaces de desempeñar su papel abarcando incluso los supuestos hipotéticos de posibles fallos humano, dada la peligrosidad de los animales.

Ponemos de manifiesto además que ante este caso de terrorismo patronal se esté centrando interesadamente el debate en la supervivencia o no de la tigresa que agredió a ésta trabajadora, para tratar de eludir así la responsabilidad de la empresa en el asunto, centrando la polémica en una cuestión de defensa de derechos de los animales y no en una de falta de seguridad en el centro de trabajo. Unos derechos animales que se defienden ahora que la empresa se ve en una posición desfavorable y le es útil sacar a relucir, pero que no se plantearon jamás cuando manteniendo animales salvajes enjaulados, lejos de su hábitat natural, eso generaba importantes beneficios al parque temático.

Ante todo ello desde el PCPE en la Marina Baixa queremos denunciar que lo que ha matado a la trabajadora ha sido la falta de medidas de seguridad, que la tigresa como depredadora salvaje enjaulada y fuera de su hábitat natural actuó siguiendo su instinto. Y decimos esto porque trabajar con un animal de éstas características supone un riesgo objetivo conocido similar a desempeñar un trabajo con maquinaria peligrosa y éste peligro solo podía ser evitado con las medidas de seguridad pertinentes que Terra Natura no puso en práctica. Medidas de seguridad que constaban tanto de dispositivos técnicos que evitasen todo posible fallo humano como el haber proporcionado la formación suficiente de la trabajadora y haber dispuesto trabajadores expertos que supervisaran el desempeño de su labor. Sin duda todas estas medidas cuestan dinero y supondrían reducir los beneficios de los propietarios de la empresa y afirmamos por ello que esta trabajadora ha muerto para aumentar sus beneficios, simple y llanamente por dinero.

Ésta situación no es nueva y se continuará dando mientras sigamos viviendo en un sistema, que es el capitalismo, en donde una minoría explotadora se apropia de los beneficios del trabajo de la clase obrera y para aumentar éste no dudan en recortar en aspectos esenciales, como medidas de seguridad, que cuestan la vida a personas, que para ellos solo son  números que generan una ganancia, mercancía que si se rompe puede reemplazarse. Que compren nuestras vidas a cambio de sus beneficios, así como que se nos explote a diario, es algo que solo bajo el socialismo puede solucionarse, en que todos los trabajadores y trabajadoras poseen socialmente las empresas y fábricas y en que lo primero son las personas y no la acumulación privada de beneficios a costa de las vidas de seres humanos.

¡CON LA FAMILIA DE LA TRABAJADORA MUERTA EN TERRA NATURA!
¡NO MÁS VIDAS A CAMBIO DE BENEFICIOS!
¡POR EL SOCIALISMO!
¡VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA!